Manual del índice de precios al consumidor : Teoría y práctica

Back Matter

Back Matter

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
November 2006
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Glosario de los Términos Principales

    El apéndice de este glosario brinda las principales fórmulas de los números índice utilizados para fines del índice de precios al consumidor (IPC) y explica las relaciones entre los mismos.

    Actualización de precios

    Procedimiento por el cual se calcula un nuevo valor de las cantidades de un período tomando los precios de un período posterior. Los gastos resultantes son híbridos. En la práctica, los gastos actualizados por precios se obtienen al multiplicar los gastos originales por relativos de precios o índices de precios.

    Aditividad

    A precios corrientes, el valor de un agregado es idéntico a la suma de los valores de sus componentes. La aditividad requiere que se mantenga la identidad de los valores extrapolados del agregado y sus componentes cuando se extrapolan sus valores corrientes en algún período utilizando un conjunto de índices de cantidades interrelacionados; o, también, cuando los valores corrientes de un agregado y sus componentes en algún período se deflactan utilizando un conjunto de índices de precios interrelacionados.

    Adquisiciones (enfoque)

    Enfoque del IPC en el cual se identifica el consumo con la adquisición de bienes y servicios de consumo por parte de los hogares durante cierto período (sin distinguir si efectivamente se consumió total o parcialmente). Según el alcance deseado del IPC, las adquisiciones pueden comprender no solo los bienes y servicios comprados sino también aquellos adquiridos a través de la producción por cuenta propia o transferencias sociales en especie del gobierno o instituciones sin fines de lucro.

    Agregación

    El procedimiento de combinar, o sumar, distintos conjuntos de transacciones para obtener otros conjuntos de más elementos. Se dice de este último que tiene un nivel superior de agregación al de los conjuntos que lo componen. El término “agregación” también se utiliza para significar el procedimiento de sumar los valores de agregados inferiores para obtener agregados superiores. En el caso de índices de precios, implica el procedimiento por el cual los agregados inferiores se promedian, o combinan de otra manera, para obtener índices de precios de agregados superiores.

    Agregado

    Conjunto de transacciones relacionadas con un flujo determinado de bienes y servicios, como las compras totales de bienes y servicios de consumo por parte de los hogares residentes en cierto período. El término “agregado” también se utiliza para significar el valor del conjunto de transacciones designado.

    Agregado elemental

    Agregado más pequeño para el cual se dispone de datos de gasto que se utilizan para fines del IPC. Los valores de los agregados elementales se utilizan para ponderar los índices de precios de los agregados elementales para obtener índices superiores. El rango de bienes y servicios cubierto por un agregado elemental debería ser bastante estrecho, y puede limitarse aún más restringiéndose a los bienes y servicios vendidos en determinados tipos de puntos de venta o en determinadas localidades. Los agregados elementales también sirven como estrato para el muestreo de precios.

    Ajuste explícito por calidad

    Véase Métodos explícitos de ajuste por calidad.

    Ajuste por calidad

    Ajuste por la variación del precio de un producto cuyas características cambian en el tiempo destinado a depurar la contribución de la variación de las características en la variación observada del precio. En el contexto del IPC, este ajuste es necesario cuando el precio del producto reemplazante debe compararse con el precio del producto que reemplaza. En la práctica, este ajuste solo puede estimarse. En distintas circunstancias se utilizan distintos métodos de estimación, incluyendo métodos hedónicos. Véanse Métodos explícitos de ajuste por calidad y Métodos implícitos de ajuste por calidad.

    Alcance

    Conjunto de productos para el cual el índice intenta medir la variación de precios. El alcance del IPC suele definirse en términos de un determinado conjunto de bienes y servicios de consumo comprados por un determinado conjunto de hogares. En la práctica, deben excluirse ciertos bienes y servicios u hogares porque resulta demasiado difícil, costoso o lleva demasiado tiempo recopilar los datos relevantes de gastos o precios, como en el caso de los gastos ilícitos. La cobertura de un índice denota el conjunto de productos efectivamente incluido y difiere del alcance deseado del índice

    Alquiler equivalente

    Estimación de los alquileres imputados a los propietarios que ocupan su vivienda sobre la base de los alquileres pagados en el mercado para las mismas comodidades.

    Ampliación de la muestra

    Mantener y agregar puntos de venta a la muestra del panel de seguimiento para asegurar que representan a la población de puntos de venta. Una muestra fija de puntos de venta tiende a agotarse en el tiempo, dado que los puntos de venta cierran o dejan de responder. Incluir nuevos puntos de venta también tiende a facilitar la inclusión de nuevos productos en el IPC.

    Arrastre

    Procedimiento por el cual se imputa al precio no disponible en cierto período el mismo valor de la última observación de precios de ese artículo.

    Artículo

    Bien o servicio individual de la muestra de productos seleccionados para cotizar.

    Axiomático o de criterios (enfoque)

    El enfoque a la teoría de los números índice que estipula elegir la fórmula del número índice a partir de sus propiedades matemáticas. Se elabora un listado de criterios, cada uno de los cuales requiere que el índice posea una propiedad o cumpla cierto axioma. El número índice se elige, entonces, según la cantidad de criterios que cumpla. No todos los criterios se consideran igualmente importantes y el incumplimiento de algunos de los considerados críticos puede justificar su rechazo.

    Bien

    Objeto físico para el cual existe una demanda, sobre el cual puede estipularse derechos de propiedad y cuya tenencia puede transferirse entre agentes mediante transacciones de mercado.

    Bien duradero

    Bien de consumo que se puede consumir repetida o continuamente durante un período largo, generalmente varios años.

    Bien sustituto

    Producto cuyas características son similares a otro y que se utiliza para satisfacer las mismas necesidades o gustos del consumidor.

    Cambiar de base

    Cambiar de base tiene distintos significados según el contexto. Puede significar lo siguiente:

    • Cambiar las ponderaciones utilizadas en una serie de índices.

    • Cambiar el período de referencia de precios utilizado en una serie de índices.

    • Cambiar el período de referencia del índice por una serie de índices.

    Las ponderaciones y los períodos de referencia de precios y de índices pueden cambiar conjuntamente o con independencia el uno del otro.

    Canasta

    Conjunto estipulado de cantidades de bienes y servicios. En el contexto del IPC, el conjunto puede comprender las cantidades de bienes y servicios de consumo efectivamente adquiridas por los hogares en un período dado o bien constituirse a partir de cantidades hipotéticas.

    Canasta (índices)

    Índice de precios que mide la variación proporcional entre los períodos 0 y t del valor total de una canasta determinada de bienes y servicios: es decir, Σptqp0q, donde los términos q son las cantidades estipuladas. Véase Lowe (índice).

    Canasta fija (índices)

    Serie temporal de índices de canasta que utiliza la misma canasta: véase la ecuación (4) del apéndice. En el contexto del IPC, la canasta fija suele comprender cantidades totales consumidas por el conjunto designado de los hogares durante un período de un año o más de duración.

    Características

    Atributos físicos y económicos de un bien o servicio que sirven para identificarlo y permiten su clasificación.

    Carli (índice de precios)

    Índice de precios elemental definido como la media aritmética simple, sin ponderar, de los relativos de precio de la muestra.

    Circularidad (transitividad)

    Propiedad de un número índice tal que, si jIk denota determinado tipo de índice de precios que mide la variación entre los períodos j y k, entonces jIl = jIk · kIl, donde los índices jIl y kIl son del mismo tipo. Cuando se cumple la transitividad, el índice que compara los períodos j y l indirectamente a través del período k es idéntico al que compara j y l directamente. El enfoque axiomático puede requerir como criterio la transitividad del índice.

    Clasificación Central de Productos (CCP)

    Clasificación internacionalmente consensuada de bienes y servicios basada en las características físicas de los bienes o en la naturaleza de los servicios prestados.

    Cobertura

    Conjunto de bienes y servicios cuyos precios se incluyen efectivamente en el índice. Por cuestiones prácticas, la cobertura es menor que el alcance ideal del índice, es decir, el conjunto de bienes y servicios que quienes elaboran el índice quisieran incluir si fuera posible.

    Componente

    Subconjunto de bienes y servicios que constituyen un agregado definido.

    Conmensurabilidad

    Véase Invariancia ante variaciones en las unidades de medida.

    Consistencia en la agregación

    Se dice que la agregación de un índice es consistente cuando el índice de un agregado tiene el mismo valor, ya sea que se calcule directamente en una única operación, sin diferenciar sus componentes, o en dos o más etapas, calculando, en primer lugar, índices o subíndices para cada uno de sus componentes o subcomponentes y luego agregándolos, utilizando la misma fórmula para todas las etapas.

    Consumidores

    Personas individuales o grupos de personas que viven juntas en los hogares.

    Consumo

    Hay varios tipos de consumo:

    • El consumo intermedio comprende los bienes y servicios utilizados por empresas como insumos de sus procesos de producción y se excluye del IPC.

    • El consumo de bienes públicos comprende principalmente los servicios públicos que brinda el gobierno para la comunidad en su conjunto y se excluye del IPC.

    • El consumo individual final comprende los bienes y servicios que los hogares individuales adquirieren para satisfacer sus propias necesidades y deseos.

    Véase también Gastos de consumo de los hogares.

    Consumo colectivo

    Bienes y servicios consumidos simultáneamente por un grupo de consumidores o por una comunidad en su conjunto; por ejemplo, defensa nacional.

    Consumo de producción propia

    Bienes y servicios consumidos por el hogar que los produjo. Pertenecen a esta categoría los servicios de alojamiento consumidos por los propietarios de la vivienda. Si se incluyen en el IPC los bienes y servicios producidos y consumidos dentro del propio hogar, deben imputarse sus precios. Incluirlos o no depende del alcance del IPC deseado.

    Continuidad

    Propiedad por la cual el índice de precios es una función continua de sus vectores de precios y cantidades.

    Costo para el usuario

    Costo incurrido en cierto período por el propietario de un activo fijo o bien de consumo duradero como consecuencia de utilizarlo para brindar un flujo de capital o de servicios de consumo. Los costos para el usuario consisten principalmente en la depreciación del activo o bien de consumo duradero (medido a precios corrientes y no a su costo histórico) más el costo del capital o interés.

    Datos escaneados

    Datos detallados de las ventas de bienes de consumo obtenidos al escanear los códigos de barras de productos individuales en puntos electrónicos de venta minorista. Estos datos brindan información detallada sobre cantidades, características y valores de los productos vendidos, como también sus precios. Constituyen una fuente de datos que crece rápidamente y que presenta un potencial considerable para los fines del IPC. Se utilizan cada vez más en el análisis hedónico.

    Deflación

    División del valor corriente de un agregado por un índice de precios (denominado deflactor) a efectos de calcular un nuevo valor de las cantidades del mismo a precios del período de referencia de precios.

    Depreciación rectangular

    Modelo de depreciación en el cual se estipula que el bien duradero brinda los mismos servicios todos los años: una silla es una silla, no importa sus años de servicio (hasta que se rompa y deba descartarse). También conocido como modelo de depreciación de la lamparita.

    Deriva

    Se dice que un índice en cadena deriva cuando no vuelve a la unidad si los precios del período corriente vuelven a sus valores del período base. Los índices en cadena son propensos a derivar cuando los precios fluctúan durante el período que cubren.

    Descuento

    Reducción del precio publicitado o de lista de un bien o servicio disponible para determinados consumidores en determinadas condiciones. Ejemplos incluyen descuentos en efectivo, por pronto pago, por volumen, comerciales y publicitarios.

    Divisia (índice)

    Índice de precio o cantidad que trata los precios y cantidades como funciones continuas del tiempo. Al diferenciar con respecto al tiempo, la tasa de cambio del valor del agregado en cuestión se divide en dos componentes, uno de los cuales es el índice de precios y el otro el de cantidades. En la práctica, estos índices no se calculan directamente, sino que se aproximan mediante índices en cadena cuyos eslabones miden cambios entre períodos consecutivos.

    Dominio

    Otro término para el alcance de un índice.

    Drobisch (índice de precios)

    Media aritmética del índice de precios de Laspeyres y de Paasche.

    Dutot (índice)

    Índice de precios elemental definido como cociente de medias aritméticas sin ponderar de los precios de los dos períodos comparados.

    Económico (enfoque)

    Enfoque de la teoría de los números índice que supone que las cantidades son funciones de los precios y que los datos observados se generan como soluciones a problemas de optimización económica. En el contexto del IPC, el enfoque económico suele requerir que el IPC tenga la forma de un índice del costo de vida.

    Edgeworth (índice de precios)

    Índice de precios de canasta en el cual las cantidades de la canasta son simples medias aritméticas de las cantidades consumidas en los dos períodos.

    Edición

    Procedimiento de escrutinio y comprobación de los precios informados por los recopiladores de precios. Algunas comprobaciones se realizan digitalmente utilizando programas estadísticos diseñados a tal efecto.

    Efecto de sustitución

    Es el efecto de sustitución en el valor de un índice.

    Elemental (índice de precios)

    Un índice elemental es un índice de precios de un agregado elemental. Las ponderaciones de gastos no pueden asignarse generalmente a los relativos de precios de los productos de la muestra de un agregado elemental, aunque otros tipos de ponderaciones puedan incorporarse implícita o explícitamente al cálculo de los índices elementales. Tres ejemplos de fórmulas de números índice elementales son los índices de Carli, de Dutot y de Jevons.

    En cadena (índice)

    Serie de números índice de una secuencia larga de períodos obtenida a partir de encadenar números índices de secuencias más cortas. Véase Encadenar; véase también la ecuación (6) del apéndice.

    Encadenar

    Empalmar dos secuencias consecutivas de observaciones de precios, o índices de precios, que se superponen en uno o más períodos. Cuando las dos secuencias se superponen en un único período, el procedimiento suele consistir en cambiar la escala de una u otra secuencia para que el valor del período de superposición sea el mismo en ambas secuencias y las secuencias encadenadas formen una serie continua. Véase la ecuación (6) del apéndice.

    Encuestas de gastos de los hogares (EGH)

    Estudios de muestras de hogares donde se solicita a los mismos que brinden datos o estimaciones de los montos que gastan en el consumo de bienes y servicios, entre otros, durante un período dado.

    Especificación

    Descripción o listado de características que se utilizan para identificar determinado producto de la muestra para su cotización. Una especificación estricta es una descripción bastante precisa de un artículo que reduce el rango de artículos entre los cuales debe elegir el recopilador de precios y a veces llega a ser un único artículo, tal como una marca particular de televisor identificada por un número de código específico. Una especificación laxa es una descripción genérica de un rango de artículos que otorga al recopilador de precios cierta discrecionalidad para seleccionar el artículo o modelo particular a cotizar, como televisor a color de cierto tamaño.

    Enfoque estocástico

    Enfoque de la teoría de los números índice que trata los relativos de precios observados como si fueran una muestra aleatoria extraída de un universo definido cuya media se interpreta como la tasa general de inflación. La media de la muestra brinda una estimación de la tasa de inflación.

    Gastos de consumo de los hogares

    Gastos en bienes y servicios de consumo final incurrido por los hogares individuales para provecho propio. Excluye los gastos del gobierno e instituciones sin fines de lucro en bienes y servicios brindados a los hogares como transferencias sociales gratuitas en especie.

    Hedónico (método)

    Modelo de regresión en el cual los precios de mercado de los diferentes productos se expresan como función de sus características. Las características no numéricas se incorporan al modelo mediante variables representativas. Cada coeficiente de la regresión se trata como una estimación de la contribución marginal de esa característica al precio total. Las estimaciones pueden utilizarse para predecir el precio de un producto nuevo cuya combinación de características es diferente de cualquier producto que ya existe en el mercado. El método hedónico, por lo tanto, puede utilizarse para estimar los efectos de las variaciones de la calidad en los precios.

    Hogares

    Estos pueden ser personas individuales que viven solas o grupos de personas que viven juntas y que proveen alimentos y otros productos básicos para vivir de manera conjunta. La mayoría de los países decidieron excluir del alcance del IPC los grupos de personas que viven en grandes hogares institucionales (cuarteles, residencias de ancianos, etc.).

    Identidad (criterio)

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que si todos los precios permanecen constantes entre dos períodos, el índice de precios debe ser igual a la unidad.

    Imputación del precio

    Precio que se asigna a un artículo cuyo precio falta en un período dado. El término “precio imputado” puede referirse también al precio asignado a un artículo que no se vende en el mercado, como los bienes y servicios producidos para consumo propio, incluyendo los servicios de alojamiento de los propietarios de la vivienda, o lo recibido como pago en especie o como transferencia gratuita del gobierno o una organización sin fines de lucro.

    Indexación

    Ajuste periódico de los valores monetarios de ciertos pagos regularmente estipulados basados en el movimiento del IPC o algún otro índice de precios. Estos pueden ser sueldos o salarios, prestaciones de la seguridad social, alquileres, intereses, etc.

    Índice de precios al consumidor (IPC)

    Índice de precios mensual o trimestral elaborado y difundido por una oficina de estadística pública que mide las variaciones de precios de bienes y servicios de consumo adquiridos o utilizados por los hogares. La definición precisa varía de país en país.

    Índice del costo de vida (ICV)

    Índice que mide la variación entre dos períodos del gasto mínimo en el cual incurriría un consumidor maximizador de utilidad, cuyas preferencias o gustos permanecen constantes, a efectos de mantener un nivel dado de utilidad (o estándar de vida o de bienestar). Como es posible que los consumidores cambien las cantidades consumidas ante variaciones de los precios relativos (véase Efecto de sustitución), el ICV no es un índice de canasta. Por lo general, no pueden observarse los gastos en uno, otro o posiblemente ambos períodos. Los ICV no se calculan directamente sino que se aproximan con Índices superlativos. Véase índice del costo de vida condicional.

    Índice del costo de vida condicional

    El índice del costo de vida condicional mide la variación del costo de mantener constante cierto nivel de utilidad, o estándar de vida, bajo el supuesto de que todos los factores que influyen en la utilidad o bienestar del consumidor (por ejemplo, el estado del entorno físico), salvo los precios comprendidos en el índice, permanecen constantes. Véase Índice del costo de vida.

    Índice del costo de vida democrático

    Fórmula de IPC en la cual se asigna igual ponderación a todos los hogares sin importar el monto del gasto de cada hogar.

    Invariancia ante variaciones en las unidades de medida (criterio)

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que el índice de precios no varíe cuando se cambian las cantidades a las cuales se refieren los precios: por ejemplo, cuando el precio de una bebida se cotiza por litro en vez de por pinta. También se conoce como criterio de conmensurabilidad.

    Invariancia ante variaciones proporcionales de las cantidades del período base o corriente

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que el índice de precios permanezca constante cuando todas las cantidades del período base, o todas la cantidades del período corriente, se multiplican por un escalar positivo.

    Jevons (índice de precios)

    Índice de precios elemental definido como la media geométrica sin ponderar de los relativos de precios de la muestra.

    Laspeyres (índice de precios)

    Índice de canasta cuya canasta se compone de las cantidades efectivas de bienes y servicios del primero de los dos períodos comparados, el período de referencia de precios; véase la ecuación (3) del apéndice. También puede expresarse como la media aritmética ponderada de los relativos de precios que utilizan como ponderaciones las participaciones en el gasto del primer período; véanse las ecuaciones (7) a (10) del apéndice. El período anterior sirve como período de referencia de ponderaciones y período de referencia de precios.

    Laspeyres geométrico (índice)

    Media geométrica ponderada de los relativos de precios utilizando como ponderaciones a las participaciones en el gasto del período de referencia de precios. También llamado índice de Laspeyres logarítmico.

    Lowe (índice)

    Índice de precios que mide la variación relativa entre el período 0 y t del valor total de una canasta estipulada de bienes y servicios; es decir, b, que precede alΣptqp0q, donde los términos q son cantidades estipuladas. No es necesario que la canasta comprenda las cantidades efectivas de determinado período. Véase el apéndice. Este tipo de índice se describe en el manual como un índice de Lowe en honor al pionero de los números índice, quien propuso este tipo general de índice por primera vez. La clase de índices cubierta por esta definición es muy amplia y, estipulando adecuadamente el término q, incluye los índices de Laspeyres, de Paasche, de Edgeworth y de Walsh, entre otros. Los índices de Lowe se utilizan ampliamente para fines del IPC, las cantidades de la canasta generalmente son aquellas del período de referencia de ponderaciones b, que precede al período de referencia de precios 0.

    Marco muestral

    Listado de unidades del universo del cual puede extraerse una muestra. El listado puede contener información sobre las mismas, que puede utilizarse para el muestreo ppt. Ejemplos de listados que se utilizan para puntos de venta minoristas son los registros de empresas, directorios telefónicos (“páginas amarillas”), registros municipales, directorios comerciales, etc. Estos listados pueden no comprender todas las unidades del universo designado y también pueden comprender unidades que no forman parte de ese universo.

    Media aritmética ponderada (índice)

    Índice definido como la media aritmética ponderada de los relativos de precios: a saber, Σ w(pt/p0), donde las ponderaciones w suman la unidad.

    Métodos explícitos de ajuste por calidad

    Estimación directa de la proporción de la variación del precio de un producto que se atribuye a cambios en sus características físicas o económicas. Requiere evaluar la contribución de los cambios de las características particulares a las variaciones de los precios observados de los dos productos. Incluye ajustes de la calidad basados en métodos hedónicos.

    Métodos implícitos de ajuste por calidad

    Inferir indirectamente la variación de la calidad de un producto cuyas características variaron en el tiempo a partir de la estimación o suposición de una variación pura de precios. Por ejemplo, si la variación pura de precios se supone igual a la media de algún grupo de productos diferentes, la variación implícita de la calidad es igual a la variación del precio observado efectivamente dividido por la presunta variación pura de precio. Suponer que toda la variación de precios observada proviene de una variación pura de precios, es suponer que no varió la calidad.

    Modelo equiparado

    Véase Producto equiparado.

    Muestreo con probabilidad proporcional al tamaño (ppt)

    Procedimiento de muestreo por el cual la probabilidad de cada unidad del universo de ser seleccionada es proporcional al tamaño de alguna variable conocida, por ejemplo, el monto de ventas de un punto de venta.

    Muestreo no probabilístico

    Selección deliberada, es decir, no aleatoria, de la muestra de puntos de venta y productos sobre la base del conocimiento o juicio de la persona a cargo. También conocida como muestreo dirigido o juicioso.

    Muestreo por valores umbral

    Procedimiento de muestreo por el cual se estipula previamente determinado umbral para todas las unidades del universo a efectos de incluir en la muestra solo aquellas por arriba o sobre el umbral y excluir aquellas por debajo del mismo. El umbral suele estipularse con el tamaño de una variable relevante, de manera que las unidades más grandes se incluyen en la muestra y las demás quedan absolutamente excluidas. En el caso de los puntos de venta minoristas, el tamaño relevante es el volumen de ventas.

    Muestreo probabilístico

    Selección aleatoria de una muestra de unidades, como puntos de venta o productos, de manera que toda unidad del universo tenga una probabilidad conocida y no nula de ser elegida.

    Nivel inferior (índice)

    Índice elemental por oposición a índice agregado.

    Nivel superior (índice)

    Índice agregado por oposición al índice elemental.

    Paasche (índicede precios)

    Índice de canasta cuya canasta se compone de las cantidades efectivas de bienes y servicios del último de los dos períodos comparados. El último período sirve como período de referencia de ponderaciones y el primero como período de referencia de precios. El índice de Paasche también puede expresarse como la media armónica ponderada de los relativos de precios que utiliza como ponderaciones a las participaciones en los gastos efectivos del último período. Véanse las ecuaciones (7) a (11) del apéndice.

    Período base

    Período base suele denominarse a aquel con el cual todos los demás se comparan. Sin embargo, el término tiene otros significados según el contexto. Se distinguen tres tipos de períodos base:

    • El período de referencia de precios – aquel cuyos precios se comparan con los precios de los demás períodos. Los precios del período de referencia de precios aparecen en los denominadores de los relativos de precios, o cocientes de precios, que se utilizan para calcular el índice. El período de referencia de precios suele denotarse como período 0.

    • El período de referencia de ponderaciones – período, generalmente de un año o más de duración, cuyos gastos sirven de ponderaciones en el índice. Cuando los gastos son híbridos (es decir, las cantidades de cierto período se valoran a precios de otro período) el período de referencia de las ponderaciones es el período de las cantidades. En este manual, el período de referencia de las ponderaciones suele denotarse como período b.

    • El período de referencia del índice – período para el cual el valor del índice se fija igual a 100. Debería destacarse que, en la práctica, la duración del período de referencia de las ponderaciones de un IPC suele ser de un año y aún dos o más años, mientras que el IPC se calcula mensual o trimestralmente, siendo la duración del período de referencia de precios mensual o trimestral. Así, los períodos de referencia de ponderaciones y de precios raras veces coinciden en la práctica, al menos cuando el IPC se calcula por primera vez, aunque a menudo coincidan los períodos de referencia de precios y del índice.

    Período corriente o período de comparación

    En principio, el período corriente debería referirse al período más reciente de elaboración del índice. Sin embargo, el término se utiliza ampliamente para denotar el período de comparación; es decir, el período que se compara con el período base, usualmente el período de referencia de precios o del índice. También se utiliza ampliamente tan solo para denotar el último de los dos períodos que se comparan. Su significado exacto surge del contexto.

    Período de referencia de ponderaciones

    Período cuyas participaciones en el gasto sirven como ponderaciones para el índice de Young o cuyas cantidades constituyen la canasta del índice de Lowe. Puede no haber período de referencia de ponderaciones cuando las participaciones en el gasto de los dos períodos se promedian, como en el índice de Törnqvist, o cuando se promedian las cantidades, como en el índice de Walsh. Véase también Período base.

    Período de referencia de precios

    Período cuyos precios aparecen en los denominadores de los relativos de precios. Véase también Período base.

    Período de referencia del índice

    Período cuyo valor del índice se fija igual a 100.

    Población de referencia

    Conjunto de hogares comprendidos en el alcance de un índice.

    Ponderaciones

    Conjunto de números que suman la unidad utilizado para calcular medias. En un contexto de IPC, las ponderaciones generalmente son las participaciones en el gasto efectivas o híbridas que por definición suman la unidad. Se utilizan para calcular la media de los relativos de precios, o índices de precios elementales; véase el apéndice. Las cantidades de los distintos tipos de productos no son conmensurables ni aditivas. No sirven como ponderaciones. Las cantidades que conforman la canasta por lo tanto no deberían llamarse ponderaciones de cantidad.

    Ponderaciones de cantidades

    Término que suele utilizarse para designar las cantidades de una canasta. Sin embargo, no son las cantidades que dan lugar a las ponderaciones de los relativos de precios sino los gastos. Véase Ponderaciones.

    Ponderaciones de gasto

    Véase Ponderaciones.

    Ponderaciones fijas (índice)

    Descripción abreviada de una serie de medias aritméticas ponderadas de relativos de precios que utilizan la misma ponderación; véase la ecuación (13) del apéndice. Estas ponderaciones suelen ser participaciones reales o híbridas.

    Ponderaciones híbridas

    Ponderaciones definidas como participaciones de valores híbridos o gastos híbridos.

    Ponderar nuevamente

    Procedimiento por el cual se reemplazan las ponderaciones utilizadas en un índice por un nuevo conjunto de ponderaciones.

    Precio del comprador

    Monto pagado por un comprador para adquirir un bien o servicio. El precio del comprador incluye todos los cargos incurridos para el envío a destino, en fecha y hora solicitadas por el comprador.

    Precio recopilado

    El precio recopilado del producto de la muestra, que también suele llamarse cotización de precios.

    Producto

    Término genérico utilizado para significar bien o servicio. Los productos individuales seleccionados en una muestra para su cotización suelen llamarse artículos.

    Producto equiparado

    Práctica de cotizar exactamente el mismo producto en dos o más períodos consecutivos. Su diseño busca asegurar que las variaciones de precios observadas no sean consecuencia de cambios en la calidad. La variación de precios entre dos productos perfectamente equiparados se conoce como una variación de precios pura.

    Producto estacional

    Producto estacional es aquel que o falta del mercado en ciertas temporadas o épocas del año, o bien sin faltar del mercado manifiesta fluctuaciones periódicas de las cantidades o precios relacionadas con las estaciones o épocas del año.

    Producto muestreado

    Producto individual incluido en la muestra seleccionada para cotizar dentro de un agregado elemental.

    Producto representativo

    Producto, o categoría de productos, que representa una proporción significativa del total de gastos dentro de un agregado elemental o cuya variación media de precios esperada tiende a la media de todos los productos del agregado o ambas.

    Proporcionalidad inversa respecto de los preciosdel período base (criterio)

    Criterio que puede invocarse bajo el enfoque axiomático que requiere que, si todos los precios del período base se multiplican por un escalar positivoλ, el nuevo índice de precios es 1 veces el viejo índice de precios.

    Proporcionalidad inversa respecto de los precios del período corriente (criterio)

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que, si todos los precios del período corriente se multiplican por un escalar positivoλ, el índice de precios nuevo sea λ veces superior al índice de precios viejo.

    Rebote

    Situación en la cual el conjunto de precios del segundo período es el mismo conjunto de precios del primer período pero presentado en un orden diferente, con lo cual los relativos de precios se obtienen equiparando todos los precios del primer período con otro precio del mismo conjunto.

    Reemplazo de artículos

    Producto elegido para reemplazar a otro cuyo precio se recopiló anteriormente, ya sea porque el primero desapareció completamente o porque su participación en las ventas del punto de venta o el gasto de un agregado elemental decrece.

    Relativo de cantidades

    Cociente entre la cantidad de un producto en un período y la cantidad del mismo en otro período cualquiera.

    Relativo de precios

    Cociente entre el precio de un producto individual en un período y el precio del mismo producto en otro período cualquiera.

    Reversión de los factores (criterio)

    Supongamos que los precios y las cantidades de un índice de precios se intercambian a efectos de producir un índice de cantidades de exactamente la misma forma funcional que el índice de precios. Bajo el enfoque axiomático, el criterio de reversión de los factores requiere que el producto de este índice de cantidades y el índice de precios original sean idénticos a la variación proporcional en el valor del agregado en cuestión.

    Reversión de productos (criterio)

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que, para un conjunto dado de los productos, el índice de precios permanezca constante cuando varía el orden de estos productos.

    Reversión temporal

    Propiedad de los números índice tal que, si jIk denota un tipo particular de fórmula de índice de precios que mide las variaciones del período j al período k, entonces jIk ≡ 1/kIj, donde kIj mide la variación del período k al período j. Cuando se manifiesta esta propiedad, la variación del índice es la misma si se mide hacia delante del primer al segundo período o hacia atrás del segundo al primero. En el enfoque axiomático puede requerirse que el índice cumpla el criterio de reversión temporal.

    Rotación de artículos o productos

    Reemplazo deliberado de un artículo o producto de la muestra, cuyos precios se recopilan, por otro producto antes que el reemplazado desaparezca del mercado o del punto de venta individual. Su propósito es mantener actualizada la muestra de productos y disminuir el número de reemplazos forzados debido a la falta de productos.

    Rotar la muestra

    Limitar la duración de inclusión de puntos de venta, productos o ambos en los estudios de precios eliminando algunos de los mismos, o quizá todos, luego de trancurrido cierto tiempo y seleccionar una nueva muestra de puntos de venta, productos o ambos. Su objetivo es mantener la muestra actualizada.

    Sesgo

    Tendencia sistemática del IPC calculado a desviarse del índice ideal o deseado y que resulta del método de recopilación o procesamiento de datos o de la fórmula de índice utilizada. Véanse Sesgo del costo de vida y Sesgo de representatividad.

    Sesgo de representatividad

    Sesgo de un índice de canasta que resulta de utilizar cantidades que no son representativas de los dos períodos comparados; es decir, que sistemáticamente diverge de las cantidades medias consumidas en los dos períodos. Por ejemplo, puede surgir un sesgo de representatividad al utilizar una canasta vieja y desactualizada que se desvía sistemáticamente de las canastas de los dos períodos comparados. En la práctica, el sesgo de representatividad tiende a ser similar al sesgo de sustitución, por cuanto puede atribuirse a los mismos factores económicos.

    Sesgo de sustitución

    Usualmente se entiende como el sesgo que resulta de utilizar un índice de canasta para estimar el índice del costo de vida porque el de canasta no toma en cuenta los efectos sobre el costo de vida de las sustituciones que hacen los consumidores en respuesta a variaciones de precios relativos. En general, cuanto más remoto el período cuya canasta se utiliza, mayor será el sesgo al alza del índice; véase también Sesgo de representatividad.

    Sesgo del costo de vida

    Otro término utilizado para designar el Sesgo de sustitución.

    Simétrico (índice)

    Índice que trata ambos períodos simétricamente asignando la misma importancia a los datos de precios y gastos de los dos períodos. Estos datos entran en la fórmula del índice de manera simétrica.

    Sistema de Cuentas Nacionales (SCN)

    Conjunto coherente, consistente e integrado de cuentas macroeconómicas, balances y cuadros basado en un conjunto de conceptos, definiciones, clasificaciones y principios de contabilidad acordados internacionalmente. Las cuentas del ingreso y gasto de consumo de los hogares forman parte del SCN. Los datos de gastos se utilizan como fuente para estimar las ponderaciones de gastos para fines del IPC.

    Superlativo (índice)

    Tipo de fórmula de índice de la cual se espera una aproximación al índice del costo de vida. Se dice que el índice es preciso cuando es igual al índice verdadero del costo de vida de consumidores cuyas preferencias pueden representarse mediante una forma funcional particular. Un índice superlativo se define como el índice que es preciso para una forma funcional flexible que brinda una aproximación de segundo orden a otras funciones dos veces diferenciables en torno al mismo punto. Los índices de precios de Fisher, de Törnqvist y de Walsh son ejemplos de índices superlativos. Estos suelen ser índices simétricos.

    Sustitución

    Reemplazo de productos por su sustituto, generalmente en respuesta a cambios en los precios relativos. Consumidores racionales maximizadores de utilidad, en tanto agentes económicos sin influencia en los precios, generalmente reaccionan a las variaciones de precios relativos disminuyendo, al menos marginalmente, el consumo de bienes y servicios que se encarecieron relativamente y aumentando el consumo de los sustitutos que se han vuelto relativamente más baratos. La sustitución genera una correlación negativa entre cantidades y relativos de precios.

    Sustituto

    Producto cuyas características son similares a otro y que se utiliza para satisfacer las mismas necesidades o gustos del consumidor.

    Törnqvist (índice de precios)

    Índice simétrico definido como la media geométrica ponderada de los relativos de precios cuyas ponderaciones son medias aritméticas simples de las participaciones en el gasto de los dos períodos. Es un índice superlativo. También conocido como el índice de precios de Törnqvist-Theil.

    Transitividad

    Véase Circularidad.

    Unidad institutional

    Concepto de las cuentas nacionales que define la entidad económica capaz, por derecho propio, de poseer activos, contraer deudas, desplegar actividad económica y realizar transacciones con otras entidades. Los hogares son unidades institucionales. También lo son las empresas y los gobiernos.

    Utilización (enfoque)

    Enfoque del IPC en el cual el consumo de un período se identifica con el consumo de los bienes y servicios efectivamente consumidos por un hogar para satisfacer sus necesidades y deseos (a diferencia de los bienes y servicios de consumo adquiridos). En este enfoque, el consumo de bienes duraderos en un período dado se mide por el valor de los flujos de los servicios brindados por las existencias de los bienes duraderos poseídos por los hogares. Estos valores se estiman mediante el costo para el usuario.

    Valor

    Precio multiplicado por cantidad. El valor de los gastos en un conjunto de productos homogéneos puede desglosarse únicamente en sus componentes de precio y cantidad. De manera similar, la variación en el tiempo del valor de un conjunto de productos homogéneos puede desglosarse únicamente en la variación del valor unitario y la variación de las cantidades totales. Sin embargo, hay muchas formas diferentes de desglosar una variación en el tiempo del valor de un conjunto de productos heterogéneos en sus componentes de precio y cantidad, fenómeno que da lugar al problema del número índice.

    Valor corriente

    Valor actual del agregado del período en cuestión: las cantidades del período multiplicadas por los precios del mismo.

    Valor medio de los precios (criterio)

    Criterio del enfoque axiomático que requiere que el índice de precios sea mayor que el relativo de precios más pequeño y menor que el relativo de precios más grande.

    Valor unitario o valor medio

    El valor unitario de un conjunto de productos homogéneos es el valor total de las compras/ventas dividido por la suma de las cantidades. Por lo tanto es una media ponderada por cantidades de los diferentes precios a los cuales se compra/vende el producto. Los valores unitarios pueden variar en el tiempo como resultado de una variación en la combinación de los productos vendidos a diferentes precios, aun si los precios no varían.

    Valores atípicos

    Término que suele utilizarse para designar cualquier valor extremo del conjunto de datos relevados. En el contexto del IPC se utiliza para el valor de un precio o relativo de precios extremo que requiere más investigación o que ya se verificó como correcto.

    Valores o gastos híbridos

    Valores o gastos hipotéticos en los cuales las cantidades se valoran a un conjunto de precios diferente al que realmente se compraron o vendieron; por ejemplo, cuando las cantidades compradas en un período anterior, digamos b, se valoran a los precios vigentes en un período posterior, digamos 0.

    Variación pura de precios

    Variación del precio de un bien o servicio cuyas características permanecen invariantes o variación del precio luego de ajustar por cualquier cambio en la calidad.

    Vivienda ocupada por su propietario

    Vivienda propiedad de una persona, o un grupo de personas, que vive en ella. Las viviendas son activos fijos que sus propietarios utilizan para producir servicios de vivienda para consumo propio. Estos suelen incluirse en el alcance del IPC. Los alquileres se imputan con los pagados en el mercado para comodidades equivalentes o con los costos del usuario. Véanse Alquiler equivalente y Costo para el usuario.

    Walsh (índice de precios)

    Índice de canasta en el cual las cantidades son medias geométricas de las cantidades de los dos períodos; véase el apéndice. Es un índice simétrico y superlativo.

    Young (índice)

    El índice de Young es una media aritmética ponderada de los relativos de precios, Σw(pt/p0), cuyos términos w se refieren a las participaciones en el gasto del período b, el período de referencia de ponderaciones; es decir, w = sb = pbqbpbqb. Es una versión ponderada del índice de Carli.

    Apéndice del glosario. Algunas fórmulas de números índice elementales y terminología

    1. En este apéndice se entiende que las sumas abarcan todos los ítems n.

    Un índice de precios de canasta es un índice de la forma:

    que compara los precios del período t con aquellos de un período de referencia de precios (anterior) 0, utilizando una canasta de cantidades específicas. Esta no tiene por qué estar formada por las cantidades efectivas de ningún período en particular. Este tipo general de índice se llama índice de precios de Lowe en honor al pionero de los números índice, quien propuso este tipo general de índice por primera vez. Los siguientes casos especiales de la familia de índices de Lowe son muy conocidos:

    • Cuando qn=qn0, obtenemos un índice de Laspeyres.

    • Cuando qn=qnt, obtenemos un índice de Paasche.

    • Cuando qn=(qn0+qn1)/2, obtenemos un índice de Marshall-Edgeworth.

    • Cuando qn=(qn0qn1)1/2, obtenemos el índice de Walsh.

    En la práctica, las oficinas de estadística frecuentemente trabajan con un índice de Lowe en el cual qn=qnb, donde b denota algún período de referencia de ponderaciones que es típicamente anterior a 0.

    2. Una característica útil del índice de Lowe del período t con relación al período 0 es que puede desglosarse en factores como el producto de dos o más índices del mismo tipo: por ejemplo, como el producto de un índice del período t–1 relativo al período 0 y un índice del período t relativo al período t–1 Formalmente:

    En particular, cuando qn=qn0, la expresión (2) se convierte en lo siguiente:

    El miembro izquierdo de la expresión (3) es un índice directo de Laspeyres. Tengamos en cuenta que solo el primer índice del miembro derecho es un índice de Laspeyres, en tanto que el segundo es un índice de Lowe del período t con relación al período t–1 que utiliza la canasta de cantidades del período 0 (y no t–1). Algunas oficinas de estadística llaman al índice del miembro derecho de la expresión (3) índice modificado de Laspeyres.

    3. En un contexto de series temporales, por ejemplo cuando t va de 1 a T, decimos que la serie:

    es una serie de índices de precios de canasta fija. En particular, cuando qn=qn0, obtenemos una serie de índices de Laspeyres.

    4. En el período T podríamos cambiar la canasta de cantidades a q’ y calcular desde este período en adelante:

    Para relacionar los precios de los períodos T+1, T+2, T+3, … con aquellos del período 0, se encadenan los índices para transformar la serie (5) en una serie de la siguiente forma:

    La expresión anterior podría llamarse serie de índices de precios de canasta fija en cadena. En particular, cuando qn=qn0 y qn=qnT, obtenemos una serie de índices de Laspeyres en cadena. Como la canasta se cambia en el período T, el adjetivo fijo es literalmente correcto solo para un cierto número de intervalos. La canasta se mantiene fija del período 1 al período T y nuevamente del período T+1 en adelante. Cuando los intervalos durante los cuales la canasta se mantiene fija son de la misma duración, digamos de uno, dos o cinco años, esta característica puede explicitarse describiendo el índice como un índice de precios de canasta fija en cadena anual, bienal o quinquenal.

    5. Un índice de precios de media aritmética ponderada (llamado así para distinguirlo del caso de una media geométrica o algún otro tipo de media) es un índice de la siguiente forma:

    que compara los precios del período t con los del período 0, utilizando cierto conjunto de ponderaciones que suman 1. En particular, cuando las ponderaciones son las participaciones en el valor del período b:

    obtenemos el índice de Young.

    Notemos que cualquier índice de precios de canasta (1) puede expresarse de la forma (7), por cuanto:

    Cuando las ponderaciones son las participaciones en el valor del período 0:

    la expresión (7) se convierte en el índice de Laspeyres. Cuando:

    es decir, las participaciones híbridas en el valor del período (0, t), obtenemos el índice de Paasche.

    También podríamos pensar en estipular:

    es decir, participaciones actualizadas por precios de los valores del período b.

    6. En un contexto de serie temporal, cuando t va de 1 a T, la serie:

    se llama serie de índices de precios de media aritmética con ponderaciones fijas. En particular, cuando las ponderaciones son iguales a las participaciones en el gasto del período 0, obtenemos una serie de índices de Laspeyres y cuando las ponderaciones son iguales a las participaciones actualizadas por precios del período b, obtenemos una serie de índices de Lowe cuyas cantidades de canasta pertenecen al período b.

    7. En el período T podríamos cambiar a un nuevo conjunto de ponderaciones w’ y calcular a partir de este período:

    o, encadenando para relacionar los precios de los períodos T+1, T+2, T+3, …. con aquellos del período 0:

    La expresión anterior podría llamarse serie de índices de precios de media aritmética con ponderaciones fijas en cadena. En particular, cuando wn=Sn0 y wn=SnT, obtenemos una serie de índices de Laspeyres en cadena. Cuando wn=Snb(pn0/pnb)/ΣSnb(pn0/pnb)wn=Snb(pnT/pnb)/ΣSnb(pnT/pnb) para algún período posterior b’, obtenemos una serie de índices de Lowe en cadena.

    8. Nuevamente, como las ponderaciones se cambian en el período T, el adjetivo fijo es literalmente correcto solo para un cierto número de intervalos. Las ponderaciones se fijan del período 1 al período T y nuevamente del período T+1 en adelante. Cuando los intervalos durante los cuales las ponderaciones se mantienen fijas son de la misma duración, esta característica puede explicitarse agregando al término un adjetivo temporal como anual, bienal o quinquenal.

    Anexo 1: Índices de Precios de Consumo Armonizados (Unión Europea)

    1. Introducción

    Los Índices de Precios de Consumo Armonizados (IPCA) son un conjunto de índices de precios al consumidor (IPC) de la Unión Europea que se calculan según un enfoque armonizado y un conjunto único de definiciones. En este anexo se exponen los objetivos y la historia de los IPCA, se resumen las normas armonizadas más importantes y se señalan algunos puntos clave de la agenda de armonización para el futuro. El proyecto de desarrollo de los IPCA está en marcha. En este anexo se describe el estado del desarrollo de los IPCA a mediados de 2003. Estos índices tienen una base jurídica en el sentido de que su elaboración y muchos de los elementos de la metodología específica que debe utilizarse están previstos en una serie de Normas vinculantes de la Unión Europea. Al final del anexo se hallan las referencias a todas las normas legales aplicables a los IPCA.

    1.1 Los principales IPCA

    • Los siguientes son los IPCA más importantes:

    • El Índice de Precios de Consumo de la Unión Monetaria (IPCUM), un índice agregado que abarca los países que conforman la zona del euro.

    • El Índice de Precios de Consumo Europeo (IPCE), para la zona del euro y para los demás países de la Unión Europea.

    • Los IPCA nacionales, para cada uno de los Estados miembros de la Unión Europea (UE).

    Otros IPCA son el Índice de Precios de Consumo del Espacio Económico Europeo (IPCEEE) y los IPCA para cada uno de los países del EEE.

    Además, existen IPCA provisorios para los Estados candidatos y, en particular, para los Estados adherentes1. Se espera que, una vez que accedan a la Unión Europea, los IPCA de estos Estados sean plenamente comparables a los de los Estados miembros. Los IPCA nacionales son elaborados por institutos nacionales de estadística, mientras que la elaboración de los agregados por grupos de países es responsabilidad de Eurostat.

    1.2 Usos de los IPCA

    Como se explica en el resto de este manual, los IPC tienen una gran variedad de usos posibles como, por ejemplo, la indexación de prestaciones sociales o de contratos y la elaboración de diversos tipos de análisis económicos. El impulso para el proyecto de armonización ha sido el uso de los IPCA como criterio de convergencia y medida principal para el seguimiento de la estabilidad de precios de la zona del euro. Los IPCA fueron diseñados como la mejor herramienta posible para establecer comparaciones internacionales de la inflación en los precios al consumidor dentro de la UE y la zona del euro con objeto de evaluar la convergencia y la estabilidad de los precios en el contexto del análisis de las políticas económicas.

    En las primeras fases del proyecto del IPCA, el uso más importante de estos índices consistía en la evaluación de la estabilidad y la convergencia de los precios necesarias para ingresar en la Unión Económica y Monetaria Europea. Más recientemente, el centro de interés se ha desplazado a los agregados por grupos de países, y en particular al IPCUM, como reflejo del objetivo del Banco Central Europeo de alcanzar la estabilidad de los precios y la idea de que los IPCA constituyen la medida de los precios más adecuada para evaluarla.

