Back Matter

Back Matter

Author(s):
Michael Ainley
Published Date:
September 1984
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details
    Bibliografía Seleccionada

      Ainley, E. M.The IMF: Past, Present and Future (Bangor: University of Wales Press, 1979).

      deVries, MargaretGarritsen. The International Monetary Fund, 1966–1971: The System Under Stress (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1976), dos volúmenes.

      deVries, MargaretGarritsen. The International Monetary Fund, 1972–1978: Cooperation on Trial (Washington: Fondo Monetario Internacional, de próxima publicación), tres volúmenes.

      Estados Unidos, National Advisory Council on International Monetary and Financial Policies (Consejo Nacional Asesor en Políticas Monetarias y Financieras Internacionales). Annual Report to the President and to the Congress for Fiscal Year 1982 (Washington: Government Printing Office, 1983).

      Fondo Monetario Internacional. Informe Anual del Directorio Ejecutivo (Washington), varios números.

      deVries, MargaretGarritsen. Summary Proceedings of the Annual Meeting of the Board of Governors (Washington), varios números.

      Gold, Joseph. Conceptos del Fondo en materia de convertibilidad, serie de folletos del FMI, No. 14 (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1971).

      Gold, Joseph. Legal and Institutional Aspects of the International Monetary System: Selected Essays (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1979).

      Gold, Joseph. Legal and Institutional Aspects of the International Monetary System: Selected Essays, vol. 2 (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1984).

      Gold, Joseph. Los movimientos internacionales de capital a la luz del ordenamiento jurídico del Fondo Monetario Internacional, serie de folletos del FMI, No. 21 (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1977).

      Halm, George N. The International Monetary Fund and Flexibility of Exchange Rates, Essays in International Finance, No. 83 (Princeton, New Jersey: International Finance Section, Princeton University, marzo de 1971).

      Horsefield, J. K., y colaboradores. The International Monetary Fund, 1945–1965: Twenty Years of International Monetary Cooperation (Washington: Fondo Monetario Internacional, 1969), tres volúmenes.

      Jacobsson, Erin E. A Life for Sound Money: Per Jacobsson: His Biography (Oxford, Inglaterra: Clarendon Press, 1979).

      Recopilación seleccionada de decisiones del Fondo Monetario Internacional y otros documentos (Washington), varias ediciones.

      Williams, David. “El Fondo aumenta sus recursos: los empréstitos”, en Finanzas y Desarrollo, vol. 13 (Washington,septiembre de 1976), págs. 1923.

      Williamson, John. The Failure of World Monetary Reform, 1971–74 (Sunbury-on-Thames, Inglaterra: Nelson, 1977).

    Serie de Folletos del FMI

    *1. Introducción al Fondo, por J. Keith Horsefield. Primera edición, 1964. Segunda edición, 1965. Segunda edición también en alemán.

    *2. The International Monetary Fund: Its Form and Functions, por J. Marcus Fleming. 1964. En inglés solamente.

    3. El Fondo Monetario Internacional y las transacciones comerciales privadas: Algunos efectos jurídicos del Convenio Constitutivo, por Joseph Gold. 1965.

    4. El Fondo Monetario Internacional y el Derecho internacional: Una introducción, por Joseph Gold. 1965.

    *5. La estructura financiera del Fondo, por Rudolf Kroc. Primera edición. 1965. Segunda edición, 1967.

    6. Mantenimiento del valor oro de los activos del Fondo, por Joseph Gold. Primera edición, 1965 Segunda edición, 1971,

    7. El Fondo y los países no miembros: Algunos efectos jurídicos, por Joseph Gold. 1966.

    8. Los casos de los asegurados cubanos y el Convenio del Fondo, por Joseph Gold. 1966.

    9. La balanza de pagos: Su significado y utilización, por Poul Høst-Madsen. 1967.

    *10. Conceptos y definiciones de balanza de pagos. Primera edición. 1968. Segunda edición, 1969.

