Front Matter

Author(s):
Marco Pinon, Alejandro Lopez Mejia, M. (Mario) Garza, and Fernando Delgado
Published Date:
December 2012
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    © 2012 International Monetary Fund

    Edición en inglés

    Cubierta: División de Servicios Multimedia del FMI

    Edición en español

    Sección de Español y Portugués

    Servicios Lingüísticos del FMI

    Cataloging-in-Publication Data

    Joint Bank-Fund Library

    Central America: challenges following the 2008–09 global crisis / editors, Marco Pinon … [et al.]. – Washington, D.C.: International Monetary Fund, 2012.

    p.; cm.

    ISBN 978-1-47551-313-4 (edición impresa)

    ISBN 978-1-47551-314-1 (PDF)

    1. Central America–Economic conditions. 2. Global Financial Crisis, 2008–2009. 3. Financial crises–Central America. 4. Fiscal policy–Central America. 5. Monetary policy—Central America. 6. Banks and banking—State supervision—Central America. I. Piñon, Marco. II. International Monetary Fund.

    HC141 .C46 2012

    DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Las opiniones expresadas en este libro son las de los autores y no deben considerarse representativas de la opinión del Fondo Monetario Internacional, su Directorio Ejecutivo ni los gobiernos de los países miembros del FMI, o atribuirse a los mismos.

    Solicítese por correo electrónico, fax o Internet a:

    International Monetary Fund, Publication Services

    P. O. Box 92780, Washington, D.C. 20090, EE.UU.

    Tel.: (202) 623-7430 Fax: (202) 623-7201

    Correo electrónico: publications@imf.org

    www.imfbookstore.org

    Prefacio

    Como socios en el proceso de desarrollo y estabilidad económica, me complace presentar este libro sobre los desafíos y las oportunidades que enfrentan las economías de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPRD) en la coyuntura actual. Este libro es una muestra del fructífero diálogo sobre política económica que tradicionalmente han mantenido el personal técnico del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI y los siete países de CAPRD. La mayoría de los capítulos del libro se basan en estudios realizados por el personal técnico del FMI para contribuir a las deliberaciones de alto nivel entre el personal técnico y las autoridades económicas de la región durante 2009–11, siguiendo una tradición que data de hace más de una década.

    La firmeza mostrada por los países de CAPRD inmediatamente después de la crisis financiera mundial de 2008–09 es un testimonio del notable fortalecimiento de los marcos de política de estas economías en los años anteriores a la crisis. Los ciudadanos y los gobiernos de CAPRD pueden sentirse orgullosos de los resultados económicos alcanzados durante este difícil período para la economía mundial. Los esfuerzos realizados durante toda una década para reducir los déficits fiscales y la deuda pública, modernizar los sistemas financieros, mejorar la supervisión financiera y adoptar otras reformas estructurales, han sido debidamente recompensados. Si bien muchas economías mundiales siguen sufriendo las consecuencias de un endeudamiento excesivo o de sistemas financieros frágiles, las condiciones macroeconómicas y financieras de las economías de CAPRD siguen siendo en general propicias para alcanzar un crecimiento económico sólido y sostenido.

    Pero todavía queda mucho por hacer. La capacidad de resistencia a los shocks externos demostrada por CAPRD tras la crisis mundial no puede darse por sentada. Los márgenes de maniobra para la aplicación de políticas macroeconómicas y financieras que estas economías acumularon antes de la crisis se han deteriorado y deben recomponerse. También es esencial avanzar en las reformas estructurales. En un entorno mundial incierto y con débiles perspectivas de crecimiento en Estados Unidos y otros mercados tradicionales para los países de CAPRD, el crecimiento económico deberá derivarse principalmente de reformas que fomenten la productividad y que estén ancladas en sólidos marcos macroeconómicos y financieros. Confío en que el material que se presenta en este libro contribuirá a enriquecer el debate y el proceso de toma de decisiones de política económica en estos ámbitos.