    La orientación de los IPCA a la medición de la estabilidad y la convergencia de los precios y a las comparaciones internacionales no significa que un número más amplio de usuarios no deba o no pueda usarlos con otros fines. Según cuál sea el propósito concreto del usuario, los IPCA pueden resultar la mejor estadística de precios disponible. No obstante, los usuarios deben ser conscientes de que pueden someterse a revisión, pues es posible que cambien una vez publicados los primeros resultados.

    1.3 Breve historia de los IPCA

    El 23 de octubre de 1995, el Consejo de Ministros de la Unión Europea adoptó un Reglamento que sentaba una base jurídica para el establecimiento de una metodología armonizada de elaboración de índices de precios al consumidor en los Estados miembros y en los Países del Espacio Económico Europeo.

    Este Reglamento2 (en adelante, “Reglamento marco de los IPCA”) dispone la obligación de elaborar y publicar IPCA, de que estos utilicen una base de referencia común, de que incluyan los mismos bienes y servicios y de que compartan la misma clasificación. En el contexto del Reglamento marco de los IPCA, se han adoptado varias medidas específicas de implementación.

    Como ya se señaló, en las primeras etapas del proyecto de armonización la principal finalidad de los IPCA era la aplicación del criterio de estabilidad de precios en la formación de la Unión Económica y Monetaria de Europa.

    El 1 de enero de 1999 entró en vigencia la Unión Económica y Monetaria, de la que participaban 11 países con una única moneda: el euro. Desde esa fecha existe una política monetaria común, con tasas de interés comunes, que opera dentro de la zona del euro bajo el control del Banco Central Europeo (BCE).

    El mantenimiento de la estabilidad de precios es el objetivo primordial del Sistema Europeo de Bancos Centrales. El Presidente del BCE anunció en octubre de 19983 que la institución pondría en práctica una estrategia de política monetaria flexible para asegurar la estabilidad de precios en la zona del euro, de acuerdo con un valor de referencia monetario y una combinación de otros indicadores. En este contexto, el Consejo de Gobierno del BCE declaró que “la estabilidad de precios debe definirse como un aumento año a año en el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) para el área del euro menor al 2%. La estabilidad de precios debe mantenerse mediano plazo”.

    En 2003 el BCE reafirmó su objetivo inflacionario de octubre de 1998, fundado en el IPCA para la zona del euro, y agregó que: “al mismo tiempo, el Consejo de Gobierno acordó, en pos de la estabilidad de precios, apuntar a mantener las tasas de inflación cercanas al 2% en el mediano plazo”4.

    1.4 Armonización escalonada

    El Reglamento marco de los IPCA estableció un enfoque escalonado de la armonización según el cual cada paso que requiriera medidas específicas de implementación se regiría por nuevas normas jurídicamente vinculantes.

    El Reglamento marco de los IPCA dispuso que el Comité del programa estadístico de la UE actuaría como un Comité Regulador y, por lo tanto, sería responsable de adoptar las nuevas normas de armonización de carácter legal. El Comité del programa estadístico es el comité estadístico más antiguo de la UE y está compuesto por los directores de los institutos nacionales de estadística.

    1.5 Normas mínimas

    Se decidió basar la armonización, en la medida de lo posible, en las fuentes de datos preexistentes y en las metodologías de los IPC nacionales de los Estados miembros de la UE. Las normas legales suelen tomar la forma de normas mínimas, de modo que los problemas de armonización pueden solucionarse de más de una manera siempre y cuando no se ponga en peligro la comparabilidad.

    Dentro de este marco, hacia mediados de 2003 se había diseñado e implementado, en colaboración con los Estados miembros de la UE, una serie de 13 normas vinculantes y algunas directrices adicionales.

    1.6 Control del cumplimiento

    Dada la importancia de la precisión, la confiabilidad y la comparabilidad de los IPCA en la UE, Eurostat opera un sistema de control del cumplimiento del marco normativo. Esto incluye, en particular, evaluaciones del cumplimiento mediante cuestionarios y visitas de funcionarios de Eurostat a los institutos nacionales de estadística para examinar con mayor detalle cómo elaboran los IPCA.

    2. Definiciones y conceptos básicos

    2.1 Objetivo y alcance de los IPCA

    El objetivo de los IPCA se definió como la medición de la inflación de una manera comparable que contemple las diferencias entre las definiciones de cada país. No obstante, ello requiere una definición operativa del término “inflación”.

    Dadas las opiniones y necesidades de los principales usuarios de los IPCA, se decidió elaborarlos como índices de precios del tipo de Laspeyres, sobre la base de los precios de los bienes y servicios en venta en el territorio económico de cada Estado miembro de la UE con el propósito de satisfacer directamente las necesidades de los consumidores.

    Tomando como base este concepto y como referencia a las cuentas nacionales, específicamente al Sistema Europeo de Cuentas (SEC 95), se adoptó como cobertura en la práctica de los IPCA el gasto en consumo monetario final de los hogares5. Esta definición prescribe de manera eficiente los bienes y servicios, la población y el territorio geográfico que deben cubrirse y los precios y las ponderaciones que deben utilizarse.

    Por lo tanto, el IPCA puede describirse como un índice de “inflación al consumidor” o de “precios puros” del tipo de Laspeyres, que mide los cambios promedio en los precios sobre la base del gasto modificado necesario para mantener el patrón de consumo de los hogares y la composición de la población de consumidores en el período base o de referencia.

    El término “índice de precios puros” indica que lo único que el IPCA debe reflejar son los cambios en los precios entre el período corriente y el período base o de referencia. Así, el IPCA no es un índice del costo de vida—pues no se propone medir la variación en el costo mínimo necesario para alcanzar el mismo nivel de vida (es decir, la utilidad constante) a partir de dos patrones diferentes de consumo observados en los dos períodos comparados—, en el que puedan entrar otros factores además del cambio puro de los precios.

    2.2 Gasto en consumo monetario final de los hogares

    La cobertura de los IPCA está delimitada por el gasto en consumo monetario final de los hogares y, por lo tanto, comprende el consumo final relacionado con:

    • El gasto de los hogares, independientemente de su nacionalidad y situación de residencia.

    • Las transacciones monetarias.

    • En el territorio económico de los Estados miembros de la UE.

    • En bienes y servicios utilizados para la satisfacción directa de necesidades o deseos particulares.

    • En uno de los dos períodos comparados, o en ambos.

    Los precios utilizados en los IPCA deben ser los que pagan los hogares al adquirir cada bien y servicio en transacciones monetarias. El precio de adquisición es el precio que el comprador efectivamente paga por los productos en el momento de la compra.

    Las ponderaciones del IPCA son los gastos agregados que realizan los hogares en un conjunto dado de bienes y servicios cubiertos por el índice, expresados como proporción del gasto total en todos los bienes y servicios comprendidos por el IPCA.

    Los IPCA se clasifican según las categorías y subcategorías de cuatro dígitos de la CCIF/IPCA (Clasificación del Consumo Individual por Finalidades, adaptada a las necesidades de los IPCA).

    2.3 Vinculación con los conceptos de las cuentas nacionales

    El concepto de gasto en consumo monetario final de los hogares no solo especifica la cobertura, los precios y las ponderaciones de los IPCA, sino que, además, establece una vinculación entre los IPCA y el SEC 95 que resultó sumamente útil para analistas y diseñadores de políticas. Las definiciones de los IPCA se basan en el SEC 95 en todos los casos en que ello es posible y condice con los objetivos y usos de los IPCA.

    Por otra parte, existen algunas diferencias entre la cobertura de los IPCA y la del gasto en consumo final de los hogares conforme lo definen las cuentas nacionales, especialmente en cuanto al enfoque respecto de las viviendas ocupadas por sus propietarios. Más adelante se encuentra una lista completa de estas diferencias.

    2.4 Algunos requisitos básicos para los IPCA

    La distribución relativa del gasto en consumo de productos específicos varía entre los distintos países. Por lo tanto, no existe una canasta uniforme aplicable a todos los Estados miembros de la UE. Las ponderaciones utilizadas para elaborar los IPCA pueden relacionarse con un período de referencia hasta siete años anterior al año corriente. En la práctica, ello da lugar a una revisión completa de las ponderaciones y de la muestra de los IPCA nacionales a intervalos de cinco años como mínimo, si se tiene en cuenta que se necesita un período de alrededor de dos años para integrar los resultados de una encuesta completa del gasto de los consumidores. De todos modos, cada año deben realizarse ajustes en función de los cambios particularmente importantes que se hubieren producido en los patrones de gasto, a fin de minimizar cualquier disparidad que pudiera surgir de las distintas frecuencias de actualización.

    Para que los IPCA mantengan coherencia entre sí y estén actualizados, deben incluirse los productos nuevos que alcancen una importancia relativa considerable. Además, los IPCA deben basarse en procedimientos muestrales apropiados que den cuenta de la diversidad de productos y precios en cada país.

    Las muestras deben mantenerse actualizadas, en particular mediante la prohibición de la práctica de suponer sin más trámite que los precios faltantes son iguales a los últimos precios observados. Para medir los cambios de precios puros, los precios incluidos en los IPCA deben ajustarse por cambios en la calidad de los bienes y servicios. No deben utilizarse ciertas prácticas inadecuadas de ajuste por calidad, como el denominado encadenamiento automático.

    Los agregados por grupos de países para el IPCA se calculan como los promedios ponderados de los IPCA nacionales, utilizando las ponderaciones de los países y de los subíndices respectivos. La ponderación de un país es su porcentaje en el gasto en consumo monetario final de los hogares total. Para el IPCUM, todas las ponderaciones se expresan naturalmente en euros, mientras que para el IPCE y el IPCEEE las agregaciones utilizan estándares de poder adquisitivo. El IPCUM se considera como una sola entidad dentro de los agregados del IPCE y del IPCEEE6.

    3. Cobertura

    3.1 Bienes y servicios

    La cobertura de bienes y servicios de los IPCA se ha ido expandiendo con el tiempo. Actualmente, los IPCA cubren prácticamente todo el gasto en consumo monetario final de los hogares. La principal diferencia respecto del concepto de gasto en consumo final de los hogares del SEC 95 es la exclusión de los gastos imputados de las viviendas ocupadas por sus propietarios.

    Si bien era bastante abarcadora, la cobertura original de bienes y servicios de los IPCA reflejaba sobre todo lo que era común a los índices nacionales de precios al consumidor. Desde entonces, gracias a la cooperación y el esfuerzo considerable de los Estados miembros de la UE, la cobertura se extendió hasta alcanzar prácticamente todo el gasto de los consumidores, en el sentido del gasto en consumo monetario final de los hogares. Cabe señalar que ahora se ven contempladas las problemáticas áreas de los servicios de salud, educación y protección social, así como los seguros y los servicios financieros. Todo ello se incluye en los IPCA de acuerdo con definiciones consensuadas, para asegurar la comparabilidad a pesar de las grandes diferencias institucionales.

    En los primeros IPCA7 no se cubrían completamente algunas categorías de difícil tratamiento como los servicios de educación y salud, en las que hay grandes diferencias institucionales entre los Estados miembros de la UE. En 1998 una nueva norma legal8 modificó la cobertura original de los bienes y servicios y estableció un procedimiento por etapas para extenderla. Otra norma legal que ampliaba la cobertura del índice entró en vigencia en enero de 20009. El siguiente paso tuvo lugar con la publicación del índice de enero de 200110.

    3.2 Cobertura geográfica y demográfica

    El Reglamento marco de los IPCA estipuló que estos deberían basarse en los precios de los bienes y servicios que estuvieran en venta en el territorio económico de cada Estado miembro de la UE para la satisfacción directa de las necesidades de los consumidores. En cuanto al territorio económico y a los consumidores en cuestión, se necesitaba una definición armonizada de la cobertura geográfica y demográfica de los IPCA, tanto para lograr comparabilidad como para evitar brechas o doble contabilización en la agregación de los IPCA de los países.

    En 1998 una norma legal11 estipuló que los IPCA deberían cubrir todo el gasto en consumo monetario final de los hogares que tiene lugar en el territorio económico de cada Estado miembro de la UE. La cobertura de los IPCA debería incluir en particular los gastos de visitantes extranjeros y de individuos que viven en instituciones, pero debería excluir el gasto de los residentes mientras estos se encontraran en un país extranjero (el denominado concepto “doméstico o interno”). Todos los hogares particulares deberían incluirse, independientemente de la zona en la que residan o de su posición en cuanto a la distribución del ingreso. El gasto en que se incurre para fines comerciales debería excluirse.

    La elección del concepto doméstico reflejaba el papel de los IPCUM en la medición de la estabilidad de precios en la zona del euro. Los cambios de precios en la zona del euro se miden agregando los cambios de precios que tienen lugar dentro de cada Estado miembro de la UE. Los cambios en el gasto y los precios que deben medirse dentro del territorio económico deben incluir aquellos que afecten a visitantes extranjeros y excluir los que afecten a residentes mientras se encuentran en el extranjero.

    Es un requisito que los IPCA se elaboren utilizando ponderaciones que reflejen el gasto en consumo monetario final de todos los hogares. No obstante, los IPCA que cubran solamente un subconjunto de hogares deben considerarse comparables si, en la práctica, esta diferencia es menor que una parte por cada mil del gasto total cubierto por el IPCA.

    4. Ponderaciones, fórmulas de índices y muestreo de precios

    4.1 Ponderaciones

    El Reglamento marco de los IPCA estipula que las ponderaciones utilizadas en estos índices deben estar suficientemente actualizadas para garantizar la comparabilidad y, al mismo tiempo, evitar el costo de realizar encuestas de presupuesto de los hogares a intervalos menores de cinco años.

    Una norma legal12 de los IPCA proporciona normas mínimas para la calidad de las ponderaciones de los IPCA. La norma busca garantizar la calidad de las ponderaciones utilizadas para construir estos índices y minimizar las disparidades que puedan surgir entre ellos debido a las distintas frecuencias de actualización.

    Respecto de la calidad de las ponderaciones de los IPCA, estas deben estar suficientemente actualizadas para garantizar la comparabilidad y, al mismo tiempo, evitar costos innecesarios. Las diferencias entre las distintas frecuencias de actualización pueden, aunque no necesariamente sea así, provocar diferencias en la inflación medida e impedir la comparabilidad. No se creyó justificado imponer el costo de la alta precisión para todas las ponderaciones o su actualización frecuente. Por otra parte, es difícil asegurarse de que un IPCA que utilice ponderaciones de hasta siete años de antigüedad proporcione una medida confiable y apropiada de la inflación corriente.

    La norma legal estipula que debe realizarse un mínimo de actividades de revisión y ajuste para asegurar que las ponderaciones utilizadas para los IPCA tengan la calidad suficiente. Además, establece un umbral de comparabilidad en relación con la práctica de referencia propuesta.

    El requisito de revisión incluye la verificación anual de las ponderaciones que se consideren más importantes en cuanto a la confiabilidad, la pertinencia y, por ende, la comparabilidad del IPCA general. Estas son principalmente las ponderaciones de los componentes del índice en los que se observaron cambios significativos del mercado acompañados por variaciones atípicas en los precios. Cuando se identifica una ponderación deficiente, los Estados miembros de la UE deben realizar una mejor estimación e introducir un ajuste apropiado del siguiente índice de enero, en el que se superaría el efecto umbral de 0,1 puntos porcentuales (en promedio para un año en comparación con el año anterior). El objetivo es asegurar que las ponderaciones ajustadas sean las mejores estimaciones que puedan obtenerse a partir de la información disponible.

    4.2 Fórmulas de índices

    La elección de la fórmula del índice para el IPCA se lleva a cabo en dos niveles:

    • El nivel de la macrofórmula, esto es, la elección entre un índice encadenado mediante eslabones anuales y un índice de base fija con eslabones de hasta cinco años.

    • El nivel de la microfórmula; dentro de cada nivel está la cuestión del período de referencia, tanto para los precios como para las ponderaciones.

    4.2.1 Macrofórmula del índice

    El IPCA debe ser un índice del tipo de Laspeyres13. Si bien los IPCA elaborados por los Estados miembros de la UE difieren en los detalles, todos ellos pueden describirse en términos generales como índices del tipo de Laspeyres. Todos ellos son índices de precios en los que los movimientos de precios mes a mes se miden como un promedio de los índices de precios que utilizan ponderaciones del gasto que reflejan correctamente el patrón de consumo de la población consumidora en el período de referencia de las ponderaciones.

    En la práctica, existen tres tipos de período base que pueden utilizarse para elaborar un IPCA:

    • El período base al que se refiere el volumen de ponderaciones corrientes del gasto (“período de referencia de las ponderaciones”).

    • El período base a partir del cual se mide el cambio de los precios corrientes, es decir, la referencia temporal de los precios utilizados para la valoración de los volúmenes con sus ponderaciones corrientes (“período de referencia del índice”).

    • El período en el que la base del índice se fija en 100 (“período base del índice”).

    Según la macrofórmula que se aplique en la práctica para su elaboración, el IPCA es, potencialmente, un índice encadenado. Cabe destacar que este es el equivalente encadenado del índice de base fija que permite expresar los índices encadenados y fijos mediante la misma fórmula. El encadenamiento tiene lugar si y solo si hay cambios en las ponderaciones utilizadas en ese momento, por ejemplo, sobre la base de una revisión requerida por la norma de calidad de los IPCA para sus ponderaciones14.

    En la práctica, algunos Estados miembros de la UE elaboran IPCA de base fija, mientras que otros elaboran IPCA encadenados con ponderaciones actualizadas anualmente. Para obtener un conjunto de IPCA con subíndices que permitan agregaciones consistentes, es necesario presentar los IPCA como si todos ellos hubieran sido calculados con la misma fórmula. Por lo tanto, fue necesario aplicar un período base y un período de referencia del índice comunes.

    A mediados de 2003 el Reglamento marco de los IPCA definía el período base común del índice como 1996 = 100. Para obtener además un período de referencia común del índice, las ponderaciones se “actualizan por precios” cada diciembre.

    4.2.2 Agregados elementales

    Una norma legal15 de los IPCA define a los agregados elementales en referencia al gasto o consumo cubierto por el nivel más detallado de estratificación de los IPCA, en el que no se dispone de información confiable acerca del gasto a los efectos de la ponderación. Un índice agregado elemental es un índice de precios para un agregado elemental que se compone solo de datos de precios.

    Para el IPCA, el cociente de la media geométrica de los precios y el cociente de la media aritmética de los precios son las dos fórmulas que deben utilizarse dentro de los agregados elementales. La media aritmética de los relativos de precios solo puede aplicarse en casos excepcionales en los que pueda demostrarse su comparabilidad.

    4.2.3 El nivel en el que la macroagregación se transforma en agregación elemental

    El nivel de agregación elemental interactúa con otras características de diseño como los procedimientos de muestreo y la disponibilidad de información acerca de las ponderaciones. Según las fuentes de las que se obtengan las ponderaciones utilizadas, la agregación elemental puede comenzar en distintos niveles en cada país en las jerarquías de producto, de región y de punto de venta.

    Las diferencias entre las prácticas de cada país pueden afectar los IPCA resultantes pero, al principio, este tema no se consideraba prioritario para la armonización y hasta ahora no se ha hecho nada al respecto. Ciertamente este tema volverá a surgir a medida que se desarrolle el proceso de armonización.

    4.3 Muestreo de precios

    En el muestreo existen tres dimensiones importantes que deben tenerse en cuenta:

    • La dimensión del producto.

    • La dimensión del punto de venta.

    • La dimensión regional.

    Cada una de estas dimensiones puede, a su vez, dividirse en etapas de muestreo.

    En la dimensión del producto, en ocasiones se realiza una primera selección o muestra de artículos representativos en la oficina nacional de estadística y, luego, los agentes encargados de recopilar los precios llevan a cabo una nueva selección en el campo. En la dimensión del punto de venta, suele hacerse una primera selección de zonas geográficas y, a continuación, se toma una muestra de puntos de venta en cada una de ellas.

    El muestreo aleatorio es difícil de lograr al recopilar precios para el IPC y, en la práctica, la mayoría de los Estados miembros de la UE utiliza procedimientos de muestreo dirigido para el IPCA. Con independencia del método de muestreo utilizado, las muestras pequeñas pueden originar errores aleatorios de una magnitud tal que, en sí misma, puede constituir un problema de comparabilidad.

    Para los Estados miembros que utilizan el muestreo dirigido, las cifras de los agregados elementales y de los precios dentro de ellos indican el grado de cobertura del universo de puntos de venta y de productos.

    Los IPCA deben elaborarse a partir de muestras objetivo que tomen en cuenta la ponderación de cada categoría de la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades (CCIF). Los IPCA que tienen agregados elementales suficientes para representar la diversidad de artículos dentro de la categoría, y suficientes precios dentro de cada agregado elemental para dar cuenta de las variaciones de los precios en la población, se consideran confiables y comparables.

    En cuanto a los reemplazos de productos y de puntos de venta, estos pueden tener lugar cuando un producto o un punto de venta desaparecen del mercado o deja de considerarse representativo. La evolución del mercado con respecto a productos y puntos de venta puede constituir una fuente importante de problemas de comparabilidad. Sin embargo, en este sentido hay una gran interacción entre la elección de la fórmula del índice y las prácticas de muestreo. Por ejemplo, la utilización de especificaciones de producto más rigurosas o más laxas puede generar situaciones muy distintas respecto del ajuste por calidad.

    5. Normas específicas de los IPCA

    5.1 El momento de ingresar los precios de adquisición en los IPCA

    Las diferencias entre los Estados miembros respecto del momento en el que se registran los precios de adquisición en los IPCA revisten especial importancia para los productos que muestran una diferencia significativa entre el momento de la compra, el pago o la entrega y el momento del consumo.

    Una norma legal16 de los IPCA armonizó las prácticas y le otorgó transparencia a la elaboración de los IPCA mediante el establecimiento de reglas detalladas para determinar el momento de registro de los precios de adquisición en el índice. La norma recurre al SEC 95 como fuente de definiciones y es consistente con las definiciones del SEC 95 en tanto estas condicen con los fines del IPCA.

    El SEC 95 establece que, por lo general, los bienes y servicios deberían registrarse cuando se crean las obligaciones de pago, es decir, cuando el comprador contrae un pasivo con el vendedor. Sin embargo, en el SEC 95 el gasto en servicios se registra cuando se completa la prestación del servicio. En el IPCA, el volumen de bienes y servicios suele valuarse a precios de adquisición según el principio de adquisición. A los fines del IPCA, ello implica que los precios de los bienes deben registrarse en el índice del mes en el que se los observa, y que los de los servicios deben ingresarse para el índice del mes en el que puede comenzar el consumo del servicio a los precios observados.

    5.2 Reducciones de precios

    Una norma legal17 de los IPCA estipula reglas detalladas para el caso de las reducciones de precios. La norma refleja lo que era una práctica común en muchos Estados miembros de la UE y define los principios generales según los que deben considerarse las reducciones temporarias en los precios. Según esta norma, las reducciones de precios deben: i) ser atribuibles a la compra de un bien o servicio individual; ii) estar disponibles para todos los consumidores potenciales sin condiciones especiales; iii) ser conocidas por el comprador en el momento en que acepta comprar el producto en cuestión, y iv) ser exigibles en el momento de la compra o dentro de un período posterior a la compra tal que pueda esperarse que influyan significativamente en las cantidades que los compradores están dispuestos a comprar.

    Existen otras directrices que complementan esta norma legal y orientan con respecto a diversos modos de abordar la reducción de precios, tales como:

    • Precios de liquidación (por ejemplo, las liquidaciones de mercaderías y las liquidaciones por cierre, por fin de temporada, liquidación de últimos productos o modelos discontinuados y de artículos dañados, deteriorados o defectuosos).

    • Condiciones de crédito y de pago: un préstamo sin interés al comprar un nuevo bien duradero.

    • Incentivos en forma de cantidad extra o regalos.

    • Descuentos exclusivos para un grupo restringido de hogares.

    • Descuentos o reembolsos regulares (por ejemplo, por devolución de envases).

    • Descuentos o reembolsos irregulares (por ejemplo, los planes y cupones de descuento por fidelidad).

    5.3 Observaciones no disponibles

    Para prohibir las prácticas que pueden derivar en sesgos graves, se solicita a los Estados miembros de la UE que lleven y presenten un registro mensual de su muestra objetivo. Cuando los precios no pueden observarse, deben estimarse mediante un procedimiento apropiado.

    Una norma legal18 prevé las normas mínimas para la observación de precios. Cuando la muestra objetivo requiere observaciones mensuales, pero la observación fracasa porque el artículo no está disponible o por cualquier otro motivo, pueden utilizarse precios estimados para el primer o segundo mes pero, a partir del tercero, deben utilizarse precios de reemplazo.

    5.4 Ajuste por calidad

    A los fines del IPCA, se dice que se produce un cambio de calidad cuando el Estado miembro considera que un cambio en la especificación provocó una diferencia significativa en la utilidad (o funcionalidad) que obtiene el consumidor de una nueva variedad o modelo de un bien o servicio y lo que se obtendría del bien o servicio seleccionado previamente para el registro de precios. No surge un cambio de calidad cuando se realiza una revisión completa de la muestra del IPCA.

    El ajuste por calidad se define como el procedimiento de dar cuenta de un cambio de calidad aumentando o disminuyendo los precios corrientes o de referencia observados, mediante un factor o un monto equivalente al valor de ese cambio de calidad.

    Según la norma legal19 de los IPCA, los Estados miembros de la UE deben examinar sus procedimientos de ajuste por calidad y evitar el denominado “método de encadenamiento automático”, que equivale a suponer que la diferencia de precio entre dos modelos sucesivos es completamente atribuible a la diferencia de calidad.

    Cuando ocurren cambios de calidad, los Estados miembros de la UE deben realizar los correspondientes ajustes basándose en estimaciones explícitas del valor del cambio de calidad. A falta de estimaciones nacionales, los Estados miembros deben utilizar estimaciones de Eurostat siempre que estén disponibles y resulten pertinentes. Es función de Eurostat colaborar en este proceso elaborando una base de datos de estimaciones de cambios de calidad provistas tanto por los propios Estados miembros como por otras fuentes. Cuando no se dispone de ninguna estimación, los cambios de precio deben estimarse como el total de la diferencia entre el precio del sustituto y el del artículo al cual este reemplaza. Además, los Estados miembros deben realizar un seguimiento de la incidencia de los cambios de calidad y de los ajustes efectuados a fin de demostrar que cumplen los requisitos a este respecto.

    A pesar de las normas legales existentes, pueden surgir diferencias entre los IPCA debido a que idénticos cambios en las características físicas de un artículo se perciben y consideran de manera distinta en cada país. Ello no implica que las mismas características de calidad deban valuarse en la misma medida en cada Estado miembro de la UE, sino solamente que sería necesario armonizar los principios y procedimientos de valuación. En la práctica, las diferencias en los procedimientos de ajuste por calidad entre distintos países pueden no equilibrarse entre todos los bienes y servicios incluidos en los índices sino que, por el contrario, suelen acumularse diferencias que superan ampliamente los 0,1 puntos porcentuales.

    El ajuste por calidad es uno de los temas de armonización más difíciles—si no el más difícil—con respecto al IPCA. Actualmente Eurostat y los Estados miembros de la UE debaten métodos desde el punto de vista general y conceptual y analizan los resultados de estudios empíricos sobre cambios de calidad y ajustes por calidad.

    5.5 Rechazo de observaciones de precios

    Las directrices que ofrecen los IPCA respecto del rechazo de observaciones de precios especifican los procedimientos que deben seguirse para validar y ajustar las observaciones. Conforme a esas pautas, en general los precios informados por los agentes encargados de la recopilación deben aceptarse. El rechazo o ajuste de precios informados, por ejemplo la corrección de un cambio de precio mayor o menor de lo habitual, no debe llevarse a cabo mediante procedimientos automáticos, sino solo por referencia a información específica acerca de esa observación concreta, por ejemplo, una observación repetida. Si, con posterioridad a un procedimiento de validación, el precio informado aún debe rechazarse, debe tratárselo según las reglas que rigen para las observaciones no disponibles.

    Las directrices permiten a los Estados miembros utilizar métodos diferentes de los especificados. Cuando un Estado miembro de la UE no utiliza los métodos previstos, Eurostat puede solicitarle que demuestre que el IPCA resultante no difiere sistemáticamente de uno elaborado de acuerdo con los métodos descritos en más de 0,1 punto porcentual en promedio, comparando un año con el anterior.

    5.6 Bienes y servicios que hayan pasado a ser importantes

    No siempre queda claro a qué se refiere la frase “nuevos productos”. No existe una línea divisoria clara entre nuevos modelos y variedades de productos existentes, por un lado, y, por el otro, productos genuinamente innovadores que satisfacen necesidades que antes no se satisfacían.

    Ni las fórmulas utilizadas para elaborar el índice ni la frecuencia de renovación de la canasta de bienes y servicios pueden solucionar del todo el problema esencial: el riesgo de sesgo en el caso de que la introducción de nuevos modelos y variedades se utilice como una oportunidad para efectuar aumentos o rebajas en los precios.

    El Reglamento marco de los IPCA20 estipula que debe preservarse la pertinencia de los IPCA; a tal efecto, manifiesta que deben tomarse precauciones para garantizar que todos los IPCA mantengan coherencia entre sí en términos generales y estén actualizados en función de los acontecimientos del mercado. La norma legal para los IPCA en cuanto a los bienes y servicios que hayan pasado a ser importantes apunta a asegurar que los productos nuevos se incorporen en el IPCA tan pronto alcancen un volumen de ventas de una parte por mil del gasto total de los consumidores en un Estado miembro de la UE21.

    La frase “pasar a ser importantes” puede interpretarse en un sentido amplio, es decir, en el sentido de ser bienes y servicios nuevos para el índice.

    Existen dos modos de introducir productos nuevos en los IPCA una vez que obtienen una porción significativa del consumo:

    • Reemplazo: El producto nuevo reemplaza a un producto existente que perdió importancia, de modo que se incorpora a la muestra un representante más actualizado.

    • Adición: el producto nuevo se incorpora al índice agregándose a los productos existentes, como representante de una finalidad no incluida hasta entonces.

    La norma para los IPCA en cuanto a los bienes y servicios que hayan pasado a ser importantes se refiere a las adiciones, no a los reemplazos.

    Dos son los motivos principales por los que se realizan adiciones al índice:

    • En el caso de un producto nuevo (por ejemplo, los teléfonos celulares), que no tenía representación en el índice y que, en condiciones normales, no podría considerarse como un reemplazo ya que es radicalmente distinto de los productos existentes. Se incorporaría como una categoría nueva dentro de una categoría ya existente.

    • En el caso de un producto que estaba disponible pero no contaba con una representación explícita en el índice porque su consumo era demasiado bajo. Su inclusión no se lleva a cabo como un reemplazo dentro de una categoría, sino añadiendo una categoría nueva dentro de otra existente.

    En el caso de las adiciones, el precio del producto nuevo se recopila adicionalmente a los precios de los productos ya observados; según las normas mínimas referidas a los bienes y servicios que hayan pasado a ser importantes se proponen los siguientes métodos:

    • Ajustar las ponderaciones de la categoría correspondiente de la CCIF/IPCA, o bien

    • Ajustar las ponderaciones dentro de la categoría correspondiente de la CCIF/IPCA, o bien

    • Asignar parte de la ponderación específicamente al producto nuevo (es decir, por debajo del nivel de cuatro dígitos de la CCIF/IPCA).

    5.7 Tarifas

    Muchos de los precios de las tarifas que los consumidores deben pagar se relacionan con productos que son o fueron regulados por el gobierno, o que son o han sido suministrados en una situación de monopolio o similar. Sin embargo, este tipo de mercados está sufriendo cambios en numerosos países de la UE a medida que los mercados se abren, por lo cual es importante que el efecto en la inflación al consumidor se refleje adecuadamente en los IPCA, ya que estos productos representan una gran proporción del gasto total.

    En la práctica, los subíndices de los IPCA que incluyen a las tarifas se obtienen de manera centralizada o directamente de proveedores como las grandes cadenas minoristas, o bien se elaboran en cada Estado miembro a partir de datos sobre tarifas y los patrones de consumo subyacentes informados por los proveedores.

    Es requisito para los IPCA no solo determinar qué normas estadísticas se precisan para asegurar que los Estados miembros de la UE midan el mismo cambio de precio de manera confiable y comparable, sino también otorgar las facultades legales necesarias para que los Estados miembros puedan acceder a los datos que requieren.

    Una norma legal22 de los IPCA estipula normas mínimas en cuanto a las tarifas:

    • Establece la obligación de los proveedores de proporcionar los datos necesarios a los Estados miembros23.

    • Define el procedimiento que debe seguirse en caso de que ocurran cambios en la estructura tarifaria. El enfoque del IPCA se basa en el concepto de índice de canasta fija de Laspeyres y utiliza patrones de consumo tan actualizados como sea necesario para determinar el efecto inmediato que ejerce el cambio en la tarifa sobre la población del índice. El IPCA debe reflejar el cambio de precio en función del cambio en el gasto necesario para mantener el patrón de consumo elegido por los hogares con anterioridad al cambio en la tarifa. El objetivo de este principio es evitar mostrar los cambios en el consumo provocados por un cambio en la tarifa.

    5.8 Seguro

    La cobertura original de los IPCA incluía los seguros sobre los bienes en los hogares y los automóviles. Desde enero de 2000, los IPCA abarcan además todos los seguros relacionados con la vivienda que típicamente pagan los inquilinos, como la salud privada, la responsabilidad contra terceros y los seguros de viaje24. El seguro de vida se excluye de la cobertura de los IPCA por considerarse un ahorro del hogar.

    En 1997, una norma legal25 de los IPCA estableció que las ponderaciones y los precios de los seguros debían medirse sin contabilizar las indemnizaciones. Sin embargo, puede utilizarse un índice de precios para las primas brutas como variable representativa o estimación de los cambios en los “precios” de las primas netas.

    Dado que la norma legal original aún daba lugar a ciertas diferencias de procedimientos, en 1999 se adoptó una nueva norma26. Siguiendo el concepto del gasto en consumo monetario final de los hogares, esta norma mantenía el concepto neto para los seguros, lo cual reflejaba el uso de los IPCA como medida de la inflación en los precios al consumidor en términos de los precios que se cobran realmente.

    Las encuestas de presupuesto de los hogares de la UE cubren todo el gasto, incluso el financiado mediante las indemnizaciones por siniestros. Por lo tanto, al emplear el concepto neto se impide la doble contabilización o la aparición de una brecha. Además, se asegura que el IPCA general mida el cambio en el precio del servicio de seguro y que los demás subíndices, especialmente los relativos a la compra y reparación de vehículos, grandes electrodomésticos y otros bienes duraderos, midan el cambio en el precio de la reparación y el reemplazo de estos productos.

    5.8.1 Ponderaciones para seguros

    Según la norma legal27 de los IPCA, las ponderaciones deben reflejar el denominado “cargo por servicios”, que se define de la siguiente manera:

    Primas brutas de seguro (netas de impuestos al seguro)

    +/− Cambios en las disposiciones actuariales no relacionadas con riesgos de seguro de vida = Primas reales ganadas + Prima adicional

    - Indemnizaciones por pagar

    +/– Cambios en las disposiciones técnicas contra riesgos aún vigentes de seguro de vida = Cargo implícito por servicios (neto de impuestos al seguro)

    (+ Impuesto al seguro)

    = Cargo implícito por servicio

    Las disposiciones actuariales mencionadas en esta definición son las disposiciones técnicas relativas a los riesgos que existen para casi cualquier tipo de seguro. La norma legal para los IPCA también dispone que las ponderaciones deben basarse en el gasto promedio de un período de tres años. Con ello se busca utilizar estimaciones más estables del cargo por servicios y minimizar el riesgo de ponderaciones negativas.

    Según el SEC 95, los pagos de indemnizaciones de seguros deben considerarse transferencias corrientes de las compañías de seguros a los titulares de pólizas y a otras partes en el reclamo indemnizatorio, por lo cual caen dentro del ingreso disponible de los hogares. La norma28 de los IPCA respecto del modo de considerar los seguros requiere de manera explícita que las ponderaciones de otros subíndices (por ejemplo, los de compra o reparación de vehículos, de grandes electrodomésticos y de otros bienes duraderos) incluyan todo el gasto financiado mediante indemnizaciones y efectuado por el sector de los hogares o en su nombre. Si, por ejemplo, se repara un automóvil dañado, el gasto debe reflejarse en la ponderación correspondiente al mantenimiento y la reparación de automóviles. Lo mismo vale para las reparaciones pagadas directamente por la compañía de seguros, ya que se considera que esta actúa en nombre del titular de la póliza.

    5.8.2 Precios de los seguros

    Como en la práctica el concepto neto de seguro no puede aplicarse al nivel del consumidor individual para el registro de precios y tampoco se dispone de información todos los meses, lo que se observan son las primas brutas. En la práctica, las primas brutas (o el valor del bien asegurado) suelen indexarse según el IPC u otros índices de precios o de costos. Este efecto debe reflejarse en los IPCA; las primas brutas de seguros no deben ajustarse para excluir esta indexación.

    Actualmente se están elaborando pautas complementarias que apuntan a brindar asistencia práctica para abordar otros temas técnicamente complejos relacionados con los seguros.

    5.9 Servicios de salud, educación y protección social

    Existen varias normas legales del IPCA que conciernen a los servicios de salud, educación y protección social29. Estas normas establecen que, conforme al enfoque habitual y al SEC 95, los precios de adquisición de bienes y servicios de los sectores de la salud, la educación y la protección social que se utilizan para el IPCA deben consistir en las sumas pagadas por los consumidores netos de los reembolsos. Los reembolsos se definen como pagos que los hogares reciben de entidades gubernamentales, administraciones de la seguridad social e instituciones sin fines de lucro que ayudan a los hogares, y que son consecuencia directa de compras de bienes y servicios específicos inicialmente pagadas por los hogares. Los pagos de indemnizaciones a los hogares por parte de las compañías de seguros no constituyen reembolsos.

    Los subíndices del IPCA en cuestión se calculan mediante una fórmula consistente con la fórmula del tipo de Laspeyres utilizada para otros subíndices, es decir, deben reflejar el cambio de precio sobre la base del gasto modificado necesario para mantener el patrón de consumo de los hogares y la composición de la población consumidora en el período base o en el período de referencia. De acuerdo con el principio de Laspeyres y las normas de los IPCA respecto de los precios de las tarifas, los cambios en los precios de adquisición, que reflejan cambios en las reglas que los determinan, deben mostrarse como cambios de precios en los IPCA, tal como debe ocurrir con los cambios en los precios de adquisición que resultan de los cambios en el ingreso de los compradores.

    Si los Estados miembros de la UE deciden utilizar un procedimiento que difiere del precedente, deben describirlo antes de utilizarlo de modo que sea posible evaluarlo a la luz de la norma legal.

    5.10 Servicios financieros

    Tradicionalmente, los Estados miembros de la UE utilizaron distintas prácticas para medir los precios de los servicios financieros en sus IPC nacionales y aplicaron métodos diferentes para definir las ponderaciones. Al excluir los cargos por servicios expresados como una proporción de los valores de transacción, se abría un margen de incomparabilidad, por lo que se consideró necesario acordar una metodología armonizada desde la cual considerar estos cargos.

    La norma legal de los IPCA que se refiere a los precios expresados como proporción de los valores de transacción30 ofrece algunas aclaraciones, especialmente respecto de la cobertura de los cargos administrativos de “fondos privados de pensión y otros similares” y de “honorarios de agentes inmobiliarios”.

    La norma dispone que, cuando los cargos por servicios se definen como una proporción del valor de transacción, los precios de adquisición deben definirse como la proporción misma, multiplicada por el valor de una transacción unitaria representativa en el período base o de referencia. Los IPCA deben incluir cargos expresados como honorario fijo o tasa fija pero deben excluir los pagos de intereses y otros cargos similares. Los cambios en los precios de adquisición que reflejan cambios en las reglas que los determinan y los cambios en los precios de adquisición que resultan de cambios en los valores de las transacciones unitarias representativas deben reflejarse como cambios de precios en los IPCA. El cambio en los valores de las transacciones unitarias representativas puede estimarse según el cambio en un índice de precios que representa correctamente las respectivas transacciones unitarias.

    Actualmente se están elaborando directrices complementarias respecto de los servicios financieros que apuntan a ofrecer asistencia práctica para abordar otros temas técnicamente complejos de esta área.

    5.11 Equipos de procesamiento de datos

    Los precios de los equipos de procesamiento de datos suelen diferir sensiblemente respecto del desarrollo de los IPCA que abarcan todos los artículos. Al mismo tiempo, ha aumentado considerablemente la importancia relativa de esta clase de equipos en el gasto en consumo monetario final de los hogares. En vista de estas circunstancias y de las diferencias significativas entre las prácticas nacionales con respecto a los equipos de procesamiento de datos, surgió la necesidad de establecer algunas directrices comunes mínimas para los IPCA.

    Las directrices de los IPCA respecto de los equipos de procesamiento de datos disponen que los IPCA de los Estados miembros deben comprender las computadoras personales y los artículos relacionados. En los casos en que los distribuidores directos sean una fuente importante de abastecimiento, deben quedar comprendidos junto con los restantes puntos de venta. Los precios pueden extraerse de revistas en lugar de obtenerse mediante la observación directa en puntos de venta minoristas, o bien por ambas vías.

    Las normas relativas a los IPCA que conciernen a la revisión anual de las ponderaciones31 incluyen la verificación de las ponderaciones hasta el nivel de los mayores componentes del subíndice correspondiente a los equipos de procesamiento de datos. Estos componentes principales deben contener un índice correspondiente a las computadoras personales.

    5.12 Viviendas ocupadas por sus propietarios

    La medición de los servicios provistos por las viviendas ocupadas por sus propietarios es un tema sumamente complejo para los IPC. En ocasiones se dice que estos servicios no deberían ocupar un lugar en los índices de precios al consumidor, pero a veces se argumenta que constituyen un tema pertinente y, en consecuencia, deben contemplarse, aunque no resulta sencillo encontrar soluciones prácticas al problema de cómo medirlos.

    Según los procedimientos actuales, los precios imputados de los servicios provistos por viviendas ocupadas por sus propietarios se excluyen de los IPCA. La exclusión de servicios imputados correspondientes a las viviendas ocupadas por sus propietarios eliminó una fuente potencialmente importante de incomparabilidad entre los distintos IPCA. Cabe señalar que, para sus IPC nacionales, los Estados miembros de la UE utilizan diversos métodos: algunos, por ejemplo, adoptan un enfoque de imputación de alquileres, otros incluyen el interés hipotecario en sus IPC, mientras que otros excluyen por completo los gastos de alojamiento de las viviendas ocupadas por sus propietarios. Se incluyen en los IPCA otros gastos en consumo monetario relacionados con las viviendas ocupadas por sus propietarios como, por ejemplo, el gasto en mantenimiento y reparaciones menores del inmueble.

    Actualmente se está poniendo a prueba un índice de precios basado en las adquisiciones netas de los consumidores para su posible inclusión en los IPCA en el futuro. Este índice se elaborará aparte de los IPCA de manera experimental antes de decidir si se lo incorpora a estos.

    5.13 Revisiones

    Como el objetivo principal de los IPCA es exponer la política monetaria del BCE para la zona del euro, y el IPCA es un índice susceptible de revisión, es de vital importancia mantener una política clara y transparente respecto de las revisiones. Además, para el proceso de armonización de los IPCA, era necesario tomar una decisión en cuanto a cómo implementar las mejoras y, al mismo tiempo, minimizar las dificultades ocasionadas a los usuarios por la introducción de discontinuidades en las series publicadas de IPCA.

    Una norma legal32 estipula que las series publicadas de IPCA pueden revisarse para eliminar errores o incorporar información nueva o de mejor calidad y modificaciones en el sistema de las reglas armonizadas. En particular:

    • Los errores deben corregirse y cualquier revisión que resulte de estas correcciones debe entrar en vigencia sin demoras innecesarias.

    • La información nueva o de mejor calidad, por ejemplo, una estructura de ponderación más actualizada, puede ocasionar revisiones que deben implementarse, siempre que Eurostat no esté en desacuerdo con el momento en que estas se lleven a cabo.

    • Las modificaciones en el sistema de las reglas armonizadas no deberían requerir revisiones de los IPCA publicados, a menos que la respectiva medida de implementación establezca lo contrario. Es necesario evaluar el impacto de estas modificaciones. Solo si es probable que el impacto resulte significativo, este impacto debe estimarse para cada uno de los doce meses siguientes, comenzando por el índice de enero en el que se produce la modificación.

    6. Conexiones entre los IPCA y el deflactor de las Cuentas Nacionales del Gasto en Consumo Final de los Hogares

    6.1 Gastos monetarios

    Existen algunas diferencias entre el concepto de gasto en consumo final de los hogares utilizado en las cuentas nacionales y el de gasto en consumo monetario final de los hogares utilizado para los IPCA. El IPCA solo incluye la parte del gasto en consumo final de los hogares que se considera pertinente para medir la inflación a los fines de la política monetaria, es decir, solo la parte que entraña transacciones monetarias reales. Por lo tanto, los gastos imputados—en particular los servicios imputados de las viviendas ocupadas por sus propietarios—se excluyen del IPCA.

    6.2 Concepto doméstico

    Para el IPCA, el gasto en consumo monetario final de los hogares se define sobre la base del concepto doméstico, mientras que el gasto en consumo final de los hogares de las cuentas nacionales se define sobre la base del concepto nacional. Por lo tanto, el gasto en consumo monetario final de los hogares del IPCA excluye el gasto en consumo monetario final de los hogares en el que incurren residentes que se encuentran en el extranjero, fuera del territorio económico del Estado miembro de la UE, pero incluye el gasto en consumo monetario final de los hogares en el que incurren no residentes que se encuentran en el territorio económico del Estado miembro de la UE. El gasto en consumo monetario final de los hogares incluye los enclaves extraterritoriales, como las embajadas y las bases militares extranjeras situadas dentro del Estado miembro, pero excluye los enclaves territoriales situados en el resto del mundo.

    6.3 Gastos imputados y viviendas ocupadas por sus propietarios

    Como ya se señaló, el gasto en consumo monetario final de los hogares excluye los servicios imputados de viviendas ocupadas por sus propietarios. También excluye los ingresos en especie y el consumo final propio, en la medida en que estos se hallan comprendidos en el gasto en consumo final de los hogares, porque no entrañan transacciones monetarias.