    11. La función interpretativa del Fondo, por Joseph Gold. 1968.

    12. La reforma del Fondo, por Joseph Gold. 1969.

    13. Derechos especiales de giro, por Joseph Gold. Primera edición, 1969. Segunda edición, con el subtítulo Su carácter y uso, 1970.

    14. Conceptos del Fondo en materia de convertibilidad, por Joseph Gold. 1971.

    15. Los derechos especiales de giro y su terminología, por Joseph Gold. 1971.

    16. Algunas observaciones acerca de la naturaleza de los derechos especiales de giro, por J. J. Polak. 1971.

    17. Operaciones y transacciones en DEG: Primer periodo básico, por Walter Habermeier. 1973.

    18. Valoración y tipo de interés del DEG. por J. J. Polak. 1974.

    19. Monedas flotantes, oro y derechos especiales de giro: Algunos acontecimientos jurídicos recientes, por Joseph Gold. 1976. También en alemán.

    20. Mayorías de votos en el Fondo: Efectos de la segunda enmienda del Convenio, por Joseph Gold. 1977.

    21. Los movimientos internacionales de capital a la luz del ordenamiento jurídico del Fondo Monetario Internacional, por Joseph Gold. 1977.

    22. Monedas flotantes, derechos especiales de giro y oro: Nuevos acontecimientos jurídicos, por Joseph Gold. 1977. Sólo las conclusiones en alemán.

    23. Disposiciones sobre uso, conversión y cambio de monedas en la segunda enmienda del Convenio del Fondo, por Joseph Gold. 1978.

    24. El resurgimiento del proteccionismo, por la División de Comercio y Pagos. 1978.

    25. La segunda enmienda del Convenio Constitutivo del Fondo, por Joseph Gold. 1978.

    26. Derechos especiales de giro, oro y monedas: Tercera reseña y examen de nuevos acontecimientos jurídicos, por Joseph Gold. 1979. Sólo las conclusiones en alemán.

    27. La ayuda financiera del Fondo Monetario Internacional: Normas jurídicas y procedimientos, por Joseph Gold. Primera edición, 1979. En ingles solamente. Segunda edición, 1980.

    28. Reflexiones sobre un Fondo Monetario Internacional basado plenamente en el DEG, por J. J. Polak. 1979.

    29. Cuentas macroeconómicas: Examen general, por Poul Høast-Madsen. 1979.

    30. Servicios de asistencia técnica del Fondo Monetario Internacional. 1979.

    31. Condicionalidad, por Joseph Gold. 1979.

    32. Normas jurídicas del Fondo Monetario Internacional, por Joseph Gold. 1980.

    33. Derechos especiales de giro, monedas y oro: Cuarta reseña y examen de nuevos acontecimientos jurídicos, por Joseph Gold. 1980.

    34. Servicio de financiamiento compensatorio, por Louis M. Goreux. 1980.

    35. La naturaleza jurídica de los acuerdos de derecho de giro del Fondo y su trascendencia, por Joseph Gold. 1980.

    36. Derechos especiales de giro, monedas y oro: Quinta reseña y examen de nuevos acontecimientos jurídicos, por Joseph Gold. 1981.

    37. El Fondo Monetario Internacional: Evolución, organización y actividades. Primera edición, 1981. Cuarta edición, 1985.

    38. La condicionalidad del Fondo: Evolución de sus principios y prácticas, por Manuel Guitián. 1981.

    39. El orden en las finanzas internacionales, la promoción de los acuerdos de derecho de giro del FMI y la formulación de los convenios de préstamo celebrados con prestamistas privados, por Joseph Gold. 1982.

    40. Derechos especiales de giro, monedas y oro: Sexta reseña y examen de nuevos acontecimientos jurídicos, por Joseph Gold. 1983.

    41. Los Acuerdos Generales para la Obtención de Prestamos, por Michael Ainley. 1984.

    42. The International Monetary Fund: Its Financial Organization and Activities, por Anand G. Chandavarkar. 1984. En inglés y francés. En preparación en español.