    Nicolás Eyzaguirre

    Director

    Departamento del Hemisferio Occidental

    Panorama general

    Marco Piñón

    La región de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPRD) resistió bien la crisis financiera mundial de 2008–09. Aunque el crecimiento del PIB comenzó a desacelerarse rápidamente a finales de 2008, en general el impacto fue menos pronunciado y más breve que en episodios anteriores. El PIB de la región se contrajo ligeramente en 2009, manteniendo algunas economías un crecimiento positivo, para empezar a recuperarse a finales de 2009. Además, aunque la región ha experimentado varias crisis financieras y de balanza de pagos desde los años ochenta, esta vez la estabilidad del sistema financiero no se vio comprometida y el ajuste de la balanza de pagos fue ordenado.

    La fortaleza demostrada recientemente por la región puede atribuirse en gran medida a la mejora de los marcos macroeconómicos y financieros en los años previos a la crisis de 2008–09. Particularmente importante fue la disminución de los déficits fiscales que, junto con un crecimiento vigoroso, redujeron considerablemente los niveles de deuda/PIB y dieron margen para aplicar políticas fiscales anticíclicas en el momento de la desaceleración. A pesar de que antes de 2008 se reforzaron en cierta medida los marcos monetarios, el margen de maniobra de la política monetaria se vio restringido por la limitada flexibilidad del tipo de cambio, especialmente en los dos países que utilizan el dólar de EE.UU. como moneda de curso legal. No obstante, los bancos centrales siguieron proporcionando liquidez al sistema financiero (entre otras formas, reduciendo el encaje legal). Además, las autoridades solicitaron al FMI apoyo financiero para apuntalar la confianza de los inversionistas y para proporcionar reservas de liquidez a fin de hacer frente a los riesgos a la baja relacionados con las condiciones externas. Aunque algunos riesgos externos potenciales no se materializaron, esta estrategia probablemente contribuyó a salvaguardar la estabilidad macroeconó-mica y financiera.

    No obstante, la región se enfrenta a desafíos considerables en el próximo período, tales como la necesidad de proteger la estabilidad macroeconómica y financiera ganada con tanto esfuerzo en los últimos años y aumentar el crecimiento a mediano plazo por encima de los niveles históricos. A este respecto, la elevada incertidumbre que aún rodea a la economía mundial plantea riesgos porque la región ya ha utilizado parte de los mecanismos de defensa y del margen de política creado durante los años anteriores; pero también porque, en un escenario de renovada inestabilidad mundial, la capacidad de resistencia de la región podría enfrentar dificultades más graves que las salidas de capitales y los retiros de depósitos relativamente breves y, en general, manejables experimentados durante la crisis reciente. Además, a mediano y largo plazo, la región se enfrenta al reto de mejorar sustancialmente el nivel de vida de su población, dado que en las últimas décadas en la mayoría de los países de la región el ingreso per cápita ha perdido terreno en relación con gran parte del resto del mundo.

    La estrategia para hacer frente a estos desafíos deberá desarrollarse dentro de los propios países. Las economías de la región no pueden depender de la demanda externa como motor del crecimiento, dado el crecimiento moderado que se espera en los socios comerciales. Por lo tanto, para estimular el crecimiento será esencial adoptar reformas estructurales que generen mejoras sustanciales de la productividad. Además, para hacer frente a las posibles turbulencias financieras externas adversas y salvaguardar la estabilidad macroeconómica, será necesario mantener y ampliar los instrumentos de política que estén a disposición de las autoridades económicas, adoptando al mismo tiempo reformas para aumentar la fortaleza de sus economías. Concretamente:

    • Es necesario actuar con determinación en el ámbito estructural para mejorar sustancialmente los niveles de ingreso de la región a mediano y largo plazo. Aunque el ingreso per cápita de la región ha aumentado considerablemente durante las últimas décadas, el avance logrado es inferior al de otras regiones del mundo. De hecho, en la mayoría de los países de la región, el ingreso per cápita ha disminuido con respecto a las economías avanzadas y de mercados emergentes. Además, se proyecta que las tasas de crecimiento en la región serán más bajas que en el período inmediatamente anterior a la crisis mundial, en parte debido a la desaceleración del crecimiento mundial (incluso en Estados Unidos, el principal socio económico de la región) y al elevado nivel de los precios internacionales de los combustibles. En este contexto, un desafío clave para la región es definir y adoptar reformas y políticas para aumentar significativamente la productividad y lograr un crecimiento más alto y sostenido a mediano plazo.