    6.4 Seguros de vida y fondos de jubilación

    El gasto en consumo monetario final de los hogares excluye el cargo por servicios de seguros de vida y los cargos administrativos de fondos privados de pensión.

    6.5 Comisiones

    El gasto en consumo monetario final de los hogares excluye las comisiones de agentes inmobiliarios que se pagan por la compra de activos no financieros. Por otra parte, incluye los pagos por servicios de agentes inmobiliarios en relación con los alquileres.

    6.6 Juegos de azar, prostitución y narcóticos

    Según el criterio de medición de precios, el gasto en consumo monetario final de los hogares excluye, por definición, los juegos de azar, la prostitución y los narcóticos.

    6.7 Momento del registro

    Tanto en los IPCA como en el SEC 95, los volúmenes suelen valuarse a precios de adquisición, según el principio de adquisición. No obstante, el gasto en servicios se registra en el SEC 95 cuando se completa la prestación del servicio, mientras que en los IPCA los precios de los servicios se registran en el mes en el que puede comenzar el consumo a los precios observados.

    6.8 Deflactor del consumo de los hogares

    Los puntos enumerados antes pueden resultar en diferencias entre el deflactor de las cuentas nacionales del gasto en consumo final de los hogares y el IPCA. Más aún, existen diferencias entre estas dos medidas de precios en cuanto a las fórmulas de los índices y los esquemas de ponderación aplicados. El IPCA se define como un índice de precios del tipo de Laspeyres, mientras que los deflactores de las cuentas nacionales son índices del tipo de Paasche. Los deflactores se utilizan para obtener índices de cantidades del tipo de Laspeyres.

    7. Publicación y puntualidad de los IPCA

    7.1 IPCA completos

    El conjunto completo de IPCA se publica todos los meses según un cronograma preestablecido, por lo general entre 17 y 19 días a partir de la finalización del mes en cuestión. Este cronograma ha evolucionado notablemente desde la primera publicación del IPCA gracias a una serie de mejoras en la puntualidad, tanto por parte de los Estados miembros de la UE como de Eurostat.

    7.2 Estimación inicial del IPCUM

    Eurostat también publica todos los meses una estimación inicial del IPCUM, el IPCA para la zona del euro en su conjunto. Esta estimación rápida se basa en los resultados de los primeros países que publicaron sus estimaciones nacionales y en datos de precios de la energía y constituye un primer indicador de cómo será probablemente el IPCUM cuando esté disponible el conjunto completo de datos. El procedimiento de estimación combina información histórica con información parcial sobre la evolución de los precios en los últimos meses para ofrecer un índice total para la zona del euro. No se dispone de ningún desglose detallado. En los dos años anteriores a junio de 2003, la estimación inicial anticipó con exactitud la estimación definitiva 14 veces, ocho veces con una diferencia de 0,1 y dos veces con una diferencia de 0,2 (la última vez en abril de 2002). La estimación inicial del IPCUM suele publicarse el último día hábil del mes en cuestión.

    7.3 Datos

    Los datos del IPCA que se divulgan cada mes cubren los propios índices de precios, los promedios anuales de los índices de precios y de las tasas de variación, y las tasas de variación mensuales y anuales. Ninguno de estos datos se ajusta por estacionalidad.

    Además de los IPCA que comprenden todos los artículos, se publica también el rango completo de aproximadamente 100 índices CCIF/IPCA para distintos bienes y servicios. A continuación se señalan las categorías principales:

    • Alimentos.

    • Alcohol y tabaco.

    • Prendas de vestir.

    • Alojamiento.

    • Artículos para el hogar.

    • Salud.

    • Transporte.

    • Comunicaciones.

    • Recreación y cultura.

    • Educación.

    • Hoteles y restaurantes.

    • Varios.

    También se publica una serie de agregados especiales, que incluye por ejemplo:

    • IPCUM, menos la energía.

    • IPCUM, menos la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco.

    • IPCUM, menos los alimentos no procesados.

    • IPCUM, menos la energía y los bienes estacionales.

    • IPCUM, menos el tabaco.

    Además, se publican las ponderaciones correspondientes a los bienes y servicios que los componen y a cada país.

    Todos los IPCA, incluida la lista completa de índices y agregados especiales que los componen, pueden obtenerse en el sitio web de Eurostat33 y el de Euroindicators34.

    El sitio web de Euroindicators se ofrece un acceso inmediato a las últimas cifras de las categorías y a los subíndices más importantes. El sitio web de Eurostat también permite acceder a los comunicados de prensa mensuales, a datos más exhaustivos y a puntos de contacto en muchos países mediante los que puede obtenerse información completa.

    7.4 Metadatos

    El sitio web de Eurostat también ofrece acceso a la recopilación de documentos de referencia del IPCA35, que contiene informes detallados acerca del funcionamiento del índice, sus normas legales y directrices y algunas notas técnicas.

    8. Agenda de avance de la armonización

    El progreso alcanzado en la armonización de los IPC no implica que este proceso haya terminado. Hay varios temas de gran importancia que aún requieren una mayor armonización. En este momento se está trabajando en varias áreas:

    • Ajuste por calidad y muestreo: Eurostat y los Estados miembros de la UE están siguiendo un plan de acción relativo a este tema. El objetivo es consensuar un conjunto más concreto de mejores prácticas para una diversidad de bienes y servicios específicos, especialmente automóviles, bienes de consumo duraderos, libros y discos compactos, indumentaria, computadoras y servicios de telecomunicaciones. La norma del IPCA que se refirió a este tema en 1996 solo constituyó el primer paso, ya que por sí misma no garantiza la comparabilidad total.

    • Viviendas ocupadas por sus propietarios: Actualmente, los gastos imputados por el consumo del servicio de las viviendas ocupadas por sus propietarios se excluyen del IPCA. Se están realizando cálculos piloto mediante un enfoque nuevo en el sector basado en los precios de adquisición de una vivienda (que afecta principalmente a las de construcción reciente). Antes de decidir su incorporación a los IPCA, el índice se elaborará aparte, a modo experimental.

    Los siguientes son otros temas que serán tratados en el futuro:

    • Normas mínimas de muestreo en el campo de la recopilación de precios.

    • Sistemas más abarcadores para la evaluación del cumplimiento por parte de los Estados miembros de la UE de los Reglamentos y otras directrices existentes. Necesidad de mejores garantías respecto de la calidad del proceso de elaboración de los IPCA en su sentido más amplio.

    • Apoyo para los países que busquen integrarse a la UE, los países adherentes y candidatos, a fin de garantizar que sus IPCA sean plenamente comparables.

    • Consolidación del marco normativo de los IPCA y la producción, a su debido tiempo, de un manual metodológico que sirva a compiladores y usuarios.

    9. Reglamentos relativos a los IPCA (a junio de 2003)

    Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95, del 23 de octubre de 1995, relativo a los índices armonizados de precios al consumo (DO L 257 de 27.10.1995, pág. 1).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96, del 9 de septiembre de 1996, para la aplicación inicial de las medidas del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 sobre los índices armonizados de precios al consumo (DO L 229 de 10.9.1996, pág. 3).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2214/96, del 20 de noviembre de 1996, relativo a los índices de precios al consumo armonizados: transmisión y difusión de los subíndices de los IPCA (DO L 296 de 21.11.1996, pág. 8).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2454/97, del 10 de diciembre de 1997, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo que respecta a las normas mínimas de calidad de las ponderaciones del IPCA (DO L 340 de 11.12.1997, pág. 24).

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1687/98, del 20 de julio de 1998, que modifica el Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96 en lo relativo a la cobertura de los bienes y servicios de los índices armonizados de precios al consumo (DO L 214 de 31.7.1998, pág.12).

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1688/98, del 20 de julio de 1998, que modifica el Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96 en lo relativo a la cobertura geográfica y de población de los índices de precios al consumo armonizados (DO L 214 de 31.7.1998, pág. 23).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2646/98 del 9 de diciembre de 1998 por el que se establecen determinadas disposiciones de aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo que respecta a las normas mínimas para el tratamiento de las tarifas en los índices armonizados de precios al consumo (DO L 335, de 10.12.1998, pág. 30).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1617/1999, del 23 de julio de 1999, por el que se establecen determinadas disposiciones de aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo que respecta a las normas mínimas para el tratamiento de los seguros en los índices de precios al consumo armonizados y por el que se modifica el Reglamento (CE) No. 2214/96 (DO L 192 de 24.7.1999, pág. 9).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/99, del 23 de julio de 1999, por el que se modifica el Reglamento (CE) No. 2214/96 relativo a los subíndices de los índices de precios al consumo armonizados (DO L 214 de 13.8.1999, pág. 1, fe de erratas publicada en DO L 214 de 13.8.1999, pág. 1).

    Reglamento del Consejo (CE) No. 2166/1999, del 8 de octubre de 1999, por el que se aprueban las normas de desarrollo del Reglamento (CE) No. 2494/95 en lo que respecta a las normas mínimas de tratamiento de los productos en los sectores de la sanidad, la educación y la protección social del índice armonizado de precios al consumo (DO L 266 de 14.10.1999, pág. 1).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2601/2000, del 17 de noviembre de 2000, por el que se establecen disposiciones detalladas de aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo que respecta al calendario de introducción de los precios de adquisición en el Índice de Precios de Consumo Armonizado (DO L 300 de 29.11.2001, pág. 14).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2602/2000, del 17 de noviembre de 2000, que establece disposiciones detalladas de aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo que respecta a las normas mínimas de tratamiento de las reducciones de precio en el Índice de Precios de Consumo Armonizado (DO L 300 de 29.11.2000, pág.16).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1920/2001, del 28 de septiembre de 2001, por el que se establecen normas detalladas para la aplicación del Reglamento (CE) No. 2494/95 en lo relativo a normas mínimas para el tratamiento de los gastos por servicios expresados en porcentaje del valor de la transacción en los índices armonizados de precios al consumo, y por el que se modifica el Reglamento (CE) No. 2214/96 (DO L 261 de 29.9.2001, pág. 46; fe de erratas publicada en el DO L 295 de 13.11.2001, pág. 34).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1921/2001, del 28 de septiembre de 2001, que establece normas detalladas para la aplicación del Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95 en lo referente a las normas mínimas para las revisiones del índice armonizado de precios al consumo y por el que se modifica el Reglamento (CE) No. 2602/2000 (DO L 261 de 29.9.2001, pág. 49; fe de errata publicada en el DO L 295 de 13.11.2001, pág. 34).

    Todas estas normas legales pueden encontrarse en el siguiente sitio web: http://europa.eu.int/celex/.

    La composición de los grupos de países a fines de 2003 es la siguiente: Países de la zona del euro: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.

    Países de la UE: Países de la zona del euro más Dinamarca, el Reino Unido y Suecia.

    Países del Espacio Económico Europeo: Países de la UE más Islandia y Noruega.

    Países adherentes: Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y la República Checa.

    Países candidatos: países adherentes más Bulgaria, Rumania y Turquía. Cuando un país accede a la UE o a la zona del euro, la composición de estos agregados se revisa en consecuencia.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95.

    Comunicado de prensa del BCE del 13 de octubre de 1998.

    Comunicado de prensa del BCE del 8 de mayo de 2003.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1688/98.

    Véanse las notas técnicas en:

    Comunicado de Prensa de Eurostat 21/97 del 5 de marzo de 1997, Armonizando la manera en que la UE mide la inflación.

    Memorando de Eurostat 8/98 del 4 de mayo de 1998, Nuevo Índice dePrecios de Consumo de la Unión Monetaria (IPCUM).

    Memorando de Eurostat 02/00 del 18 de febrero de 2000, Índice de Precios de Consumo de la UE mejorado: Cobertura extendida y fechas más tempranas para el IPCA.

    Pueden encontrarse más detalles en el Compendio de documentos sobre los IPCA: http://europa.eu.int/comm/eurostat/Public/datashop/printcatalogue/EN?catalogue=Eurostat&product=KS-AO-01-005-–-I-EN.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1687/98.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/1999.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2166/1999.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1688/98.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2454/97.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95, Artículo 9.

    Reglamento de la Comisión (CE) No 2454/97.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2601/2000.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2602/2000.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96, Artículo 6.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96, Artículo 2(b).

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2464/98.

    La base jurídica está prevista en el Reglamento del Consejo (CE) No. 2494/95.

    Reglamento del Consejo (CE) No. 1687/98.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2214/97.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1617/1999.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1617/1999.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1617/1999.

    El Reglamento de la Comisión (CE) No. 1749/96, modificado por el Reglamento del Consejo (CE) No. 1687/98, estipula una cobertura extendida en los sectores de la salud, la educación y la protección social. El Reglamento del Consejo (CE) No. 2166/1999 define los detalles metodológicos.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1920/2001.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 2454/97.

    Reglamento de la Comisión (CE) No. 1921/2001.

    Anexo 2: Clasificación del consumo individual por finalidades (CCIF)-Fragmento

    CCIF: DESGLOSE DEL GASTO DE CONSUMO INDIVIDUAL DE LOS HOGARES POR DIVISIÓN Y GRUPO

    01ALIMENTOS Y BEBIDAS NO ALCOHÓLICAS
    01.1ALIMENTOS
    01.2BEBIDAS NO ALCOHÓLICAS
    02BEBIDAS ALCOHÓLICAS, TABACO Y ESTUPEFACIENTES
    02.1BEBIDAS ALCOHÓLICAS
    02.2TABACO
    02.3ESTUPEFACIENTES
    03PRENDAS DE VESTIR Y CALZADO
    03.1PRENDAS DE VESTIR
    03.2CALZADO
    04ALOJAMIENTO, AGUA, ELECTRICIDAD, GAS Y OTROS COMBUSTIBLES
    04.1ALQUILERES EFECTIVOS DEL ALOJAMIENTO
    04.2ALQUILERES IMPUTADOS DEL ALOJAMIENTO
    04.3CONSERVACIÓN Y REPARACIÓN DE LA VIVIENDA
    04.4SUMINISTRO DE AGUA Y SERVICIOS DIVERSOS RELACIONADOS CON LA VIVIENDA
    04.5ELECTRICIDAD, GAS Y OTROS COMBUSTIBLES
    05MUEBLES, ARTÍCULOS PARA EL HOGAR Y PARA LA CONSERVACIÓN ORDINARIA DEL HOGAR
    05.1MUEBLES Y ACCESORIOS, ALFOMBRAS Y OTROS MATERIALES PARA PISOS
    05.2PRODUCTOS TEXTILES PARA EL HOGAR
    05.3ARTEFACTOS PARA EL HOGAR
    05.4ARTÍCULOS DE VIDRIO Y CRISTAL, VAJILLA Y UTENSILIOS PARA EL HOGAR
    05.5HERRAMIENTAS Y EQUIPO PARA EL HOGAR Y EL JARDÍN
    05.6BIENES Y SERVICIOS PARA CONSERVACIÓN ORDINARIA DEL HOGAR
    06SALUD
    06.1PRODUCTOS, ARTEFACTOS Y EQUIPO MÉDICOS
    06.2SERVICIOS PARA PACIENTES EXTERNOS
    06.3SERVICIOS DE HOSPITAL
    07TRANSPORTE
    07.1ADQUISICIÓN DE VEHÍCULOS
    07.2FUNCIONAMIENTO DE EQUIPO DE
    TRANSPORTE PERSONAL
    07.3SERVICIOS DE TRANSPORTE
    08COMUNICACIONES
    08.1SERVICIOS POSTALES
    08.2EQUIPO TELEFÓNICO Y DE FACSÍMILE
    08.3SERVICIOS TELEFÓNICOS Y
    DE FACSÍMILE
    09RECREACIÓN Y CULTURA
    09.1EQUIPO AUDIOVISUAL, FOTOGRÁFICO Y
    DE PROCESAMIENTO DE INFORMACIÓN
    09.2OTROS PRODUCTOS DURADEROS
    IMPORTANTES PARA RECREACIÓN
    Y CULTURA
    09.3OTROS ARTÍCULOS Y EQUIPO PARA
    RECREACIÓN, JARDINES Y ANIMALES
    DOMÉSTICOS
    09.4SERVICIOS DE RECREACIÓN Y
    CULTURALES
    09.5PERIÓDICOS, LIBROS Y PAPELES Y
    ÚTILES DE OFICINA
    09.6PAQUETES TURÍSTICOS
    10EDUCACIÓN
    10.1ENSEÑANZA PREESCOLAR Y ENSEÑANZA
    PRIMARIA
    10.2ENSEÑANZA SECUNDARIA
    10.3ENSEÑANZA POSTSECUNDARIA, NO
    TERCIARIA
    10.4ENSEÑANZA TERCIARIA
    10.5ENSEÑANZA NO ATRIBUIBLE A NINGÚN
    NIVEL
    11RESTAURANTES Y HOTELES
    11.1SERVICIOS DE SUMINISTRO DE
    COMIDAS POR CONTRATO
    11.2SERVICIOS DE ALOJAMIENTO
    12BIENES Y SERVICIOS DIVERSOS
    12.1CUIDADO PERSONAL
    12.2PROSTITUCIÓN
    12.3EFECTOS PERSONALES N.E.P.
    12.4PROTECCIÓN SOCIAL
    12.5SEGUROS
    12.6SERVICIOS FINANCIEROS N.E.P.
    12.7OTROS SERVICIOS N.E.P.
    CCIF: DEFINICIONES POR CLASE

    01-12 Gasto de Consumo Individual de Los Hogares

    01 Alimentos y Bebidas no Alcohólicas

    01.1 Alimentos

    En esta categoría se clasifican los productos alimenticios comprados para su consumo en el hogar. Están excluidos del grupo los productos alimenticios que se venden para su consumo inmediato fuera del hogar, ya sea en hoteles, restaurantes, cafés, bares, quioscos, establecimientos ambulantes, máquinas expendedoras automáticas, etc. (11.1.1); alimentos preparados en restaurantes para su consumo fuera del local (11.1.1); alimentos preparados por contratistas de servicios de comedor independientemente de que los recoja el cliente o de que estos sean enviados a su hogar (11.1.1), y productos vendidos expresamente como alimentos para mascotas (09.3.4).

    01.1.1 Pan y cereales (ND)

    • – Arroz de todas clases;

    • – Maíz, trigo, cebada, avena, centeno y otros cereales en forma de grano, harina fina o harina gruesa;

    • – Pan y otros productos de panadería (galletas de centeno, galletas duras, pan tostado, bizcochos, galletas de jengibre, barquillos, gofres, panecillos de levadura, bollos, medialunas, pasteles, tartas, tortas, quiches, pizzas, etc.);

    • – Mezclas y pastas para la preparación de productos de panadería;

    • – Pasta de todas las clases, alcuzcuz;

    • – Preparados de cereal (copos de maíz, copos de avena, etcétera) y otros productos de cereal (malta, harina de malta, extracto de malta, fécula de patata, tapioca, sagú y otros almidones).

    Incluye: productos farináceos preparados con carne, pescado, alimentos marinos, queso, verduras o con fruta.

    Excluye: tartas de carne (01.1.2); tartas de pescado (01.1.3), maíz dulce (01.1.7).

    01.1.2 Carne (ND)

    • – Carne fresca, refrigerada o congelada de:

      • - Ganado vacuno, porcino, ovino y caprino;

      • - Caballo, mula, burro, camello y similares;

      • - Aves de corral (pollo, pato, ganso, pavo, pintada);

      • - Liebre, conejo y animales de caza (antílope, ciervo, jabalí, faisán, urogallo, tordo, codorniz, etcétera);

    • – Desperdicios comestibles frescos, refrigerados o congelados;

    • – Carnes secas, saladas o ahumadas y desperdicios comestibles (salchichas, embutidos, salame, tocino, jamón, paté, etcétera);

    • – Otras carnes conservadas o procesadas y preparados de carne (carne envasada, extractos de carne, jugos de carne, tartas de carne, etc.).

    Incluye: carne y desperdicios comestibles de mamíferos marinos (focas, morsas, ballenas, etcétera) y animales exóticos (canguro, avestruz, caimán, etc.); animales y aves de corral comprados vivos para su consumo como alimentos.

    Excluye: caracoles de tierra y de mar (0.1.3); manteca y otras grasas animales comestibles (01.1.5); sopas, caldos y consomés que contengan carne (0.1.9).

    01.1.3 Pescado y alimentos marinos (ND)

    • – Pescado fresco, refrigerado o congelado;

    • – Alimentos marinos frescos, refrigerados o congelados (crustáceos, moluscos y otros mariscos, caracoles de mar);

    • – Pescado y alimentos marinos secos, ahumados o salados;

    • – Otros pescados y alimentos marinos conservados o procesados, así como preparados de pescado o de alimentos marinos (pescado y alimentos marinos envasados, caviar y otras huevas, tartas de pescado, etcétera).

    Incluye: cangrejos de tierra, caracoles de tierra y ranas; pescado y alimentos marinos comprados vivos para su consumo como alimentos.

    Excluye: sopas, caldos y consomés de pescado y alimentos marinos (01.1.9).

    01.1.4 Leche, queso y huevos (ND)

    • – Leche cruda, leche pasteurizada o esterilizada;

    • – Leche condensada, evaporada o en polvo;

    • – Yogur, crema, postres lácteos, bebidas lácteas y otros productos lácteos análogos;

    • – Queso y cuajada;

    • – Huevos y productos derivados preparados íntegramente con huevos;

    Incluye: leche, crema y yogur con azúcar, cacao, frutas o sabores; productos lácteos que no contengan leche de vaca, como la leche de soja.

    Excluye: mantequilla y productos derivados (01.1.5).

    01.1.5 Aceites y grasas (ND)

    • – Mantequilla y productos derivados (aceite de mantequilla, ghee, etcétera);

    • – Margarina (incluida la margarina dietética) y otras grasas vegetales (incluida la mantequilla de maní);

    • – Aceites comestibles (aceite de oliva, aceite de maíz, aceite de girasol, aceite de semilla de algodón, aceite de soja, aceite de maní, aceite de nuez, etcétera);

    • – Grasas animales comestibles (manteca, etc.).

    Excluye: aceite de hígado de bacalao o de mero (06.1.1).

    01.1.6 Frutas (ND)

    • – Frutas frescas, refrigeradas o congeladas;

    • – Frutas secas, cáscaras de frutas, almendras de frutas, nueces y semillas comestibles;

    • – Frutas en conserva y productos a base de frutas.

    Incluye: melones y sandías.

    Excluye: legumbres que se cultiven por su fruto, como berenjenas, pepinos y tomates (01.1.7); mermeladas, compotas, jaleas, purés y pastas de frutas (01.1.8); partes de plantas conservadas en azúcar (01.1.8); jugos y jarabes de frutas (01.2.2).

    01.1.7 Legumbres-Hortalizas (ND)

    • – Productos de huerta frescos, refrigerados o congelados que se cultiven por sus hojas y tallos (espárrago, brécol, coliflor, endivia, hinojo, espinaca, etcétera), por su fruto (berenjena, pepino, calabacín, pimiento verde, calabaza, tomate, etcétera), y por su raíz (remolacha, zanahoria, cebolla, chirivía, rábano, nabo, etc.);

    • – Patatas y otros tubérculos frescos o refrigerados (yuca, arrurruz, mandioca, batata, etc.);

    • – Legumbres y productos a base de legumbres conservados o procesados;

    • – Productos de tubérculos (harinas finas y harinas gruesas, copos, purés, escamas y hojuelas) con inclusión de preparados congelados como rodajas de patatas.

    Incluye: aceitunas, ajo, leguminosas, maíz dulce, hinojo marino y otras algas comestibles; setas y otros hongos comestibles.

    Excluye: fécula de patata, tapioca, sagú y otros almidones (01.1.1); sopas, caldos y consomés que contengan legumbres (01.1.9); hierbas culinarias (perejil, romero, tomillo, etcétera) y especias (pimienta, pimiento, jengibre, etc.); (01.1.9), jugos de legumbres (01.2.2).

    01.1.8 Azúcar, mermelada, miel, chocolate y dulces de azúcar (ND)

    • – Azúcar de caña o remolacha sin refinar o refinada, en polvo, cristalizada o en terrones;

    • – Mermeladas, compotas, jaleas, purés y pastas de frutas, miel natural y artificial, jarabe de arce, melaza y partes de plantas conservadas en azúcar;

    • – Chocolate en barras o tabletas, goma de mascar, caramelos, toffees, grageas y otros dulces de azúcar;

    • – Alimentos y preparados para postres a base de cacao;

    • – Hielo comestible, helados y sorbetes.

    Incluye: sucedáneos artificiales del azúcar.

    Excluye: cacao y otros polvos a base de chocolate (01.2.1).

    01.1.9 Productos alimenticios n.e.p. (ND)

    • – Sal, especias (pimienta, pimiento, jengibre, etc.), hierbas culinarias (perejil, romero, tomillo, etc.), salsas, condimentos, aderezos (mostaza, mayonesa, salsa de tomate, salsa de soja, etc.), vinagre;

    • – Preparados de polvos de hornear, levadura, postres, sopas, caldos, consomés, ingredientes culinarios, etc.;

    • – Alimentos para lactantes homogeneizados y preparados dietéticos independientemente de su composición.

    Excluye: postres lácteos (01.1.4); leche de soja (01.1.4); sucedáneos artificiales del azúcar (01.1.8); preparados para postres a base de cacao (01.1.8).

    01.2 Bebidas no Alcohólicas

    En esta categoría se clasifican las bebidas no alcohólicas compradas para su consumo en el hogar. Se excluyen del grupo las bebidas no alcohólicas que se venden para su consumo inmediato fuera del hogar, ya sea en hoteles, restaurantes, cafés, bares, quioscos, establecimientos ambulantes, máquinas expendedoras automáticas, etcétera (11.1.1).

    01.2.1 Café, té y cacao (ND)

    • – Café, descafeinado o no, torrefacto o molido, incluido el café instantáneo;

    • – Té, mate y otros productos vegetales para infusiones;

    • – Cacao, edulcorado o no, y polvos a base de chocolate.

    Incluye: preparados para bebidas a base de cacao, sucedáneos del café y del té, extractos y esencias de café y té.

    Excluye: chocolate en barras o tabletas (01.1.8); alimentos y preparados para postres a base de cacao (01.1.8).

    01.2.2 Aguas minerales, refrescos, jugos de frutas y de legumbres (ND)

    • – Aguas minerales o de manantial, cualquier agua potable que se venda envasada;

    • – Refrescos como bebidas carbonatadas, limonadas y colas;

    • – Jugos de frutas y de legumbres-hortalizas;

    • – Jarabes y concentrados para la preparación de bebidas.

    Excluye: bebidas no alcohólicas que generalmente sean alcohólicas, como la cerveza sin alcohol (02.1).

    02 Bebidas Alcohólicas, Tabacos y Estupefacientes

    02.1 Bebidas Alcohólicas

    En esta categoría se clasifican las bebidas alcohólicas compradas para su consumo en el hogar. Se excluyen del grupo las bebidas alcohólicas que se venden para su consumo inmediato fuera del hogar, ya sea en hoteles, restaurantes, cafés, bares, quioscos, establecimientos ambulantes, máquinas expendedoras automáticas, etc. (11.1.1).

    En esta categoría se clasifican también las bebidas de contenido alcohólico bajo o nulo que generalmente sean alcohólicas, como la cerveza sin alcohol.

    02.1.1 Bebidas destiladas (ND)

    • – Aguardientes, licores y otros destilados.

    Incluye: hidromiel, y los aperitivos que no sean a base de vino (02.1.2).

    02.1.2 Vino (ND)

    • – Vino, sidra y perada, incluido el saké.

    • – Aperitivos a base de vino, vino fortificado, champán y otros vinos espumosos.

    02.1.3 Cerveza (ND)

    • – Cerveza de todas clases, como ale, cerveza rubia (lager) y cerveza oscura fuerte (porter).

    Incluye: cerveza de bajo contenido alcohólico y cerveza sin alcohol, cerveza con limonada.

    02.2 Tabaco

    En este grupo se incluyen todas las compras de tabaco de los hogares, incluso en restaurantes, cafés, bares, estaciones de servicio, etc.

    02.2.0 Tabaco (ND)

    • – Cigarrillos, tabaco de liar y papel de fumar;

    • – Cigarros, tabaco de pipa, tabaco de masticar o rapé.

    Excluye: otros artículos de fumador (12.3.2).

    02.3 Estupefacientes

    02.3.0 Estupefacientes (ND)

    • – Marihuana, opio, cocaína y sus derivados;

    • – Otros estupefacientes de origen vegetal, como la nuez de cola, la hoja de betel y la nuez de betel;

    • – Otros estupefacientes, incluidas las drogas químicas y sintéticas.

    03 Prendas de Vestir y Calzado

    03.1 Prendas de Vestir

    03.1.1 Materiales para prendas de vestir (SD)

    • – Materiales para prendas de vestir hechos de fibras naturales o sintéticas, o de la mezcla de ambas.

    Excluye: tejidos para accesorios del hogar (05.2.0).

    03.1.2 Prendas de vestir (SD)

    • – Prendas de vestir para hombres, mujeres, niños (de 3 a 13 años) y lactantes (de 0 a 2 años), tanto listas para llevar como hechas a medida, de todos los materiales (incluidos cuero, pieles, plásticos y goma), para llevar a diario, de deporte o para el trabajo;

      • - Capas, sobretodos, impermeables, anoraks, parcas, zamarras, chaquetas, pantalones, guerreras, ternos, trajes, vestidos, faldas, etc;

      • - Camisas, blusas, jerseys, suéteres, chaquetas de punto, pantalones cortos, trajes de baño, trajes de atletismo, chándales, sudaderas, camisetas, leotardos, etc.;

      • - Chalecos, calzoncillos, calcetines, medias, mallas, enaguas, corpiños, bragas, calzones, fajas, corsés, maillots, etc.;

      • - Pijamas, camisas de dormir, camisones, batas, cambiadores, albornoces, etc.;

      • - Vestidos y botines de tela para lactantes.

    Excluye: artículos de calcetería médica, como medias elásticas (06.1.2), pañales (12.1.3).

    03.1.3 Otros artículos y accesorios de vestir (SD)

    • – Corbatas, pañuelos, bufandas, pañoletas, guantes, manoplas, manguitos, cinturones, tirantes, delantales, vestidos maternales, baberos, salvamangas, sombreros, gorras, boinas, capotes, etc.

    • – Hilos de coser, hilos de punto y accesorios de sastrería como hebillas, botones, broches de presión, cremalleras, cintas, encajes, ribetes, etc.

    Incluye: guantes de jardinería y guantes de trabajo, cascos protectores para motociclistas y ciclistas.

    Excluye: guantes y otros artículos de goma (05.6.1), alfileres, imperdibles, agujas de coser, agujas de punto, dedales (05.6.1), cascos protectores para deportes (09.3.2), otras prendas protectoras para deportes como chalecos salvavidas, guantes de boxeo, almohadillas, cinturones, apoyos, etc. (09.3.2), pañuelos de papel (12.1.3), relojes, joyería, gemelos, alfileres de corbata (12.3.1), bastones, garrotas, paraguas y quitasoles, abanicos, llaveros (12.3.2).

    03.1.4 Limpieza, reparación y alquiler de prendas de vestir (S)

    • – Limpieza en seco, lavandería y tinte de prendas de vestir;

    • – Zurcido, arreglo, reparación y modificación de prendas de vestir;

    • – Alquiler de prendas de vestir.

    Incluye: importe total del servicio de reparación (es decir, tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales).

    Excluye: materiales, hilos, accesorios, etc., comprados por los hogares para llevar a cabo reparaciones por su cuenta (03.1.1) o (03.1.3), la reparación de la ropa blanca doméstica y otros textiles para el hogar (05.2.0); la limpieza en seco, la lavandería, el tinte y el alquiler de ropa blanca doméstica y otros textiles para el hogar (05.6.2).

    03.2 CALZADO

    03.2.1 Zapatos y otros calzados (SD)

    • – Calzado de todas clases para hombres, mujeres, niños (de 3 a 13 años) y lactantes (de 0 a 2 años), incluido el calzado deportivo que pueda utilizarse a diario o para actividades recreativas (calzado para correr, de carreras de fondo, de tenis, de baloncesto, náutico, etc.).

    Incluye: borceguíes, polainas y artículos análogos; cordones para zapatos; partes del calzado, como tacones, suelas, etc., compradas por los hogares para llevar a cabo reparaciones por su cuenta.

    Excluye: botines de tela para lactantes (03.1.2); hormas, calzadores y betunes, cremas y otros artículos para la limpieza del calzado (05.6.1); calzado ortopédico (06.1.3); calzado para deportes concretos (botas de esquí, botines de fútbol, zapatos de golf y otros calzados similares equipados con cuchillas para hielo, ruedas, clavos, tacos, etc.) (09.3.2); espinilleras, canilleras de criquet y otras prendas deportivas protectoras (09.3.2).

    03.2.2 Reparación y alquiler de calzado (S)

    • – Reparación de calzado: servicios de limpieza de calzado;

    • – Alquiler de calzado.

    Incluye: el importe total del servicio de reparación (es decir, tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales).

    Excluye: partes del calzado, como tacones, suelas, etc., compradas por los hogares para llevar a cabo reparaciones por su cuenta (03.2.1); betunes, cremas y otros artículos para la limpieza del calzado (05.6.1), la reparación (09.3.2) o el alquiler (09.4.1) de calzado para deportes concretos (botas de esquí, botines de fútbol, zapatos de golf y otros calzados similares equipados con cuchillas para hielo, ruedas, clavos, tacos, etc.).

    04 Alojamiento, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles

    04.1 Alquileres Efectivos Del Alojamiento

    Normalmente, los alquileres incluyen el pago por el uso de la tierra en que se encuentre la propiedad, la vivienda ocupada, los dispositivos e instalaciones de calefacción, fontanería, alumbrado, etc., y, en el caso de viviendas que se alquilen amuebladas, el pago por los muebles.

    Los alquileres también incluyen el pago por el uso de un garaje relacionado con la vivienda; si bien este no tiene por qué estar físicamente contiguo a ella ni haber sido alquilado al mismo propietario.

    Los alquileres no incluyen el pago por el uso de garajes o estacionamientos que no estén relacionados con la vivienda (07.2.4) ni los gastos correspondientes al suministro de agua (04.4.1), recogida de basuras (04.4.2) y alcantarillado (04.4.3); gastos de copropiedad en concepto de conservación, jardinería, limpieza de escaleras, calefacción y alumbrado, conservación de ascensores y ductos para el vertimiento de basuras, etc., en comunidades de vecinos (04.4.4); gastos de electricidad (04.5.1) y gas (04.5.2); gastos de calefacción y agua caliente suministrados por centrales de calefacción distrital (04.5.5).

    04.1.1 Alquileres efectivos pagados por los inquilinos (S)

    • – Alquileres efectivos pagados por los inquilinos o subarrendatarios que ocupan locales, amueblados o no, como residencia principal.

    Incluye: los pagos de hogares que ocupen una habitación en un hotel o pensión como residencia principal.

    Excluye: los servicios de alojamiento ofrecidos por instituciones docentes y albergues (11.2.0) y por casas de retiro para ancianos (12.4.0).

    04.1.2 Otros alquileres efectivos (S)

    • – Los alquileres efectivos que se pagan por segundas residencias.

    Excluye: los servicios de alojamiento ofrecidos por aldeas y centros de vacaciones (11.2.0).

    04.2 Alquileres Imputados Del Alojamiento

    Véase la nota a la categoría (04.1) supra.

    04.2.1 Alquileres imputados de los propietariosocupantes (S)

    • – Los alquileres imputados de los propietarios que ocupan su residencia principal.

    04.2.2 Otros alquileres imputados (S)

    • – Alquileres imputados por segundas residencias;

    • – Alquileres imputados de los hogares que pagan un alquiler reducido o que se alojan gratuitamente.

    04.3 Conservación y Reparación de la Vivienda

    La conservación y la reparación de la vivienda se distinguen por dos características: en primer lugar, se trata de actividades que deben realizarse periódicamente para que la vivienda se mantenga en buen estado; en segundo lugar, no alteran el funcionamiento, la capacidad ni la vida útil que se espera de la vivienda.

    Hay dos tipos de conservación y reparación de la vivienda: las de menor cuantía, como la decoración de interiores y reparación de instalaciones, que suelen llevar a cabo tanto los inquilinos como los propietarios, y las de mayor cuantía, como el reenyesado de las paredes o la reparación de los tejados, que solo llevan a cabo los propietarios.

    Solo son parte del gasto de consumo individual de los hogares los gastos de los inquilinos y los propietarios-ocupantes en concepto de materiales y servicios para la conservación y las reparaciones de menor cuantía. Los gastos de los propietarios-ocupantes en concepto de materiales y servicios para la conservación y las reparaciones de gran envergadura no forman parte del gasto de consumo individual de los hogares.

    Los materiales que compren los inquilinos o los propietarios-ocupantes con objeto de llevar a cabo la conservación o la reparación por sus propios medios deben incluirse en la categoría (04.3.1). Si los inquilinos o los propietarios-ocupantes pagan a una empresa para que lleve a cabo la conservación o el mantenimiento, deberá incluirse en la categoría (04.3.2) el importe total del servicio, incluido el costo de los materiales empleados.

    04.3.1 Materiales para la conservación y la reparación de la vivienda (ND)

    • – Productos y materiales, como pinturas y barnices, enlucidos, papeles pintados, recubrimientos textiles para paredes, cristal para ventanas, yeso, cemento, masilla, colas de empapelar, etc., que se compren para la conservación y reparación menores de la vivienda.

    Incluye: pequeños artículos de fontanería (tubos, grifos, juntas, etc.), materiales para el acabado de superficies (tablones para el piso, baldosas de cerámica, etc.) y cepillos y raspadores para pintura, barnices o papeles pintados.

    Excluye: alfombras y linóleo a medida (05.1.2), herramientas, accesorios para puertas, enchufes, tubo flexible para embutir cables, y bombillas (05.5.2); escobas, cepillos, plumeros y productos de limpieza (05.6.1); productos, materiales y elementos empleados para la conservación y las reparaciones de gran envergadura (consumo intermedio) o para la ampliación o conversión de la vivienda (formación de capital).

    04.3.2 Servicios para la conservación y la reparación de la vivienda (S)

    • – Servicios de fontaneros, electricistas, carpinteros, vidrieros, pintores, decoradores, pulidores, etc., para la conservación y reparación menores de la vivienda.

    Incluye: importe total del servicio (es decir, tanto el coste de la mano de obra como el de los materiales).

    Excluye: los materiales que compren por separado los hogares para llevar a cabo por su cuenta la conservación o la reparación (04.3.1), los servicios que se contraten para la conservación y la reparación de gran envergadura (consumo intermedio) o para la ampliación o conversión de la vivienda (formación de capital).

    04.4 Suministro de Agua y Servicios Diversos Relacionados Con la Vivienda

    04.4.1 Suministro de agua (ND)

    • – Suministro de agua.

    Incluye: gastos relacionados como alquiler de contadores, lectura de contadores, gastos fijos, etc.

    Excluye: agua potable vendida en botellas o envases (01.2.2); agua caliente o vapor comprado a centrales de calefacción de distrito (04.5.5).

    04.4.2 Recogida de basuras (S)

    • – Recogida y eliminación de basuras.

    04.4.3 Alcantarillado (S)

    • – Alcantarillado y eliminación de residuos.

    04.4.4 Otros servicios relacionados con la vivienda n.e.p. (S)

    • – Gastos de copropiedad en concepto de conservación, jardinería, limpieza de escaleras, calefacción y alumbrado, conservación de ascensores y ductos para el vertimiento de basuras, etc., en comunidades de vecinos;

    • – Servicios de seguridad;

    • – Retirada de nieve y limpieza de chimeneas.

    Excluye: servicios a los hogares como limpieza de ventanas, desinfección, fumigación y exterminación de plagas (05.6.2); guardaespaldas (12.7.0).

    04.5 Electricidad, Gas y Otros Combustibles

    04.5.1 Electricidad (ND)

    • – Electricidad.

    Incluye: gastos conexos, como alquiler de medidores, lectura de medidores, gastos fijos, etc.

    04.5.2 Gas (ND)

    • – Gas natural y gas de ciudad;

    • – Hidrocarburos licuados (butano, propano, etc.).

    Incluye: gastos conexos, como alquiler de medidores, lectura de medidores, recipientes de almacenamiento, gastos fijos, etc.

    04.5.3 Combustibles líquidos (ND)

    • – Combustible para calefacción e iluminación domésticos.

    04.5.4 Combustibles sólidos (ND)

    • – Carbón, coque, briquetas, leña, carbón de leña, turba, etc.

    04.5.5 Energía calórica (ND)

    • – Agua caliente y vapor comprados a plantas de calefacción de distrito.

    Incluye: gastos conexos, como alquiler de medidores, lectura de medidores, gastos fijos, etc.; hielo empleado para enfriamiento y refrigeración.

    05 Muebles, Artículos Para el Hogar y Para la Conservación Ordinaria Del Hogar

    05.1 Muebles y Accesorios, Alfombras y Otros Materiales Para Pisos

    05.1.1 Muebles y accesorios (D)

    • – Camas, sofás, sillones, mesas, sillas, aparadores, armarios y bibliotecas;

    • – Equipo de iluminación, como luces para cielo raso, lámparas estándar, apliques y veladores;

    • – Cuadros, esculturas, grabados, tapices y otros objetos artísticos, incluidas las reproducciones de obras de arte y otros ornamentos;

    • – Biombos, tabiques plegables y otros muebles y accesorios.

    Incluye: entrega e instalación, cuando proceda; somieres, colchones, tatamis; gabinetes de baño; muebles para lactantes, como cunas, sillas altas y corralitos; persianas, muebles para campamento y jardín; espejos, candelabros y velas. Excluye: ropa de cama y toldos (05.2.0); cajas fuertes (05.3.1); vidrios ornamentales y artículos de cerámica (05.4.0); relojes (12.3.1); termómetros y barómetros de pared (12.3.2); catres y coches de niño (12.3.2); obras de arte y muebles antiguos adquiridos principalmente por su valor (formación de capital).

    05.1.2 Alfombras y otros materiales para pisos (D)

    • – Alfombras sueltas, alfombras de medida, linóleo y otros materiales similares para pisos.

    Incluye: colocación de los materiales.

    Excluye: alfombras de baño, esteras de junco y felpudos (05.2.0); materiales para pisos antiguos adquiridos principalmente por su valor (formación de capital).

    05.1.3 Reparación de muebles, accesorios y materiales para pisos (S)

    • – Reparación de muebles, accesorios y materiales para pisos.

    Incluye: el valor total del servicio (o sea, se incluye tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales); restauración de obras de arte, muebles antiguos y materiales para pisos antiguos que no sean los adquiridos principalmente por su valor (formación de capital).

    Excluye: compra separada de materiales hecha por el hogar con la intención de realizar las reparaciones por cuenta propia (05.1.1) o (05.1.2); limpieza en seco de alfombras (05.6.2).

    05.2 Productos Textiles Para el Hogar

    05.2.0 Productos textiles para el hogar (SD)

    • – Telas para muebles, material para cortinas, cortinas, cortinas dobles, toldos, cortinas para puertas y persianas de tela;

    • – Ropa de cama como colchonetas, almohadas, almohadones y hamacas;

    • – Ropa de cama como sábanas, fundas de almohada, mantas, mantas de viaje, tartanes, edredones, cubrecamas y mosquiteros;

    • – Ropa de mesa y de tocador, como manteles, servilletas y toallas;

    • – Otros productos textiles para el hogar, como sacos para compras, sacos para ropa, sacos para zapatos, cubrerropas y cubremuebles, banderas, toldos, etc.;

    • – La reparación de ese tipo de artículos.

    Incluye: tela comprada por pieza, hules, alfombras de baño, esteras de junco y felpudos. Excluye: telas para paredes (04.3.1); tapices (05.1.1); materiales para pisos como alfombras y alfombras a medida (05.1.2); mantas eléctricas (05.3.2); cubiertas para automóviles, motocicletas, etc. (07.2.1); colchones de aire y sacos de dormir (09.3.2).

    05.3 Artefactos Para el Hogar

    05.3.1 Artefactos para el hogar grandes, eléctricos o no (D)

    • – Neveras, congeladores y neveras/congeladores;

    • – Lavarropas, secadoras, gabinetes de secado, lavaplatos, máquinas de planchado y prensado;

    • – Hervidores, asadores, repisas de hogares, cocinas, hornos y hornos de microondas;

    • – Acondicionadores de aire, humidificadores, calentadores de ambiente, calentadores de agua, ventiladores y extractores de aire con campana;

    • – Aspiradoras, máquinas de limpieza al vapor, máquinas de lavado de alfombras y máquinas de lijado y rasqueteado, encerado y lustrado de pisos;

    • – Otros artefactos para el hogar grandes, como cajas fuertes, máquinas de coser, máquinas de tejer, máquinas para quitar dureza al agua, etc.

    Incluye: entrega e instalación de los artefactos, cuando proceda.

    Excluye: los artefactos incorporados a la estructura del edificio (formación de capital).

    05.3.2 Artefactos eléctricos para el hogar pequeños (SD)

    • – Molinillos de café, cafeteras, extractores de jugo, abrelatas, procesadoras de alimentos, freidoras, asadoras de carne, cuchillos, tostadoras, máquinas de hacer helados, sorbetes y yogur, hornillos, planchas, teteras, ventiladores, mantas eléctricas, etc.

    Excluye: artículos para el hogar pequeños que no sean eléctricos y utensilios de cocina (05.4.0); balanzas hogareñas (05.4.0); balanzas personales y balanzas para lactantes (12.1.3).

    05.3.3 Reparación de artefactos para el hogar (S)

    • – Reparación de artefactos para el hogar.

    Incluye: el valor total del servicio (es decir, se incluye tanto el costo de la mano de obra como de los materiales); cargos por alquiler de artefactos grandes para el hogar.

    Excluye: la compra separada de materiales hecha por los hogares con la intención de realizar las reparaciones por cuenta propia (05.3.1) o (05.3.2).