    43. Servicios de asistencia técnica y de capacitación del Fondo Monetario Internacional. 1985.

    *Agotado. Pueden adquirirse copias fotográficas o en microfilme de todas las ediciones en ingles, incluidos los números que están agotados, dirigiéndose directamente a University Microfilms International, 300 North Zeeb Road, Ann Arbor, Michigan 48106, EE.UU., o bien, en el caso de los que no habitan en el continente americano, dirigiéndose a University Microfilms International, 30/32 Mortimer Street, London, WIN 7RA, Inglaterra.

    Pueden obtenerse ejemplares (si no están agotados) dirigiéndose a:

    External Relations Department, Publications Unit

    International Monetary Fund, Washington, D.C. 20431, EE.UU.

    Número de teléfono: 202 623–7430

    Dirección cablegráfica: Interfund

    Estados Unidos, Reino Unido, el Banco Federal Alemán, Francia, Japón, Italia, Canadá, Países Bajos, Bélgica y el Banco de Suecia.

    Gold (1979), cap. 12, págs. 446–68.

    Véase el preámbulo de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada de decisiones del Fondo Monetario Internacional y otros documentos, décima edición (30 de abril de 1983) (en adelante denominada Recopilación seleccionada, 10a. (1983)), pág. 124.

    HorsefieId y colaboradores (1969), vol. 1, pág. 483.

    Ibíd., pág. 486.

    Ibíd., pág. 492. La cita se ha tomado de las palabras de clausura pronunciadas por Per Jacobsson con ocasión de la Decimoquinta Reunión Anual del Fondo, el 30 de septiembre de 1960, Véase Fondo Monetario Internacional, Summary Proceedings of the Fifteenth Annual Meeting of the Board of Governors (septiembre de 1960), pág. 125.

    Gold (1977).

    de Vries (1976), vol. 1, págs. 11–24.

    Horsefield (1969), vol. 1, cap. 19, págs. 495–522.

    Halm (1971), pág. 12.

    Para una exposición completa de la cuestión, véase Gold (1977).

    Interpretación, conforme a la Decisión No. 71–2 del Directorio Ejecutivo, de 26 de septiembre de 1946, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 18.

    Decisión No. 1238-(61/43) del Directorio Ejecutivo, de 28 de julio de 1961, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 18.

    Para una descripción detallada de las directrices, véase Horsefield y colaboradores (1969), vol. 2, cap. 19, págs. 428–67.

    El Artículo VII, Sección 2, del Convenio Constitutivo original estipulaba, entre otras cosas, que:

    El Fondo, cuando lo estime procedente para reponer sus tenencias en la moneda de un país miembro, podrá…

    i) Proponer al país miembro que, en los términos y condiciones que con él convenga, le preste su moneda; o, con la aprobación del país miembro, tomar a préstamo dicha moneda de cualquier otra fuente, ya sea dentro o fuera de los territorios de dicho país; pero ningún país miembro estará obligado a hacer semejantes préstamos al Fondo, ni a dar su aprobación a que éste tome a préstamo su moneda de cualquier otra fuente.

    Jacobsson (1979), pág. 382.

    Ibíd., pág. 358.

    Ibíd., pág. 360. La cita proviene de una anotación en el diario de Jacobsson fechada el 27 de enero de 1961. En dicha anotación se describe la opinión de Jacobsson sobre el parecer de Jean de Largentaye, Director Ejecutivo por Francia, respecto de la reposición de los recursos del Fondo mediante la obtención de préstamos.

    Véase el capítulo III.

    Gold (1979), cap. 12, págs. 446–68.

    Preámbulo de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 124.

    Véase la sección 4, “Activación”.