    • Es necesario recomponer los márgenes de maniobra fiscal utilizados durante la crisis para restablecer la capacidad de respuesta de la región ante posibles shocks futuros. Dadas las condiciones externas actuales y la elevada incidencia de desastres naturales en la región, los países tienen que estar preparados, una vez más, para adoptar políticas anticíclicas sin poner en peligro la estabilidad macroeconómica o las percepciones de los mercados. Las políticas fiscales adoptadas en 2008–09 incluyeron aumentos permanentes del gasto, complicando la recomposición de estos márgenes de maniobra y los esfuerzos de consolidación fiscal.

    • Existe un margen de maniobra importante para continuar fortaleciendo los marcos de los sectores monetario y financiero. En los países que aplican una política monetaria independiente (es decir, aquellos que no han adoptado el dólar de EE.UU. como moneda de curso legal), es necesario reforzar el marco monetario a fin de aumentar la eficacia de la política monetaria como instrumento para asegurar la estabilidad macroeconómica (incluso en períodos de crisis). Entre las reformas más importantes cabe mencionar flexibilizar aún más los regímenes cambiarios, definir más claramente el mandato y la independencia operativa de los bancos centrales y desarrollar instrumentos monetarios. Del mismo modo, aunque el sector bancario interno resistió relativamente bien a la crisis financiera mundial de 2008–09, no se materializaron algunos riesgos clave que habrían puesto a prueba aún más su capacidad de resistencia. Por ejemplo, al examinar con detalle la regulación y supervisión financieras, se observa que la región aún no cumple algunas de las normas establecidas en los Principios Básicos de Basilea, como la necesidad de adoptar prácticas de supervisión basada en riesgo. Además, en el resto del mundo, la crisis también puso de manifiesto algunos ámbitos de vulnerabilidad relacionados con carencias en la definición del perímetro de la regulación financiera.

      Este libro está organizado en dos partes principales y nueve capítulos.

    Centroamérica Antes y Durante la Crisis Mundial

    En la primera parte se examinan la situación económica de la región de CAPRD antes de 2009 y su evolución durante la crisis mundial. También se analiza el papel desempeñado por el FMI en los últimos años. Se observa que desde mediados de los años noventa la región se ha integrado cada vez más al resto del mundo a través de vínculos comerciales más fuertes, el aumento de tenencias transfronte-rizas de activos financieros y flujos de capital, y el crecimiento de las remesas (capítulo 1). Esta tendencia, junto con los avances en materia de reformas económicas clave, contribuyó a mantener la estabilidad macroeconómica y a elevar las tasas de crecimiento en la región antes de 2008. A raíz de esta mayor integración, la región se vio más influenciada por las fluctuaciones cíclicas en Estados Unidos y posiblemente más expuesta a los shocks externos.

    Los desafíos planteados por la mayor integración económica se hicieron evidentes durante la crisis económica mundial de 2008–09 (capítulo 2). Una preocupación clave era el hecho de que el shock externo provocara fuertes salidas de capitales y contracciones del producto en las economías de CAPRD y de que, a pesar de los avances en el fortalecimiento de los marcos macroeconómicos y financieros, pudieran salir a la luz las vulnerabilidades todavía existentes, dando lugar a una crisis. Al final, un entorno externo menos negativo de lo previsto y la adopción de sólidas políticas internas, algunas de ellas en el marco de programas respaldados por el FMI, mitigaron las pérdidas de producto y ayudaron a salvaguardar la estabilidad macroeconómica y financiera y a reforzar la confianza de los inversores. No obstante, la desaceleración económica experimentada simultáneamente en las economías de CAPRD puso de relieve el mayor impacto sobre la región que podrían tener, de materializarse, los riesgos a la baja existentes en la economía mundial.

    Desafíos de Política Económica: Panorama A Partir de 2011

    La segunda parte del libro se divide en tres secciones principales. En la primera se analizan las reformas estructurales clave que podrían ayudar a los países de CAPRD a mejorar sus perspectivas de crecimiento a mediano y largo plazo. La región ha avanzado considerablemente en algunos ámbitos, como la estabilidad macroeconómica, pero persiste un margen significativo para adoptar reformas estructurales que faciliten un aumento de la inversión privada y la productividad (capítulo 3). Es más, si no se adoptan enérgicas reformas estructurales, la región probablemente no logrará que los niveles de ingreso converjan con los observados en las economías de mercados emergentes más avanzadas (incluidas algunas de América Latina), dada la trayectoria histórica y las débiles perspectivas de crecimiento de la demanda externa.