    05.4 Artículos de Vidrio y Cristal, Vajilla y Utensilios Para el Hogar

    05.4.0 Artículos de vidrio y cristal, vajilla y utensilios para el hogar (SD)

    • – Artículos de vidrio, cristal, cerámica y porcelana utilizados para la mesa, la cocina, el baño, el tocador, la oficina y la decoración de interiores;

    • – Cuchillos, cubiertos y platería;

    • – Utensilios de cocina que no sean eléctricos y artefactos como cacerolas, ollas, ollas a presión, sartenes, molinillos de café, pasapurés, picadoras, hornillos, balanzas para el hogar y otros aparatos mecánicos similares;

    • – Artículos para el hogar, que no sean eléctricos, y cualquier tipo de material, como recipientes para pan, café, especias, etc., cubos de basura, cestos para papeles, cestos para ropa, cajas de seguridad portátiles y cajas con cerradura, toalleros, bodeguitas, planchas y tablas de planchar, buzones, biberones, termos y heladeras portátiles;

    • – La reparación de ese tipo de artículos.

    Excluye: equipo de iluminación (05.1.1); artefactos eléctricos para el hogar (05.3.1) o (05.3.2); vajilla de cartón descartable (05.6.1); balanzas personales y para lactantes (12.1.3); ceniceros (12.3.2)

    05.5 Herramientas y Equipo Para el Hogar y el Jardín

    05.5.1 Herramientas y equipo grandes (D)

    • – Herramientas y equipo motorizados, como taladros, sierras, pulidoras y cortadoras eléctricos, tractores para jardín, cortadoras de césped, cultivadores, sierras de cadena y bombas de agua;

    • – La reparación de ese tipo de artículos.

    Incluye: los cargos por el alquiler de maquinaria y equipo para aficionados.

    05.5.2 Herramientas pequeñas y accesorios diversos (SD)

    • – Herramientas de mano como sierras, martillos, destornilladores, llaves de tuercas, pinzas, cepilladoras, escofinas y limas;

    • – Herramientas de jardín como carretillas, regaderas, mangueras, azadas, palas, rastrillos, tridentes, guadañas, hoces y secadores;

    • – Escaleras;

    • – Accesorios para puertas (bisagras, manijas y cerraduras), accesorios para radiadores y hogares, otros artículos de metal para el hogar (rieles para cortinas, varillas para alfombras, ganchos, etc.) o para el jardín (cadenas, cuadrículas, estacas y segmentos de arco para verjas y bordes);

    • – Accesorios eléctricos pequeños, como enchufes e interruptores eléctricos, cables, bombillas eléctricas, tubos fluorescentes, soldadores y sopletes, linternas, lámparas de mano, baterías eléctricas para uso general, timbres y alarmas;

    • – La reparación de ese tipo de artículos.

    05.6 Bienes y Servicios Para Conservación Ordinaria Del Hogar

    05.6.1 Bienes para el hogar no duraderos (ND)

    • – Productos de limpieza y conservación, como jabones, polvos de lavar, jabones en polvo, jabones líquidos, polvos de limpieza, detergentes, lejías desinfectantes, suavizantes, acondicionadores, productos para la limpieza de ventanas, ceras, lustradores, anilinas, destapadores, desinfectantes, insecticidas, fungicidas y agua destilada;

    • – Artículos de limpieza como escobas, estregaderas, recogedores para la basura y cepillos de limpieza, plumeros, paños de cocina, trapos de piso, esponjas para el hogar, polvos de limpieza, lanas de acero y gamuzas;

    • – Productos de papel, como filtros, manteles y servilletas; toallas de papel, bolsas para aspiradoras y vajilla descartable de cartón, incluidos el papel de aluminio y revestimientos plásticos para recipientes;

    • – Otros artículos para el hogar no duraderos, como fósforos, velas, mechas para lámparas, alcoholes desnaturalizados, colgadores, perchas, alfileres, imperdibles, agujas de coser, agujas de tejer, dedales, clavos, tornillos, tuercas y pernos, tachuelas, arandelas, adhesivos y cintas adhesivas de uso doméstico, cuerdas, cordeles y guantes de goma.

    Incluye: pomadas, cremas y otros artículos para la limpieza de calzado; extintores de incendios para los hogares.

    Excluye: cepillos y raspadores para pinturas, barnices y papeles pintados (04.3.1); extintores de incendios para equipo de transporte (07.2.1); productos empleados concretamente para la limpieza y la conservación de equipo de transporte, como pintura, limpiadores de cromo, selladores y ceras para carrocería (07.2.1); productos de horticultura para el mantenimiento de jardines ornamentales (09.3.3); pañuelos de papel, papel higiénico, jabón de tocador, esponjas de baño y otros productos de higiene personal (12.1.3); encendedores para cigarrillos, para cigarros y para pipas y combustibles para encendedores (12.3.2).

    05.6.2 Servicios domésticos y para el hogar (S)

    • – Servicios domésticos a cargo de personal pagado, empleado en servicio privado, como mayordomos, cocineros, mucamas, conductores, jardineros, institutrices, secretarios, tutores y niñeras;

    • – Servicios similares, incluidos los servicios de niñeras y mucamas a cargo de empresas o de empleados independientes;

    • – Servicios para el hogar, como limpieza de ventanas, desinfección, fumigación y exterminación de insectos y alimañas;

    • – Limpieza en seco, lavado y teñido de ropa, tejidos y alfombras hogareños;

    • – Alquiler de mobiliario, accesorios, alfombras, equipo para el hogar y ropa para el hogar.

    Excluye: limpieza en seco, lavado y teñido de ropa (03.1.4); recolección de desechos (04.4.2); recolección de aguas servidas (04.4.3); cargos a los copropietarios por atención, jardinería, limpieza de escaleras, calefacción e iluminación, conservación de ascensores y de conductos de recolección de desechos, etc., en edificios de múltiples ocupantes (04.4.4); servicios de seguridad (04.4.4); remoción de nieve y limpieza de chimeneas (04.4.4); servicios de remoción y almacenamiento (07.3.6); servicios de amas de leche, guardería, centros de atención diurna y otras instalaciones para la atención de niños (12.4.0); guardaespaldas (12.7.0).

    06 Salud

    Esta división incluye también los servicios de salud adquiridos a centros sanitarios escolares o universitarios.

    06.1 Productos, Artefactos y Equipo Médicos

    Este grupo incluye medicamentos, prótesis, artefactos y equipo médicos y otros productos relacionados con la salud adquiridos por personas u hogares, con o sin receta, usualmente de químicos, farmacéuticos o proveedores de equipo médico. Se consumen o usan fuera de una instalación o institución sanitaria. Los productos entregados directamente a los pacientes por profesionales médicos, dentales o paramédicos a los pacientes externos o a los pacientes internos por los hospitales y otros similares se incluyen en los servicios a pacientes externos (06.2) o servicios de hospital (06.3).

    06.1.1 Productos farmacéuticos (ND)

    • – Preparaciones médicas, medicamentos, medicamentos patentados, sueros y vacunas, vitaminas y minerales, aceite de hígado de bacalao y aceite de hígado de mero, anticonceptivos orales.

    Excluye: productos veterinarios (09.3.4); artículos de higiene personal, como jabones medicinales (12.1.3).

    06.1.2 Otros productos médicos (ND)

    • – Termómetros clínicos, vendas adhesivas y no adhesivas, agujas hipodérmicas, botiquines de primeros auxilios, botellas de agua caliente y bolsas de hielo, productos para traumatología como medias elásticas y soportes para rodilla, pruebas de embarazo, preservativos y otros dispositivos anticonceptivos mecánicos.

    06.1.3 Artefactos y equipo terapéuticos (D)

    • – Anteojos de corrección y lentes de contacto, audífonos, ojos de vidrio, miembros artificiales y otros artefactos prostéticos, soportes ortopédicos, calzado ortopédico, cinturones quirúrgicos, bragueros y soportes, soportes de cuello, equipo de masaje médico y lámparas sanitarias, sillas de rueda motorizadas o no y vehículos para discapacitados, camas “especiales”, muletas, artefactos electrónicos y de otro tipo para la medición de la presión sanguínea, etc.;

    • – Reparación de ese tipo de artículos.

    Incluye: dentaduras postizas, pero no el costo de su instalación.

    Excluye: alquiler de equipo terapéutico (06.2.3); anteojos de protección, cinturones y soportes deportivos (09.3.2); anteojos para sol que no tengan lentes de corrección (12.3.2).

    06.2 Servicios Para Pacientes Externos

    Este grupo incluye servicios médicos, dentales y paramédicos provistos a pacientes externos por profesionales y auxiliares médicos, dentales y paramédicos. Los servicios se pueden prestar en el hogar, en instalaciones de consulta individuales o en grupo, en dispensarios o en las clínicas para pacientes externos de hospitales y casos similares.

    Los servicios para pacientes externos incluyen los medicamentos, prótesis, aparatos y equipo médicos y otros productos relacionados con la salud suministrados directamente a los pacientes externos por los profesionales y auxiliares médicos, dentales y paramédicos.

    Los servicios médicos, dentales, y paramédicos prestados a pacientes internos por los hospitales y otros servicios similares se incluyen en los servicios de hospital (06.3).

    06.2.1 Servicios médicos (S)

    • – Consultas a médicos en general o a especialistas.

    Incluye: servicios de especialistas en ortodoncia.

    Excluye: servicios de laboratorios de análisis médicos y centros radiográficos (06.2.3); servicios de especialistas en medicina tradicional (06.2.3).

    06.2.2 Servicios dentales (S)

    • – Servicios de dentistas, higienistas y otros auxiliares.

    Incluye: costo de la aplicación de las dentaduras postizas.

    Excluye: dentaduras postizas (06.1.3); servicios de especialistas en ortodoncia (06.2.1); servicios de laboratorios de análisis médicos y centros radiográficos (06.2.3).

    06.2.3 Servicios paramédicos (S)

    • – Servicios de laboratorios de análisis médicos y centros radiográficos;

    • – Servicios de enfermeras y obstetras independientes;

    • – Servicios de acupunturistas, traumatólogos, optometristas, fisioterapistas, fonoaudiólogos independientes, etc.;

    • – Terapia de gimnasia correctiva recetada por médicos;

    • – Baños termales o tratamientos con agua de mar para pacientes externos;

    • – Servicios de ambulancia;

    • – Alquiler de equipo terapéutico.

    Incluye: servicios de especialistas en medicina tradicional.

    06.3 Servicios de Hospital

    Se define a la hospitalización como el alojamiento de un paciente en un hospital durante la duración del tratamiento. Se incluye al tratamiento en hospitales de atención diurna y el tratamiento hospitalario basado en el hogar, al igual que en hospicios para personas con enfermedades terminales.

    Este grupo incluye los servicios de hospitales de servicios generales y de especialistas, los servicios de centros médicos, centros de maternidad, hospicios para ancianos y hogares para convalecencia que prestan esencialmente atención a pacientes internos, los servicios de instituciones que prestan servicios a ancianos y en los que la supervisión médica sea un componente esencial y los servicios de centros de rehabilitación que presten atención y terapia de rehabilitación a pacientes internos y cuyo objetivo sea tratar al paciente más que prestar apoyo a largo plazo.

    Se define a los hospitales como instituciones que ofrecen atención a pacientes internos bajo la supervisión directa de médicos calificados. Los centros médicos, centros de maternidad, hospicios para ancianos y hogares para convalecientes también prestan atención a pacientes internos, pero sus servicios son supervisados o ejecutados por personal con calificación menor que los médicos.

    Este grupo no incluye los servicios de instalaciones como consultorios, clínicas y dispensarios dedicados exclusivamente a la atención de pacientes externos (06.2). Tampoco incluye los servicios de hogares de retiro para ancianos, instituciones para discapacitados y centros de rehabilitación que presten esencialmente apoyo a largo plazo (12.4).

    06.3.0 Servicios de hospital (S)

    • – Los servicios de hospital incluyen la prestación de los servicios siguientes a los pacientes internos:

      • - Servicios básicos: administración, alojamiento, comida y bebida, supervisión y atención por personal no especializado (auxiliares de enfermería), primeros auxilios y vuelta en sí, transporte en ambulancias, suministro de medicamentos y otros productos farmacéuticos; suministro de artefactos y equipo terapéuticos;

      • - Servicios médicos: servicios de médicos generales o de especialistas, cirujanos y dentistas; análisis médicos y radiografías; servicios paramédicos, como los de enfermeros, obstetras, traumatólogos, optometristas, fisioterapeutas, fonoaudiólogos, etc.

    07 Transporte

    07.1 Adquisición de Vehículos

    • – La compra de vehículos para recreación, como casas rodantes, acoplados, aeroplanos y botes se incluye en (09.2.1).

    07.1.1 Vehículos a motor (D)

    • – Vehículos a motor, vehículos para pasajeros, camionetas y otros vehículos similares, con tracción en dos o cuatro ruedas.

    Excluye: vehículos para discapacitados (06.1.3); casas rodantes (09.2.1); carros para golf (09.2.1).

    07.1.2 Motocicletas (D)

    • – Motocicletas de todo tipo, motonetas y bicicletas con motor.

    Incluye: el cochecito lateral para motocicletas; vehículos para nieve.

    Excluye: vehículos para discapacitados (06.1.3); carros para golf (09.2.1).

    07.1.3 Bicicletas (D)

    • – Bicicletas y triciclos de todo tipo.

    Incluye: carruajes de tracción humana (“rickshaws”).

    Excluye: bicicletas y triciclos de juguete (09.3.1).

    07.1.4 Vehículos de tracción animal (D)

    • – Vehículos de tracción animal.

    Incluye: los animales necesarios para tirar de los vehículos y el equipo conexo (yugos, collares, arneses, frenos, riendas, etc.).

    Excluye: caballos y ponis; vehículos para caballos o ponis y equipo conexo adquirido con fines de recreación (09.2.1).

    07.2 Funcionamiento de Equipo de Transporte Personal

    La adquisición de piezas de repuesto, accesorios o lubricantes hechos por los hogares con la intención de realizar la conservación, reparación o intervención por cuenta propia debería figurar en los rubros (07.2.1) o (07.2.2). En caso de que los hogares paguen a una empresa para que se haga cargo de la conservación, la reparación o arreglo, el valor total del servicio, incluido el costo de los materiales empleados, debería incluirse en el rubro (07.2.3).

    07.2.1 Piezas de repuesto y accesorios para equipo de transporte personal (SD)

    • – Neumáticos (nuevos, usados o recauchutados), cámaras para neumáticos, bujías, baterías, amortiguadores, filtros, bombas y otras piezas de repuesto o accesorios para equipo de transporte personal.

    Incluye: extintores de incendios para equipo de transporte; productos empleados concretamente para la limpieza y la conservación de equipo de transporte, como pintura, limpiadores de cromo, selladores y ceras para carrocería; cubiertas para automotores, motocicletas, etc. Excluye: cascos para motociclistas y ciclistas (03.1.3); productos que no sean exclusivos para limpieza y conservación, como agua destilada, esponjas para hogares, gamuzas, detergentes, etc. (05.6.1); cargos por la instalación de piezas de repuesto y accesorios y de pintura, lavado y encerado de la carrocería (07.2.3); radioteléfonos (08.2.0); radios para automóviles (09.1.1); y asientos para niños (12.3.2).

    07.2.2 Combustibles y lubricantes para equipo de transporte personal (ND)

    • – Gasolina y otros combustibles, como combustible diésel, gas licuado, alcohol y mezclas para motores de dos tiempos;

    • – Lubricantes, fluidos para frenos y transmisión, líquidos refrigerantes y aditivos.

    Incluye: combustible para las herramientas y equipo grandes incluidos en el rubro (05.5.1) y para los vehículos de recreación incluidos en el rubro (09.2.1).

    Excluye: cargos por cambios de aceite y engrasado (07.2.3).

    07.2.3 Conservación y reparación de equipo de transporte personal (S)

    • – Servicios adquiridos para la conservación y reparación de equipo de transporte personal, como instalación de partes y accesorios, balanceo de ruedas, inspección técnica, servicios en casos de rotura, cambios de aceite, engrasado y lavado.

    Incluye: el valor total del servicio (o sea, se incluye tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales).

    Excluye: compra separada de piezas de repuesto, accesorios o lubricantes hecha por los hogares con la intención de realizar la reparación por cuenta propia (07.2.1) (07.2.2); ensayos para determinar la condición del vehículo (07.2.4).

    07.2.4 Otros servicios relativos al equipo de transporte personal (S)

    • – Alquiler de garajes o espacios de estacionamiento que no se refieran al estacionamiento prestado por el edificio;

    • – Instalaciones de peaje (puentes, túneles, transbordadores, autopistas) y parquímetros;

    • – Lecciones de conducir, ensayos de conducción y licencias para conducir;

    • – Ensayos para determinar la condición del vehículo;

    • – Alquiler de equipo de transporte personal, sin conductor.

    Excluye: alquiler de un automóvil con conductor (07.3.2); cargos de servicio por el seguro en relación con el equipo de transporte personal (12.5.4).

    07.3 Servicios de Transporte

    En general, la compra de servicios de transporte se clasifica según el modo de transporte. Cuando un billete incluye dos o más medios de transporte, por ejemplo bus intraurbano y subterráneo o tren interurbano y transbordador, y el gasto no se puede distribuir entre ambos, la compra se debe clasificar en el rubro (07.3.5).

    El costo de las comidas, meriendas, bebidas, refrescos o servicios de alojamiento se debe incluir si está comprendido en la tarifa y no se cobra por separado. En ese último caso, esos gastos se deben clasificar en la División 11.

    Se incluyen los servicios de transporte escolar, pero se excluyen los servicios de ambulancia (06.2.3).

    07.3.1 Transporte de pasajeros por ferrocarril (S)

    • – Transporte de personas o grupos de personas y equipaje por tren, tranvía y subterráneo.

    Incluye: transporte de vehículos privados.

    Excluye: transporte por funicular (07.3.6).

    07.3.2 Transporte de pasajeros por carretera (S)

    • – Transporte de personas o grupos de personas y equipaje por ómnibus, colectivo, taxi o vehículo alquilado con chófer.

    07.3.3 Transporte de pasajeros por aire (S)

    • – Transporte de personas o grupos de personas y equipaje por aeroplano y helicóptero.

    07.3.4 Transporte de pasajeros por mar y cursos de agua interiores (S)

    • – Transporte de personas o grupos de personas y equipaje por buque, navío, transbordador, vehículo de colchón de aire y aerodeslizador.

    Incluye: transporte de vehículos privados.

    07.3.5 Transporte combinado de pasajeros (S)

    • – Transporte de personas y grupos de personas y equipaje por dos o más modos de transporte, cuando el gasto no se puede distribuir entre ellos.

    Incluye: transporte de vehículos privados.

    Excluye: paquetes turísticos (09.6.0).

    07.3.6 Otros servicios de transporte adquiridos (S)

    • – Transporte por funicular, cablecarril y aerosilla;

    • – Servicios de remoción y almacenamiento;

    • – Servicios de portería, de depósito de equipaje y oficinas dedicadas al transporte de equipaje;

    • – Comisiones de los agentes de viaje, si se cobran por separado.

    Excluye: transporte en funicular y aerosilla en centros de esquí y vacaciones (09.4.1).

    08 Comunicaciones

    08.1 Servicios Postales

    08.1.0 Servicios postales (S)

    • – Pago para el envío de cartas, postales y paquetes;

    • – Correo privado y envío de paquetes.

    Incluye: todas las compras de nuevos sellos postales, tarjetas postales con el franqueo pagado y aerogramas.

    Excluye: compra de sellos postales usados o cancelados (09.3.1); servicios financieros en las oficinas de correo (12.6.2).

    08.2 Equipo TelefóNico y De Facsímile

    08.2.0 Equipo telefónico y de facsímile (D)

    • – Compra de teléfonos, radioteléfonos, máquinas de facsímile, contestadores automáticos y altoparlantes para teléfonos;

    • – La reparación de ese tipo de equipo.

    Excluye: servicios de facsímile y de contestadores telefónicos prestados por computadoras personales (09.1.3).

    08.3 Servicios Telefónicos y de Facsímile

    08.3.0 Servicios telefónicos y de facsímile (S)

    • – Gastos de instalación y subscripción del equipo telefónico personal;

    • – Llamadas telefónicas de una línea privada o de una línea pública (teléfono público, cabina en oficinas de correos, etc.); llamadas telefónicas desde hoteles, cafés, restaurantes y lugares similares;

    • – Servicios de telegrafía, télex y facsímile;

    • – Servicios de transmisión de información; servicios de conexión a la Internet;

    • – Alquiler de teléfonos, máquinas de facsímile, contestadores telefónicos y altoparlantes para teléfonos.

    Incluye: servicios de radiotelefonía, radiotelegrafía y radiotélex.

    09 Recreación y Cultura

    09.1 Equipo Audiovisual, Fotográfico y de Procesamiento de Información

    09.1.1 Equipo para la recepción, grabación y reproducción de sonidos e imágenes (D)

    • – Aparatos de televisión, reproductoras y grabadores en cinta de vídeo, antenas de televisión de todo tipo;

    • – Aparatos de radio, radios para automóviles, radiorrelojes, transmisores/receptores de radio, receptores y transmisores para radioaficionados;

    • – Tocadiscos, reproductoras y grabadoras de cinta, reproductoras y grabadoras de casetes, aparatos de CD, aparatos estereofónicos personales, sistemas estereofónicos y sus componentes (bandejas giradiscos, sintonizadores, amplificadores, altoparlantes, etc.), micrófonos y audífonos.

    Excluye: videocámaras, cámaras grabadoras y cámaras grabadoras de sonido (09.1.2).

    09.1.2 Equipo fotográfico y cinematográfico e instrumentos ópticos (D)

    • – Cámaras fotográficas, cámaras cinematográficas y cámaras grabadoras de sonido, videocámaras y cámaras grabadoras, proyectores de películas y diapositivas, ampliadoras y equipo de procesamiento fotográfico, accesorios (pantallas, visores, lentes, lámparas de destello, filtros, fotómetros, etc.);

    • – Binoculares, microscopios, telescopios y brújulas.

    09.1.3 Equipo de procesamiento e información (D)

    • – Computadoras personales y monitores, pantallas, impresoras, programas y accesorios diversos que las acompañan; paquetes de programas para computadoras, como sistemas operativos, aplicaciones, lenguajes, etc.;

    • – Calculadoras, incluidas las calculadoras de bolsillo;

    • – Máquinas de escribir y procesadores de texto.

    Incluye: servicios de facsímile y contestadores telefónicos suministrados por computadoras personales.

    Excluye: disquetes pregrabados y CD-ROM que contengan libros, diccionarios, enciclopedias, cursos de idiomas, presentaciones multimedia, etc., en forma de programas de computadora (09.1.4); programas de videojuegos (09.3.1); computadoras para videojuegos que se enchufan a los aparatos de televisión (09.3.1); cintas para máquinas de escribir (09.5.4); cartuchos de tóner y de tinta (09.5.4); reglas de cálculo (09.5.4).

    09.1.4 Medios para grabación (SD)

    • – Discos y discos compactos;

    • – Cintas pregrabadas, casetes, casetes de vídeo, disquetes y CD-ROM para grabadoras de cinta, grabadoras de casete, grabadoras de vídeo y computadoras personales;

    • – Cintas, casetes, casetes de vídeo, disquetes y CD-ROM vírgenes para grabadoras de cinta, grabadoras de casete, grabadoras de vídeo y computadoras personales;

    • – Películas, cartuchos y discos vírgenes para uso fotográfico y cinematográfico.

    Incluye: cintas pregrabadas y discos compactos de novelas, obras de teatro, poesía, etc.; disquetes pregrabados y CD-ROM que contengan libros, diccionarios, enciclopedias, cursos de idiomas, presentaciones multimedia, etc., en forma de programas de computadora; artículos para fotografía, como papel y lámparas de destello; película virgen en cuyo precio se incluye el costo del revelado sin identificarlo por separado.

    Excluye: baterías (05.5.2); programas de computadora, como sistemas operativos, aplicaciones, lenguajes, etc. (09.1.3); programas de videojuegos, casetes y CD-ROM para videojuegos (09.3.1); revelado de película e impresión de fotografías (09.4.2).

    09.1.5 Reparación de equipo audiovisual, fotográfico y de procesamiento de información (S)

    • – Reparación de equipo audiovisual, fotográfico y de procesamiento de información.

    Incluye: el valor total del servicio (o sea, se incluye tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales).

    Excluye: la compra por separado de materiales por los hogares con la intención de realizar la reparación por cuenta propia (09.1.1), (09.1.2) o (09.1.3).

    09.2 Otros Productos Duraderos Importantes Para Recreación y Cultura

    09.2.1 Artefactos duraderos importantes para recreación en exteriores (D)

    • – Casas rodantes y remolques;

    • – Aeroplanos, aeronaves ligeras, planeadores, alas delta y globos de aire caliente;

    • – Botes, motores de fuera de borda, velas, aparejos y superestructura;

    • – Caballos y ponis, vehículos a tracción de caballos o ponis y equipo conexo (arneses, frenos, riendas, monturas, etc.);

    • – Artículos importantes para juegos y deportes, como canoas, kayaks, tablas de surf a vela, equipo de buceo y carros de golf.

    Incluye: preparación de botes, casas rodantes, etc.

    Excluye: caballos y ponis, vehículos a tracción de caballos o ponis y equipo conexo comprado para transporte personal (07.1.4); botes, balsas y piscinas inflables para niños y para la playa (09.3.2).

    09.2.2 Instrumentos musicales y equipos duraderos importantes para recreación en interiores (D)

    • – Instrumentos musicales de todos los tamaños, incluidos los instrumentos musicales electrónicos, como pianos, órganos, violines, guitarras, baterías, trompetas, clarinetes, flautas, flautas dulces, armónicas, etc.;

    • – Mesas de billar, mesas para tenis de mesa, máquinas de “pin-ball”, máquinas para juegos, etc.

    Excluye: juguetes (09.3.1).

    09.2.3 Conservación y reparación de otros bienes duraderos importantes para recreación y cultura (S)

    • – Conservación y reparación de otros artefactos duraderos importantes para recreación y cultura.

    Incluye: el valor total del servicio (es decir, se incluye tanto el costo de la mano de obra como el de los materiales); preparación para el invierno de botes, casas rodantes, etc.; servicios de hangar para aviones privados; servicios de muelle para botes; servicios veterinarios y de otro tipo (estabulación, herrería, alimentación, etc.) para caballos y ponis comprados para entretenimiento.

    Excluye: combustible para vehículos de recreación (07.2.2); compra por separado de materiales hecha por los hogares con la intención de realizar la conservación o las reparaciones por cuenta propia (09.2.1) o (09.2.2); servicios de veterinaria y de otro tipo para animales domésticos (09.3.5).

    09.3 Otros Artículos y Equipo Para Recreación, Jardines y Animales Domésticos

    09.3.1 Juegos, juguetes y aficiones (SD)

    • – Juegos de naipes, juegos de salón, juegos de ajedrez y otros similares;

    • – Juguetes de todo tipo, con inclusión de muñecas, juguetes blandos, autos y trenes de juguete, bicicletas y triciclos de juguete, equipos de construcción de juguete, rompecabezas, plastilina, juegos electrónicos, máscaras, disfraces, bromas, novedades, fuegos artificiales y cohetes, guirnaldas y decoraciones para árboles de Navidad;

    • – Artículos para la colección de estampillas (sellos postales usados o cancelados, álbumes para estampillas, etc.), otros artículos de colección (monedas, medallas, minerales, especímenes zoológicos y botánicos, etc.) y otras herramientas y artículos necesarios para las aficiones.

    Incluye: programas para videojuegos; computadoras de videojuegos que se enchufan en el aparato de televisión; casetes y CD-ROM de videojuegos.

    Excluye: artículos de coleccionistas que se incluyen en las categorías de obras de arte o antigüedades (05.1.1); sellos postales sin usar (08.1.0); árboles de Navidad (09.3.3); álbumes de recortes para niños (09.5.1).

    09.3.2 Equipo de deportes, campamentos y recreación al aire libre (SD)

    • – Equipo de gimnasia, educación física y deportes, como pelotas, rehiletes, redes, raquetas, bates, esquís, palos de golf, floretes, sables, pértigas, pesas, discos, jabalinas, pesas de mano, ampliadores pectorales y otros equipos para el desarrollo de la musculatura;

    • – Paracaídas y otro equipo de paracaidismo;

    • – Armas de fuego y municiones para caza, deporte y protección personal;

    • – Cañas de pescar y otro equipo de pesca;

    • – Equipo para juegos de playa y al aire libre, como bolos, croquet, “frisbee”, voleibol, botes, balsas y piscinas inflables;

    • – Equipo de campamento, como tiendas y accesorios, sacos de dormir, mochilas, colchones de aire e infladores, cocinas y parrillas de campamento;

    • – La reparación de ese tipo de artículos.

    Incluye: calzado para deportes (botas de esquí, botines de fútbol, zapatos de golf y otro tipo de calzado con cuchillas de patinaje, ruedas, clavos, etc.); equipo de protección para deportes; otro equipo de protección para deportes como chalecos salvavidas, guantes de boxeo, acolchado para el cuerpo, canilleras, anteojeras, cinturones, soportes, etc.

    Excluye: cascos para motociclistas y ciclistas (03.1.3); muebles de campamento y jardín (05.1.1).

    09.3.3 Jardines, plantas y flores (ND)

    • – Flores y hojas naturales o artificiales, plantas, arbustos, bulbos, tubérculos, semillas, fertilizantes, abonos, turba de jardín, césped para patios, suelos tratados especialmente para jardines ornamentales, preparaciones hortícolas, macetas y portamacetas.

    Incluye: árboles de Navidad naturales y artificiales; cargos por entrega de flores y plantas.

    Excluye: guantes de jardinería (03.1.3); servicios de jardinería (04.4.4) o (05.6.2); equipo de jardinería (05.5.1); herramientas de jardinería (05.5.2); insecticidas y plaguicidas para uso de los hogares (05.6.1).

    09.3.4 Animales domésticos y productos conexos (ND)

    • – Animales domésticos, alimentos para animales domésticos, productos de veterinaria y cuidado de animales domésticos, collares, traíllas, perreras, jaulas, acuarios, materiales absorbentes para la higiene de gatos, etc.

    Excluye: caballos y ponis (07.1.4) o (09.2.1); servicios de veterinaria (09.3.5).

    09.3.5 Servicios de veterinaria y de otro tipo para animales domésticos (S)

    • – Servicios de veterinaria y de otro tipo para animales domésticos, como acicalamiento, alojamiento, tatuaje y entrenamiento.

    Excluye: servicios veterinarios y de otro tipo (estabulación, herrería, etc.) para caballos y ponis comprados con fines recreativos (09.2.3).

    09.4 Servicios de Recreación y Culturales

    09.4.1 Servicios de recreación y deportivos (S)

    • – Servicios prestados por:

      • - Estadios deportivos, hipódromos, autódromos, velódromos, etc.;

      • - Pistas de patinaje, piscinas, canchas de golf, gimnasios, centros de preparación física, canchas de tenis, canchas de “squash” y canchas de bolos;

      • - Ferias y parques de diversiones;

      • - Tiovivos, columpios de tabla y otros juegos de plaza para niños;

      • - Máquinas de “pin-ball” y otros juegos para adultos que no sean de azar;

      • - Pistas de esquí, aerosillas y otras instalaciones similares;

    • – Alquiler de equipo y accesorios para deporte y recreación, como aeroplanos, botes, caballos, equipo de esquí y campamento;

    • – Lecciones individuales o en grupo, fuera de instituciones, de bridge, ajedrez, gimnasia, baile, música, patinaje, esquí, natación y otros pasatiempos;

    • – Servicios de guías de montaña, guías de viaje, etc.;

    • – Servicios de asistencia a la navegación para botes.

    Incluye: alquiler de calzado para deportes concretos (botas de esquí, botines de fútbol, zapatos de golf y calzado de ese tipo con cuchillas de patinaje, ruedas, clavos, etc.).

    Excluye: transporte en cablecarril o aerosillas fuera de centros de esquí o de turismo (07.3.6).

    09.4.2 Servicios culturales (S)

    • – Servicios prestados por:

      • - Cines, teatros, teatros de ópera, salas de concierto, teatros de variedades, circos, espectáculos de luz y sonido;

      • - Museos, bibliotecas, galerías de arte, exposiciones;

      • - Monumentos históricos, parques nacionales, jardines zoológicos y botánicos, acuarios;

    • – Alquiler de equipo y accesorios para cultura, aparatos de televisión, reproductoras de vídeo, etc.;

    • – Transmisiones de televisión y radio, en particular las tarifas de licencia para equipo de televisión y suscripción a redes de televisión;

    • – Servicios de fotógrafos, revelado de películas, procesamiento de impresiones, ampliación, fotografía de retratos, de bodas, etc.

    Incluye: servicios de músicos, payasos y actores para entretenimiento privado.

    09.4.3 Juegos de azar (S)

    • – Cargos de servicio para loterías, apostadores, totalizadores, casinos y otros establecimientos de juego, máquinas de juego, salones de bingo, tarjetas de raspado, sorteos, etc. (el cargo de servicio se define como la diferencia entre la suma pagada por los billetes de lotería o apostada y la suma pagada a los ganadores).

    09.5 Periódicos, Libros y Papeles y Útiles de Oficina

    09.5.1 Libros (SD)

    • – Libros, incluidos atlas, diccionarios, enciclopedias, libros de texto, guías y partituras musicales.

    Incluye: álbumes y álbumes de recortes para niños; encuadernado.

    Excluye: cintas pregrabadas y discos compactos de novelas, obras de teatro, poesía, etc. (09.1.4); disquetes pregrabados y CD-ROM que contengan libros, diccionarios, enciclopedias, cursos de idiomas, etc., en forma de programas de computadora (09.1.4); álbumes de estampillas (09.3.1).

    09.5.2 Diarios y periódicos (ND)

    • – Diarios, revistas y otros periódicos.

    09.5.3 Material impreso diverso (ND)

    • – Catálogos y material de publicidad;

    • – Carteles, tarjetas postales lisas o con imágenes, calendarios;

    • – Tarjetas de felicitación o de visita, anuncios y tarjetas con mensajes;

    • – Mapas y globos terráqueos.

    Excluye: tarjetas postales con franqueo pagado y aerogramas (08.1.0); álbumes de estampillas (09.3.1).

    09.5.4 Papel y útiles de oficina y materiales de dibujo (ND)

    • – Anotadores, sobres, libros de contabilidad, cuadernos, diarios, etc.;

    • – Lapiceros, lápices, lapiceras fuente o plumas estilográficas, bolígrafos, marcadores, tintas, gomas de borrar, sacapuntas, etc.;

    • – Esténciles y modelos calados para estarcir, papel carbón, cintas para máquina de escribir, almohadillas entintadas, líquidos correctores, etc.;

    • – Perforadoras de papel, cortadoras de papel, tijeras para papel, gomas y adhesivos para oficina, grapadoras y grapas, broches para papel, alfileres para dibujo, etc.;

    • – Materiales de dibujo y pintura, como telas, papel, cartón, pinturas, lápices blandos para colorear, pasteles y pinceles.

    Incluye: cartuchos de tóner y de tinta, materiales educativos como libros con ejercicios, reglas de cálculo, instrumentos de geometría, pizarras, tiza y estuches para lápices.

    Excluye: calculadoras de bolsillo (09.1.3).

    09.6 Paquetes Turísticos

    09.6.0 Paquetes turísticos (S)

    • – Vacaciones o viajes con todo incluido, a saber, viaje, comida, alojamiento, guías, etc.

    Incluye: viajes de excursión de medio día y un día de duración; peregrinajes.

    10 Educación

    Esta división abarca solo los servicios de educación. No incluye los gastos en material docente, como los libros (09.5.1) y el papel y útiles de oficina (09.5.4) o los servicios de apoyo a la educación, como los servicios de atención de la salud (06), los servicios de transporte (07.3), los servicios de suministro de comidas por contrato (11.1.2) y los servicios de alojamiento (11.2.0).

    Incluye la educación mediante programas emitidos por radio o televisión.

    El desglose de los servicios de educación se basa en las categorías de 1997 de la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE-97) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

    10.1 Enseñanza Preescolar y Enseñanza Primaria

    10.1.0 Enseñanza preescolar y enseñanza primaria (S)

    • – Niveles 0 y 1 de la CINE-97: enseñanza preescolar y primaria.

    Incluye: programas de alfabetización para alumnos de edad muy superior a la que corresponde a la escuela primaria.

    10.2 Enseñanza Secundaria

    10.2.0 Enseñanza secundaria (S)

    • – Niveles 2 y 3 de la CINE-97: primer y segundo ciclo de enseñanza secundaria.

    Incluye: enseñanza secundaria extraescolar para adultos y jóvenes.

    10.3 Enseñanza Postsecundaria, No Terciaria

    10.3.0 Enseñanza postsecundaria, no terciaria (S)

    • – Nivel 4 de la CINE-97: enseñanza postsecundaria, no terciaria.

    Incluye: enseñanza postsecundaria, no terciaria, extraescolar para adultos y jóvenes.

    10.4 Enseñanza Terciaria

    10.4.0 Enseñanza terciaria (S)

    • – Niveles 5 y 6 de la CINE-97: primer y segundo ciclo de la enseñanza terciaria.

    10.5 Enseñanza no Atribuible a Ningún Nivel

    10.5.0 Enseñanza no atribuible a ningún nivel (S)

    • – Programas educativos, generalmente para adultos, que no requieren ninguna instrucción previa especial, en particular la capacitación profesional y el desarrollo cultural.

    Excluye: lecciones de conducción (07.2.4); clases de deportes y juegos como el bridge, a cargo de profesores privados (09.4.1).

    11 Restaurantes y Hoteles

    11.1 Servicios de Suministro de Comidas Por Contrato

    11.1.1 Restaurantes, cafés y establecimientos similares (S)

    • – Servicios de suministro de comidas por contrato (comidas, refrigerios, bebidas y refrescos) servidos por restaurantes, cafés, bufés, bares, salones de té, etc., incluidos los suministrados:

      • - En lugares que proporcionen servicios recreativos, culturales, deportivos o espectáculos: teatros, cines, estadios deportivos, piscinas, complejos deportivos, museos, galerías de arte, clubes nocturnos, salas de baile, etc.;

      • - En medios de transporte público (autobuses, trenes, barcos, aviones, etc.) cuando se pagan por separado;

    • – Incluye asimismo:

      • - La venta de productos alimenticios y bebidas para el consumo inmediato en quioscos, puesto de vendedores ambulantes y lugares similares, incluidos los productos alimenticios y las bebidas que se venden listos para el consumo en máquinas automáticas;

      • - La venta de platos cocinados en restaurantes, para el consumo fuera de sus locales;

      • - La venta de platos cocinados por contratistas de servicios de suministros de comidas, ya se entreguen en el domicilio del cliente o sean recogidos personalmente por este.

    Incluye: las propinas.

    Excluye: las compras de tabaco (02.2.0); las

    llamadas telefónicas (08.3.0).

    11.1.2 Comedores (S)

    • – Servicios de suministro de comidas en comedores de empresas, oficinas y escuelas, universidades y otros centros de enseñanza.

    Incluye: los comedores universitarios, los de tropa y de oficiales del ejército.

    Excluye: los alimentos y las bebidas que se sirven a los enfermos hospitalizados (06.3.0).

    11.2 Servicios de Alojamiento

    11.2.0 Servicios de alojamiento (S)

    • – Servicios de alojamiento en:

      • - Hoteles, pensiones, moteles, posadas y hostales;

      • - Poblados y centros de vacaciones, terrenos para camping y caravanas, albergues juveniles y chalés de montaña;

      • - Internados, universidades y otros centros docentes;

      • - Transporte público (trenes, barcos, etc.) cuando se pagan los servicios por separado;

      • - Albergues para jóvenes trabajadores o inmigrantes.

    Incluye: propinas y maleteros.

    Excluye: pagos realizados por familias que ocupan una habitación de hotel o pensión como residencia principal (04.1.1); alquileres pagados por familias como residencia secundaria durante las vacaciones (04.1.2), llamadas telefónicas (08.3.0); servicios de suministro de comidas por contrato en dichos establecimientos, excepto el desayuno u otras comidas que estén incluidas en el precio del alojamiento (11.1.1); alojamiento en orfanatos u hogares para personas discapacitadas e inadaptadas (12.4.0).

    12 Bienes y Servicios Diversos

    12.1 Cuidado Personal

    12.1.1 Salones de peluquería y establecimientos de cuidados personales (S)

    • – Salones de peluquería, barberías, salones de belleza, manicuras, pedicuros, baños turcos, saunas, solarios, masajes no terapéuticos, etc.

    Incluye: cuidados corporales, depilación y servicios similares.

    Excluye: balnearios (06.2.3) o (06.3.0); gimnasios (09.4.1).

    12.1.2 Aparatos eléctricos para el cuidado personal (D)

    • – Máquinas de afeitar y de cortar el pelo eléctricas, secadores de pelo de mano y de casco, tenazas para rizar el cabello y peines para marcar, lámparas ultravioletas, vibradores, cepillos de dientes eléctricos y otros aparatos eléctricos para la higiene dental, etc.;

    • – Reparación de dichos aparatos.

    12.1.3 Otros aparatos, artículos y productos para la atención personal (ND)

    • – Aparatos no eléctricos: máquinas de afeitar y de cortar el pelo y cuchillas para las mismas, tijeras, limas de uñas, peines, brochas de afeitar, cepillos del pelo, cepillos de dientes, cepillos para las uñas, horquillas para el pelo, rizadores de pelo, balanzas personales y pesabebés, etc.;

    • – Artículos para la higiene personal: jabón de tocador, jabón medicinal, aceite y leche limpiadores, jabón de afeitar, crema y espuma de afeitar, pasta de dientes, etc.;

    • – Productos de belleza: barras de labios, barniz de las uñas, productos de maquillaje y de eliminación del mismo (incluidos los polvos de tocador compactos, los cepillos y las brochas para la aplicación de los polvos de tocador), lacas y lociones para el cabello, productos para antes y después del afeitado, bronceadores para el sol, depiladores, perfumes y agua de colonia, desodorantes personales, productos para el baño, etc.;

    • – Otros productos: papel higiénico, pañuelos y toallas de papel, paños higiénicos, algodón, tapones de algodón, pañales, esponjas de baño, etc.

    12.2 Prostitución

    12.2.0 Prostitución (S)

    • – Servicios facilitados por prostitutas y otros servicios.

    12.3 Efectos Personales N.E.P.

    12.3.1 Joyería, relojes de pared y relojes de pulsera (D)

    • – Piedras y metales preciosos y joyas fabricadas con dichas piedras y metales;

    • – Bisutería, gemelos y alfileres de corbata;

    • – Relojes de pared, relojes de pulsera, cronómetros, despertadores, relojes de viaje;

    • – Reparación de esos artículos.

    Excluye: ornamentos (05.1.1) o (05.4.0); radiorrelojes (09.1.1); piedras y metales preciosos y joyas fabricadas de dichas piedras y metales, adquiridas sobre todo como objetos de valor (para la formación de capital).

    12.3.2 Otros efectos personales (SD)

    • – Artículos de viajes y otros artículos para el transporte de efectos personales: maletas, baúles, bolsas de viaje, maletines, carteras, bolsas, billeteras, bolsos, etc.;

    • – Artículos para bebés: cochecitos de niño, sillitas, cestos, hamaquitas, cunas y asientos para el coche, portabebés delanteros y de espalda, correas y andadores, etc.;

    • – Artículos para fumador: pipas, encendedores, pitilleras, cortapuros, ceniceros, etc.;

    • – Artículos personales varios: gafas de sol, bastones, paraguas y sombrillas, abanicos, llaveros, etc.;

    • – Artículos de funeraria: ataúdes, lápidas, urnas, etc.;

    • – Reparación de dichos artículos.

    Incluye: recargas de gas para encendedores, termómetros de pared y barómetros.

    Excluye: muebles para el bebé (05.1.1); bolsas de compra (05.2.0); biberones (05.4.0).

    12.4 Protección Social

    La protección social definida en este apartado abarca los servicios de asistencia y apoyo prestados a las siguientes personas: ancianos, discapacitados, afectados por accidentes y enfermedades ocupacionales, supervivientes, desempleados, indigentes, sin hogar, de muy bajos ingresos, población indígena, inmigrantes, refugiados, personas que abusan del alcohol y de las drogas, etc. Incluyen también los servicios de asistencia y apoyo facilitados a las familias y a los niños.

    12.4.0 Protección social (S)

    Estos servicios incluyen la atención en instituciones, la ayuda prestada en los propios hogares, guarderías y servicios de rehabilitación. De forma más específica, en este apartado se incluyen los pagos realizados por las familias para:

    • – Hogares de jubilación para las personas de edad avanzada, residencias para personas discapacitadas, centros de rehabilitación que proporcionen ayuda a pacientes durante períodos largos de tiempo más bien que asistencia sanitaria y terapia de rehabilitación, escuelas para personas incapacitadas donde el principal objetivo sea ayudar a los alumnos a superar su incapacidad;

    • – Ayudar a mantener en sus hogares a las personas de edad incapacitadas (servicios de limpieza del hogar, programas de comidas, guarderías, servicios de guarderías y de vacaciones);

    • – Nodrizas, casas cuna, hogares de recreo y otras instalaciones para el cuidado de los niños;

    • – Servicios consultivos, de orientación, arbitraje, servicios de acogida y adopción para las familias.

    12.5 Seguros

    Los cargos por servicio de los seguros se clasifican de acuerdo con la naturaleza de dichos seguros, a saber: seguros de vida y otros seguros (por ejemplo, seguros en relación con la vivienda, la salud, el transporte, etc.). Los cargos por servicio de los seguros multirriesgo, que cubran varios riesgos, deberán clasificarse según el costo del riesgo principal, si no se pueden atribuir los cargos por servicio a los distintos riesgos cubiertos.

    Se define el cargo por servicio como la diferencia entre las indemnizaciones debidas y las primas ganadas y las primas suplementarias.

    12.5.1 Seguro de vida (S)

    • – Los cargos por servicio correspondientes al seguro de vida, al seguro de prestación en caso de fallecimiento, al seguro de educación, etc.

    12.5.2 Seguro relacionado con la vivienda (S)

    • – Cargos por servicio pagados por los propietarios ocupantes de una vivienda y por los inquilinos, correspondientes a los tipos de seguro que habitualmente suscriben los inquilinos, contra incendio, robo, daños provocados por el agua, etc..

    Excluye: cargos por servicio pagados por los propietarios ocupantes de una vivienda correspondientes a los tipos de seguro que habitualmente suscriben los propietarios (consumo intermedio).