    Denominar los acuerdos de crédito en monedas nacionales significó que el valor en oro (posteriormente en DEG) de los acuerdos de crédito individuales podía cambiar—como lo hizo—como resultado de las variaciones en los tipos de cambio. Los participantes estimaron que las variaciones de los tipos de cambio reflejarían las de sus posiciones económicas relativas y, por ende, de su capacidad para proporcionar financiación al Fondo (véase el capítulo IV).

    Véase el capítulo II.

    Véase la sección 4.

    Párrafos 6 y 7 de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs, 126–28.

    Ibíd., págs. 135–38.

    Ibíd., págs. 126–27.

    Ibíd., párr. 10, pág. 129.

    El tramo de oro representaba la primera parte de los derechos de giro de un país miembro en el Fondo, a saber, la suma en que las tenencias del Fondo en la moneda de un país miembro eran inferiores al 100 por ciento de la cuota. El uso del tramo de oro pasó a ser legalmente automático con posterioridad a la primera reforma del Convenio en 1969, y desde entonces se han mejorado en otras formas sus características. Se pasó 3 denominar tramo de reserva luego de la segunda reforma del Convenio, en 1978.

    Véase de Vries (1976), vol. 1, cap. 19, págs. 370–72, y el capítulo IV de este folleto.

    Véase el párrafo F de la carta de Wilfrid Baumgartner a los participantes en los AGP en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 138.

    Ibíd., párr. B, pág. 136.

    Véanse Gold (1979), cap. 12, págs. 446–68, y los párrafos C y D de la cana de Wilfrid Baumgartner a los participantes en los AGP en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 136–37.

    Véase el capítulo IV.

    Véanse el párrafo 7 b) de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 127, y el párrafo B de la carta de Wilfrid Baumgartner a los participantes en los AGP, ibíd., pág. 136.

    Véase el capítulo IV.

    Véase el párrafo 7 d) de la Decisión No. 1289-(62/l) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a, (1983), págs. 127–28.

    Con todo, existe una cierta combinación de recursos ordinarios y recursos tomados en préstamo en lo que concierne a un beneficiario de los AGP. Ello se debe a que, al igual que en otras transacciones del Fondo, el beneficiario “compra” al Fondo con su propia moneda las monedas prestadas por los acreedores de los AGP. La moneda de contrapartida se combina con las demás tenencias del Fondo en la moneda del beneficiario, que están a disposición del Fondo para sus operaciones ordinarias. El Grupo de los Diez, sin embargo, no quería aumentar efectivamente los recursos del Fondo en beneficio de los países que no eran participantes en los AGP. A esta razón obedeció el párrafo 11 h) de la Decisión No. 1289-(62/l), adoptada originalmente por el Directorio Ejecutivo en 1962, que decía que: “En ningún caso el Fondo podrá disminuir sus tenencias en la moneda del girador a menos del equivalente de la deuda que tenga con los participantes por las transferencias que se hayan efectuado para atender las compras del girador”. (Véase Horsefield y colaboradores (1969), vol. 3, pág. 250.) En otras palabras, el Fondo no podía utilizar la contrapartida del préstamo de los AGP, aunque se mezclase con el resto de sus tenencias, en beneficio de países no participantes en los AGP.

    Véase el párrafo 11 de la Decisión No. 1289-(62/l) del Directorio Ejecutivo, del 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 129–31.

    Véase Gold (1984), vol. 2, cap, 6, págs. 489–90.

    Véase el párrafo 11 e) de la Decisión No. 1289-(62/l) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 130.

    Ibíd.

    Véanse los párrafos II a) y 11 f) de la Decisión No. 1289—(62/1) del Directorio Ejecutivo de 5 de enero de 1962, en Horsefield y colaboradores (1969), vol. 3, págs. 249 y 250, respectivamente. El concepto de moneda “convertible de hecho” se introdujo en la decisión de los AGP por varias razones. Quizá la más importante fue que el yen japonés no había pasado a ser convertible en la acepción del Fondo, conforme al Artículo VIII, aunque era generalmente convertible en el mercado. Quedó implícitamente entendido que, en principio, las monedas de los diez participantes en los AGP serían monedas en las cuales se podrían hacer rembolsos. Las monedas de los países no participantes también podrían reunir esas condiciones. Se reconoció también que una moneda convertible conforme al Artículo VIH podría estar sujeta a restricciones en los pagos y transferencias corrientes y que, por lo tanto, no sería un medio apropiado de rembolso. En Gold (1971) se describe detalladamente el fundamento de este concepto.