    En la segunda sección se examinan los desafíos fiscales a los que se enfrenta la región y las opciones de política de las que se dispone para recuperar margen de maniobra fiscal, y se presentan diversos indicadores para medir el tamaño del ajuste fiscal necesario. Se analiza por qué la reducción de los niveles de deuda, tras los aumentos registrados durante la crisis, sería beneficiosa para la región (capítulo 4). Posteriormente se evalúan las medidas de política fiscal que podrían adoptarse para alcanzar las metas de deuda, considerando una amplia gama de medidas que podrían considerase para cerrar las brechas (capítulo 5). Se observa que, en la mayoría de los casos, para alcanzar las metas será necesario aumentar los ingresos fiscales, aunque también es preciso reducir gradualmente los gastos corrientes no esenciales como porcentaje del PIB a fin de dejar margen para el gasto de capital y otros gastos prioritarios.

    En la tercera sección se analizan los marcos monetarios y financieros de la región, evaluando los logros alcanzados en los últimos años y trazando un camino para seguir avanzando. Con respecto al sector monetario, se abarca una amplia gama de cuestiones relacionadas con las economías no dolarizadas, incluido un análisis detallado de sus marcos monetarios (capítulo 6); una evaluación de la dolarización como marco alternativo, destacando el caso de El Salvador (capítulo 7), y una evaluación de la eficacia de la política monetaria, centrando la atención en el traspaso de las tasas de política monetaria a las tasas de interés de mercado (capítulo 8). Con respecto al marco de regulación y supervisión del sistema financiero, en esta sección se evalúa en detalle el cumplimiento con las mejores prácticas internacionales, incluido en los ámbitos que ahora son más importantes a raíz de la crisis mundial. También se evalúan los marcos de otros países con una regulación sólida, y se utilizan estos países como referencia (capítulo 9).

    Abreviaturas

    AL-3

    Chile, México y Perú

    AL-5

    Brasil, Chile, Colombia, México y Perú

    AL-6

    Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay

    APP

    Asociación público-privada

    Banguat

    Banco Central de Guatemala

    BCC

    Banco Central de Chile

    BCCR

    Banco Central de Costa Rica

    BCH

    Banco Central de Honduras

    BCN

    Banco Central de Nicaragua

    BCRD

    Banco Central de la República Dominicana

    BCRP

    Banco Central de Reserva del Perú

    BCU

    Banco Central del Uruguay

    BPI

    Banco de Pagos Internacionales

    CAFTA-RD

    Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y los Estados Unidos

    CAPRD

    Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y la República Dominicana)

    CARD

    Centroamérica y la República Dominicana (Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana)

    DEG

    Derecho especial de giro

    EMBI

    Índice para los bonos de los mercados emergentes preparado por J.P. Morgan

    FIR

    Función impulso-respuesta

    IAE

    Índice de autoevaluación

    IFS

    International Financial Statistics (Estadísticas financieras internacionales)

    IIR

    Calificación de Institutional Investor

    IMAE

    Índice Mensual de Actividad Económica

    IPC

    Índice de precios al consumidor

    IVA

    Impuesto al valor agregado

    LBTR

    Liquidación bruta en tiempo real

    LCF

    Línea de Crédito Flexible del FMI

    LSDV

    Mínimos cuadrados con variables dummy

    MCO

    Mínimos cuadrados ordinarios

    MGM

    Método generalizado de momentos

    MGMP

    Marco de gasto a mediano plazo

    OCDE

    Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico

    PBB

    Principios Básicos de Basilea

    PPA

    Paridad de poder adquisitivo

    PWT

    Penn World Table

    RIN

    Reservas internacionales netas

    SVAR

    Vectores autorregresivos estructurales

    TLCAN

    Tratado de Libre Comercio de América del Norte

    UE

    Unión Europea

    VIX

    Índice de volatilidad del mercado de opciones de Chicago

      Other Resources Citing This Publication