    12.5.3 Seguro relacionado con la salud (S)

    • – Cargos por servicio correspondientes al seguro de enfermedad y accidentes.

    12.5.4 Seguro relacionado con el transporte (S)

    • – Cargos por servicio correspondientes a seguros relacionados con el equipo de transporte personal;

    • – Cargos por servicio correspondientes al seguro de viaje y equipaje.

    12.5.5 Otros seguros (S)

    • – Cargos por servicio correspondientes a otros seguros como el de responsabilidad civil por lesiones o daños a terceros o a su propiedad.

    Excluye: responsabilidad civil o daños a terceros o a su propiedad derivados del funcionamiento del equipo de transporte personal (12.5.4).

    12.6 Servicios Financieros N.E.P.

    12.6.1 SIFMI (S)

    • – Servicios de intermediación financiera medidos indirectamente.

    12.6.2 Otros servicios financieros n.e.p. (S)

    • – Costos reales de los servicios financieros de los bancos, oficinas de correo, cajas de ahorro, bancos de cambio de divisas e instituciones financieras similares;

    • – Honorarios y cargos por servicio de agentes, asesores de inversión, consultores fiscales y servicios similares;

    • – Costos administrativos de los fondos privados de pensiones y servicios similares.

    12.7 Otros Servicios N.E.P.

    12.7.0 Otros servicios n.e.p. (S)

    • – Honorarios por servicios de asesoramiento jurídico, agencias de contratación de personal, etc.;

    • – Gastos en pompas fúnebres y en otros servicios de funerales;

    • – Pago por servicios de agentes inmobiliarios, de viviendas, subastadores, operadores de ventas y otros intermediarios;

    • – Pago por fotocopias y otras reproducciones de documentos;

    • – Honorarios por la emisión de certificados de nacimiento, matrimonio y muerte y otros documentos administrativos;

    • – Pago por noticias y anuncios en la prensa;

    • – Pago por los servicios de grafólogos, astrólogos, detectives privados, guardaespaldas, agencias matrimoniales y asesores de orientación matrimonial, escribanos, concesionarios varios (de asientos, retretes, guardarropas), etc.

    Anexo 3: Resolución sobre índices de precios al consumidor adoptada por la decimoséptima Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo, 2003

    Preámbulo *

    La decimoséptima Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo,

    Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo y reunida del 24 de noviembre al 3 de diciembre de 2003, Recordando la resolución adoptada por la decimocuarta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo, relativa a los índices de los precios del consumo, y reconociendo la continua vigencia de los principios básicos contenidos en dicha resolución, en particular, el hecho de que la finalidad esencial del índice de precios al consumidor (IPC) es la medición de los cambios ocurridos a lo largo del tiempo en relación con el nivel general de los precios de bienes y servicios adquiridos, utilizados o pagados para ser consumidos por una población de referencia.

    Reconociendo que existe la necesidad de modificar y ampliar las normas vigentes, a la luz de la evolución reciente de la metodología y la informática con el fin de aumentar la utilidad de las normas internacionales como fuente de directrices técnicas para todos los países, Reconociendo la utilidad de estas normas para mejorar la comparabilidad internacional de las estadísticas, Reconociendo que el índice de precios al consumidor se utiliza para diversos fines, y que debería alentarse a los gobiernos a determinar las finalidades (prioritarias) de un IPC, asignar recursos suficientes para su compilación y garantizar la independencia profesional de sus compiladores,

    Reconociendo que los objetivos y usos (prioritarios) del IPC difieren según los países y que, por consiguiente, no cabe pensar en una aplicación universal de una normativa única,

    Reconociendo que el IPC debe resultar creíble para los observadores y usuarios, tanto nacionales como internacionales, y que una mejor comprensión de los principios y procedimientos utilizados para compilar el índice aumentará la confianza de los usuarios en el mismo, Acuerda que los principios y métodos que se apliquen para la construcción de un índice de precios al consumidor deben estar basados en las directrices y métodos que son generalmente aceptados como buenas prácticas estadísticas;

    Adopta, en este día 3 de diciembre de 2003, la siguiente resolución, que sustituye a la anterior, adoptada en 1987.

    Naturaleza y significado de un índice de precios al consumidor (IPC)

    1. El IPC es un indicador social y económico de coyuntura, construido para medir los cambios experimentados a lo largo del tiempo en relación con el nivel general de precios de los bienes y servicios de consumo que los hogares pagan, adquieren o utilizan para ser consumidos.

    2. El índice mide también los cambios experimentados a lo largo del tiempo de los precios de consumo. Esto se puede realizar midiendo el precio de una canasta fija de bienes y servicios de calidad y características semejantes a los artículos de la canasta seleccionados para ser representativos de los gastos de los hogares durante un año o durante otro período específico. Este índice se conoce con el nombre de índice de precios de una canasta fija.

    3. El índice también puede apuntar a medir los efectos que la variación de los precios puede tener en el costo necesario para lograr un nivel de vida constante (es decir, nivel de utilidad o bienestar). Este concepto se denomina índice del costo de vida (ICV). Un índice de precios de una canasta fija, u otra medida apropiada, puede ser utilizado como una aproximación de un ICV.

    Usos del índice de precios al consumidor

    4. El índice de precios al consumidor se utiliza para muy diversos fines, entre los que destacan dos: i) el ajuste de las remuneraciones, así como la seguridad social y otras prestaciones para compensar, en parte o totalmente, las variaciones del costo de la vida o de los precios al consumidor, y ii) facilitar una medición de la inflación media de los precios que afecta al sector de los hogares en su conjunto como indicador macroeconómico. Los índices parciales del IPC se utilizan también para deflactar los componentes del gasto de consumo final de los hogares en las cuentas nacionales y el valor de las ventas al por menor para obtener estimaciones sobre la variación de su volumen.

    5. Los IPC se utilizan también para otros fines tales como el seguimiento de la tasa general de inflación de los precios en todos los sectores de la economía, el ajuste de las tasas y precios públicos, el ajuste de los pagos previstos en contratos comerciales, y para la formulación y evaluación de las políticas comerciales y tasas de cambio. En estos casos, se recurre al IPC porque no existe actualmente otro instrumento de medición más adecuado, o porque se considera que sus posibles deficiencias son compensadas con creces por otras características del índice (por ejemplo, el hecho de su amplia difusión y aceptación, la regularidad de su publicación, etc.).

    6. Dado que el IPC puede utilizarse con varios fines, es probable que un índice único no pueda dar resultados igualmente satisfactorios en todas sus aplicaciones. Por ello, quizá sea apropiado elaborar una serie de índices alternativos con fines distintos, si la demanda de los usuarios justifica el gasto adicional. Cada índice debería ser correctamente definido y denominado, para evitar confusiones, y debería señalarse expresamente una medición del IPC “general”.

    7. Cuando se elabore un solo índice, lo que debería determinar el tipo de índice elaborado es su utilización principal, la gama de los bienes y servicios incluidos, su cobertura geográfica, los hogares a que se refiere, así como el concepto de precio y la fórmula utilizada. Si se destina a varios usos principales, es probable que haya que llegar a soluciones de compromiso en lo que respecta a la forma de elaboración del IPC. Debería informarse a los usuarios sobre las soluciones de compromiso alcanzadas y sobre las limitaciones de dicho índice.

    Ámbito de aplicación del índice

    8. El ámbito de aplicación del índice depende del fin específico a que esté destinado, y debería definirse en función del tipo de hogares, las zonas geográficas y las categorías de bienes y servicios de consumo adquiridos, utilizados o pagados por la población de referencia.

    9. Si el uso primordial del índice es ajustar los ingresos monetarios, el universo de estudio podría ser un grupo de hogares apropiado, por ejemplo, el de los trabajadores asalariados. En estos casos, deberían incluirse todos los gastos de consumo en que hayan incurrido estos hogares, en su país y en el extranjero. Si la finalidad principal del IPC es medir la inflación en la economía nacional, puede ser conveniente incluir los gastos de consumo realizados dentro del país, en vez de los gastos de los hogares residentes dentro del país.

    10. En general, la población de referencia para un índice nacional debería definirse de manera muy amplia. Si se excluye algún grupo de ingreso, tipo de hogar o zona geográfica concreta, por costos o consideraciones prácticas, por ejemplo, debería indicarse expresamente.

    11. El ámbito geográfico se refiere a la cobertura geográfica de la recolección de precios y gastos de consumo de la población de referencia, y ambos deberían definirse con la mayor amplitud posible y, si es posible, de manera coherente. Si la recolección de precios se limita a zonas particulares debido a la falta de recursos, debería hacerse constar esa circunstancia. Puede entenderse que la cobertura geográfica del gasto de consumo abarca el gasto de consumo de la población residente (consumo residente) o el gasto de consumo realizado dentro del país (consumo interno).

    12. Puede haber diferencias considerables en las pautas de gasto o variaciones de precios entre regiones o grupos específicos de población y se tendrá cuidado para garantizar que están representadas en el índice. Es posible calcular índices independientes para estos grupos de población o regiones, si la demanda justifica el costo adicional.

    13. Conforme a su objetivo principal, el IPC debería, conceptualmente, tomar en consideración todo tipo de bienes y servicios de consumo que sean de interés para la población de referencia, sin omitir ningún artículo que pudiera considerarse no disponible legalmente o socialmente indeseable. Cuando sea apropiado, pueden elaborarse agregados especiales para ayudar a los usuarios que deseen excluir determinadas categorías de bienes y servicios en el marco de aplicaciones específicas o para su análisis. Cuando este sea el caso, deberá estar claramente documentado.

    14. Los bienes y servicios adquiridos con fines comerciales, los bienes de patrimonio como las obras de arte, las inversiones financieras (distintas de los servicios financieros) y los pagos por concepto de impuestos sobre la renta, cotizaciones a la seguridad social y multas no se consideran como bienes o servicios de consumo y deberían quedar excluidos de la cobertura del índice. Algunos países consideran que los gastos relativos a la compra de las viviendas son capital de inversión y, en cuanto tales, los excluyen del índice.

    Adquisición, utilización o pago

    15. Al determinar el ámbito del índice, la fecha de registro y la valoración del consumo, es importante tener en cuenta si los objetivos a que se destine el índice se alcanzarían más satisfactoriamente adoptando una definición basada en los enfoques de “adquisición”, “utilización” o “pago”1. El enfoque de la “adquisición” se usa habitualmente cuando el índice se va a utilizar como indicador macroeconómico. El enfoque del “pago” se selecciona a menudo cuando el objetivo principal del índice es el ajuste de las remuneraciones o de los ingresos. Cuando el objetivo es medir los cambios ocurridos en el costo de la vida, el enfoque de la “utilización” puede ser el más aconsejable. La decisión sobre el enfoque (o la combinación de varios de ellos) que se va a seguir con un grupo específico de productos debería basarse en la finalidad del índice, así como en los costos y la aceptabilidad de la decisión para los usuarios, a quienes se debería informar del enfoque seguido para los diferentes artículos. Debido a las dificultades prácticas que presenta la definición uniforme del consumo y la estimación del flujo de servicios ofrecidos por otros bienes duraderos en lo que respecta a la “utilización”, puede ser necesario adoptar un enfoque mixto, por ejemplo, de “utilización” en el caso de la vivienda ocupada por el propietario y de “adquisición” o “pagos” cuando se trata de otros bienes de consumo duraderos.

    16. Las diferencias entre los tres enfoques son especialmente pronunciadas cuando se trata de artículos para los cuales el momento de la adquisición, del uso y del pago no coinciden como la vivienda ocupada por el propietario, los bienes duraderos y los artículos comprados a crédito.

    17. El más complejo e importante de los artículos anteriormente mencionados es la vivienda ocupada por el propietario. En la mayor parte de los países, una proporción significativa de los hogares son propietarios de su vivienda, y esta se caracteriza por una larga vida útil y un desembolso de compra elevado (precio). De acuerdo con el concepto de la “adquisición”, el valor de las nuevas viviendas adquiridas en el período de referencia de las ponderaciones debería ser utilizado para deducir la ponderación (y el precio completo de la vivienda se incluye en el IPC en el momento de la adquisición, independientemente de cuándo tenga lugar el consumo). Con el enfoque del “pago”, las ponderaciones reflejan las cantidades efectivamente pagadas por la vivienda (y los precios se introducen en el IPC en el período o períodos en que se pagan), mientras que con el concepto de la “utilización” es el valor del flujo de servicios relativos a la vivienda consumidos durante el período de referencia de las ponderaciones, estimado utilizando un costo implícito o teórico (y los precios o los costos de oportunidad estimados se introducen en el IPC cuando tiene lugar el consumo).

    18. El consumo de la producción propia, la remuneración en especie o los bienes y servicios ofrecidos gratuitamente por el Estado y las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares pueden ser importantes en algunos países donde la finalidad del índice se alcanzaría más satisfactoriamente definiendo el consumo en términos de «utilización» o «adquisición» (con el concepto de pago, estos quedan excluidos). La inclusión de estos artículos requerirá técnicas especiales de valoración y registro de precios.

    Canasta y ponderaciones

    19. Las decisiones sobre la composición de la canasta y las ponderaciones se derivan directamente del ámbito del índice, así como de la elección entre los enfoques de “adquisición”, “utilización” o “pago”.

    20. Una vez definidos, los gastos que se incluyen dentro del ámbito del índice, estos deberían agruparse en categorías semejantes en un sistema de clasificación jerarquizada (por ejemplo, en divisiones, grupos y clases) a fines de compilación o análisis. Tendría que haber compatibilidad entre las clasificaciones utilizadas para el cálculo del índice y las empleadas para las estadísticas sobre gastos de los hogares. A los fines de comparabilidades internacionales, la clasificación debería también ser compatible con la versión más reciente de la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades (CCIF) de las Naciones Unidas2.

    21. Para facilitar el análisis y la interpretación de los resultados del índice, puede ser conveniente clasificar los bienes y servicios de acuerdo con varias clasificaciones suplementarias (por ejemplo, fuente de origen, durabilidad y estacionalidad). El cálculo del IPC utilizando diversas clasificaciones debe generar los mismos resultados globales que el índice original.

    22. La clasificación debería ofrecer también un marco para la asignación de las ponderaciones de los gastos. Los gastos situados en el nivel inferior del sistema de clasificación, expresados como proporción del gasto total, determinan las ponderaciones que se utilizarán en este nivel. Cuando las ponderaciones permanecen fijas durante varios años, el objetivo debería ser adoptar las ponderaciones que son representativas del comportamiento habitual de los hogares.

    23. Las dos principales fuentes para deducir las ponderaciones son los resultados de las encuestas de gastos de los hogares y las estimaciones de las cuentas nacionales sobre el gasto en consumo de los hogares. Los resultados de las encuestas de gastos de los hogares son indicados para un índice concebido para abarcar los gastos de consumo de los grupos de población de referencia residentes dentro del país, mientras que las estimaciones de las cuentas nacionales son adecuadas para la elaboración de índices relativos a los gastos de consumo dentro del país. La decisión sobre la fuente o fuentes que deberán utilizarse y sobre la manera de emplearlas deberá tomarse sobre la base de la finalidad principal del índice, de la disponibilidad y de la calidad de los datos apropiados.

    24. La información procedente de la fuente principal (encuestas de gastos de los hogares o cuentas nacionales) debería complementarse con toda información disponible sobre las pautas de gasto. Las fuentes de tal información que pueden utilizarse para desglosar los gastos son las encuestas de ventas en establecimientos minoristas, las encuestas relativas a los lugares de compra, las encuestas de producción, los datos sobre exportaciones e importaciones y las fuentes administrativas. Tomando como base estos datos, es posible desglosar aún más las ponderaciones correspondientes a ciertos artículos, por región y tipo de punto de venta. Cuando los datos obtenidos de diferentes fuentes hagan referencia a períodos diferentes, es importante comprobar, antes de asignar las ponderaciones, que los gastos se ajustan de manera que tengan el mismo período de referencia.

    25. Cuando el período de referencia de las ponderaciones difiere de manera significativa del período de referencia de los precios, estas deberían actualizarse para tener en cuenta los cambios experimentados por aquellos entre el período de referencia de las ponderaciones y el período de referencia de los precios. Cuando existan evidencias de que las ponderaciones actualizadas con precios no sean representativas de la pauta de consumo del período de referencia de los precios, debería omitirse este procedimiento.

    26. Las ponderaciones deberían ser analizadas y revisadas cada vez que se disponga de datos precisos y fiables, y por lo menos una vez cada cinco años. Las revisiones periódicas son importantes para reducir las posibles repercusiones que pudiera tener en el índice la sustitución de artículos3. Para algunas categorías, es necesario poner al día más frecuentemente las ponderaciones, ya que es probable que tales ponderaciones queden desfasadas más rápidamente que las ponderaciones de los niveles superiores. Durante los períodos de inflación alta, las ponderaciones deberían ser actualizadas más frecuentemente.

    27. Cuando una nueva canasta (estructura o ponderaciones) sustituye a la antigua, debería crearse una serie continua de IPC asociando4 los números índices basados en la nueva canasta de bienes y servicios con los basados en la canasta anterior. El procedimiento utilizado para vincular series de números índices dependerá de la técnica utilizada para la compilación del índice. El objetivo es garantizar que la técnica empleada para introducir una nueva canasta no modifique, por sí sola, el nivel del índice.

    28. La inclusión de bienes y servicios completamente nuevos (es decir, bienes y servicios que no puedan asignarse a ninguna de las clases de agregados elementales existentes) solo debería considerarse en el momento en que se realice la operación periódica de análisis y revisión de las ponderaciones. Un nuevo modelo o variedad de un producto existente y que pueda ubicarse dentro de un agregado elemental existente debería incluirse en el momento en que se estime que su cuota de mercado es significativa y duradera. Si se observa un cambio de calidad, debería introducirse el correspondiente ajuste por calidad5.

    29. Algunos artículos, como los artículos estacionales, los seguros, los artículos de segunda mano, los gastos en el extranjero, los intereses, la producción propia o los gastos de compra y construcción de viviendas pueden requerir un trato especial a la hora de determinar sus ponderaciones. La manera de tratar estos artículos debería ser determinada por las circunstancias nacionales, la finalidad principal del índice y la posibilidad de compilación.

    30. Los artículos estacionales deberían incluirse en la canasta. Es posible utilizar: i) un enfoque de ponderación fija que adopte la misma ponderación para el artículo estacional en todos los meses, con un precio imputado para los meses fuera de estación, o ii) un enfoque de ponderaciones variables, en que se atribuye al artículo estacional una ponderación que cambia según los meses. La decisión sobre el enfoque deberá estar basada en la situación nacional.

    31. Las ponderaciones de los gastos para los bienes de segunda mano deberían basarse en los gastos netos relativos a estos bienes para la población de referencia o en los gastos brutos, según la finalidad del índice.

    32. Cuando en el ámbito del índice se incluye el consumo de la producción propia, las ponderaciones deberían estar basadas en el valor de las cantidades del consumo propio que han sido consumidas. La valoración del consumo de la producción propia debería efectuarse sobre la base de los precios vigentes en el mercado, a no ser que haya alguna razón para concluir que los precios de mercado no sean adecuados o no se puedan observar en forma fiable o no haya interés en utilizar precios asignados hipotéticamente. En este caso, deberían utilizarse los gastos y los precios de los insumos relativos a la producción de estos bienes y servicios. La otra opción es valorarlos utilizando los precios de mercado ajustados en función de la calidad.

    Muestreo para la recopilación de precios

    33. Un IPC es una estimación que se basa en una muestra de hogares utilizada para calcular ponderaciones y en una muestra de zonas comprendidas en las regiones, una muestra de puntos de venta, una muestra de bienes y servicios, y una muestra de los períodos de observación de los precios.

    34. El tamaño de la muestra y los métodos de selección de los puntos de venta y de los bienes y servicios, para los cuales deban observarse la evolución temporal de los precios, deberían garantizar que los precios recopilados sean representativos y suficientes para cumplir los requisitos que determinan la precisión del índice, pero también que el proceso de recolección sea eficaz en función de los costos. La muestra de los precios debería reflejar la importancia en términos del gasto relativo de los bienes y servicios que los consumidores pueden comprar en el período de referencia, el número, los tipos y la difusión geográfica de los puntos de venta pertinentes para cada bien y servicio, y la dispersión de los precios y la variación de los precios entre los puntos de venta.

    35. Las técnicas de muestreo probabilístico son los métodos preferidos, en principio, debido a que permiten una inferencia estadística sólida y un control sobre la representatividad del muestreo. Además, permiten estimar la varianza del muestreo (errores). No obstante, pueden ser costosas en su aplicación y pueden dar lugar a la selección de artículos cuyo precio es difícil de registrar según calidades constantes.

    36. En los casos en que no existen marcos de muestreo adecuados y es demasiado costoso obtenerlos, las muestras de los puntos de venta y los artículos deben obtenerse con métodos no probabilísticos. Los estadísticos deben utilizar la información disponible y hacer uso de su mejor criterio para garantizar que se seleccionan muestras representativas. Se puede considerar la posibilidad de aplicar una estrategia de muestreo por valores umbrales6 o muestreo por cuotas, especialmente cuando el tamaño de la muestra es pequeño. Se puede utilizar una mezcla de técnicas de muestreo probabilístico y no probabilístico.

    37. Un muestreo eficiente y representativo, sea aleatorio o intencionado, requiere marcos de muestreo completos y actualizados para los puntos de venta y los productos. El muestreo puede ser efectuado sea por la oficina central a partir de bases de marcos de muestreo en el terreno por las personas encargadas de recoger los precios o por una mezcla de los dos métodos. En el primer caso, los agentes encargados de recolectar los precios deberían recibir instrucciones precisas sobre los puntos de venta a visitar y sobre los artículos cuyos precios deben recolectarse. En el segundo caso, los agentes encargados de recolectar los precios deberían recibir instrucciones precisas y sin ambigüedades sobre los procedimientos de muestreo local a adaptar. Los registros comerciales estadísticos, las guías telefónicas comerciales, los resultados de las encuestas sobre lugares de compra, las encuestas de ventas en diferentes tipos de puntos de venta y las listas de vendedores de Internet pueden utilizarse como marcos de muestreo para la selección de los puntos de venta. Los catálogos u otras listas de productos elaboradas por los grandes fabricantes, vendedores al por mayor o asociaciones comerciales, o las listas de productos que son específicas de puntos de venta concretos, como pueden ser los grandes supermercados, podrían utilizarse como marco de muestreo para la selección de los productos. Los datos escaneados con lectores de códigos de barras en las cajas de los puntos de venta (bases de datos electrónicos) pueden ser especialmente útiles en la selección de los bienes y servicios.

    38. La muestra de puntos de venta y de bienes y servicios deberá examinarse periódicamente y actualizarse cuando sea necesario para mantener su representatividad.

    Cálculo del índice

    39. El cálculo del IPC consiste en recolectar y procesar datos de precios y de gastos conforme a determinados conceptos, definiciones, métodos y prácticas. Los procedimientos detallados que se apliquen dependerán de las circunstancias particulares.

    40. Los IPC se calculan por fases. En la primera fase, se calculan los índices agregados elementales. En la fase siguiente, se calculan los índices de nivel superior agregando los índices agregados elementales.

    Índices agregados elementales

    41. El agregado elemental es el conjunto menor y relativamente homogéneo de bienes o servicios sobre el cual hay datos de gastos definidos (utilizados) para el IPC. Es el único agregado para el cual se elabora un número índice sin ninguna ponderación explícita de gastos, aunque podrían introducirse en el cálculo de forma explícita o implícita otras formas de ponderación. El conjunto de los bienes o servicios incluidos en un agregado elemental debería ser semejante en sus usos finales, y se espera que la evolución de los precios sea semejante para todos ellos. Pueden definirse no solo en función de sus características, sino también del tipo de ubicación y punto de venta en que se venden. El grado de homogeneidad conseguido en la práctica dependerá de la disponibilidad de datos sobre gastos correspondientes.

    42. Un índice elemental es un índice de precios para un agregado elemental. Como normalmente no pueden atribuirse ponderaciones de los gastos a los precios o relaciones de precios de los artículos incluidos en la muestra dentro del agregado elemental, un índice elemental se calcula en forma de promedio no ponderado de los precios o relaciones de precios. Cuando se dispone de información relativa a las ponderaciones, esta se debería tomar en consideración para compilar los índices elementales.

    43. Hay varias formas diferentes de obtener el promedio de los precios, o de las relaciones de precios. Las tres fórmulas utilizadas con más frecuencia son el cociente de las medias aritméticas de los precios (CAP), la media geométrica (MG) y la media aritmética de las relaciones de precios (ARP). La elección de la fórmula depende de la finalidad del índice, del plan del muestreo seguido y de las propiedades matemáticas de la fórmula. Es posible utilizar diferentes fórmulas para distintos agregados elementales dentro del mismo IPC. Se recomienda utilizar, en particular, la fórmula MG cuando sea necesario reflejar la sustitución dentro del agregado elemental o cuando la dispersión de los precios o cambios de precio en el agregado elemental es importante. La MG tiene muchas ventajas debido a sus características matemáticas. El CAP puede ser utilizado para los agregados elementales que sean homogéneos y cuando los consumidores tienen solo una posibilidad limitada de sustitución o cuando no es necesario que la sustitución se refleje en el índice. Debería evitarse la fórmula ARP en su forma encadenada, ya que es sabido que da lugar a estimaciones sesgadas de los índices elementales.

    44. El índice elemental puede calcularse utilizando una forma encadenada o directa de la fórmula elegida. La utilización de una forma encadenada puede facilitar la estimación de los precios que faltan y la introducción de artículos de sustitución.

    Índices de nivel superior

    45. Estos índices de precios se obtienen como promedios ponderados de los índices agregados elementales. Varios tipos de fórmulas pueden utilizarse para obtener el promedio de los índices agregados elementales. Con el fin de obtener un índice adaptado en un plazo oportuno, la opción práctica es recurrir a una fórmula que utilice las ponderaciones referidas a un período anterior. Una de estas fórmulas es el índice de tipo Laspeyres, fórmula utilizada por la mayoría de los institutos nacionales de estadística.

    46. Para ciertos propósitos puede resultar adecuado calcular el índice de manera retrospectiva adoptando una de las fórmulas de números índices que emplean a la vez las ponderaciones del período base y del período en curso, como el índice de Fisher, de Törnqvist o el de Walsh. La comparación de la diferencia entre el índice de este tipo y el índice de Laspeyres daría algunas indicaciones de las repercusiones combinadas de los cambios en los ingresos, la evolución de las preferencias y los efectos de sustitución durante el período analizado, información que podría ser de gran utilidad para los productores y usuarios del IPC.

    47. Cuando el cambio dentro de un índice de nivel superior entre dos períodos consecutivos t–1 y t se calcula como una media ponderada de los índices individuales entre t–1 y t se debe tener cuidado de asegurarse de que las ponderaciones están actualizadas teniendo en cuenta los cambios de precios entre el período de referencia de los precios 0 y el período anterior t–1. De no hacerse así podría resultar un índice sesgado.

    Observaciones de los precios

    48. La cantidad y la calidad de los precios recogidos resultan esenciales para determinar la fiabilidad del índice, así como las especificaciones de los productos cuyos precios son observados. Habría que desarrollar métodos normalizados de recolección y procesamiento de los precios y establecer procedimientos para su recolección sistemática y exacta a intervalos regulares. Los agentes encargados de recolectar los precios deberían contar con una formación y supervisión adecuadas, y disponer de un manual detallado de instrucciones que explique claramente los procedimientos que deben aplicarse.

    Recolección

    49. Es importante tener en cuenta si el índice o algunos de sus componentes deberían referirse a precios medios mensuales (o trimestrales) o a precios de un período específico de tiempo (por ejemplo, un solo día o una semana del mes). Esta decisión depende de varios factores, entre los que figuran la utilización del índice, la posibilidad real de llevar a cabo la recopilación de precios y la pauta de las variaciones de precios. Cuando se adopte la recolección de los precios en un momento determinado, estos deberían recolectarse en un número muy reducido de días de cada mes (o trimestre). El intervalo entre las observaciones de los precios debería ser uniforme para cada artículo. Como el número de días del mes (o trimestre) varía, esta uniformidad debe definirse con cuidado. Cuando el objetivo son los precios medios mensuales (o trimestrales), los precios recolectados deberían ser representativos del período al que se refieren.

    50. Debería prestarse atención al momento del día seleccionado para la observación de los precios. Por ejemplo, en el caso de los artículos perecederos, podría ser necesario recopilar las observaciones de precios a la misma hora del mismo día de la semana, y no deberían realizarse inmediatamente antes de la hora de cierre, cuando las existencias pueden ser bajas o cuando se bajan los precios para evitar pérdidas.

    51. La recolección de precios debería realizarse de manera que sea representativa de todas las áreas geográficas incluidas en el ámbito del índice. Se tendrá especialmente cuidado cuando se pueden esperar diferencias importantes en las variaciones de los precios entre diferentes áreas.

    52. Los precios deberían recolectarse en todos los tipos de puntos de venta importantes, incluidos los vendedores por Internet, los mercados al aire libre y los mercados informales, así como en los mercados libres y en los mercados de precio controlado. Cuando sea importante acudir a más de un tipo de punto de venta para un tipo de artículo se debería reflejar en el marco de muestreo y debería utilizarse un promedio debidamente ponderado para calcular el índice.

    53. Deberían ofrecerse instrucciones en que se especifique la variedad y tamaño de los artículos cuyos precios se deben recolectar. Tales instrucciones deberían ser lo bastante precisas como para identificar las características que determinan el precio y que son necesarias para garantizar que, en la medida de lo posible, se recolecten los precios de los mismos artículos y servicios en períodos sucesivos en el mismo punto de venta. Las instrucciones deberían incluir, por ejemplo, la marca, el modelo, el tamaño, las condiciones de pago, la forma de entrega, las garantías y el tipo de punto de venta. Esta información puede utilizarse en los procedimientos de sustitución o de ajuste en función de la calidad.

    54. Los precios que se han de recolectar son los precios de las transacciones efectivas, incluidos los impuestos indirectos y los descuentos no condicionados, que la población de referencia pagaría, acordaría o calcularía (aceptaría). Cuando los precios no estén indicados o deban negociarse, cuando las unidades de medida no estén claramente definidas, o cuando los precios de compra efectivos sean distintos de los precios de lista o los precios fijos, puede ser necesario que los agentes de recolección de los precios tengan que comprar algunos artículos para determinar los precios de transacción. Debe preverse un presupuesto para estas compras. Si esto no es posible, se debería considerar la posibilidad de entrevistar a los clientes para saber qué precios han pagado realmente. Las propinas pagadas por los servicios, cuando sean obligatorias, deberían considerarse como parte del precio pagado.

    55. No deberían incluirse los precios cobrados excepcionalmente por ventas a precios de liquidación de mercancías viejas, echadas a perder durante el almacenamiento, averiadas o deterioradas por cualquier otro motivo, salvo que la venta de estos productos constituya un fenómeno permanente y generalizado. En cambio, deberían incluirse los precios de los saldos, los descuentos, los precios reducidos y las ofertas especiales cuando se apliquen a todos los consumidores sin que se limiten de manera importante las cantidades que cada cliente puede comprar.

    56. En períodos de control de precios o racionamiento, en los que la oferta es limitada y se mantiene a precios bajos con medidas como subvenciones a los vendedores, compras del sector público, el control de precios, etc., deberían recolectarse dichos precios, así como los que se cobran en los mercados no restringidos. Las observaciones sobre los diferentes precios deberían combinarse de tal manera que se utilice la información más fiable de que se disponga en relación con los precios reales pagados y la importancia relativa de los diferentes tipos de venta.

    57. Para cada tipo de artículo deberían investigarse diferentes alternativas de recolección de precios, con el fin de garantizar que las observaciones de los precios puedan realizarse de forma fiable y eficaz. Entre los medios de recolección podrían figurar las visitas a los puntos de venta con formularios impresos o aparatos portátiles, las entrevistas con los clientes, las entrevistas por teléfono con ayuda del ordenador, los cuestionarios por correo, los folletos, las listas de precios suministradas por los proveedores importantes o monopolísticos del servicio, los datos obtenidos mediante escáner y los precios publicados en Internet. En cada alternativa, al mismo tiempo que se consideran las posibles ventajas en términos de costos, se efectuará una evaluación de la fiabilidad y oportunidad de cada una de las alternativas.

    58. Cuando se recurra a las autoridades reguladoras para recolectar los precios que son objeto de una regulación o que se fijan de manera centralizada, se debería comprobar si los artículos y servicios en cuestión se venden realmente y si se pagan de hecho esos precios. En el caso de los bienes y servicios cuyos precios se determinan mediante combinaciones de cuotas de suscripción y precios unitarios (por ejemplo, en el caso de los periódicos, revistas, transporte público, electricidad y telecomunicaciones), debe comprobarse que se observa una gama representativa de ofertas de precios. También debe procurarse que se observen los cambios de precios según el tipo de consumidores, por ejemplo, las relativas a la edad del comprador o a la pertenencia a asociaciones determinadas.

    59. La información recopilada sobre los precios debería examinarse y analizarse para determinar la comparabilidad y consistencia con observaciones anteriores, la presencia de sustituciones, los cambios de precios poco usuales o importantes, y para garantizar que se calculan correctamente las conversiones de los precios de aquellos bienes que se venden en unidades múltiples o en cantidades variables. Las variaciones de precios sumamente grandes o excepcionales deberían examinarse para determinar si se trata de auténticas variaciones de precios o se deben a cambios de calidad. Deberían existir procedimientos para comprobar la fiabilidad de todas las observaciones de precios. Entre ellos podría incluirse un programa de la recolección directa de los precios o la revisión selectiva de los precios de algunos artículos poco después de la observación inicial.

    60. Deberían establecerse procedimientos adecuados para ocuparse de la falta de precios debido, por ejemplo, a la imposibilidad de comunicarse con el vendedor, la no respuesta, los datos rechazados por su escasa fiabilidad o la desaparición temporal de los artículos. Deberán calcularse los precios de los artículos no estacionales que desaparezcan temporalmente hasta que vuelvan a aparecer o se sustituyan, utilizando para ello procedimientos adecuados de estimaciones, por ejemplo, la imputación basada en las variaciones de precios de artículos semejantes no desaparecidos. Debería evitarse la repetición de los últimos precios observados, sobre todo en períodos de elevada inflación.

    Sustituciones

    61. La sustitución de un artículo será necesaria cuando este desaparezca definitivamente. La sustitución debería realizarse antes de cumplirse tres meses (trimestre) de la desaparición del artículo. Podría ser también necesario sustituirlo cuando ya no esté disponible o vendido en grandes cantidades o en condiciones de venta normales. Se deberían establecer normas claras y precisas para determinar cuál será el artículo sustituto. Según la frecuencia del muestreo y las posibilidades de proceder a ajustes de precios en función de la calidad, las posibilidades más comúnmente utilizadas entre las que se puede elegir son las siguientes: i) la más semejante a la variedad sustituida; ii) la variedad más popular entre las que pertenecen al mismo agregado elemental, y iii) la variedad de la que se pueda disponer con más probabilidad en el futuro. Deberían establecerse procedimientos precisos para el ajuste de precios atendiendo a la diferencia de características cuando son necesarias las sustituciones, con el fin de evitar los efectos de las variaciones de calidad en el precio observado.

    62. La sustitución de un punto de venta puede ser motivada si los precios no pueden obtenerse porque, por ejemplo, se ha cerrado de forma permanente, se ha producido una disminución de la representatividad o el punto de venta ha dejado de cooperar. Deberían establecerse normas claras en cuanto al momento preciso en que deben interrumpirse las observaciones de precios en un punto de venta determinado, a los criterios para seleccionar una sustitución y a los ajustes que podrían ser necesarios para las observaciones de precios y las ponderaciones. Estas normas deberían ser compatibles con los objetivos del índice y con la manera en que se ha determinado la muestra de puntos de venta para la recopilación de precios.

    63. Será necesario proceder a la supresión de todo un agregado elemental cuando desaparecen todos los artículos de ese agregado elemental de la mayor parte o de la totalidad de los puntos de venta y no es posible localizar un número suficiente de observaciones de precios para continuar presentando un índice fiable para este agregado elemental. En tales situaciones, es necesario redistribuir la ponderación asignada al agregado elemental entre los demás agregados elementales incluidos en el próximo nivel de agregación.

    Cambios de calidad

    64. Debería registrarse el precio del mismo producto en cada período, mientras sea representativo. No obstante, en la práctica, los artículos que pueden observarse en diferentes períodos pueden cambiar con respecto al tamaño del envase, los pesos, los volúmenes, las características y las condiciones de venta, así como otras características. Por ello es necesario supervisar las características de los artículos cuyo precio se registra para garantizar que los efectos de cualquier diferencia en las características pertinentes de los precios o en aquellas pertinentes de la utilidad puedan excluirse del cambio de precio estimado.

    65. Resulta relativamente más difícil identificar los cambios de la calidad o utilidad en el caso de los servicios y bienes duraderos complejos. Por ello, es necesario recolectar una cantidad considerable de información sobre las características pertinentes de los artículos cuyos precios deben recogerse. Las informaciones más importantes pueden obtenerse durante la recopilación de precios. Otras fuentes de información sobre las características pertinentes de los precios o de la utilidad pueden ser los productores, importadores o vendedores al por mayor de los bienes incluidos, así como el estudio de los artículos y anuncios en las publicaciones comerciales.

    66. Cuando se detecte un cambio de calidad, habrá que introducir un ajuste en el precio con el fin de que el índice refleje en cuanto cabe la variación «pura» de los precios. De lo contrario, el índice registrará una variación de precios que no ha tenido lugar o dejará de registrar una variación que sí ocurrió. La elección del método para estos ajustes dependerá de los bienes y servicios de que se trate. Es preciso actuar con gran cautela ya que la exactitud del índice resultante depende de la calidad de este proceso. Se debe evitar asumir automáticamente que las variaciones de precios provienen en su totalidad de cambios en la calidad, o que artículos de calidad diferente son esencialmente equivalentes.

    67. Los métodos para estimar ajustes de los precios en función de la calidad7 pueden ser:

    • a) Métodos explícitos (o directos) de ajuste por calidad, que calculan directamente el valor de la diferencia de calidad entre el artículo antiguo y el nuevo y ajustan uno de los precios en consecuencia. La variante “pura” del precio se calcula entonces implícitamente como la diferencia en los precios ajustados;

    • b) Métodos implícitos (o indirectos) de ajuste por calidad que calculan exclusivamente el componente de la diferencia de precio entre el artículo anterior y el nuevo sobre la base de las variaciones de precios observadas para artículos similares. La diferencia entre la estimación de la variación “pura” del precio y la variación observada del precio se considera como la variación debida a la diferencia por calidad.

    Algunos de estos métodos son complejos, caros y difíciles de aplicar. Los métodos utilizados deberían, en la medida de lo posible, estar basados en criterios objetivos.

    Exactitud

    68. Como para todas las estadísticas, el IPC está sujeto a errores que podrían provenir de diferentes fuentes8. Los compiladores de los IPC deben ser conscientes de las posibles fuentes de error, y adoptar medidas durante el proceso de elaboración del índice, de su construcción y de su compilación para reducir sus efectos, y para lo cual se deberían asignar los recursos adecuados.

    69. Entre las fuentes conocidas de posibles errores, sea en el registro de los precios o en la construcción del índice, que con el tiempo pueden dar lugar a errores en el IPC general, cabe señalar las siguientes: selección incorrecta de los productos y observación y registro incorrectos de sus precios; selección incorrecta de los puntos de venta y cronología de la recolección de los precios; falta de observación y ajuste correcto de los cambios de calidad, aparición de nuevos productos y puntos de venta; falta de ajuste para la sustitución de artículos y puntos de venta o la pérdida de representatividad, y utilización de fórmulas inadecuadas para calcular los índices agregados elementales y de nivel superior.

    70. Para reducir el riesgo de que el índice refleje una situación que no corresponda a la realidad, en general, es imprescindible que se actualicen con regularidad las ponderaciones y canastas, se utilicen las fórmulas agregadas elementales no sesgadas, se introduzcan los ajustes apropiados en función de la variación por calidad, se incluyan de manera adecuada y correcta los nuevos productos y se consideren los problemas de sustitución, así como el control de la calidad de todo el proceso de compilación.

    Divulgación

    71. La estimación del IPC debería calcularse y divulgarse públicamente lo antes posible una vez finalizado el período al que hace referencia y de acuerdo a un calendario anunciado con anterioridad. Debería ponerse a disposición de todos los usuarios al mismo tiempo y de manera adecuada, y debería ir acompañada de una breve explicación metodológica. Las normas referentes a su divulgación deberían ser de conocimiento público y observarse estrictamente. En particular, deberían incluir detalles sobre quién tiene acceso a los resultados antes de la divulgación, por qué motivos, en qué condiciones y con cuánto adelanto con respecto al momento de la divulgación oficial.

    72. El IPC debería calcularse y publicarse todos los meses. Cuando los países no tienen los recursos necesarios o no hay una fuerte demanda de una serie mensual por parte de los usuarios, el IPC podría prepararse y divulgarse trimestralmente. Teniendo en cuenta las circunstancias nacionales, los índices parciales podrían ser publicados según una frecuencia que corresponda a las necesidades de los usuarios.

    73. Cuando se detecten distorsiones significativas en las estimaciones del índice publicadas debido a los errores durante su compilación, las correcciones deberían efectuarse y publicarse. Dichas correcciones deberían efectuarse lo antes posible una vez detectado el error, según la política dada a conocer al público para las correcciones. Cuando el IPC se utiliza con fines de ajuste, por ejemplo para salarios y contratos, las revisiones retrospectivas se deberían evitar en la medida de lo posible.

    74. La publicación de los resultados del IPC debería indicar el nivel del índice desde el período de referencia del mismo. Conviene también presentar índices derivados, por ejemplo uno que indique las variaciones en los grandes agregados entre: i) el mes en curso y el mes anterior, ii) el mes en curso y el mismo mes del año anterior, y iii) el promedio de los 12 últimos meses y el de los 12 meses anteriores. Si se dispone de datos estacionalmente ajustados, los índices estacionales deberían presentarse ajustados y no ajustados.

    75. Para ayudar a los usuarios, la publicación del índice debería ir acompañada de comentarios y de una interpretación. Debería incluirse un análisis de las contribuciones de diversos artículos o grupos de artículos al cambio general, y una explicación de los factores poco usuales que influyen en la variación de precios de aquellos elementos que influyen de manera principal en el cambio general.

    76. También deberían elaborarse y divulgarse índices sobre los grandes grupos de gastos principales. Debería estudiarse la posibilidad de elaborar índices parciales en consonancia con el sistema de divisiones y grupos de la CCIF9. Se podrían elaborar y publicar, si hay una demanda por parte de los usuarios, índices parciales correspondientes a distintas regiones y/o grupos de población destinados a fines analíticos especiales, si se considera que son útiles y fiables, y si su costo lo permite.

    77. El período de referencia del índice puede elegirse de manera que coincida con el último período de referencia de las ponderaciones, o podría establecerse de forma que coincida con el período base de otra serie estadística. Este período debería cambiarse con la frecuencia necesaria para garantizar que los números índices puedan continuar representándose y comprendiéndose con facilidad.

    78. Para atender las necesidades analíticas y de investigación de los usuarios, podrían calcularse y publicarse precios medios o rangos de precios de artículos importantes y que presenten una homogeneidad razonable.

    79. Los países deberían remitir a la Oficina Internacional del Trabajo informes sobre los resultados nacionales del IPC y la metodología aplicada, tan pronto como sea posible después de la publicación nacional.

    80. La comparación de la evolución de los IPC nacionales entre países es difícil debido a los distintos conceptos de medición utilizados por cada país para ciertos artículos, en particular la vivienda y los servicios financieros. Excluir la vivienda (renta efectiva y la renta imputada o la adquisición de nuevas casas, y el mantenimiento y reparación de la vivienda) y los servicios financieros del índice que abarca todos los artículos hará que las estimaciones resultantes de la variación de los precios de los restantes artículos sean más comparables entre los países. Por ello, además de los índices que abarcan todos los artículos, los países deberían, si es posible, preparar y divulgar entre la comunidad internacional un índice en que se excluyan la vivienda y los servicios financieros. No obstante, conviene señalar que, incluso con los artículos restantes, podrían seguir existiendo dificultades para hacer comparaciones internacionales de las variaciones registradas en los precios al consumidor.

    Consultas e integridad

    81. El organismo encargado de la compilación debería gozar de la independencia profesional, la competencia y los recursos necesarios para mantener un IPC de alta calidad. Deberían tenerse en cuenta los Principios Fundamentales de las Estadísticas Oficiales10 de las Naciones Unidas y las Directrices sobre las Prácticas de las Estadísticas del Trabajo11 de la OIT.

    82. El organismo encargado del índice debería consultar a los representantes de los usuarios sobre los temas de importancia para el IPC, en particular durante la preparación de posibles cambios en la metodología utilizada para su compilación. Una manera de organizar estas consultas es mediante el establecimiento de uno o varios comités consultivos, en los cuales pueden estar representados los interlocutores sociales, así como otros usuarios y expertos independientes.

    83. Para conseguir la confianza del público en el índice, debería prepararse y ponerse ampliamente disponible una descripción completa de los procedimientos de recolección de los datos y de la metodología del índice. Cuando se publica el IPC se debería hacer referencia a esta descripción. La documentación debería incluir una explicación de los principales objetivos del índice, detalles sobre las ponderaciones, las fórmulas de números índices utilizadas y comentarios sobre la precisión de las estimaciones del índice. No deberían identificarse con precisión los puntos de venta de los bienes y servicios utilizados para la recolección de precios.

    84. Debe informarse por adelantado a los usuarios de los posibles cambios que se van a producir en el ámbito, ponderaciones o metodología utilizados para estimar el IPC.

    85. Una guía técnica sobre el cálculo de los precios de consumo está disponible en el Manual del Índice de Precios al Consumidor: Teoría y Práctica12. Este Manual deberá ser actualizado periódicamente para reflejar las mejores prácticas del momento.

    Anexo 1: Terminología y definiciones

    • a) “Bienes de consumo” son bienes o servicios utilizados por los hogares para la satisfacción de las necesidades o deseos individuales.

    • b) “Gastos de consumo” son los gastos en bienes y servicios de consumo, y pueden definirse en términos de “adquisición”, “utilización” o “pago”:

      • – La “adquisición”13 se refiere al valor total de los bienes y servicios adquiridos durante un período determinado, independientemente de que se hayan pagado o consumido en su totalidad durante dicho período. Este enfoque podría ser extendido para incluir los valores estimados de la producción por cuenta propia y transferencias sociales en especie recibidas del Estado o de instituciones sin fines de lucro. Los precios se introducen en el IPC en el período en que los consumidores aceptan o acuerdan los precios, que es distinto del momento en que se realiza el pago;

      • – La “utilización” se refiere al valor total de los bienes y servicios efectivamente consumidos durante un período determinado; en el caso de los bienes duraderos este planteamiento requiere la valoración de los servicios prestados por estos bienes durante ese período; los precios (costos de oportunidad) se introducen en el IPC en el período en que tiene lugar el consumo;

      • – El “pago” se refiere a la cuantía total de los desembolsos efectuados por bienes y servicios durante un período determinado, independientemente de que se hayan suministrado o consumido durante ese mismo período. Los precios se introducen en el IPC en el período o períodos en que se efectúa el pago.

    • c) “Ámbito del índice” designa a los grupos de población, zonas geográficas, artículos y puntos de venta para los que se establece el índice.

    • d) “Cobertura” del índice es el conjunto de bienes y servicios en el índice. Por razones prácticas, la cobertura quizá deba ser inferior a lo que corresponde al ámbito definido del índice.

    • e) “Población de referencia” indica el grupo de población concreto para el que se ha elaborado el índice.

    • f) “Ponderaciones” son los gastos agregados de consumo en cualquier conjunto de bienes y servicios expresados en proporción del gasto de consumo total en todos los bienes y servicios incluidos en el ámbito del índice en el período de referencia de las ponderaciones. Son un conjunto de números cuya suma es igual a la unidad.

    • g) “Actualización de los precios de las ponderaciones” es un procedimiento que se utiliza para armonizar las ponderaciones de gasto con el período de referencia del índice o de los precios. Las ponderaciones con precios actualizados se calculan multiplicando las ponderaciones del período de referencia de las ponderaciones por los índices elementales que midan las variaciones de precios entre el período de referencia de las ponderaciones y el período de referencia de los precios y ajustando la base para lograr una suma igual a la unidad.

    • h) “Período de referencia del índice” es el período para el cual el valor del índice se fija en 100,0.

    • i) “Período de referencia de los precios” es el período cuyos precios se comparan con los del período en curso. El período cuyos precios aparecen en los denominadores de las relaciones de precios.

    • j) El “período de referencia de las ponderaciones” es el período, en general un año, cuyas estimaciones del volumen de consumo y sus componentes se utilizan para calcular las ponderaciones.

    • k) “Muestreo probabilístico” es la selección de una muestra de unidades, como puntos de venta o productos, de tal manera que cada unidad del universo tenga una probabilidad de selección distinta de cero.

    • l) El “muestreo por valores umbrales” es un procedimiento de muestreo en que se establece un umbral predeterminado de manera que todas las unidades del universo de estudio que se encuentran en el umbral o por encima de él pueden incluirse en la muestra, y se excluyen todas las unidades que quedan por debajo del umbral. Normalmente, el umbral se especifica en función de la magnitud de una variable pertinente (como un porcentaje del total de venta), de manera que las mayores unidades muestrales queden incluidas y el resto se excluya.

    • m) El muestreo por cuotas, es un “método no probabilístico” que divide al universo en un cierto número de estratos. Para cada estrato, se fija el número (la “cuota”) de elementos que se ha de incluir en la muestra. El recolector de precios se ocupa simplemente de “completar las cuotas”, lo que en el caso del muestreo de puntos de venta significa que la selección de dichos puntos de venta quedará a discreción de los agentes encargados de recolectar los precios, de acuerdo con los criterios previamente especificados.

    • n) “Gastos imputados” son los gastos asignados a un artículo que no se ha comprado, como un artículo que ha sido producido por el hogar para su propio consumo (incluidos los servicios de vivienda producidos por los ocupantes propietarios), un artículo recibido como pago en especie o una transferencia gratuita del Estado o de una institución sin fines de lucro.

    • o) “Precio imputado” es el precio estimado de un artículo cuyo precio durante un período concreto no se ha observado y, por lo tanto, no se ha incluido. Es también el precio asignado a un artículo cuyos gastos se han imputado; véase n).

    • p) “Punto de venta” designa toda tienda, puesto de mercado, establecimiento de servicios u otro lugar donde se venden bienes o servicios a los consumidores para fines no comerciales.

    • q) “Encadenamiento/enlace” significa la integración de dos secuencias consecutivas de observaciones de precios, o de índices de precios, que se superponen durante uno o varios períodos, ajustando la base de una de ellas para que el valor del período de superposición sea el mismo en ambas secuencias, combinándolas así en una sola serie continua.

    • r) “Precio” es el valor de una unidad de un producto, cuyas cantidades son perfectamente homogéneas no solo en sentido físico sino también en relación con algunas otras características.

    • s) “Variación pura de los precios” es la variación del precio de un bien o servicio que no se debe a ningún cambio en su calidad. Cuando la calidad cambia, la variación “pura” de los precios es la variación de precios que continúa después de eliminar la contribución estimada de la variación de la calidad a la variación observada en los precios.

    • t) “Ajuste por calidad” es el proceso de ajustar los precios observados de un artículo para eliminar el efecto de cualquier variación en la calidad de dicho artículo a lo largo del tiempo de manera que se pueda identificar la variación “pura” de los precios.

    • u) La “sustitución del consumidor” se produce cuando, ante las variaciones de los precios relativos, los consumidores compran una cantidad mayor del artículo que se ha abaratado relativamente y menor del que resulta relativamente más caro. Puede ocurrir entre variedades del mismo artículo o entre diferentes categorías de gastos.

    Anexo 2: Métodos de ajuste por calidad

    Métodos implícitos de ajuste por calidad

    1. En el método del “solapamiento” se considera que todas las diferencias de precio observadas durante el período en que coexisten el modelo que va a desaparecer y el modelo de sustitución corresponden a cambios de la calidad.

    2. El método “general de asignación de valores medios” calcula en primer lugar la variación media de precios del agregado sin el artículo que va a desaparecer y el de sustitución, y luego utiliza dicha tasa de variación de los precios para asignar una variación de precio a cada artículo que va a desaparecer. Supone que la diferencia “pura” de precios entre el artículo que va a desaparecer y su sustituto es igual a las variaciones medias de precios para los artículos que siguen estando disponibles.

    3. La “asignación de valores medios de clases” es una variante del método general de asignación de valores medios. La única diferencia está en la fuente de la tasa de cambio de precio asignada al artículo anterior en el período t+1. En vez de utilizar la variación media del índice para todos los artículos que no faltan en el agregado, la tasa de variación de precios asignada se calcula utilizando únicamente los cambios de precios de los artículos que se consideran esencialmente comparables o han sido objeto de ajustes por calidad directos.

    Métodos explícitos de ajuste por calidad

    4. El método de “ajuste por los expertos” se basa en la opinión de uno o más expertos del sector, especialistas en productos, estadísticos de precios o agentes encargados de recolectar los precios acerca del valor de cualquier diferencia de calidad entre el producto anterior y el sustituto. La diferencia de precios puede no atribuirse o atribuirse en parte o en su totalidad a la mejora de la calidad.

    5. Las “diferencias en los costos de producción” están basadas en la información facilitada por los fabricantes sobre los costos de producción de las nuevas características de los sustitutos (nuevos modelos), a los que se han añadido posteriormente el margen de beneficio del minorista y los impuestos indirectos correspondientes. Este método se puede aplicar sobre todo en los mercados con un número relativamente pequeño de productores, que actualizan sus modelos con muy poca frecuencia y de forma predecible. No obstante, debe utilizarse con cautela, ya que es posible que las nuevas técnicas de producción reduzcan los costos al mismo tiempo que mejoran la calidad.

    6. El método del “ajuste por cantidad” se aplica a artículos cuya variedad de sustitución tiene un tamaño diferente al de la variedad disponible. Debe utilizarse únicamente si las diferencias de cantidad no repercuten en la calidad del producto.

    7. El método del “costo de la opción” ajusta el precio de los artículos de sustitución teniendo en cuenta el valor de las nuevas características observables. Un ejemplo sería la incorporación en un nuevo modelo de automóvil de una prestación que hasta entonces se había considerado como una opción con su propio precio.

    8. El método de la regresión “hedónica” estima el precio de un artículo en función de las características que posee. Se estima primero la relación entre los precios y todas las características pertinentes y observables que determinan el precio y, luego, se emplean los resultados para la estimación del índice.

    Anexo 3 Tipos de errores

    – El “error por cambio de calidad” es el error que puede producirse cuando en el índice no se toman debidamente en cuenta los cambios de la calidad de los bienes y servicios.

    – El “error por nuevos productos” se produce cuando en el índice no se reflejan los cambios de los precios en los nuevos productos no incluidos en la muestra o, habida cuenta de un objetivo del ICV, la mejora del bienestar de los consumidores cuando aparecen esos productos.

    – Un “error por sustitución de puntos de venta” puede aparecer cuando los consumidores desplazan sus compras de un mismo producto entre distintos puntos de venta, sin que estos cambios se reflejen en la recopilación de datos para el índice.

    – El “error por nuevos puntos de venta” es conceptualmente idéntico al error por nuevos productos. Tiene lugar cuando en el índice no se reflejan ya sean los cambios de los precios practicados en nuevos puntos de venta aún no incluidos en la muestra o la mejora del bienestar de los consumidores suscitada por el establecimiento de nuevos puntos de venta.

    – El “error de sustitución en niveles más agregados” se produce cuando en el índice no se reflejan las sustituciones operadas por los consumidores entre las categorías básicas de consumo, debido al uso de un método inadecuado para sumar agregados elementales en el cálculo del valor del índice general. Solo reviste interés en el caso del ICV, aunque puede definirse un equivalente (error de representatividad) desde la perspectiva del índice “puro” de precios.

    – El “error del índice elemental” se introduce al utilizar un método inadecuado para agregar precios al nivel más detallado de agregación. El error del índice elemental puede adoptar dos formas: el error de fórmula y el error de sustitución al nivel más detallado. El índice tendrá un error de fórmula cuando, debido a las propiedades de la fórmula, el resultado obtenido está sesgado respecto del resultado que se habría obtenido si pudiera haberse estimado una variación «pura» de los precios. El índice está distorsionado por un error de sustitución a un nivel más detallado cuando no refleja las sustituciones efectuadas por los consumidores entre artículos contenidos en el agregado elemental.

    – El “error de selección” se produce cuando la muestra de las observaciones de precios no es totalmente representativa de la población deseada de puntos de ventas o artículos. Los cuatro primeros tipos de errores antes mencionados pueden considerarse como casos especiales de este tipo de error.

    Anexo 4: Clasificación del consumo individual por finalidades (CCIF)14

    (desglose del gasto de consumo individual de los hogares por división y grupo)

    01 Alimentos y bebidas no alcohólicas

    • 01.1 Alimentos

    • 01.2 Bebidas no alcohólicas

    02 Bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes

    • 02.1 Bebidas alcohólicas

    • 02.2 Tabaco

    • 02.3 Estupefacientes

    03 Prendas de vestir y calzado

    • 03.1 Prendas de vestir

    • 03.2 Calzado

    04 Alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles

    • 04.1 Alquileres efectivos del alojamiento

    • 04.2 Alquileres imputados del alojamiento

    • 04.3 Conservación y reparación de la vivienda

    • 04.4 Suministro de agua y servicios diversos relacionados con la vivienda

    • 04.5 Electricidad, gas y otros combustibles

    05 Muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar

    • 05.1 Muebles y accesorios, alfombras y otros materiales para pisos

    • 05.2 Productos textiles para el hogar

    • 05.3 Artefactos para el hogar

    • 05.4 Artículos de vidrio y cristal, vajilla y utensilios para el hogar

    • 05.5 Herramientas y equipo para el hogar y el jardín

    • 05.6 Bienes y servicios para conservación ordinaria del hogar

    06 Salud

    • 06.1 Productos, artefactos y equipo médicos

    • 06.2 Servicios para pacientes externos

    • 06.3 Servicios de hospital

    07 Transporte

    • 07.1 Adquisición de vehículos

    • 07.2 Funcionamiento de equipo de transporte personal

    • 07.3 Servicios de transporte

    08 Comunicaciones

    • 08.1 Servicios postales

    • 08.2 Equipo telefónico y de facsímil

    • 08.3 Servicios telefónicos y de facsímil

    09 Recreación y cultura

    • 09.1 Equipo audiovisual, fotográfico y de procesamiento de información

    • 09.2 Otros productos duraderos importantes para recreación y cultura

    • 09.3 Otros artículos y equipo para recreación, jardines y animales domésticos

    • 09.4 Servicios de recreación y culturales

    • 09.5 Periódicos, libros y papeles y útiles de oficina

    • 09.6 Paquetes turísticos

    10 Educación

    • 10.1 Enseñanza preescolar y enseñanza primaria

    • 10.2 Enseñanza secundaria

    • 10.3 Enseñanza postsecundaria, no terciaria

    • 10.4 Enseñanza terciaria

    • 10.5 Enseñanza no atribuible a ningún nivel

    11 Restaurantes y hoteles

    • 11.1 Servicios de suministro de comidas por contrato

    • 11.2 Servicios de alojamiento

    12 Bienes y servicios diversos

    • 12.1 Cuidado personal

    • 12.2 Prostitución

    • 12.3 Efectos personales n.e.p.

    • 12.4 Protección social

    • 12.5 Seguros

    • 12.6 Servicios financieros n.e.p.

    • 12.7 Otros servicios n.e.p.

    * Todos los anexos mencionados en las notas al pie de página se refieren a los anexos de la resolución.

    Véase el anexo 1.

    Véase el anexo 4.

    Véase el anexo 1.

    Véase el anexo 2.

    Véase el anexo 2.

    Véase el anexo 1.

    Véase el anexo 2.

    Véase el anexo 3.

    Véase el anexo 4.

    Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, 1994.

    Decimosexta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo, 1998.

    Consumer Price Index Manual: Theory and Practice, Oficina Internacional del Trabajo, Fondo Monetario Internacional, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, Oficina de Estadísticas de la Comunidades Europeas (EUROSTAT), Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa y Banco Mundial, Ginebra, 2004.

    Esta definición difiere de la definición adoptada por la 14.a CIET (1987).

    Pueden verse las notas explicativas en el anexo 2, pág. 539.

    Anexo 4: Comparaciones espaciales de precios al consumidor, paridades de poder adquisitivo y programa de comparación internacional

    1. Introducción

    Este anexo se ocupa del problema de comparar niveles de precios entre diferentes zonas o regiones dentro de un país, así como también entre países. Si bien es necesario que las comparaciones internacionales de precios tengan en cuenta las distintas monedas de cada país, los problemas de números índice implicados en la comparación de precios entre países reflejan las dificultades halladas en las comparaciones entre períodos. Hay gran cantidad de estudios publicados que fueron realizados bajo el auspicio del Programa de Comparación Internacional (PCI), sobre comparaciones de precios e ingresos reales entre países, Si bien este anexo no brinda un análisis exhaustivo de los problemas relacionados y los métodos de agregación relevantes, sí pretende alcanzar un grado completo de cobertura con respecto al problema de las comparaciones de precios al consumidor, analizado en este manual, agregando las dimensiones espaciales y temporales a las comparaciones internacionales tratadas en varios capítulos del manual. Este anexo también intenta encontrar posibles rutas para mejorar la integración entre las comparaciones espaciales y temporales de los precios al consumidor.

    Los objetivos principales del anexo son los siguientes: i) brindar un breve resumen sobre los problemas de los números índice que surgieron durante el procedimiento de las comparaciones internacionales e interregionales de precios y destacar la necesidad de desarrollar y utilizar métodos especializados de agregación; ii) describir algunos de los métodos de agregación utilizados en el cálculo de las mediciones espaciales de los niveles de precio y de las paridades de poder adquisitivo (PPA) de los niveles de precios; iii) examinar la relación entre el PCI y las PPA para realizar comparaciones entre países con respecto a los índices de precios al consumidor (IPC), y iv) explorar la viabilidad de integrar las actividades del PCI con las actividades principales de las oficinas de estadística nacionales para la compilación del IPC.

    El anexo también se diseñó para brindar una introducción a especialistas en estadística de las distintas oficinas de estadística nacionales que estén actualmente abocados a la compilación del índice de precios al consumidor (IPC) que utiliza los temas y métodos de las comparaciones espaciales de los precios al consumidor. El anexo esboza algunas de las principales diferencias entre distintos enfoques de comparaciones espaciales. El contenido de este manual puede resultar útil en un futuro próximo para los países que se embarquen en comparaciones de precios al consumidor regionales o entre zonas, como también para aquellos que participen en el PCI.

    2. Diferencias entre comparaciones temporales y espaciales

    Existen varias diferencias cualitativas importantes entre la naturaleza de las comparaciones temporales de precios utilizadas en las comparaciones estándar del IPC y las comparaciones espaciales de precios, entre regiones o países. Estas diferencias destacan la necesidad de métodos especializados de agregación de datos sobre precios que resuman mediciones de niveles de precios y también de clases específicas de datos requeridos para las comparaciones entre países y regiones.

    La diferencia más importante es la carencia de un ordenamiento natural de las observaciones de precios y cantidades en el contexto de las comparaciones entre países o regiones. El marco y los métodos del IPC se concibieron con el fin de medir variaciones en el tiempo. Por lo tanto, las observaciones de precios aparecen en orden cronológico. La existencia de un ordenamiento natural de las observaciones de precios permite examinar la viabilidad y los méritos relativos de los números índice fijos y en cadena. Por ejemplo, en el contexto de construir comparaciones de precios entre países de la OCDE, o entre estados pertenecientes a Estados Unidos, es imposible encontrar un orden que facilite la comparación en cadena.

    La naturaleza multilateral de las comparaciones espaciales es una característica distintiva de las comparaciones de precios entre regiones y países. Cuando se comparan entre distintos países los niveles de precios de bienes y servicios, es fundamental que estas comparaciones se realicen entre cada par de las regiones estudiadas. Si el Banco Mundial se interesa por la comparación del ingreso real entre distintos países, es necesario que este pueda realizar comparaciones entre todos los pares de países comprendidos. Esta naturaleza multilateral de las comparaciones crea varios problemas. Primero, el número de comparaciones (una por cada par) puede ser muy grande, por lo que la presentación y utilización de estos resultados puede ser bastante difícil. Por ejemplo, si un ejercicio de comparación particular comprende 20 países, se requieren 190 (20 § 19/2) comparaciones binarias distintivas que comprendan los distintos pares de países. Segundo, los resultados correspondientes a tan extenso cuadro de comparaciones binarias requieren cierto grado de consistencia. Este requisito da lugar a la condición de “transitividad” que se describe más adelante.

    Los usos y aplicaciones de las comparaciones interregionales de precios pueden diferir significativamente con respecto a los índices generales de precios al consumidor. El IPC probablemente sea la estadística económica más importante que se elabore en cualquier país. Se lo utiliza no solo para medir las variaciones de precios en el tiempo en general, sino también para evaluar y calibrar la política monetaria. A pesar de las similitudes conceptuales existentes entre las comparaciones de precios temporales y espaciales, solo las espaciales son útiles para comparar estándares de vida y bienestar en diferentes regiones de un país y entre países. Estas comparaciones son esenciales para evaluar el desarrollo y asegurar un crecimiento más equilibrado entre regiones. Hay bastante demanda de mediciones del IPC entre distintas ciudades y entre estados y regiones (rural vs. urbano) dentro de los países. Sin embargo, son pocos los países cuyas comparaciones de niveles de precios interregionales están disponibles con facilidad. Kokoski y otros (1999) demuestran la factibilidad de derivar comparaciones de precios interregionales plenas de sentido dentro de Estados Unidos, utilizando datos de precios recopilados en distintos estados.

    Las comparaciones internacionales de precios, en forma de las PPA del PCI son utilizadas por organizaciones internacionales e investigadores individuales para evaluar el crecimiento y la productividad de los países. También son útiles para realizar comparaciones plenas de sentido entre distintos países con respecto a varios agregados del ingreso nacional (incluido el gasto del gobierno). En la actualidad, aumenta el consenso entre investigadores y quienes practican estas comparaciones acerca de la necesidad de la comparación de precios y de las PPA para evaluar la naturaleza y el alcance de la pobreza global y su distribución entre países y regiones del mundo. Varios trabajos de investigación recientes de Ward (2001), Prennushi (2001), Astin (2001) y Dwyer y otros (2001), presentados en el seminario, realizado en forma conjunta por el Banco Mundialy la OCDE sobre paridades de poder adquisitivo, llevado a cabo del 30 de enero al 2 de febrero de 2001, destacan algunas aplicaciones importantes de las PPA derivadas de las comparaciones internacionales de precios en el marco del PCI. Eurostat emprendió recientemente un programa para extender el PCI de los Estados Miembros de la UE con el objeto de efectuar comparaciones regionales entre los distintos países.

    El reconocimiento de las grandes diferencias analíticas entre las comparaciones temporales estándar de los IPC y las comparaciones espaciales y entre países de los precios al consumidor y las PPA generó grandes esfuerzos de investigación que se concentraron en perfeccionar los datos y los métodos necesarios para las comparaciones espaciales de precios. Más adelante se presenta un breve resumen de los resultados de esta investigación.

    3. Datos necesarios para comparaciones espaciales

    Los datos básicos que se necesitan para las comparaciones espaciales son muy parecidos a los requeridos para la elaboración del IPC estándar. Los componentes principales son los datos de precios de una amplia gama de productos representativos de las canastas de consumo de los hogares e información sobre las ponderaciones de las distintas categorías de productos que reflejen la importancia asignada a cada uno de ellos. Dentro del IPC, es una práctica habitual recopilar cotizaciones de precios de distintos puntos de venta distribuidos por el país. La selección de los puntos de venta y zonas de los cuales se recopilan los precios se basa en diseños de muestreo complejo y con múltiples etapas. Las ponderaciones del gasto se basan en la clasificación de bienes y servicios según un sistema estándar, como la Clasificación del Consumo Individual por Finalidad (CCICF) o una clasificación nacional similar. El nivel más bajo de clasificación de productos para el cual se dispone de ponderaciones del gasto se utiliza para categorizar los índices básicos y los de niveles superiores en niveles progresivamente más altos de agregación, llegando en última instancia al nivel del gasto total de los hogares.

    Las comparaciones espaciales plantean varios problemas en cuanto a la identificación de productos que deben cotizarse en las distintas zonas, regiones o países analizados en el ejercicio de comparación. Este problema es menos grave cuando se comparan zonas bastante similares u homogéneas. En caso contrario, cuando las zonas son bastante heterogéneas, surgen dos problemas. El primero es ocasionado por diferencias considerables entre las canastas de consumo. Por ejemplo, cuando se comparan dos estados, como Minnesota y Florida, pueden existir grandes diferencias entre las canastas de consumo a nivel desagregado, aunque las categorías de gasto agregadas más importantes sean idénticas. Este problema es similar al del tratamiento de los bienes que desaparecen y los bienes nuevos en el contexto del IPC, pero esto se agrava al intentar comparar países. El segundo problema surge a partir de las diferencias considerables en la calidad de los artículos. Estas diferencias pueden medirse a través de varias características de los productos, con las debidas asignaciones y ajustes en cada etapa del cálculo del número índice. Kokoski y otros (1999) demuestran la factibilidad de comparar precios entre regiones en el caso de productos heterogéneos.

    Los cambios en la calidad son más graduales en el caso de las comparaciones temporales, pero pueden dificultar seriamente las comparaciones entre países. El PCI sigue el principio de identidad al tratar el problema de las diferencias de calidad entre países. En las etapas de planificación de cualquier ejercicio de comparación entre países se realiza una lista abarcadora de productos con especificaciones detalladas. Estos artículos se cotizan en los distintos países dentro de distintos puntos de venta distribuidos por el país, un procedimiento muy similar al utilizado en el IPC. Determinar la lista de productos, sin embargo, es un paso difícil y el grado de dificultad depende del tamaño y la heterogeneidad del grupo de países estudiados. La utilización de un listado de productos, basado en el principio de identidad, afecta seriamente la representatividad del listado de productos para las canastas de consumo en los distintos países. Existen varios procedimientos operativos utilizados por las organizaciones internacionales para tratar los problemas relacionados con la compilación de datos sobre precios. Una explicación más detallada de los problemas y soluciones recomendadas se encuentra en el manual del PCI (Handbook of the International Comparison Programme, Naciones Unidas, 1992) y en la publicación reciente de la OCDE (1999) acerca de sus trabajos de comparación internacional.

    Una vez compilados los datos de precios, la próxima etapa en la construcción del IPC es agregar las variaciones de precios propias de cada artículo con el fin de medir los movimientos de precios para varias categorías de gastos de consumo. En esta etapa, es necesario disponer de información sobre esquemas de consumo, la cual se puede extraer habitualmente de las encuestas de consumo de los hogares. Estas son realizadas periódicamente, en la mayoría de los países, por las respectivas organizaciones nacionales de estadísticas. Con el fin de comparar precios al consumidor entre zonas, es necesario disponer de los datos de una encuesta de gasto de los hogares para cada zona comprendida en la comparación. En muchos casos, por razones que atañen a la confiabilidad estadística de la muestra, no se dispone de datos detallados del esquema de gastos de todas las regiones.

    Las comparaciones espaciales de los precios al consumidor plantean problemas específicos debido a que las canastas de consumo no se superponen entre sí, a importantes diferencias en la calidad de los artículos cotizados en las diferentes regiones y países y a la falta de disponibilidad de datos fundamentales sobre esquemas de gastos específicos de las regiones. Estos problemas requieren nuevas técnicas analíticas que permitan tratar importantes diferencias de calidad. Las oficinas de estadística nacionales necesitarán más recursos financieros para poder elaborar comparaciones de precios confiables y plenas de sentido entre ciudades, zonas y regiones dentro de los países. Esto también les permitirá compilar datos confiables para la tarea, aún más difícil, de comparar precios y consumos reales entre países.

    4. Métodos de agregación para comparaciones espaciales

    Esta sección describe, brevemente, los tipos de métodos de agregación que suelen utilizarse en las comparaciones de precios entre países. Debido a que la mayoría de estos métodos se desarrollaron en el contexto del PCI y que son igualmente válidos para comparaciones entre zonas o regiones, el siguiente análisis utiliza a los países como entidades espaciales. Esta sección está dividida en tres partes. La primera trata acerca de la notación y el marco conceptual que se requiere para las comparaciones espaciales multilaterales. La segunda describe la construcción de índices elementales para la agregación de precios cuando no se dispone de información sobre cantidades o gastos. Por último, se presenta una pequeña selección de los métodos de números índice utilizados en comparaciones espaciales de precios.

    4.1 Notación y marco conceptual

    Consideremos una comparación de M países, para la cual se cuenta con datos de precios y cantidades sobre N productos. Estos productos se refieren a bienes y servicios cotizados en los M países. Si los productos se refieren a artículos por debajo del nivel elemental, por lo cual no se dispone de datos sobre cantidades ni participaciones en el gasto, utilizamos tan solo datos de precios. En esta etapa, todos los problemas relacionados con listas de productos que no se superponen y las diferencias de calidad se dejan de lado y nos focalizamos solo en cuestiones de agregación. Definamos pj=[p1j,pNj] y qj=[q1j,qNj] para representar los vectores de precios y cantidades del país j (j = 1, 2, …, M). En el caso de comparaciones internacionales, todos los precios se expresan en las unidades monetarias nacionales respectivas. Al igual que en el caso de la elaboración del IPC, el problema consiste en desglosar las diferencias de los agregados de valor:

    en medidas de componentes de precios y gastos reales.

    Debido a que hay M conjuntos de vectores de precios y cantidades y, por lo tanto, M(M–1)/2 comparaciones binarias entre pares de países, en este anexo se utiliza una notación más simple que la utilizada en otras partes del manual. Ijk denota el número índice de precios (al consumidor) del país k, con el país j como base. Si j y k son, respectivamente, Estados Unidos e India, un valor de Ijk igual a 22,50 se interpreta de la siguiente manera: 22,50 rupias indias presentan el mismo poder adquisitivo que un dólar estadounidense para los bienes y servicios utilizados en la elaboración del índice. De esta manera, el índice puede interpretarse también como las PPA entre las monedas de j y k. Esta interpretación es consistente con respecto al significado que se le da al IPC. Debido a que hay denominaciones de monedas involucradas, puede obtenerse una medida adecuada de las diferencias de niveles de precios relativos si las PPA se comparan con el tipo de cambio vigente en el momento de las comparaciones.

    Debido a la naturaleza multilateral de las comparaciones espaciales, cuando hay M países involucrados, es necesario comparar todos los pares de países. Así, es esencial computar cada uno de los elementos de la siguiente matriz de comparaciones binarias:

    Cabe destacar varias cuestiones respecto de la matriz, I. En primer lugar, la matriz puede ser grande si la cantidad de países (o regiones) es grande. En segundo lugar, los resultados registrados en la matriz deben guardar consistencia interna. Todas las cuestiones de números índice y los diversos enfoques analizados en este manual son aplicables a cada comparación binaria que comprenda dos países. Diewert (1986,1999b) brinda un resumen de los enfoques microeconómicos teóricos y de criterios, aplicados a las comparaciones entre países. Por lo tanto, es posible aplicar las fórmulas de números índice de Fisher, Törnqvist, Walsh o cualquier otra de las descritas en este manual.

    Con el fin de asegurar una interpretación plena de sentido sobre los resultados de las comparaciones multilaterales entre países, los métodos de números índice aplicados deben satisfacer algunos requisitos básicos, de los cuales solo los más importantes se analizarán más adelante. Kravis y otros (1982), OCDE (1999) y Naciones Unidas (1992) proporcionan una lista completa de estos requisitos.

    Transitividad. Se dice que una fórmula de número índice Ijk satisface la propiedad de transitividad si y solo si para todo j, k y l (j, k, l = 1, 2,…,M), el índice cumple la siguiente condición:

    La ecuación (A4.3) implica que la aplicación de una fórmula para realizar una comparación directa, Ijk, debería arrojar la misma medida numérica que una comparación indirecta entre j y k a través de un país de enlace l. Notemos que la propiedad de transitividad asegura la consistencia interna de los números índice en la matriz dada en la ecuación (A4.2). Esta garantiza que las PPA entre dos monedas, a las que llamaremos A y B, sea la misma, sin importar si se obtiene mediante la comparación directa entre A y B o la indirecta, que compara A con C y C con B y luego combina estas comparaciones para brindar las PPA indirectas de A y B. Este requisito surge principalmente de la naturaleza espacial de las comparaciones, que no permite imponer un ordenamiento natural de los países sin la intervención de un juicio de valor. La mayoría de los procedimientos de números índice habitualmente utilizados no cumplen este requisito. El siguiente resultado es útil para construir números índice transitivos.

    Una fórmula de número índice Ijk cumple la condición de transitividad de (A4.3) si y solo si existen M números reales positivos λ1,, λ2, …, λM, tales que:

    para todo j y k.

    La demostración de este resultado es sencilla (Rao y Banerjee, 1984) y muy importante por cuanto demuestra que, cuando se cumple la propiedad de transitividad, solo se requiere medir M números reales λ1, λ2, …, λM, y todos los índices necesarios en (A4.2) pueden calcularse a partir de estos M números. De esta manera, se reduce la dimensión del problema. Deben tenerse en cuenta dos cuestiones importantes. Primero, los números λj en la ecuación (A4.4) no son únicos, debido a que cualquier producto de un escalar por un vector de lj puede también llevar a la misma matriz de números índice que la derivada del λj original. Por lo tanto, estos λj deben determinarse (en cualquier ejercicio empírico) de acuerdo con un factor de proporcionalidad. En segundo lugar, estos λj pueden interpretarse como la PPA de las monedas involucradas. Este resultado particular fue la base del trabajo de los especialistas en estadística Geary (1958) y Khamis (1970), quienes propusieron métodos de agregación diseñados para computar las PPA directamente a partir de los datos de precios y cantidades, sin utilizar la bibliografía sobre números índice.

    Invariancia de la base. Una fórmula de número índice es invariante respecto de la base si la comparación entre un par de países dados (j, k) es invariante con respecto al orden en el cual están listados los países. Esto implica que las comparaciones multilaterales deberían permanecer invariantes ante todas las permutaciones posibles del conjunto de datos. Por ejemplo, consideremos un conjunto de comparaciones transitivas derivadas de utilizar un país particular como país modelo (como, por ejemplo, Estados Unidos). Con este esquema, la comparación de precios entre cualquier par de países, que llamaremos A y B, se efectúa a través de Estados Unidos que funciona como país de enlace. Por lo tanto:

    Este esquema es inadmisible bajo el criterio de invariancia de la base debido a que la elección del país modelo claramente afecta las PPA de las monedas de los países A y B. Además, se asigna a Estados Unidos un estatus especial, por su carácter de país de enlace, del cual se derivan comparaciones multilaterales transitivas.

    Caracteristicidad. Este requisito se esboza en Drechsler (1973). Esta propiedad requiere que todo conjunto de comparaciones multilaterales que cumpla la propiedad de transitividad mantenga las características esenciales de las comparaciones binarias construidas sin el requisito de transitividad. Como la condición (A4.3) implica que una comparación transitiva entre un par de países, j y k, quede necesariamente afectada por los datos de precios y cantidades de todos los demás países, el criterio de caracteristicidad requiere que las distorsiones que resulten de adherir al criterio de transitividad se minimicen. Balk (2001) demuestra que adherir de forma completa al principio de caracteristicidad (la preservación total de todas las comparaciones binarias) llevaría a que ningún índice de precios, ni tampoco entonces las PPA, dependan de las ponderaciones de cantidades ni de la participación en el gasto. Este es un resultado extremo que debe evitarse en cualquier comparación de números índice. El método de Elteto-Koves-Szulc (EKS) para comparaciones multilaterales, analizado más adelante, tiene sus orígenes en el criterio de caracteristicidad.

    4.2 Métodos de números índice para comparaciones espaciales

    Las comparaciones espaciales en general, y las comparaciones internacionales en particular, utilizan los métodos de número índice para agregar datos de precios y cantidades en dos niveles diferentes. El primero es el nivel de títulos básicos. Este, generalmente, es el nivel más bajo de agregación en el cual se encuentran disponibles los datos de gastos y ponderaciones. Las categorías principales consisten habitualmente en un grupo bastante homogéneo de artículos cotizados en distintos puntos de venta de los países. Los niveles subsiguientes de agregación llevan a índices para categorías de gasto más amplias y, finalmente, a toda la canasta de consumo.

    4.2.1 Agregación por debajo del nivel de títulos básicos

    A continuación, se describen dos métodos de números índices habitualmente utilizados. Estos procedimientos contemplan explícitamente la posibilidad de no disponer de los datos de precios de todos los artículos de la lista de productos elaborada para el ejercicio de comparación internacional. Tal situación es posible en el caso de comparaciones temporales, pero, por lo general, se limita a un pequeño número de productos nuevos o que desaparecen.

    El método Elteto-Koves-Szulc (EKS). Una variante del método original propuesto en Elteto y Koves (1964) y Szulc (1964) se utiliza generalmente para agregar datos de precios por debajo del nivel de títulos básicos. El método EKS comprende dos etapas. En la primera, las comparaciones binarias se construyen utilizando relativos de precios para aquellos productos cuyos precios están disponibles en ambos países. Si njk es el número de productos que se cotizan en ambos países, entonces la práctica corriente dentro del PCI es la construcción de un índice elemental binario mediante la siguiente fórmula:

    Obviamente, estos índices no son transitivos, dado que cada uno se basa en precios de distintos conjuntos de productos. El procedimiento EKS se utiliza luego para obtener un conjunto transitivo de índices. La fórmula resultante para construir índices básicos para comparaciones espaciales es la siguiente:

    La fórmula del número índice básico en (A4.5) es similar a la utilizada para elaborar un IPC. La principal diferencia estriba en el hecho de que no todos los productos se cotizan en todos los países y que la propiedad de transitividad es necesaria en todas las etapas de agregación. Las propiedades de estos índices se analizan en el capítulo 20 de este manual.

    La OCDE (1999) utiliza una variante levemente diferente con respecto a los índices binarios mostrados en la ecuación (A4.5). Esta fórmula imita el índice de Fisher estándar, pero sin ponderaciones de gasto, dado que la agregación está por debajo del nivel de categorías principales. Este procedimiento intenta dar cuenta del hecho de que no todos los productos cuyos precios se recopilan son realmente característicos ni importantes en uno o ambos países. Para esto, tiene en cuenta explícitamente los productos marcados con asterisco, lo cual indica que el artículo es importante en un país dado. El método EKS modificado utiliza la fórmula anterior pero reemplaza el índice binario del miembro derecho con:

    donde n(s) y n(j) son, respectivamente, el número de artículos marcados con asterisco en los países s y j; M(s) y M(j) son, respectivamente, los conjuntos de productos marcados con asterisco (considerados representativos) en diferentes países.

    La utilización de las ecuaciones (A4.5) y (A4.6) para la construcción de los números IPC espaciales, en el nivel de las categorías principales, tiene sus problemas. El más importante de ellos es que estas fórmulas no toman en cuenta si los productos cotizados en los distintos países son “representativos” del consumo en los distintos países dentro de la categoría principal. Un problema relacionado es si la cobertura de los productos, cotizados con relación a la categoría principal a la que pertenecen, es adecuada o no. Estas cuestiones están actualmente bajo estudio y Rao (2001b) ofrece una nueva variante que asigna ponderaciones proporcionales a la cobertura y a la representatividad.

    Si bien las propiedades de las fórmulas de los números índice para elaborar índices básicos en el marco del IPC se investigaron mucho (Diewert (1995a), Dalen (1992) y Turvey (1996)), muy poca ha sido la investigación de las propiedades de estos índices en el contexto de las comparaciones internacionales.

    El método de la variable ficticia de país-producto (VFPP). El método VFPP fue propuesto originalmente por Summers (1973) como una herramienta para tratar las observaciones de precios que no están disponibles. Este es un simple artilugio estadístico que puede utilizarse para derivar las PPA de una categoría principal particular simplemente realizando una regresión del logaritmo de los precios observados frente a un conjunto de variables ficticias, definidas en relación a los productos y países. Así el procedimiento comprende el siguiente modelo:

    donde Di(I=1,2,,n) y Di*(j=1,2,,M) son, respectivamente, variables ficticias de los N productos de la categoría principal y M países comprendidos por las comparaciones.

    Una vez estimada la ecuación de regresión, las PPA de la moneda del país k con el país j como base se obtienen de la siguiente manera:

    donde π^j es el estimador de πj de la ecuación (A4.8). Entonces, el índice deseado al nivel de la categoría principal es el siguiente:

    Al elevar e a la diferencia de las estimaciones de πj y πk obtenidas de la ecuación de regresión, se obtiene el número índice requerido.

    El modelo VFPP brinda diversas generalizaciones que pueden dar cuenta explícitamente de algunos problemas relacionados con los datos. Este modelo puede generalizarse fácilmente para explicar las diferencias de calidad, medidas a través de un conjunto de características de los productos. La factibilidad de este enfoque para la comparación entre rubros de precios al consumidor dentro de Estados Unidos se demostró en Kokoski y otros (1999). Rao y Timmer (2000) examinaron la viabilidad de utilizar un modelo generalizado de VFPP para incorporar varias mediciones de confiabilidad en el contexto de agregación de cocientes de valor unitarios para comparar niveles de ramas industriales. Rao (2001b) analiza algunas especificaciones del modelo que son adecuadas para la agregación por debajo del nivel de categorías principales dentro del contexto del PCI.

    El método EKS, descrito en las ecuaciones (A4.6)-(A4.8), es el procedimiento que se utiliza actualmente en todas las organizaciones internacionales para la agregación por debajo del nivel de las categorías principales. Los métodos de VFPP y EKS arrojan idénticas paridades de categorías principales cuando todos los productos se cotizan en todos los países. Ferrari y Riani (1998) y Ferrari y otros (1996) presentan varios resultados analíticos relacionados con estos métodos.

    Las cuestiones de muestreo relacionadas con la selección y distribución de puntos de venta y la frecuencia de las cotizaciones de precios se consideran importantes para la elaboración de los índices elementales dentro del IPC. Sin embargo, son otras las cuestiones fundamentales para elaborar las PPA por debajo de las categorías principales con el fin de comparar países. Las cuestiones de diferencias de calidad y la falta de disponibilidad de bienes y servicios en todos los países comparados son indudablemente más importantes en las comparaciones espaciales de precios al consumidor.

    4.2.2 La agregación por encima del nivel de la categoría principal

    Esta sección presenta una pequeña selección de la gama de métodos de agregación utilizados en el contexto de comparaciones espaciales. En Balk (2001) se presenta un análisis más integral de los métodos de agregación espacial desarrollados en los últimos treinta años.

    Este nivel de agregación es similar a la etapa en la cual se agregan los índices básicos para deducir el nivel general del IPC. Para el caso de las comparaciones temporales entre dos períodos, todos los métodos y enfoques descritos en este manual resultan adecuados y en la mayoría de los casos las oficinas de estadística nacionales utilizan las fórmulas de Laspeyres, Fisher o alguna variante de estas para elaborar el IPC. Sin embargo, la naturaleza multilateral de las comparaciones espaciales requiere enfoques levemente diferentes para su elaboración.

    Varios métodos de agregación de números índice por encima del nivel de la categoría principal se desarrollaron estas últimas tres décadas pero, para ser breves, solo se analizarán los principales. Los métodos principales de agregación utilizados en varios ejercicios de comparación internacionales del PCI, la OCDE, Eurostat y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) son los Geary-Khamis y EKS.

    A continuación, se analizan varios enfoques para elaborar números índice multilaterales que cumplan con las propiedades de transitividad e invariancia de la base. Cuatro enfoques diferentes surgieron durante el trabajo del PCI realizado entre 1970 y principios de 2000. El primero y más sencillo es el enfoque EKS, que utiliza resultados binarios como componentes para la construcción de las comparaciones multilaterales. El segundo es el enfoque Geary-Khamis, que brinda una metodología que elabora PPA de monedas y precios promedio internacionales de productos utilizando datos de precios y cantidades en el nivel de la categoría principal. El tercero es el enfoque estocástico basado en el método VFPP y sus generalizaciones que pueden utilizarse en estimaciones econométricas de las PPA en el marco de una regresión. El cuarto y último enfoque analizado aquí es el de empalme, que elabora comparaciones en cadena basadas en el concepto del árbol de expansión mínima. El mismo genera bastante interés y se explora más adelante, en la última sección de este anexo. Estos cuatro enfoques no son exhaustivos, pero representan corrientes importantes de la investigación y desarrollo en esta área.

    El método EKS. El sistema EKS es un método simple que permite generar números índice multilaterales transitivos a partir de un sistema de números índice binarios, con la propiedad de que los índices multilaterales que resultan se desvían lo mínimo posible (según un criterio específico) de los binarios. Desde la aparición del influyente trabajo de Drechsler (1973), se reconoce que los sistemas multilaterales (transitivos) se desvían necesariamente de sus contrapartes binarias y por lo tanto pierden “caracteristicidad”. El sistema EKS se diseñó para minimizar esta pérdida de caracteristicidad. El método EKS original utiliza los índices binarios de Fisher, pero los trabajos de Caves, Christensen y Diewert (1982b) y Rao y Banerjee (1984) reconocen que otros índices binarios podrían utilizarse en conjunto con esta técnica. Para cualquier par de países j y k, si Fjk representa el índice binario de Fisher, entonces:

    brinda el índice EKS.

    La técnica EKS presenta diversas características que deben ser destacadas. Primero, se basa en la premisa de que las comparaciones binarias directas, deducidas a partir de cualquier fórmula elegida, brindan la mejor comparación entre pares de países. En segundo lugar, aunque el índice EKS de la ecuación (A4.11) se defina utilizando el índice de Fisher, este enfoque puede aplicarse en conjunto con cualquier otra fórmula de número índice. Por ejemplo, el índice de Fisher en la ecuación (A4.11) puede reemplazarse por otro índice superlativo, como el índice de Tornqvist. Caves, Christensen y Diewert (1982b) sugieren la utilización de fórmulas EKS basadas en Tornqvist para comparaciones espaciales. En tercer lugar, el índice EKS de la ecuación (A4.11) es el índice multilateral que menos se desvía de la matriz de índices binarios no transitivos, si los desvíos se miden utilizando una función de distancias logarítmicas. Por último, el índice EKS puede interpretarse como una media geométrica simple de todas las comparaciones indirectas entre j y k a través de todos los países de enlace posibles.

    La naturaleza simple y sin ponderar del índice EKS fue estudiada recientemente. Como las distintas comparaciones binarias tienen distintos niveles de confiabilidad, medidas según distintos criterios, es necesario reflejar estas diferencias al definir los números índice EKS ponderados. Rao y Timmer (2000), Rao y otros (2000) y Rao (2001b) ilustran cómo pueden generarse índices EKS ponderados, a efectos de tener en cuenta varios problemas relacionados con los datos.

    El método Geary-Khamis (GK). El método GK fue originalmente propuesto por Geary (1958) y luego lo desarrolló Khamis (1970, 1972 y 1984). Este ha sido el principal método de agregación en la mayoría de las fases del PCI hasta la fecha. Desde 1996, la OCDE elaboró y publicó comparaciones internacionales basadas en los métodos EKS y GK.

    El método GK brinda una manera de calcular las PPA de las monedas de los distintos países a partir de los precios y cantidades observadas (aplicadas en el nivel de las categorías principales). El concepto de PPA también se aplica cuando la moneda es la misma en distintas zonas de un país. El método GK determina simultáneamente los precios promedio internacionales de diferentes países. Para la siguiente fórmula, Pi denota el precio promedio internacional del i-ésimo producto. El método GK se define a través del siguiente sistema de ecuaciones interrelacionadas, definidas para cada país j y cada producto i:

    Estas ecuaciones simultáneas se resuelven para brindar los valores numéricos de las PPA y de los P, luego de seleccionar una de las monedas como numerario. Resueltas las PPA, los números índice de precios espaciales simplemente se definen de la siguiente manera:

    Una de las principales razones para utilizar continuamente el método GK es la “aditividad”. La aditividad requiere que los agregados, como el producto interno real, derivados de convertir los agregados nacionales utilizando los PPA, sean iguales a los agregados derivados de valorizar cantidades a precios internacionales. Así la aditividad requiere lo siguiente:

    Este requisito se cumple automáticamente por las PPA y los P derivados del sistema GK definido en la ecuación (A4.12). El sistema GK también es útil al analizar la estructura del PBI real y las participaciones de sus distintos componentes en los países. Este sistema brinda un marco dentro del cual elaborar cuentas nacionales comparables internacionalmente. Sin embargo, el sistema GK no se basa en la teoría económica estándar y deja de cumplir varios criterios (Diewert, 1986). Quienes practican este método debaten considerablemente acerca de los precios medios que resultan del sistema GK. El sistema tiene la capacidad de reflejar la estructura de precios de los países más ricos y, por lo tanto, tiende a sobrestimar el ingreso real de los países más pobres.

    El método ponderado de la variable ficticia de paísproducto. Es posible generalizar el método VFPP analizado en el contexto de agregación por debajo del nivel de las categorías principales. Rao (1995) generalizó el método VFPP incorporando datos de cantidades y valores directamente al método VFPP descrito en la ecuación (A4.8). La idea básica tras esta generalización proviene del hecho de que el modelo de regresión VFPP estándar intenta rastrear el logaritmo de los precios observados utilizando la suma del cuadrado de los residuos sin ponderar. En razón del enfoque del número índice estándar, en el cual se requieren números índices de precios para rastrear más de cerca las variaciones de precios de los productos más importantes, un procedimiento más adecuado sería encontrar estimaciones de los parámetros que puedan rastrear los productos básicos más de cerca. Esto se logra minimizando la suma ponderada del cuadrado de los residuos, ponderando cada observación por la participación del producto en el gasto dentro de un país dado. Así, el método generalizado VFPP sugiere que se realice la estimación de la siguiente ecuación:

    recién después de ponderar cada observación por la participación de su valor. Esto equivale a aplicar mínimos cuadrados ordinarios a la siguiente ecuación transformada obtenida de multiplicar la ecuación (A4.15) por wij. La ecuación resultante es la siguiente:

    donde wij=pijqij/Σi=1Npijqij es la participación del valor del i-ésimo título básico en el país j.

    Rao (1995) demostró que los precios internacionales y las PPA que resultan de estimar los parámetros de la ecuación (A4.13) son idénticos a los obtenidos al utilizar el método Rao para las comparaciones internacionales, descritos en Rao (1990). Así, el método ponderado VFPP puede considerarse como un puente entre el enfoque GK para las comparaciones internacionales y el enfoque estocástico estándar de los números índice.

    Para elaborar los IPC entre zonas utilizando datos de Estados Unidos, Kokoski y otros (1999) esbozan un procedimiento que utiliza el método VFPP para ajustar las diferencias en las características de calidad de los distintos artículos de consumo. Las estimaciones derivadas del método VFPP se utilizan consecuentemente en la aplicación multilateral del índice de Tornqvist derivado luego de imponer la condición de transitividad. Por ende, el enfoque utilizado en Kokoski y otros (1999) puede describirse como una mezcla entre el enfoque estocástico y el de números índice en cuanto a las comparaciones espaciales multilaterales de números IPC.

    El enfoque espacial de relacionar y empalmar. En años recientes, se ha estudiado muy seriamente un nuevo enfoque sobre las comparaciones de precios entre zonas y países. El mismo busca encadenar espacialmente comparaciones binarias identificando los eslabones mediante la utilización de un procedimiento basado en la medida de la distancia o confiabilidad de las comparaciones binarias utilizadas. Este enfoque se opone al enfoque general de las comparaciones multilaterales, en los cuales, o bien se utilizan todas las combinaciones binarias, como en el caso del método EKS, o bien todos los datos de precios y cantidades se utilizan simultáneamente, como en el caso de los enfoques GK y VFPP.

    Utilizando el concepto teórico gráfico de árboles de expansión mínima, Hill (1999c, 1999d) propuso un método para derivar un sistema de comparaciones multilaterales transitivas a partir de una matriz de comparaciones binarias. El enfoque de Hill se basa en el hecho de que las comparaciones binarias directas no siempre son las mejores.

    Para cualquier par de países j y k, Hill sugiere que la medición de la distancia (que indica la confiabilidad de la comparación binaria), utilizando la brecha Laspeyres-Paasche, se defina de la siguiente manera:

    donde L(j, k) y P(j, k) son, respectivamente, números índice de precios binarios de Laspeyres y Paasche. Adviértase que surge la misma función de distancia si los números índice de precios se reemplazan por números índice de cantidades. D(j, k) es igual a cero si las estructuras de precios o las estructuras de cantidades son idénticas en los países j y k. Por lo tanto, esta función de distancia sirve como indicador de la similitud de estructuras de precios y cantidades en estos países.

    Utilizando una matriz de distancias calculadas para todos los pares de países, Hill (1999c, 1999d) sugiere que se confeccione el árbol de extensión mínima (AEM) para elaborar eslabones encadenados entre todos los pares de países. El AEM tiene la característica de que la comparación encadenada entre cualquier par de países tiene la menor distancia y, por lo tanto, puede considerarse la más confiable. También se caracteriza porque la suma de las distancias entre todos los eslabones, en el AEM, es la menor, cuando se compara con todas las posibles configuraciones de árboles. A efectos de ilustrar los conceptos involucrados, el gráfico A4.1.1 muestra el AEM para Europa elaborado a partir de datos del PCI para Europa con 1985 como año de referencia.

    Gráfico A4.1Un árbol de expansión mínima: Europa

    A partir del AEM anterior, es evidente que una comparación entre Alemania y Portugal se realiza mediante una cadena que comprende Irlanda, Luxemburgo y España. Esta comparación encadenada se considera mejor que una comparación directa entre los dos países. Hay un número de cuestiones aún no resueltas con relación a la utilización del AEM. No obstante, un AEM brinda una formalización de la noción algo intuitiva de encadenar países disímiles utilizando una cadena de países similares.

    Una vez identificado el AEM, se elabora una comparación transitiva entre un par dado de países en un ejercicio particular, utilizando índices binarios calculados según la fórmula elegida, como el índice de Fisher o Tornqvist y los eslabones indicados en el AEM. Así, si se requiere comparar Suecia con Dinamarca, el enfoque AEM sugiere el siguiente índice para esta comparación:

    donde F denota el índice de Fisher.

    Como el AEM brinda una única cadena de eslabones entre cualquier par de países, las comparaciones se definen unívocamente. Sin embargo, los árboles de expansión mínima son sensibles a los países incluidos y a los tipos de mediciones utilizados en la evaluación del grado de confiabilidad o comparabilidad entre cualquier par de países. Aten y otros (2001) examinan la sensibilidad de los árboles de expansión mínima y las comparaciones resultantes basadas en un rango de medidas incluyendo algunos índices de similitud. Rao y otros (2000) aplicaron el enfoque del árbol de expansión mínima a la elaboración de índices multilaterales, de insumo, producto y productividad agrícolas utilizando datos de producción agrícola de Estados Unidos a nivel de los estados.

    5. Integración del IPC y de comparaciones internacionales entre zonas y entre países

    Las mejores comparaciones disponibles de precios entre zonas y entre países para bienes y servicios al consumidor utilizan datos de las oficinas nacionales de estadística que compilan IPC. En reseñas críticas recientes del PCI elaboradas por Ryten (1998), y de las PPA de la OCDE y Eurostat descritas por Castles (1997), la exactitud y confiabilidad de las comparaciones internacionales se evaluaron como insuficientes. Castles destaca las dificultades que surgen al comparar bienes similares entre países y Ryten insiste en la necesidad de asegurar más apoyo por parte de las oficinas nacionales de estadística en la elaboración de los datos de precios para el PCI. Ambas reseñas recomiendan examinar la factibilidad de integrar las tareas del PCI con el trabajo corriente de las oficinas nacionales de estadística que elaboran el IPC. Dado que este anexo trata de comparaciones espaciales e internacionales, es oportuno examinar e identificar posibles pasos hacia un enfoque más integrado de las actividades del IPC y el PCI.

    Esta sección brinda primero una evaluación de los beneficios potenciales que derivarían de la integración de las tareas del IPC y del PCI con los sistemas de estadísticas en general, y de estadísticas de precios en particular, a nivel global y nacional. Es útil señalar aquí que el PCI brinda comparaciones entre países sobre los precios de bienes y servicios que entran en el consumo privado, el consumo público y la inversión. Así, el PCI engloba todos los componentes del producto interno bruto (PIB). En cambio, el IPC se concentra principalmente en los movimientos de precios de bienes y servicios al consumidor. La naturaleza y el alcance de las tareas del IPC y del PCI y los límites del alcance de un enfoque integrado se analizan aquí. La última subsección identifica varias iniciativas útiles que podrían brindar un marco para un enfoque más práctico e integrado de estas importantes actividades, involucrando comparaciones intertemporales, interregionales e internacionales de precios al consumidor y del PCI.

    5.1 Beneficios de la integración del IPC y del PCI

    La globalización y el crecimiento resultante del comercio internacional y de los flujos financieros condujeron a una demanda cada vez mayor de estadísticas comparables a nivel internacional que puedan utilizarse para evaluar el desempeño económico de las naciones. El PCI desempeña un papel importante en la satisfacción de esta demanda al brindar agregados de ingresos nacionales comparables internacionalmente, como el consumo privado, el público y la formación de capital. El PCI también brinda información valiosa sobre precios relativos internacionales de bienes y servicios, a un nivel razonablemente desagregado, que es utilizada por los investigadores de todo el mundo. Los subproductos más populares de las comparaciones internacionales son los cuadros mundiales de la Universidad de Pennsylvania (Penn World Tables) y los indicadores del desarrollo mundial, que se consideran fuentes invalorables de datos para investigar la desigualdad mundial y la pobreza, junto con el análisis econométrico del crecimiento de la productividad y el estudio del alcance y la convergencia entre las naciones.

    Los beneficios potenciales del PCI se ven disminuidos en cierta manera por las grandes demoras que existen en la difusión de las comparaciones internacionales a los usuarios potenciales. La cobertura del PCI no es amplia y la cantidad de países cubiertos varía de región en región. La cobertura limitada del PCI en algunas regiones refleja las necesidades de recursos relacionadas con la elaboración de datos de precios, específicamente para finalidades del PCI. Es en esta zona donde podrían obtenerse beneficios significativos si las tareas del PCI se integraran con el trabajo relacionado al IPC que realizan las oficinas nacionales de estadística.

    A nivel global, los beneficios potenciales son muchos y variados. A continuación se enumeran algunos de ellos:

    • Mayor cobertura de países, lo cual crea un mejor marco para las extrapolaciones.

    • Mejor calidad de las estimaciones que resultan de la utilización de la vastedad de datos de precios recopilados con el fin de elaborar el IPC, en lugar de basar las comparaciones en productos con especificaciones que pueden no ser representativas de las canastas de consumo de los países involucrados.

    • Beneficios de la investigación de métodos para el ajuste de calidad. Tales métodos son necesarios para ajustar las diferencias en la calidad de los productos entre países.

    • El desarrollo de PPA regionales, que son capaces de lograr que los resultados del PCI sean más consistentes con respecto a los movimientos de los precios de los hogares y más aceptables para los gobiernos nacionales.

    • La elaboración de cuentas nacionales comparables internacionalmente, en una unidad monetaria común, que complementen las cuentas nacionales existentes en unidades de moneda nacional. Tales cuentas serán una contribución útil a las bases de datos de estadísticas internacionales que permitirán la investigación a nivel global del desempeño económico nacional y regional, del alcance a largo plazo y la convergencia entre naciones.

    • Las estimaciones confiables de PPA, junto con las tasas de inflación de los hogares, brindan una matriz completa de las diferencias de precios temporales y espaciales que pueden utilizarse para comprender mejor los factores que influyen en los niveles de precios nacionales y en los movimientos de las tasas de cambio.

    Las oficinas nacionales de estadística pueden obtener varios beneficios adicionales al utilizar un enfoque integrado de compilación del IPC y las PPA. La naturaleza de estos beneficios variará, sin embargo, en función de la etapa de desarrollo de los países involucrados. Para los países más desarrollados que posean oficinas de estadística y programas en pleno funcionamiento, los beneficios derivados surgen de las sinergias que provienen de un enfoque conjunto con respecto a las comparaciones espaciales y temporales. Los beneficios son los siguientes:

    • Trabajos recientes en manuales de IPC y PCI encaran la cuestión importante del cambio de calidad en el tiempo y las diferencias de calidad entre países. Los esfuerzos se canalizan hacia la búsqueda de métodos estadísticos adecuados para la medición de las variaciones de precios que llevan a reducir los posibles sesgos.

    • El tratamiento dentro del IPC de productos nuevos y productos que desaparecen también es un problema importante asociado con una mayor globalización, la expansión del libre comercio y la eliminación de las barreras tarifarias. Por esta razón es que las oficinas nacionales de estadística, especialmente en los países desarrollados, se enfrentan, a menudo, con el problema de contabilizar bienes nuevos y bienes sujetos a rápidos cambios de calidad.

    • La compilación periódica de las estadísticas de cuentas nacionales y la medición del cambio de precios mediante el IPC, y su extensión a comparaciones interregionales e internacionales, puede brindar la información necesaria para evaluar los niveles y los movimientos del ingreso real.

    En el caso de los países en desarrollo con una infraestructura estadística inadecuada, los beneficios de un enfoque integrado podrían ser significativos y ayudar a construir la capacidad estadística en esos países. Estos beneficios incluyen lo siguiente:

    • Fortalecimiento de la infraestructura estadística y la construcción de instituciones. Los esfuerzos para implementar un manual del IPC y sus recomendaciones, junto con la actividad del PCI, probablemente sirvan para identificar las deficiencias de la infraestructura de un país y su carencia de capacidad institucional. En algunos países, puede ser necesario fortalecer las funciones de gestión y planificación, reclutar nuevos funcionarios y brindar entrenamiento para llevar adelante encuestas de gasto de los hogares y otras encuestas generales de precios.

    • Fortalecimiento de la recopilación de datos, de los sistemas de procesamiento de los mismos y de su difusión. Diseñar y conducir encuestas piloto acorde a los estándares internacionales es un ejercicio largo y exigente. Puede resultar necesario desarrollar un plan sistemático para mejorar los diseños de las encuestas con el fin de coordinar las encuestas de las entidades económicas y empresariales y realizar censos periódicos sobre la actividad económica. También puede ser necesario digitalizar las actividades de procesamiento de datos.

    • Mejora de la medición de la desigualdad del ingreso y la pobreza. Los datos mejorados de precios y gastos pueden utilizarse para mejorar las estimaciones nacionales e internacionales de pobreza.

    • Mejora de las comparaciones regionales. Las PPA elaboradas para las regiones y para los países vecinos pueden brindar ideas útiles para interpretar la dinámica del desarrollo regional y ayudar a identificar las regiones con necesidades especiales que requieran asistencia. Las comparaciones con países vecinos, en términos de diferencias de precios relativos y variaciones del ingreso real, pueden incentivar fuertemente la implementación de políticas de crecimiento y baja inflación.

    Hay muchas aplicaciones potenciales de los PCI para las PPA. Varios trabajos de investigación del reciente seminario OCDE-Banco Mundial (2001) en particular los de Astin, Ward y Pernushi, trataron algunas importantes aplicaciones de las PPA en Eurostat y la OCDE y, a nivel mundial, en la evaluación de la pobreza y desigualdad.

    5.2 Características destacadas de la integración IPC-PCI

    Con el objeto de identificar estrategias que mejoren la integración de la compilación temporal del IPC con las comparaciones interregionales y entre países más amplias de los precios al consumidor y PPA a nivel del PIB, es necesario examinar el contexto en el cual esa integración debe ocurrir y sus principales características. Las cuestiones importantes son el alcance y la cobertura de estas dos actividades desde la perspectiva de las oficinas de estadística nacionales, y el marco general de comparaciones de precios en el cual se insertan dichas actividades. Esta sección trata estos dos aspectos.

    El alcance y la cobertura del IPC y del PCI son muy diferentes. El IPC es una medición de los cambios a través del tiempo de los precios de bienes y servicios que pertenecen a las canastas de consumo de los hogares de un país determinado. Por el contrario, el PCI brinda una medición de las diferencias en los niveles de precios entre países, cubriendo todos los componentes del gasto de las cuentas nacionales. Los principales componentes del PIB utilizados en las comparaciones del PCI son el consumo de los hogares, el consumo del sector público, la inversión y las exportaciones netas. Siguiendo al SCN 1993, el PCI une la porción del gasto público destinado a bienes y servicios para los hogares, con el consumo privado, para obtener como resultado el consumo de los hogares. Por esta razón, el alcance y la cobertura del PCI respecto a bienes y servicios son más amplios que los del IPC. El concepto de consumo de los hogares que se utiliza es, sin embargo, casi idéntico al utilizado en la elaboración del IPC. Cualquier integración del trabajo del IPC y del PCI se confinará necesariamente al agregado de consumo privado de las cuentas nacionales.

    Dentro del PCI, las cotizaciones de precios de distintos países se obtienen a partir de un gran número de bienes y servicios con especificaciones de producto muy bien definidas. Este enfoque, conocido como el enfoque de “especificación estricta”, se utiliza en el PCI. El enfoque requiere una descripción del producto que se defina de manera unívoca en el sentido de la “ley del precio único” y de manera que pueda reconocerse dentro del rango de localidades y períodos de tiempo, donde sea y cuando sea que esté disponible. El listado de productos se determina sobre la base de un grupo de países incluidos en un ejercicio de comparación internacional. Si bien este enfoque brinda una solución al problema de las variaciones de calidad entre países, los productos incluidos en el PCI pueden no ser representativos de las canastas de consumo de sus respectivos países. Así, los productos incluidos pueden no ser representativos de los artículos consumidos en dichos países, los cuales suelen componer la canasta de bienes y servicios utilizada para la elaboración del IPC.

    El grado de éxito que se obtiene de integrar la actividad del PCI con la elaboración del IPC depende de la medida en que estas dos actividades se nutran del mismo conjunto de datos y de la información disponible a nivel nacional. La intersección de los conjuntos de datos del IPC y del PCI está representada en el gráfico A4.2.

    Gráfico A4.2Datos de precios para las actividades del IPC y PCI

    Las superficies marcadas tienen una importancia particular:

    • 1) Conjunto común de bienes y servicios entre las listas del IPC y del PCI. Estos datos de precios pueden utilizarse directamente en un enfoque integrado de estas dos actividades.

    • 2) y 3) Subconjunto de bienes y servicios del PCI para los cuales los precios pueden calcularse luego de realizar ajustes de calidad a los productos listados en la canasta del IPC. Estos bienes y servicios no son idénticos, pero sí son lo suficientemente similares como para efectuar ajustes de calidad basados en las características de los mismos.

    • 4) Conjunto de bienes y servicios de la canasta del IPC que no tienen un componente directo en la canasta del PCI.

    • 5) Canasta de bienes y servicios del PCI correspondientes a partidas del gasto en las cuentas nacionales que no tienen ni relevancia directa ni correspondencia con el IPC.

    El gráfico A4.2 muestra que para una exitosa integración entre el PCI y el IPC, las comparaciones del PCI deben necesariamente restringirse a agrupamientos de países donde la canasta de bienes y servicios que representa el consumo de los hogares dentro del PCI se superponga de manera significativa con las canastas específicas de cada país para el IPC. Semejante superposición solo se da cuando los agrupamientos de países dentro de las comparaciones del PCI muestran similitudes en las canastas de consumo del IPC que les corresponden. Esto tiene repercusiones para el PCI y su programa de regionalización.

    Al examinar las actividades del IPC y del PCI, también es necesario considerar un rango de comparaciones de precios temporales y espaciales de interés para las oficinas de estadística nacionales, con el fin de brindar un conjunto completo de estadísticas económicas que le sea útil a los encargados de formular las políticas y otros analistas. Es posible considerar estas actividades en una secuencia que indique la progresión de las sucesivas actividades de comparaciones de precios (gráfico A4.3).

    Gráfico A4.3Una secuencia de comparaciones de precios

    El esquema anterior utiliza la actividad estándar del IPC para estimar variaciones anuales y trimestrales de precios para la nación en su conjunto. En la mayoría de los países, las cifras del IPC nacional se complementan con estimaciones del IPC específicas de cada área, para ciudades capitales o regiones dentro del mismo país. Una progresión natural, si los datos lo permiten, es encarar comparaciones espaciales de precios. Hasta la fecha, son pocos los países que difunden estos índices de manera regular. Un salto bastante significativo en este sentido es encarar comparaciones de precios sobre una base bilateral o multilateral entre países geográficamente contiguos o dentro del mismo agrupamiento político o económico. El último elemento de esta cadena es la participación de las oficinas de estadística nacionales en un ejercicio de comparación global de precios tal como el PCI. Actualmente, las oficinas de estadística nacionales se centran principalmente en los dos extremos de este esquema. Sin embargo, su participación general en el PCI será más entusiasta a medida que ganen experiencia con la realización de comparaciones entre áreas dentro del país y entre regiones, que involucren países de proximidad geográfica.

    5.3 Dos estrategias básicas para la integración del IPC y el PCI

    Basándonos en el breve análisis de las actividades del IPC y del PCI que despliegan las oficinas de estadística nacionales participantes, es posible identificar dos estrategias principales que permitirán una mayor integración de estas dos actividades, de manera que se beneficien ambos programas y los sistemas de estadísticas económicas de los países participantes. Ambas estrategias surgen por la necesidad de maximizar el flujo de datos del IPC y del PCI y, a la vez, brindan un marco para mejorar las comparaciones temporales e interregionales de los precios al consumidor dentro del país.

    Utilización del enfoque de características. Este enfoque se propuso en Zieschang y otros (2001) y se mencionó en Rao (2001a). El enfoque de características comienza con un estudio de mercado llevado a cabo por un analista de la oficina nacional de estadística para seleccionar un conjunto de características determinantes de los precios. Estas características de los productos, tales como tamaño, rasgos, naturaleza de la transacción de venta, clase de punto de venta, entre otras, se determinan en función de la información disponible con respecto al impacto de una característica específica sobre el precio en un momento dado o a lo largo de un período de referencia como, por ejemplo, un año. En este enfoque, se recopilan precios de los productos y, al mismo tiempo, se registran las características de los mismos.

    En el contexto del IPC estándar, el listado de los productos permanece bastante estable, excepto para los casos en los cuales una vieja variedad o producto se reemplaza por otro nuevo. Cuando se realizan comparaciones espaciales, sin embargo, puede haber poca superposición de productos. En estos casos, resulta útil el enfoque de características. El mismo se contrapone a la cotización de productos muy específicos en todos los países, o en áreas dentro de un país, y así limita la superposición y la utilidad de los IPC resultantes.

    El enfoque de las características requiere de datos de precios y características para una variedad lo suficientemente amplia de productos detallados o de especificaciones en el grupo de artículos con el fin de estimar un modelo de regresión de los precios respecto de las características. Estos modelos se conocen como modelos de regresión hedónicos, en los cuales el logaritmo del precio se estima en función de algunas características. Para comparaciones espaciales, este enfoque es muy similar al método de la variable ficticia de país-producto, analizado anteriormente en este anexo. Kokoski y otros (1999) describen un método para producir comparaciones “exactas” de números índice económicos, ajustados por características, entre áreas, que permite que los parámetros de las ecuaciones hedónicas difieran de un área a otra. Este método puede clasificarse como una variante del método ponderado VFPP junto con un número índice de Törnqvist multilateral.

    Las principales ventajas del enfoque de características es que no se basa fundamentalmente en la superposición de conjuntos de productos para distintas áreas o países, sino en el tamaño de la muestra y la cantidad de productos cuyos precios y características de calidad se recopilan. El tamaño de la muestra debe ser lo suficientemente grande para permitir una estimación eficiente de los parámetros involucrados.

    A efectos de facilitar la cooperación con el PCI, además de tener una base de datos bien estructurada para el IPC, extendida y que abarque diferentes características, las oficinas nacionales de estadística pueden implementar un esquema de clasificación de productos y características consistente con los estándares consensuados internacionalmente. A efectos de lograr que este enfoque sea operativo, es necesario que estos esquemas de clasificación se establezcan utilizando algunas de las clasificaciones existentes, por ejemplo, la clasificación de productos central (CPC) o la clasificación del consumo individual según finalidad (CCIF). Estas clasificaciones de productos deben ampliarse para incluir un conjunto básico de características estándar para cada categoría de la clasificación.

    No obstante los beneficios del enfoque de las características, implementar un esquema de clasificación de productos y características requiere que todos los países o partes involucradas acuerden un estándar específico y asignen los recursos necesarios para tal actividad. Hasta tanto se disponga de conjuntos completos de datos de precios y características de los productos, puede ser necesario analizar otros enfoques posibles que puedan utilizarse conjuntamente con el enfoque de “especificación estricta”, actualmente utilizado en los ejercicios del PCI.

    El enfoque de empalmes para las comparaciones internacionales. Si maximizar la superposición con el IPC es uno de los principales objetivos del PCI, las comparaciones multilaterales entre países deben construirse a partir de comparaciones bilaterales, identificando pares de países sobre la base de la superposición máxima de sus canastas nacionales del IPC. Identificados los pares de países, pueden realizarse comparaciones multilaterales utilizando cadenas construidas a partir de eslabones. Este enfoque es de alguna manera similar al AEM propuesto por Hill. Mientras que el criterio básico en el enfoque de Hill es la variabilidad de los cocientes relativos de precios, medidos a través de la brecha Laspeyres-Paasche, el enfoque aquí sugerido requiere, como criterio principal, mediciones de la superposición de los datos de precios.

    El enfoque de empalme necesita un marco de múltiples etapas. En la primera, es necesario identificar grupos de países para formar regiones o conglomerados. Los principales criterios a utilizar son, primero, el grado de superposición entre pares de países dentro de un grupo y algunas mediciones de similitud en los patrones de gasto. En la segunda etapa, el enfoque AEM debería utilizarse para identificar las relaciones exactas dentro de un conglomerado regional de países. Una vez que se han construido las PPA regionales multilaterales, y las PPA para el PIB y sus principales componentes han sido calculados, la próxima etapa comprenderá relacionar varias comparaciones regionales para derivar un conjunto de comparaciones globales y de PPA.

    Aplicar un procedimiento de empalme representa un giro significativo respecto del enfoque actual del trabajo con respecto al PCI. Hoy en día, las comparaciones dentro del PCI se basan esencialmente en un enfoque de arriba hacia abajo. En primera instancia, se determina el listado de los productos, sobre la base de un enfoque de “especificación estricta”, y luego se recolectan los datos de precios de los distintos países. En los casos en que se regionaliza el PCI, las regiones se determinan siguiendo esencialmente consideraciones geográficas, sin basarse en ninguna consideración de datos. Si las comparaciones entre países deben basarse en datos de IPC brindados por los países, debe utilizarse un enfoque de abajo hacia arriba, donde todos los procedimientos operativos, incluida la determinación de los conglomerados y los empalmes, deben construirse con los datos disponibles en las fuentes nacionales brindadas por las oficinas nacionales de estadística. La aplicación de procedimientos de empalme espacial minimizará la necesidad de ajustes de calidad del tipo descrito en el enfoque de características para la recopilación de datos de precios.

    La integración de comparaciones espaciales y temporales puede llegar a brindar un conjunto consistente de comparaciones temporales, interregionales e internacionales y, al mismo tiempo, mejorar la calidad de las comparaciones subyacentes. El proyecto se vislumbra con entusiasmo pero aún quedan varios desafíos por enfrentar antes de lograr un enfoque verdaderamente integrado de las comparaciones espaciales y temporales de precios al consumidor.

    Referencias

      Abraham, K. G., J. S.Greenlees y B. R.Moulton. 1998. “Working to Improve the Consumer Price Index”, en Journal of Economic Perspectives, vol. 12, No. 1, págs. 2736.

      Aczél, J.1987. A Short Course on Functional Equations (Dordrecht: Reidel Publishing Co.).

      Aizcorbe, A., C.Corrado y M.Doms. 2001. Constructing Price and Quantity Indexes for High Technology Goods, Sección de Producción Industrial, División de Estudios y Estadística (Washington: Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal).

      Aizcorbe, A. M., y P. C.Jackman. 1993. “The Commodity Substitution Effect in CPI Data, 1982–91”, en Monthly Labor Review, vol. 116, No. 12, págs. 2533.

      Alterman, W. F., W. E.Diewert y R. C.Feenstra. 1999. International Trade Price Indexes and Seasonal Commodities (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      Anderson, R. G., B. E.Jones y T.Nesmith. 1997. “Building New Monetary Services Indexes: Concepts, Data and Methods”, en Federal Reserve Bank of St. Louis Review, vol. 79, No. 1, págs. 5383.

      Ardilly, P., y F.Guglielmetti. 1993. “La précision de l’indice des prix: mesure et optimisation”, en Economie et Statistique, No. 267, julio.

      Arguea, N. M., C.Haseo y G. A.Taylor. 1994. “Estimating Consumer Preferences using Market Data: An Application to U.S. Automobile Demand”, en Journal of Applied Econometrics, vol. 9, págs. 118.

      Armknecht, P. A.1996. Improving the Efficiency of the U.S. CPI, Working Paper No. 96/103 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Armknecht, P. A., y D.Weyback.1989. “Adjustments for Quality Change in the U.S. Consumer Price Index”, en Journal of Official Statistics, vol. 5, No. 2, págs. 10723.

      Armknecht, P. A., y F.Maitland-Smith.1999. Price Imputation and Other Techniques for Dealing with Missing Observations, Seasonality and Quality Change in Price Indices, Working Paper No. 99/78 (Washington: Fondo Monetario Internacional), junio. Disponible en Internet: http://www.imf.org/external/pubs/ft/wp/1999/wp9978.pdf.

      Armknecht, P. A., W. F.Lane y K. J.Stewart. 1997. “New Products and the U.S. Consumer Price Index”, enR. C.Feenstra y M. D.Shapiro (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press, 2003), págs. 37591.

      Arrow, K. J., H. B.Chenery, B. S.Minhas y R. M.Solow. 1961. “Capital-Labor Substitution and Economic Efficiency”, en Review of Economics and Statistics, vol. 63, págs. 22550.

      Astin, J.1999. “The European Union Harmonized Indices of Consumer Prices (HICP)”, en R.Gudnason y T.Gylfadottir (ed), compiladores: Proceedings of the Ottawa Group Fifth Meeting, Reykjavik, Islandia, 2527 de agosto, págs.12335; publicado también en Statistical Journal of the United Nations ECE, vol. 16, págs. 12335. Disponible en Internet: http://www.statcan.ca/secure/english/ottawa group.

      Astin, J.2001. New Uses of PPPs within the European Union, estudio presentado en el seminario conjunto del Banco Mundial y la OCDE “Purchasing Power Parities: Recent Advances in Methods and Applications”,Washington, 30de enero al 2 defebrero.

      Aten, B., R.Summers y A.Heston. 2001. An Explanation of Stability in Country Price Structures: Implications for Spatial-temporal Comparisons, estudio presentado en el seminario conjunto del Banco Mundial y la OCDE “Purchasing Power Parities: Recent Advances in Methods and Applications”, Washington, 30 de enero al 2 de febrero.

      Baker, D.1998. “Does the CPI Overstate Inflation? An Analysis of the Boskin Commission Report”, enD.Baker (ed), compilador: Getting Prices Right (Washington: Instituto de Economía Política), págs. 79155.

      Baldwin, A. 1990. “Seasonal Baskets in Consumer Price Indexes”, en Journal of Official Statistics, vol. 6, No. 3, págs. 25173.

      Balk, B. M.1980a. “Seasonal Products in Agriculture and Horticulture and Methods for Computing Price Indices”, en Statistical Studies No. 24 (La Haya: Oficina Central de Estadística de los Países Bajos).

      Balk, B.1980b. “Seasonal Commodities and the Construction of Annual and Monthly Price Indexes”, en Statistische Hefte, vol. 21, págs. 11016.

      Balk, B.1980c. “A Method for Constructing Price Indices for Seasonal Commodities”, en The Journal of the Royal Statistical Society Series A, vol. 143, págs. 6875.

      Balk, B.1981. “A Simple Method for Constructing Price Indices for Seasonal Commodities”, en Statistische Hefte, vol. 22, págs. 7278.

      Balk, B.1983. “Does There Exist a Relation between Inflation and Relative Price Change Variability? The Effect of the Aggregation Level”, en Economic Letters, vol. 13, págs. 17380.

      Balk, B.1985. “A Simple Characterization of Fisher’s Price Index”, en Statistische Hefte, vol. 26, págs. 5963.

      Balk, B.1989a. “Changing Consumer Preferences and the Cost of Living Index: Theory and Nonparametric Expressions”, en Zeitschrift für Nationalökonomie, vol. 50, No. 2, págs. 15769.

      Balk, B.1989b. “On Calculating the Precision of Consumer Price Indices”, enContributed Papers 47th Session of the ISI (París).

      Balk, B.1990. “On Calculating Cost-of-Living Index Numbers for Arbitrary Income Levels”, en Econometrica, vol. 58, No. 1. págs. 7592.

      Balk, B.. 1994. On the First Step in the Calculation of a Consumer Price Index, documento presentado en la primera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Ottawa, 31 de octubre–4 de noviembre. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Balk, B.. 1995. “Axiomatic Price Index Theory: A Survey”, en International Statistical Review, vol. 63, págs. 6993.

      Balk, B.. 1996a. “A Comparison of Ten Methods for Multilateral International Price and Volume Comparisons”, en Journal of Official Statistics, vol. 12, págs. 199222.

      Balk, B.. 1996b. “Consistency in Aggregation and Stuvel Indices”, en The Review of Income and Wealth, vol. 42, págs. 35363.

      Balk, B.. 1998a. Industrial Price, Quantity and Productivity Indices (Boston, Massachusetts: Kluwer Academic Publishers).

      Balk, B.. 1998b. On the Use of Unit Value Indices as Consumer Price Subindices, documento presentado en la cuarta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Washington, 2224 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Balk, B.. 2000a. Divisia Price and Quantity Indexes 75 Years After, borrador, Departamento de Métodos Estadísticos (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Balk, B.. 2000b. On Curing the CPI’s Substitution and New Goods Bias, Research Paper 0005, Departamento de Métodos Estadísticos (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Balk, B.. 2001. Aggregation Methods in International Comparisons: What have we Learned?, Report Series Research in Management ERS-2001-41-MKT, Erasmus Research Institute of Management (Rotterdam: Universidad de Erasmus).

      Balk, B.. 2002. Price Indexes for Elementary Aggregates: The Sampling Approach, Informe de investigación, Departamento de Informática y Métodos (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Balk, B, y W. E.Diewert. 2001. “A Characterization of the Törnqvist Price Index”, en Economics Letters, vol. 73, págs. 27981.

      Balk, B, y H. M. P.Kersten, 1986. “On the Precision of Consumer Price Indices Caused by the Sampling Variability of Budget Surveys”, en Journal of Economic and Social Measurement, vol. 14, págs. 1935.

      Bartik, T. J.1988. “Measuring the Benefits of Land Improvements in Hedonic Models”, en Land Economics, vol. 64, No. 2, págs. 17283.

      Bascher, J., y T.Lacroix. 1999. Dishwashers and PCs in the French CPI: Hedonic Modeling, from Design to Practice, documento presentado en la quinta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Reykjavik, 25–27 de agosto. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Baxter, M., compilador. 1998. The Retail Prices Index. Technical Manual (Londres: Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido).

      Bean, L. H., y O. C.Stine. 1924. “Four Types of Index Numbers of Farm Prices”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 19, págs. 3035.

      Becker, G. S.1965. “A Theory of the Allocation of Time”, en Economic Journal, vol. 75, págs. 493517.

      Beidelman, C.1973. Valuation of Used Capital Assets (Sarasota, Florida: Asociación Americana de Contadores).

      Beidelman, C.1976. “Economic Depreciation in a Capital Goods Industry”, en National Tax Journal, vol. 29, págs. 37990.

      Berndt, E. R.1991. The Practice of Econometrics: Classic and Contemporary (Reading, Massachusetts: Addison Wesley).

      Berndt, E., D.Ling y M. K.Kyle. 2003. “The Long Shadow of Patent Expiration: Generic Entry and Rx to OTC Switches”, enM.Shapiro y R. C.Feenstra (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 22973.

      Berndt, E., L. T.Bui, D. H.Lucking-Reiley y G. L.Urban.1997. “The Roles of Marketing, Product Quality and Price Competition in the Growth and Composition of the U.S. Anti-Ulcer Drug Industry”, enT.Bresnahan y R. J.Gordon (ed): The Economics of New Goods, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago y Londres: University of Chicago Press), págs. 27732.

      Berndt, E., Z.Griliches y N. J.Rappaport. 1995. “Econometric Estimates of Price Indexes for Personal Computers in the 1990s”, en Journal of Econometrics, vol. 68, págs. 24368.

      BerryS., J.Levinsohn y A.Pakes. 1995. “Automobile Prices in Market Equilibrium”, en Econometrica, vol. 63, No. 4, págs. 84190; también publicado como NBER Working Paper No. W4264, julio de 1996, Disponible en Internet: http://www.nber.org.

      Beuerlein, I. 2001. The German Consumer Price Index for Telecommunication Services: A User Profile Approach for Mobile Technology and Internet Access, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org/.

      Bode, B., y J.van Dalen. 2001. Quality-Corrected Price Indexes of New Passenger Cars in the Netherlands, 1990–1999, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Böhm-Bawerk, E. V.1891. The Positive Theory of Capital, traducción de la edición original en alemán de 1888 por W. Smart (Nueva York: G. E. Stechert).

      Boon, M.1998. “Sampling Designs in Compiling Consumer Price Indices: Current Practices at EU Statistical Institutes”, en Research in Official Statistics, vol. 1, No. 2, págs. 3952.

      Bortkiewicz, L. v.1923. “Zweck und Struktur einer Preisindexzahl”, en Nordisk Statistisk Tidsskrift 2, págs. 369408.

      Boskin, M. J., (Presidente), E. R.Dullberger, R. J.Gordon, Z.Griliches y D. W.Jorgenson. 1996. Final Report of the Commission to Study the Consumer Price Index, Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos (Washington: Oficina de imprenta del Gobierno de Estados Unidos).

      Boskin, M.1998. “Consumer Prices in the Consumer Price Index and the Cost of Living”, en Journal of Economic Perspectives, vol. 12, No. 1, págs. 326.

      Bowley, A. L.1899. “Wages, Nominal and Real”, en R. H. I. Palgrave, compilador: Dictionary of Political Economy, vol. 3 (Londres: Macmillan), págs. 64051.

      Bowley, A.1901. Elements of Statistics (Westminster: Orchard House).

      Bowley, A.1919. “The Measurement of Changes in the Cost of Living”, en Journal of the Royal Statistical Society, vol. 82, págs. 34361.

      Bradley, R., B.Cook, S. E.Leaver y B. R.Moulton.1997. An Overview of Research on Potential Uses of Scanner Data in the U.S. CPI, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 16–18 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Braithwait, S. D.1980. “The Substitution Bias of the Laspeyres Price Index: An Analysis Using Estimated Cost-of-Living Indexes”, en American Economic Review, vol. 70, No. 1, págs. 6477.

      Bresnahan, T. F.1997. “Comment”, enT. F.Bresnahan y R. J.Gordon (ed), compiladores: The Economics of New Goods, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 23747.

      Canning, J. B.1929. The Economics of Accountancy (Nueva York: The Ronald Press Co.).

      Carli, G.-R.1804. “Del valore e della proporzione dei metalli monetati”, en Scrittori classici italiani di economia politica, vol. 13 (Milano: G. G. Destefanis), págs. 297366; publicado originalmente en 1764.

      Carruthers, A. G., D. J.Sellwood y P. W.Ward. 1980. “Recent Developments in the Retail Prices Index”, en The Statistician, vol. 29, págs. 132.

      Cassel, E., y R.Mendelsohn. 1985. “On the Choice of Functional Forms for Hedonic Price Equations: Comment”, en Journal of Urban Economics, vol. 18, septiembre, págs. 13542.

      Castles, I. 1997. The OECD–EUROSTAT PPP Program: Review of Practice and Procedures (París: Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos).

      Caves, D. W., L. R.Christensen y W. E.Diewert. 1982a. “The Economic Theory of Index Numbers and the Measurement of Input, Output and Productivity”, en Econometrica, vol. 50, págs. 13931414.

      Caves, D. W., L. R.Christensen y W. E.Diewert. 1982b. “Multilateral Comparisons of Output, Input and Productivity using Superlative Index Numbers”, en Economic Journal, vol. 92, págs. 7386.

      Cecchetti, S. G.1997. “Measuring Inflation for Central Bankers”, en Federal Reserve Bank of St. Louis Review, vol. 79, págs. 14355.

      Christensen, L. R., y D. W.Jorgenson. 1969. “The Measurement of U.S. Real Capital Input, 1929–1967”, en Review of Income and Wealth, vol. 15, No. 4, págs. 293320.

      Christensen, L. R., y L. J.Lau. 1971. “Conjugate Duality and the Transcendental Logarithmic Production Function”, en Econometrica, vol. 39, págs. 25556.

      Church, A. H.1901. “The Proper Distribution of Establishment Charges, Part III”, en The Engineering Magazine, vol. 21, págs. 90412.

      Clements, K. W., y H. Y.Izan. 1981. “A Note on Estimating Divisia Index Numbers”, en International Economic Review, vol. 22, págs. 74547.

      Clements, K. W., y H. Y.Izan. 1987. “The Measurement of Inflation: A Stochastic Approach”, en Journal of Business and Economic Statistics, vol. 5, págs. 33950.

      Cobb, C., y P. H.Douglas. 1928. “A Theory of Production”, en American Economic Review, vol. 18, págs. 39165.

      Cochran, W. G.1977. Sampling Techniques, tercera edición (Nueva York: Wiley).

      Cockburn, I. M., y A. H.Anis. 1998. Hedonic Analysis and Arthritic Drugs, Working Paper 6574 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Coggeshall, F.1887. “The Arithmetic, Geometric and Harmonic Means”, en Quarterly Journal of Economics, vol. 1, págs. 8386.

      Combris, P., S.Lecocqs y M.Visser. 1997. “Estimation of a Hedonic Price Equation for Bordeaux Wine: Does Quality Matter?”, en Economic Journal, vol. 107, No. 441, págs. 390402.

      Comisión Asesora para el Estudio del Índice de Precios al Consumidor. 1995. Toward a More Accurate Measure of the Cost of Living, Informe Provisional al Comité de Finanzas del Senado, 15 de septiembre (Washington).

      Comisión de las Comunidades Europeas (Eurostat), Fondo Monetario Internacional, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, Naciones Unidas y Banco Mundial.1993. Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (Bruselas/Luxemburgo, Nueva York, París, Washington).

      Crawford, A.1998. “Measurement Biases in the Canadian CPI: An Update”, en Bank of Canada Review, cuarto trimestre, págs. 3956.

      Cropper, M. L., L. L.Deck y K. E.McConnell.1988. “On the Choice of Functional Form for Hedonic Price Functions”, en Review of Economics and Statistics, vol. 70, No. 4, págs. 66875.

      Crump, N.1924. “The Interrelation and Distribution of Prices and their Incidence Upon Price Stabilization”, en Journal of the Royal Statistical Society, vol. 87, págs. 167206.

      Cunningham, A. W. F.1996. Measurement Bias in Price Indices: An Application to the UK’s RPI, Bank of England Working Paper 47 (Londres: Banco de Inglaterra).

      Curry, B., P.Morgan y M.Silver. 2001. “Hedonic Regressions: Misspecification and Neural Networks”, en Applied Economics, vol. 33, págs. 65971.

      Czinkota, M. R., y I.Ronkainen. 1997. “International Business and Trade in the Next Decade: Report from a Delphi Study”, en Journal of International Business Studies, vol. 28, No. 4, págs. 82744.

      Dalén, J.1992. “Computing Elementary Aggregates in the Swedish Consumer Price Index”, en Journal of Official Statistics, vol. 8, págs. 12947.

      Dalén, J.. 1994. Sensitivity Analyses for Harmonizing European Consumer Price Indices, documento presentado en la primera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Ottawa, 31 de octubre al 4 de noviembre. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Dalén, J.. 1995. “Quantifying errors in the Swedish consumer price index”, en Journal of Official Statistics, vol. 13, No. 3, págs. 34756.

      Dalén, J.. 1997. “Experiments with Swedish Scanner Data”, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 16–18 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Dalén, J.. 1998a. On the Statistical Objective of a Laspeyres Price Index, documento presentado en la cuarta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Washington, 22–24 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Dalén, J.. 1998b. “Studies on the Comparability of Consumer Price Indices”, en International Statistical Review, vol. 66, No. 1, págs. 83113.

      Dalén, J.. 1999a. “On Reliability, Uncertainty and Bias in Consumer Price Indexes”, enM.Silver y D.Fenwick (ed), compiladores: Proceedings of the Measurement of Inflation Conference (Cardiff: Universidad de Cardiff), págs. 18490.

      Dalén, J.. 1999b. A Note on the Variance of the Sample Geometric Mean, Informe de investigación 1991: 1, Departmento de Estadística (Estocolmo: Universidad de Estocolmo).

      Dalén, J, y O.Muelteel. 1998. Variance Estimation in the Luxembourg CPI, Cellule “Statistique et décision” (Luxemburgo: Centro de Investigación Pública-Centro Universitario).

      Dalén, J, y E.Ohlsson. 1995. “Variance Estimation in the Swedish Consumer Price Index”, en Journal of Business and Economic Statistics, vol. 13, No. 3, págs. 34756.

      Dalton, K. V., J. S.Greenlees y K. J.Stewart. 1998. “Incorporating a Geometric Mean Formula into the CPI”, en Monthly Labor Review, vol. 121, No. 10, págs. 37.

      Davies, G. R.1924. “The Problem of a Standard Index Number Formula”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 19, págs. 18088.

      Davies, G. R.1932. “Index Numbers in Mathematical Economics”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 27, págs. 5864.

      de Haan, J.2001. Generalised Fisher Price Indexes and the Use of Scanner Data in the CPI, documento inédito (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      de Haan, J.. 2001. 2003. Time Dummy Approaches to Hedonic Price Measurement, documento presentado en la séptima reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, París, 27–29 de mayo. Disponible en Internet: http://www.insee.fr/.

      de Haan, J., y E.Opperdoes. 1997. Estimation of the Coffee Price Index Using Scanner Data: Simulation of Official Practices, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 16–18 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      de Haan, J., E.Opperdoes y C.Schut. 1997. Item Sampling in the Consumer Price Index: A Case Study Using Scanner Data, Informe de investigación (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      de Haan, J., E.Opperdoes y C.Schut. 1999. “Item Selection in the Consumer Price Index: Cut-off Versus Probability Sampling”, en Survey Methodology, vol. 25, No. 1, págs. 3141.

      Deaton, A.1998. “Getting Prices Right: What Should Be Done?”, en Journal of Economic Perspectives, vol. 12, No. 1, págs. 3746.

      Denny, M.1974. “The Relationship Between Functional Forms for the Production System”, en Canadian Journal of Economics, vol. 7, págs. 2131.

      Diewert, W. E.1974a. “Applications of Duality Theory”, en M. D.Intriligator y D. A.Kendrick (ed), compiladores: Frontiers of Quantitative Economics, vol. II (Amsterdam: North-Holland), págs. 10671.

      Diewert, W. E.1974b. “Intertemporal Consumer Theory and the Demand for Durables”, en Econometrica, vol. 42, págs. 497516.

      Diewert, W. E.1976. “Exact and Superlative Index Numbers”, en Journal of Econometrics, vol. 4, págs. 11445.

      Diewert, W. E.1978. “Superlative Index Numbers and Consistency in Aggregation”, en Econometrica, vol. 46, págs. 883900.

      Diewert, W. E.1980. “Aggregation Problems in the Measurement of Capital”, enD.Usher (ed), compilador: The Measurement of Capital, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 433528.

      Diewert, W. E.1983a. “The Theory of the Cost of Living Index and the Measurement of Welfare Change”, enW. E.Diewert y C.Montmarquette (ed), compiladores: Price Level Measurement (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 163233; reimpreso en W. E. Diewert, compilador: Price Level Measurement (Amsterdam: North-Holland, 1990), págs. 79147.

      Diewert, W. E.1983b. “The Theory of the Output Price Index and the Measurement of Real Output Change”, enW. E.Diewert y C.Montmarquette (ed), compiladores: Price Level Measurement (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 10491113.

      Diewert, W. E.1983c. “The Treatment of Seasonality in a Cost of Living Index”, enW. E.Diewert y C.Montmarquette (ed), compiladores: Price Level Measurement (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 10191045.

      Diewert, W. E.1986. Microeconomic Approaches to the Theory of International Comparisons, Technical Working Paper No. 53 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Diewert, W. E.1992a. “Fisher Ideal Output, Input and Productivity Indexes Revisited”, en Journal of Productivity Analysis, vol. 3, págs. 21148.

      Diewert, W. E.1992b. “Exact and Superlative Welfare Change Indicators”, en Economic Inquiry, vol. 30, págs. 565582.

      Diewert, W. E.1993a. “The Early History of Price Index Research”, en W. E.Diewert y A. O.Nakamura (ed), compiladores: Essays in Index Number Theory, vol. 1, Contributions to Economic Analysis 217(Amsterdam: North-Holland), págs. 3365.

      Diewert, W. E.1993b. “Duality Approaches To Microeconomic Theory”, en W. E.Diewert y A. O.Nakamura (ed), compiladores: Essays in Index Number Theory, vol. 1, Contributions to Economic Analysis 217 (Amsterdam: North-Holland), págs. 10575.

      Diewert, W. E.1993c. “Symmetric Means and Choice under Uncertainty”’, en W. E.Diewert y A. O.Nakamura (ed), compiladores: Essays in Index Number Theory, vol. 1, Contributions to Economic Analysis 217 (Amsterdam: North-Holland), págs. 355433.

      Diewert, W. E.1993d. “Overview of Volume 1”, en W. E.Diewert y A. O.Nakamura (ed), compiladores: Essays in Index Number Theory, vol. 1, Contributions to Economic Analysis 217 (Amsterdam: North-Holland), págs. 131.

      Diewert, W. E.1995a. Axiomatic and Economic Approaches to Elementary Price Indexes, Discussion Paper No. 95–01, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia). Disponible en Internet: http://www.econ.ubc.ca.

      Diewert, W. E.1995b. On the Stochastic Approach to Index Numbers, Discussion Paper No. 95–31, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia). Disponible en Internet: http://www.econ.ubc.ca.

      Diewert, W. E.1996a. “Price and Volume Measures in the National Accounts”, enJ. Kendrick compilador: The New System of National Economic Accounts (Norwell, Massachussets: Kluwer Academic Publishers), págs. 23785.

      Diewert, W. E.1996b. Seasonal Commodities, High Inflation and Index Number Theory, Discussion Paper 96–06, Departmento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia).

      Diewert, W. E.1996c. Sources of Bias in Consumer Price Indexes, Discussion Paper, Escuela de Economía (Sydney: Universidad de New South Wales).

      Diewert, W. E.1997. “Commentary on Mathew D. Shapiro and David W. Wilcox: Alternative Strategies for Aggregating Price in the CPI”, en The Federal Reserve Bank of St. Louis Review, vol. 79, No. 3, págs. 127137.

      Diewert, W. E.1998a. “Index Number Issues in the Consumer Price Index”, en The Journal of Economic Perspectives, vol. 12, No.1, págs. 4758.

      Diewert, W. E.. 1998b. “High Inflation, Seasonal Commodities and Annual Index Numbers”, en Macroeconomic Dynamics, vol. 2, págs. 45671.

      Diewert, W. E.. 1999a. “Index Number Approaches to Seasonal Adjustment”, en Macroeconomic Dynamics, vol. 3, págs. 4868.

      Diewert, W. E.. 1999b. “Axiomatic and Economic Approaches to Multilateral Comparisons”, enA.Heston y R. E.Lipsey (ed), compiladores: International and Interarea Comparisons of Income, Output and Prices (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 1387.

      Diewert, W. E.2000. Notes on Producing an Annual Superlative Index Using Monthly Price Data, Discussion Paper No. 00–08, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia). Disponible en Internet: http://www.econ.ubc.ca.

      Diewert, W. E.2001. “The Consumer Price Index and Index Number Purpose”, en Journal of Economic and Social Measurement, vol. 27, págs. 167248.

      Diewert, W. E.. 2002a. “The Quadratic Approximation Lemma and Decompositions of Superlative Indexes”, en Journal of Economic and Social Measurement, vol. 28, págs. 6388.

      Diewert, W. E.. 2002b. Similarity and Dissimilarity Indexes: An Axiomatic Approach, Discussion Paper No. 02–10, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia). Disponible en Internet: http://www.econ.ubc.ca.

      Diewert, W. E.2002c. “Harmonized Indexes of Consumer Prices: Their Conceptual Foundations”, en Swiss Journal of Economics and Statistics, vol. 138, No. 4, págs. 547637.

      Diewert, W. E.. 2002d. Notes on Hedonic Producer Price Indexes, documento inédito, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia), enero.

      Diewert, W. E.. 2002e. Hedonic Regressions: A Review of Some Unresolved Issues, documento inédito, Departamento de Economía (Vancouver: Universidad de British Columbia).

      Diewert, W. E.. 2003a. “Hedonic Regressions: A Consumer Theory Approach”, en R. C.Feenstra y M. D.Shapiro (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 31748.

      Diewert, W. E.. 2003b. Measuring Capital, NBER Working Paper W9526 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Diewert, W. E. y D. A.Lawrence. 2000. “Progress in Measuring the Price and Quantity of Capital”, enL. J.Lau (ed), compilador: Econometrics Volume 2: Econometrics and the cost of Capital: Essays in Honor of Dale W. Jorgenson (Cambridge, Massachusetts: The MIT Press), págs. 273326.

      Dikhanov, Y. 1997. The Sensitivity of PPP-Based Income Estimates to Choice of Aggregation Procedures, documento inédito, Departamento de Economía Internacional (Washington: Banco Mundial), enero.

      Dippo, C. S., y C. A.Jacobs. 1983. “Area Sampling Redesign for the Consumer Price Index”, en Proceedings of the Survey Research Methods Section, American Statistical Association, págs. 11823.

      Divisia, F.1926. L’indice monetaire et la theorie de la monnaie (París: Société anonyme du Recueil Sirey).

      Drechsler, L.1973. “Weighting of Index Numbers in Multilateral International Comparisons”, en Review of Income and Wealth, vol. 19, págs. 1734.

      Drobisch, M. W.1871a. “Ueber die Berechnung der Veränderungen der Waarenpreise und des Geldwerths”, en Jahrbücher für Nationalökonomie und Statistik, vol. 16, págs. 14356.

      Drobisch, M. W.1871b. “Ueber einige Einwürfe gegen die in diesen Jahrbüchern veröffentlichte neue Methode, die Veranderungen der Waarenpreise und des Geldwerths zu berechten”, en Jahrbücher für Nationalokonomie und Statistik, vol. 16, págs. 41627.

      Ducharme, L. M.1997. “The Canadian Consumer Price Index and the Bias Issue: Present and Future Outlooks” enL. M.Ducharme (ed), compilador: Bias in the CPI: Experiences from Five OECD Countries, Prices Division Analytical Series, No. 10 (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 1324.

      Duggan, J. E., y R.Gillingham. 1999. “The Effect of Errors in the CPI on Social Security Finances”, en Journal of Business and Economic Statistics, vol. 17, No. 2, págs. 16169.

      Dulberger, E. R.1993. “Sources of Price Decline in Computer Processors: Selected Electronic Components”, enM.Foss, M. E.Manser y A. H.Young (ed), compiladores: Price Measurement and their Uses, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 10324.

      Dulberger, E. R.1989. “The Application of an Hedonic Model to a Quality-Adjusted Price Index For Computer Processors”, enD.Jorgenson y R.Landau (ed), compiladores: Technology and Capital Formation (Cambridge, Massachusetts: The MIT Press).

      Dutot, C.1738. Réflections politiques sur les finances et le commerce, vol. 1 (La Haya: Les Frères Vaillant et N. Prevost).

      Dwyer, L., P.Forsyth y D. S.Prasada Rao. 2001. PPPs and the Price Competitiveness of International Tourism Destinations, estudio para el seminario conjunto del Banco Mundial y la OCDE “Purchasing Power Parities: Recent Advances in Methods and Applications”, Washington, 30 de enero-2 de febrero.

      Edgeworth, F. Y.1888. “Some New Methods of Measuring Variation in General Prices”, en Journal of the Royal Statistical Society, vol. 51, págs. 34668.

      Edgeworth, F. Y.1923. “The Doctrine of Index Numbers According to Mr. Correa Walsh”, en The Economic Journal, vol. 11, págs. 34351.

      Edgeworth, F. Y.1925. Papers Relating to Political Economy, vol. 1 (Nueva York: Burt Franklin).

      Edwards, R.1997. “Measuring Inflation in Australia”, enL. M.Ducharme (ed), compilador: Bias in the CPI: Experiences from Five OECD Countries, Prices Division Analytical Series, No. 10 (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 512.

      Ehemann, C., A. J.Katz y B. R.Moulton.2002. “The Chain-Additivity Issue and the U.S. National Accounts”, en Journal of Economic and Social Measurement, vol. 28, págs. 3749.

      Eichhorn, W.1978. Functional Equations in Economics (Reading, Massachusetts: Addison-Wesley Publishing Company).

      Eichhorn, W. y J.Voeller. 1976. Theory of the Price Index, Lecture Notes in Economics and Mathematical Systems, vol. 140 (Berlín: Springer-Verlag).

      Eldridge, L. P.1999. “How price indexes affect BLS productivity measures”, en Monthly Labor Review, vol. 122, No. 2, págs. 3546.

      Elteto, O., y P.Koves.1964. “On an Index Number Computation Problem in International Comparison”, en Statisztikai Szemle, vol. 42, págs. 50718 (en checo).

      Epple, D.1987. “Hedonic Prices and Implicit Markets: Estimating Demand and Supply Functions for Differentiated Products”, en Journal of Political Economy, vol. 95, págs. 5980.

      Eurostat. 1993. Clasificación estadística de productos por actividades en la Comunidad Económica Europea (CPA) (Luxemburgo).

      Eurostat. 2001a. Compendium of HICP Reference Documents (Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas), marzo.

      Eurostat. 2001b. Manual sobre la medición de precios y volúmenes en las cuentas nacionales (Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas).

      Feenstra, R. C.1994. “New Product Varieties and the Measurement of International Prices”, en American Economic Review, vol. 34, págs. 15777.

      Feenstra, R. C.1995. “Exact Hedonic Price Indices”, en Review of Economics and Statistics, vol. 77, págs. 63454.

      Feenstra, R. C, y C. R.Shiells. 1997. “Bias in U.S. Import Prices and Demand”, enT. F.Bresnahan y R. J.J (ed)compiladores: The Economics of New Goods, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 24976.

      Feenstra, R. C, y M. D.Shapiro. 2003. “High Frequency Substitution and the Measurement of Price Indexes”, enR. C.Feenstra and M. D.Shapiro (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 12346.

      Feenstra, R. C, y W. E.Diewert. 2001. Imputation and Price Indexes: Theory and Evidence from the International Price Program, Working Paper No. 335 (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales). Disponible en Internet: http://www.bls.gov.

      Fenwick, D.1997. “The Boskin Report from a United Kingdom Perspective”, enL. M.Ducharme (ed), compilador: Bias in the CPI: Experiences from Five OECD Countries, Prices Division Analytical Series, No. 10 (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 4552.

      Fenwick, D, A.Ball, M.Silver y P. H.Morgan. 2003. “Price Collection and Quality Assurance of Item Sampling in the Retail Price Index: How Can Scanner Data Help?”, enM.Shapiro y R.Feenstra (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press, 2003), págs. 6787.

      Ferger, W. F.1931. “The Nature and Use of the Harmonic Mean”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 26, págs. 3640.

      Ferger, W. F.1936. “Distinctive Concepts of Price and Purchasing Power Index Numbers”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 31, págs. 25872.

      Ferrari, G., y M.Riani.1998. “On Purchasing Power Prities Calculation at the Basic Heading Level”, en Statistica, vol. VIII, págs. 91108.

      Ferrari, G.Gozzi y M.Riani. 1996. “Comparing GEKS and EPD Approaches for Calculating PPPs at the Basic Heading level”, enEurostat: Improving the Quality of Price Indices: CPI and PPP (Luxemburgo).

      Fisher, F. M., y K.Shell. 1972. “The Pure Theory of the National Output Deflator”, en The Economic Theory of Price Indexes (Nueva York: Academic Press), págs. 49113.

      Fisher, I.1897. “The Role of Capital in Economic Theory”, en Economic Journal, vol. 7, págs. 51137.

      Fisher, I.1911. The Purchasing Power of Money (Londres: Macmillan).

      Fisher, I.1921. “The Best Form of Index Number”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 17, págs. 53337.

      Fisher, I.1922. The Making of Index Numbers (Boston, Massachusetts: Houghton-Mifflin).

      Fisher, W.C.1913. “The Tabular Standard in Massachusetts History”, en Quarterly Journal of Economics, vol. 27, págs. 41751.

      Fixler, D., y K.D.Zieschang. 1992. “Incorporating Ancillary Measures of Processes and Quality Change into a Superlative Productivity Index”, en Journal of Productivity Analysis, vol. 2, págs. 24567.

      Fixler, D, y K. D.Zieshang. 2001. Price Indices for Financial Services, estudio para la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Flux, A. W.1921. “The Measurement of Price Change”, en Journal of the Royal Statistical Society, vol. 84, págs. 16799.

      Fondo Monetario Internacional (FMI). Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD). Sitio en Internet: http://dsbb.imf.org/Applications/web/gdds/gddshome.

      Fondo Monetario Internacional (FMI). Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD). Sitio en Internet: http://dsbb.imf.org/Applications/web/sddshome.

      Fondo Monetario Internacional (FMI). 1993. Manual de Balanza de Pagos, quinta edición (Washington).

      Fondo Monetario Internacional (FMI). 2001. Government Financial Statistics Manual (Washington).

      Forsyth, F. G., y R. F.Fowler. 1981. “The Theory and Practice of Chain Price Index Numbers”, en Journal of the Royal Statistical Society A, vol. 144, No. 2, págs. 22447.

      Frisch, R.1930. “Necessary and Sufficient Conditions Regarding the Form of an Index Number Which Shall Meet Certain of Fisher’s Tests”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 25, págs. 397406.

      Frisch, R.1936. “Annual Survey of General Economic Theory: The Problem of Index Numbers”, en Econometrica, vol. 4, págs. 138.

      Frost, S.2001. The Construction of Price Indices for Deposit and Loan Facilities, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: www.ottawagroup.org/.

      Funke, H., y J.Voeller.1978. “A Note on the Characterization of Fisher’s Ideal Index”, enW.Eichhorn, R.Henn, O.Opitz y R. W.Shephard (ed), compiladores: Theory and Applications of Economic Indices (Würzburg: Physica Verlag), págs. 17781.

      Funke, H, G.Hacker y J.Voeller1979. “Fisher’s Circular Test Reconsidered”, en Schweizerische Zeitschrift für Volkswirtshaft und Statistik, vol. 115, págs. 67787.

      Garcke, E., y J.M.Fells. 1893. Factory Accounts: Their Principles and Practice, cuarta edición (primera edición en1887) (Londres: Crosby, Lockwood y Son).

      Genereux, P. A.1983. “Impact of the Choice of Formulae on the Canadian Consumer Price Index”, enW. E.Diewert y C.Montmarquette (ed), compiladores: Price Level Measurement (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 489535.

      Gilman, S.1939. Accounting Concepts of Profit (Nueva York: The Rolland Press Co.).

      Goldberger, A. A.1968. “The Interpretation and Estimation of Cobb-Douglas Functions”, en Econometrica, vol. 35, págs. 46472.

      Goodhart, C.2001. “What Weights should be Given to Asset Prices in the Measurement of Inflation?”, en The Economic Journal, vol. 111, junio, F335-F356.

      Gordon, R. J.1990. The Measurement of Durable Goods Prices (Chicago, Illinois: University of Chicago Press).

      Gordon, R, y Z.Griliches. 1997. “Quality Change and New Products”, en American Economic Review: Papers and Proceedings of the Hundred and Fourth Annual Meeting of the American Economic Association, vol. 87, No. 2, págs. 8488.

      Gorman, W. M.1980. “A Possible Procedure for Analyzing Quality Differentials in the Egg Market”, en Review of Economic Studies, vol. 47, págs. 84356.

      Greenlees, J.1997. “Expenditure Weight Updates and Measured Inflation”, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 1618 de abril.

      Greenlees, J.1999. Random Errors and Superlative Indexes, documento presentado en la conferencia annual de Western Economic Association, 8 de julio, San Diego, California.

      Greenlees, J.2000. “Consumer Price Indexes: Methods for Quality and Variety Change”, en Statistical Journal of the United Nations Economic Commission for Europe, vol. 17, No. 1, págs. 3758.

      Greenlees, J.. 2003. Introducing the Chained Consumer Price Index, documento presentado en la séptima reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, París, 27–29 de mayo. Disponible en Internet: http://www.insee.fr.

      Griliches, Z.1988. Technology, Education and Productivity: Early Papers with Notes to Subsequent Literature (Nueva York: Basil Blackwell).

      Greenlees, J.1990. “Hedonic Price Indices and the Measurement of Capital and Productivity: Some Historical Reflections”, enE. R.Berndt y J. E.E (ed), compiladores: Fifty Years of Economic Measurement: The Jubilee of the Conference on Research in Income and Wealth, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 185206.

      Gudnason, R.2003. “How do we Measure Inflation? Some Measurement Problems”, documento presentado en la séptima reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, 27–29 de mayo, París. Disponible en Internet: http://www.insee.fr.

      Gudnason, R, y H.Snorrason. 1999. “Use of Cash Register Data”, documento presentado en la quinta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Reykjavik, 25–27 de agosto. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Hardy, G. H., J. E.Littlewood y G.Pólya. 1934. Inequalities (Cambridge: Cambridge University Press).

      Harper, M. J., E. R.Berndt y D. O.Wood. 1989. “Rates of Return and Capital Aggregation Using Alternative Rental Prices”, enD. W.Jorgenson y R.Landau (ed), compiladores: Technology and Capital Formation (Cambridge, Massachusetts: The MIT Press), págs. 33172.

      Haschka, P.2003. “Simple Methods of Explicit QA for Services in Complex Pricing Schemes”, documento presentado en la séptima reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, 27–29 de mayo, París. Disponible en Internet: http://www.insee.fr.

      Hausman, J. A.2002. Sources of Bias and Solutions to Bias in the CPI, NBER Working Paper 9298 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Hausman, J.1997. “Valuation of New Goods Under Perfect and Imperfect Conditions”, enT. F.Bresnahan y R. J.J (ed), compiladores: The Economics of New Goods, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 20937.

      Hausman, J.1999. “Cellular Telephone, New Products, and the CPI”, en Journal of Business and Economic Statistics, vol. 17, No. 2, págs. 18894.

      Hawkes, W. J.1997. Reconciliation of Consumer Price Index Trends in Average Prices for Quasi-Homogeneous Goods Using Scanning Data, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 16–18 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Hawkes, W. J, y F. W.Piotrowski. 2003. “Using Scanner Data to Improve the Quality of Measurement in the Consumer Price Index”, enR. C.Feenstra y M. D.D (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 1738.

      Haworth, M. F., D.Fenwick y R. Beaven1997. Recent Developments in the UK Retail Prices Index: Quality Management, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Voorburg, 16–18 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Hicks, J. R.1940. “The Valuation of the Social Income”, en Economica, vol. 7, págs. 10524.

      Hicks, J. R.1941–42. “Consumers’ Surplus and Index Numbers”, en The Review of Economic Studies, vol. 9, págs. 2637.

      Hicks, J. R.1946. Value and Capital, segunda edición (Oxford: Clarendon Press).

      HidiroglouM. A., y J.-M.Berthelot. 1986. “Statistical editing and imputation for periodic business surveys”, en Survey Methodology, vol. 12, No. 1, págs. 7383.

      Hill, R. J.1995. Purchasing Power Methods of Making International Comparisons, disertación de doctorado (Vancouver: Universidad de British Columbia).

      Hill, R. J.1999a. “Comparing Price Levels across Countries Using Minimum Spanning Trees”, en The Review of Economics and Statistics, vol. 81, págs. 13542.

      Hill, R. J.1999b. “International Comparisons using Spanning Trees”, enA.Heston y R. E.Lipsey (ed), compiladores: International and Interarea Comparisons of Income, Output and Prices, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 10920.

      Hill, R. J.1999c. “Chained PPPs and Minimum Spanning Trees”, en Lipsey y Heston, compiladores: International and Interarea Comparisons of Prices, Income and Output, NBER (Chicago, Illinois: Chicago University Press), págs. 32764.

      Hill, R. J.1999d. “Comparing Price Levels Across Countries Using Minimum Spanning Trees”, en The Review of Economics and Statistics, vol. 81, págs. 13542.

      Hill, R. J.2002. Superlative Index Numbers: Not All of Them Are Super, Discussion Paper No. 2002/04, Escuela de Economía (Sydney: Universidad de New South Wales).

      Hill, R. J.2001. “Measuring Inflation and Growth Using Spanning Trees”, en International Economic Review, vol. 42, págs. 16785.

      Hill, T. P.1988. “Recent Developments in Index Number Theory and Practice”, en OECD Economic Studies, vol. 10, págs. 12348.

      Hill, T. P.1993. “Price and Volume Measures”, en System of National Accounts 1993 (Bruselas/Luxemburgo, Nueva York, París y Washington: Comisión de las Comunidades Europeas, Fondo Monetario Internacional, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, Banco Mundial y Naciones Unidas), págs. 379406.

      Hill, T. P.1996. Inflation Accounting: A Manual on National Accounting under Conditions of High Inflation (París: Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos).

      Hill, T. P.1998. “The Measurement of Inflation and Changes in the Cost of Living”, en Statistical Journal of the United Nations ECE, vol. 15, págs. 3751.

      Hill, T. P.1999. COL Indexes and Inflation Indexes, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Reykjavik, 25–27 de agosto. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Hillinger, C.2002. “A General Theory of Price and Quantity Aggregation and Welfare Measurement”, CISifo Working Paper No. 818 (Munich: Universidad de Munich).

      Hoffmann, J.1998. Problems of Inflation Measurement in Germany, Discussion Paper 1/98, Centro de Investigaciones Económicas del Banco Federal de Alemania (Frankfurt: Banco Federal de Alemania).

      Hoffmann, J.1999. The Treatment of Quality Changes in the German Consumer Price Index, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Reykjavik, 25–27 de agosto. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Hoffmann, J.1999, y C.Kurz (ed). 2002. Rent Indices for Housing in West Germany: 1985 to 1998, Discussion Paper 01/02, Centro de Investigaciones Económicas del Banco Federal de Alemania (Frankfurt: Banco Federal de Alemania).

      Holdway, M.1999. An Alternative Methodology: Valuing Quality Changes for Microprocessors in the PPI, documento inédito (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      Hotelling, H.1925. “A General Mathematical Theory of Depreciation”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 20, págs. 340353.

      Houthakker, H. S.1952. “Compensated Changes in Quantities and Qualities Consumed”, en Review of Economic Studies, vol. 19, págs. 15564.

      Hoven, L.1999. Some Observations on Quality Adjustment in the Netherlands, documento inédito, Departamento de Precios al Consumidor (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Hulten, C. R.1973. “Divisia Index Numbers”, en Econometrica, vol. 41, págs. 10171026.

      Hulten, C. R.1990. “The Measurement of Capital”, enE. R.Berndt y J. E.E (ed), compiladores: Fifty Years of Economic Measurement: The Jubilee of the Conference on Research in Income and Wealth, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 11958.

      Hulten, C. R.1996. “Capital and Wealth in the Revised SNA”, enJ. W.Kendrick (ed), compilador: The New System of National Accounts (Nueva York: Kluwer Academic Publishers), págs. 14981.

      Hulten, C. R, y F. C.Wykoff. 1981a. “The Estimation of Economic Depreciation using Vintage Asset Prices”, en Journal of Econometrics, vol. 15, págs. 36796.

      Hulten, C. R, y F. C.Wykoff. 1981b. “The Measurement of Economic Depreciation”, enC. R.Hulten (ed), compilador: Depreciation, Inflation and the Taxation of Income from Capital (Washington: The Urban Institute Press), págs. 81125.

      Hulten, C. R, y F. C.Wykoff. 1996. “Issues in the Measurement of Economic Depreciation: Introductory Remarks”, en Economic Inquiry, vol. 34, págs. 1023.

      Ioannidis, C., y M.Silver.1999. “Estimating Hedonic Indices: An Application to UK Television Sets”, en Journal of Economics. Zeitschrift für Nationalökonomie, vol. 69, No. 1, págs. 7194.

      ISO 9000. Ginebra, Organización Internacional de Normalización, 1994. Sitio en Internet: http://iso.ch.

      ISO 9001. Ginebra, Organización Internacional de Normalización, 2000. Sitio en Internet: http://iso.ch.

      Jacobsen, J.1997. Variance Estimation and Sample Allocation in the Finnish CPI, Memorando escrito para la Oficina de Estadística de Finlandia, 11 de marzo.

      Jensen, J.L.W. V.1906. “Sur les fonctions convexes et les inégalités entre les valeurs moyennes”, en Acta Math., vol. 8, págs. 9496.

      Jevons, W. S.1863. “A Serious Fall in the Price of Gold Ascertained and its Social Effects Set Forth”, reimpreso en Investigations in Currency and Finance (Londres: Macmillan and Co., 1884), págs. 13118.

      Jevons, W. S.1865. “The Variation of Prices and the Value of the Currency since 1782”, en Journal of the Statistical Society of London, vol. 28, págs. 294320; reimpreso en Investigations in Currency and Finance (Londres: Macmillan and Co., 1884), págs. 119150.

      Jevons, W. S.1884. “A Serious Fall in the Value of Gold Ascertained and its Social Effects Set Forth. 1863”, en Investigations in Currency and Finance (Londres: Macmillan and Co.), págs. 13118.

      Jorgenson, D. W.1989. “Capital as a Factor of Production”, enD. W.Jorgenson y R.Landau (ed), compiladores: Technology and Capital Formation (Cambridge, Massachusetts: The MIT Press), págs. 135.

      Jorgenson, D.1996. “Empirical Studies of Depreciation”, en Economic Inquiry, vol. 34, págs. 2442.

      Jorgenson, D, y Z.Griliches. 1967. “The Explanation of Productivity Change”, en Review of Economic Studies, vol. 34, págs. 24983.

      Katz, A. J.1983. “Valuing the Services of Consumer Durables”, en The Review of Income and Wealth, vol. 29, págs. 40527.

      Kennedy, P.1998. A Guide to Econometrics (Oxford: Blackwell Publishers).

      Kenny, P. B.1995. Errors in the Retail Prices Index, Memorando escrito para la Oficina Central de Estadística/Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido, 8 de marzo.

      Keynes, J. M.1930. A Treatise on Money in Two Volumes: 1: The Pure Theory of Money (Londres: Macmillan).

      Khamis, S. H.1970. “Properties and Conditions for the Existence of a New Type if Index Numbers”, en Sankhya, Series B (ed), vol. 32, págs. 8198.

      Khamis, S. H.1972. “A New System of index Numbers for National and International Purposes”, en Journal of the Royal Statistical Society, Series A, vol. 135, págs. 96121.

      Khamis, S. H.1984. “On Aggregation Methods for International Comparisons”, en Review of Income and Wealth, vol. 30, No. 2, págs. 185205.

      Knibbs, Sir G. H.1924. “The Nature of an Unequivocal Price Index and Quantity Index”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 19, págs. 4260 y 196205.

      Kokoski, M. F., K.Waehrer y P. Rozaklis2001. Using Hedonic Methods for Quality Adjustment in the CPI: The Consumer Audio Products Component, Working Paper No. 344 (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      Kokoski, M. F, B. R.Moulton y K. D.Zieschang. 1999. “Interarea Price Comparisons for Heterogeneous Goods and Several Levels of Commodity Aggregation”, enA.Heston y R.Lipsey (ed), compiladores: International and Interarea Comparisons of Prices, Output and Productivity, NBER Studies en Income y Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 12366.

      Konüs, A. A.1924. “The Problem of the True Index of the Cost of Living”, en The Economic Bulletin of the Institute of Economic Conjuncture (en ruso), No. 9-10, págs. 6471; edición en inglés publicada en 1939 en Econometrica, vol. 7, págs. 1029.

      Konüs, A. A, y S. S.Byushgens. 1926. “K probleme pokupatelnoi cili deneg”, en Voprosi Konyunkturi, vol. 2, págs. 15172.

      Koskimäki, T., y M.Yla-Jarkko. 2003. Segmented Markets and CPI Elementary Classifications, documento presentado en la tercera reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, París, 27–29 de mayo. Disponible en Internet: http://www.insee.fr/.

      Koskimäki, T., e Y.Vartia. 2001. Beyond Matched Pairs and Griliches Type Hedonic Methods for Controlling Quality Changes in CPI Subindices, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Kotler, P.1991. Marketing Management, séptima edición (Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall).

      Kravis, I. B., A. W.Heston y R.Summers. 1982. World Product and Income: International Comparisons of Real Gross Domestic Product (Baltimore, Maryland: Johns Hopkins University Press).

      Krueger, A. B. y A.Siskind. 1998. “Using Survey Data to Assess Bias in the Consumer Price Index”, en Monthly Labor Review, vol. 121, No. 4, págs. 2433.

      Lancaster, K. J.1966. “A New Approach to Consumer Theory”, en Journal of Political Economy, vol. 74, No. 2, págs. 13256.

      Lancaster, K. J.1971. Consumer Demand: A New Approach (Nueva York: Columbia University Press).

      Lane, W.2001. Addressing the New Goods Problem in the Consumer Price Index, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawa.org.

      Laspeyres, E.1871. “Die Berechnung einer mittleren Waarenpreissteigerung”, en Jahrbücher für Nationalokonomie und Statistik, vol. 16, págs. 296314.

      Lau, L. J.1979. “On Exact Index Numbers”, en Review of Economics and Statistics, vol. 61, págs. 7382.

      Leaver, S. G., y D.Swanson. 1992. “Estimating Variances for the U.S. Consumer Price Index for 1987–1991”, en American Statistical Association: Proceedings of the Survey Research Methods Section (Alexandria, Virginia: Asociación Americana de Estadística), págs. 74045.

      Leaver, S. G., y R.Valliant. 1995. “Statistical Problems in Estimating the U.S. Consumer Price Index”, en Cox y otros, compiladores: Business Survey Methods (Nueva York: Wiley).

      Lebow, D. E., y J. B.Rudd. 2003. “Measurement Error in the Consumer Price Index: Where Do We Stand?”, en Journal of Economic Literature, vol. 41, págs. 159201.

      Lebow, D. E., J. M.Roberts y D. J.Stockton. 1994. Monetary Policy and the ‘Price Level’, documento inédito (Washington: Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal), julio.

      Lehr, J.1885. Beitrage zur Statistik der Preise (Frankfurt: J. D.Sauerlander) (ed).

      Leontief, W.1936. “Composite Commodities and the Problem of Index Numbers”, en Econometrica, vol. 4, págs. 3959.

      Lequiller, F.1997. “Does the French Consumer Price Index Overstate Inflation?”, enL. M.Ducharme (ed), compilador: Bias in the CPI: Experiences from Five OECD Countries, Prices Division Analytical Series, No. 10 (Ottawa: Oficina de Estadística de Canadá), págs. 2543.

      Levy, F., H.Beamish, R. J.Murnane y D.Aurtor. 1999. Computerization and Skills: Example from a Car Dealership, documento presentado en el seminario del programa sobre mediciones de producción y productividad en el sector de servicios de la Institución Brookings “Measuring the Output of Business Services”,Washington, 14 de mayo.

      Ley, E.2003. “Comment”, enR. C.Feenstra y M. D.D (ed), compiladores: Scanner Data and Price Indexes, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 37982.

      LiegeyJr., P. R.1992. “Adjusting Apparel Indices in the CPI for Quality Differences”, enM. F.Foss, M.Manser y A.Young (ed), compiladores: Price Measurements and their Uses, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press).

      LiegeyJr., P. R.1994. “Apparel Price Indexes: Effects of Hedonic Adjustments”, en Monthly Labor Review, vol. 117, págs. 3845.

      LiegeyJr., P. R.2000. Hedonic Quality Adjustment Methods for Microwave Ovens in the U.S. CPI, Informe de metodología (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      Linder, F.1996. Reducing Bias in the Estimation of Consumer Price Indices by Using Integrated Data, Informe de investigación (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Lloyd, P. J.1975. “Substitution Effects and Biases in Nontrue Price Indices”, en American Economic Review, vol. 65, págs. 30113.

      Lowe, J.1823. The Present State of England in Regard to Agriculture, Trade and Finance, segunda edición (Londres: Longman, Hurst, Rees, Orme y Brown).

      Lowe, R.1996. “The Type and Extent of Quality Changes in the Canadian CPI”, enJ.Dalén (ed), compilador: Proceedings of the Second Meeting of the International Working Group on Price Indices (Estocolmo: Oficina de Estadística de Suecia), págs. 23149. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Lowe, R.1999. The Use of the Regression Approach to Quality Change for Durables in Canada, documento presentado en la quinta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Reykjavik, 25–27 de agosto. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Maddala, G.S.1988. Introduction to Econometrics (Nueva York: Macmillan).

      Malmquist, S.1953. “Index Numbers and Indifference Surfaces”, en Trabajos de Estadística, vol. 4, págs. 20942.

      Malpezzi, S., L.Ozanne y T.Thibideau. 1987. “Microeconomic Estimates of Housing Depreciation”, en Land Economics, vol. 63, págs. 37285.

      Manser, M. E., y R. J.McDonald. 1988. “An Analysis of Substitution Bias in Measuring Inflation, 1959–85”, en Econometrica, vol. 56, No. 4, págs. 90930.

      Marshall, A.1887. “Remedies for Fluctuations of General Prices”, en Contemporary Review, vol. 51, págs. 35575.

      Marshall, A.1898. Principles of Economics, cuarta edición (Londres: The Macmillan Co).

      Matheson, E.1910. The Depreciation of Factories and their Valuation, cuarta edición (Londres: E. & F. N. Spon).

      McClelland, R., y M.Reinsdorf.1999. Small Sample Bias in Geometric Mean and Seasoned CPI Component Indexes, Documento de trabajo sobre economía (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      McCracken, P. M., J.Tobin y otros. 1999. Measuring Prices in A Dynamic Economy: Re-Examining the CPI (Nueva York: The Conference Board).

      Mendelsohn, R.1984. “Estimating the Structural Equations of Implicit Market and Household Production Functions”, en Review of Economics and Statistics, vol. 66, No. 4, págs. 67377.

      Mendershausen, H.1937. “Annual Survey of Statistical Technique: Methods of Computing and Eliminating Changing Seasonal Fluctuations”, en Econometrica, vol. 5, págs. 23462.

      Merkel, F. K.2000. Addressing New Item Bias in the Producer Price Indexes: A PPI Quality Improvement Initiative, documento inédito (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales).

      Mitchell, W. C.1927. Business Cycles (Nueva York: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Modelo de Excelencia de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (Bruselas: Fundación Europea para la Gestión de la Calidad). Disponible en Internet: http://www.efqm.org.

      Moulton, B. R.1996a. Constant Elasticity Cost-of-Living Index in Share Relative Form (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales), diciembre.

      Moulton, B. R.1996b. “Bias in the Consumer Price Index: What is the Evidence?”, en Journal of Economic Perspectives, vol. 10, No. 4, págs. 15977.

      Moulton, B. R.2001. “The Expanding Role of Hedonic Methods in the Official Statistics of the United States”, en Proceedings of a Symposium on Hedonic Methods (Wiesbaden: Banco Federal de Alemania y Oficina Federal de Estadística de Alemania), junio.

      Moulton, B. R, y K. E.Moses. 1997. “Addressing the Quality Change Issue in the Consumer Price Index”, en Brooking Papers on Economic Activity, vol. 1, págs. 30566.

      Moulton, B. R, y E. P.Seskin. 1999. “A Preview of the 1999 Product Accounts”, en Survey of Current Business, vol. 79, págs. 617.

      Moulton, B. R, y E. P.Seskin, T.La Fleur y K. E.Moses. 1999. “Research on Improved Quality Adjustment in the CPI: The Case of Televisions”, enW.Lane (ed), compilador: Proceedings of the Fourth Meeting of the International Working Group on Price Indices (Washington: Oficina de Estadísticas Laborales), págs.7799. Disponible en Internet: http://www.ottawagroup.org.

      Mudgett, B. D.1955. “The Measurement of Seasonal Movements in Price and Quantity Indexes”, en Journal of the American Statistical Association, vol. 50, págs. 9398.

      Muellbauer, J.1974. “Household Production Theory, Quality, and the ‘Hedonic Technique’”, en The American Economic Review, vol. 64, No. 6, págs. 97794.

      Murray, J., y N.Sarantis.1999. “Price-Quality Relationships and Hedonic Price Indexes for Cars in the United Kingdom”, en International Journal of the Economics of Business, vol. 6, No. 1, págs. 123.

      Muth, R. F.1966. “Household Production and Consumer Demand Functions”, en Econometrica, vol. 34, págs. 699708.

      Naciones Unidas. 1990. Clasificación Industrial Internacional Uniforme de Todas las Actividades Económicas, Informes estadísticos, Serie M, No. 4, rev. 3 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 1992. Handbook of the International Comparison Program, Series F, No. 62 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 1990. 1994. Fundamental Principles of Official Statistics, adaptado por la Comisión Estadística de las Naciones Unidas. Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, 1994, informe de la sección especial de la Comisión Estadística, Nueva York, 11–15 de abril, 1994, E/1994/29 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 1998a. Principios y recomendaciones para los censos de población y habitación. Rev. 1, Informes estadísticos, Serie M, No. 67/Rev. 1, Sales No. E.98.XVII.8 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 1998b. Clasificación central de productos. CCP. Versión 1.0, Informes estadísticos, Serie M, No. 77, ver. 1.0 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 1999. Clasificación de gastos por finalidades, Informes estadísticos, Serie M, No. 84 (Nueva York).

      Naciones Unidas. 2002. Clasificación industrial uniforme de todas las actividades económicas, ISIC, rev. 3.1 (Nueva York: División de Estadística de las Naciones Unidas).

      Nevo, A.2001. New Products, Quality Changes, and Welfare Measures Computed from Estimated Demand Systems, NBER Working Paper #W8425 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica).

      Norberg, A.1999. “Quality Adjustment: The Case of Clothing”, enM.Silver y D.Fenwick (ed), compiladores: Proceedings of the Measurement of Inflation Conference (Cardiff: Universidad de Cardiff). Disponible en Internet: http://www.cardiff.ac.uk.

      Nordhaus, W. D.1998. “Quality Change in Price Indexes”, en Journal of Economic Perspectives, vol. 12, No. 1, págs. 5968.

      Obst, Carl. 2000. “A Review of Bias in the CPI”, en Statistical Journal of the United Nations ECE, vol. 17, págs. 3758.

      Oficina de Contabilidad General. 2000. Consumer Price Index: Update of Boskin Commission’s Estimate of Bias, Informe GAO/GGD-00–50 (Washington), febrero.

      Oficina de Estadística de Australia. 1997. An Analytical Framework for Price Indexes in Australia, documento de información, No. de catálogo 6421.0.Disponible en Internet: http://www.abs.gov.au.

      Oficina de Estadística de Australia. 2000. Price Index and The New Tax System, documento de información, No. de catálogo 6425.0.Disponible en Internet: http://www.abs.gov.au.

      Oficina de Estadística de Australia. 2003. Australian Consumer Price Index: Concepts, Sources and Methods, No. de catálogo 6461.0.Disponible en Internet: http://www.abs.gov.au.

      Oficina de Estadística de Suecia. 2001. Swedish Consumer Price Index: A Handbook of Methods (Estocolmo).

      Oficina de Estadísticas Laborales. 1983. “Changing the Home Ownership Component Of the Consumer Price Index to Rental Equivalence”, en CPI Detailed Report (Washington).

      Oficina de Estadísticas Laborales. 1997. BLS Handbook of Methods, Bulletin 2490 (Washington).

      Oficina de Estadísticas Laborales. 1998. “Measurement Issues in the Consumer Price Index”, en Statistical Journal of the United Nations ECE, vol. 15, págs. 136.

      Oficina Nacional de Estadística (Reino Unido). 1998. The Retail Prices Index: A Technical Manual. Disponible en Internet: http://www.statistics.gov.uk.

      Oficina Presupuestaria del Congreso. 1994. Is the Growth of the CPI a Biased Measure of Changes in the Cost of Living?, documento de la Oficina Presupuestaria del Congreso, octubre (Washington).

      Oi, W. Y.1997. “The Welfare Implications of Invention”, enT. F.Bresnahan y R. J.J (ed), compiladores: The Economics of New Goods, NBER Studies in Income and Wealth (Chicago, Illinois: University of Chicago Press), págs. 10941.

      Okamoto, M.1999. Empirical Study of Outlet Sampling Using Scanner Data, documento presentado en la reunión conjunta de OIT/CEPE sobre IPC, Ginebra,3–5 de noviembre. Disponible en Internet: http://www.unece.org.

      Okamoto, M.2001. Mid-Year Basket Index as a Practical Approximation to a Superlative Index, documento presentado en la sexta reunión del grupo de trabajo internacional sobre índices de precios, Canberra, 2–6 de abril. Disponible en Internet: http://www.ottawgroup.org.

      Opperdoes, E.2001. Some Empirical Experiments with CES Functions, documento inédito (Voorburg: Oficina de Estadística de los Países Bajos).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1997. Synthesis Paper on Shortcomings of the Consumer Price Index Measure of Inflation for Economic Policy Purposes, Paper prepared for Working Party No. 1 on Macroeconomic and Structural Policy Analysis, ECO/CPE/WP1(97)12, septiembre (París).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1998. FISIM, A Note by the OECD Secretariat, Preparado para la reunión conjunta OCDE/ESCAP sobre cuentas nacionales (el SCN 1993 después de cinco años), Bangkok, 4–8 de mayo.

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1999. Purchasing Power Parities and Real Expenditures (París)

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 2001a. Measuring Productivity: Measurement of Aggregate and Industry-Level Productivity Growth (París).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 2001b. Measuring Capital: Measurement of Capital Stocks, Consumption of Fixed Capital and Capital Services (París).

      Organización Internacional del Trabajo (OIT). 1987. Decimocuarta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (Ginebra).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1989. Consumer Price Indices: An ILO Manual (Ginebra).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1990. ISCO-88: Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (Ginebra).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 1998. “Guidelines concerning dissemination practices for labour statistics”, en Decimosexta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (Ginebra). Sitio en Internet: http://www.ilo.org/public/english/bureau/stat/standards/guidelines/index.htm.

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). 2003. Informe III de la Decimoséptima Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (Ginebra).

      Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), Fondo Monetario Internacional, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, Naciones Unidas/Comisión Económica para Europa y Banco Mundial. 2004. Producer Price Index Manual (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Osgood, W. F.1925. Advanced Calculus (Nueva York: Macmillan).

      Paasche, H. 1874. “Über die Preisentwicklung der letzten Jahre nach den Hamburger Borsennotirungen”, en Jahrbücher für Nationalokonomie und Statistik, vol. 12, págs. 16878.

      Pakes, A. 2001. A Reconsideration of Hedonic Price Indices with an Application to PC’s, Working Paper No. 8715 (Cambridge, Massachusetts: Oficina Nacional de Investigación Económica), revisado en noviembre de 2001.

      Palgrave, R. H. I.1886. “Currency and Standard of Value in England, France and India and the Rates of Exchange Between these Countries”, en Memorandum submitted to the Royal Commission on Depression of Trade and Industry, tercer informe, apéndice B, págs. 31290.

      Parker, P. 1992. “Price Elasticity Dynamics Over the Adoption Life Cycle”, en Journal of Marketing Research, vol. XXIX, págs. 35867.

      Pierson, N. G.1895. “Index Numbers and Appreciation of Gold”, en Economic Journal, vol. 5, págs. 32935.

      Pierson, N. G.1896. “Further Considerations on Index-Numbers”, en Economic Journal, vol. 6, págs. 12731.

      Pigou, A. C.1920. The Economics of Welfare (Londres: Macmillan).

      Pollak, R. A.1975. “Subindexes of the Cost of Living”, en International Economic Review, vol. 16, págs.