    Véase la Decisión No. 4421-(74/132) del Directorio Ejecutivo, de 23 de octubre de 1974, en Recopilación seleccionada de decisiones del Fondo Monetario Internacional y otros documentos, octava edición (10 de mayo de 1976), pág. 122, Conforme a la primera enmienda del Convenio en 1969, al concepto de moneda “convertible de hecho” se le había atribuido una acepción técnica en las disposiciones relativas al DEG. Por eso, para evitar confusión, en la decisión de los AGP se la remplazó por la expresión “monedas efectivamente convertibles”. Se eligió esta nueva redacción, como se había hecho con la redacción original, fundamentalmente para garantizar que el Fondo pudiera efectuar rembolsos en la moneda de cualquiera de los participantes en los AGP.

    El DEG se creó, luego de los AGP, en el marco de la primera enmienda del Convenio Constitutivo en 1969.

    Véase el párrafo 13 de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 131–32.

    de Vries (1976), vol. 1, cap. 19, págs. 370–97.

    Decisión No. 6068-(79/47) del Directorio Ejecutivo, de 21 de marzo de 1979, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 154.

    Véase la sección 10, “La adhesión de Suiza”.

    La decisión de marzo de 1979 se modificó y actualizó en 1984. Véase el capítulo V.

    Véase el párrafo 9 de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962. en el apéndice I de este folleto. En dicho párrafo se dispuso, también, que si el tipo del l,5 por ciento llegara a ser diferente del “tipo básico” determinado con referencia a los cargos que el Fondo imponía sobre los giros de los países miembros, el Fondo pagaría interés al tipo básico.

    Véase Gold (1984), vol. 2, cap. 6, pág. 491, y la sección 6, “Rembolsos”.

    Véase el párrafo 9 de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 128.

    AsÍ ocurrió particularmente en 1978, cuando el Fondo reactivó los AGP para financiar en parte un giro sin intereses de Estados Unidos en el tramo de reserva. De conformidad con la nueva fórmula, el Fondo pagó a los dos acreedores de los AGP, el Banco Federal Alemán y Japón, el tipo mínimo de 4 por ciento durante los cinco años en que sus préstamos estuvieron insolutos. Sin embargo, este tipo de interés fue inferior a la tasa de remuneración que el Fondo pagó a los países miembros acreedores por el uso de sus recursos ordinarios (de cuota) luego de la segunda enmienda del Convenio Constitutivo. En este caso, los Acuerdos Generales fueron una fuente relativamente económica de dinero para el Fondo.

    Véanse el párrafo 9 c) de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 129, y la sección 6, “Rembolso”.

    Véanse los párrafos 15, 16 y 19 de la Decisión No. 1289-(62/1) del Directorio Ejecutivo, de 5 de enero de 1962, modificada, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 132–33.

    Véanse los párrafos 3 y 5, ibíd., págs. 125–26.

    Véase “Intercambio de cartas entre el Embajador de Suiza en Estados Unidos y el Director Gerente del Fondo”, de 11 de junio de 1964, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 156–59.

    Véase Gold (1979), cap. 12, págs, 446–68.

    Véanse “Acuerdo de obtención de préstamo con el Banco Nacional de Suiza, 1976” y “Acuerdo de obtención de préstamo con el Banco Nacional de Suiza, 1977”, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 160–63 y 163–68, respectivamente. Adviértase también que algunas cláusulas de estos dos acuerdos y de otros acuerdos de obtención de préstamos del Fondo fueron grandemente influidas por las disposiciones de los AGP.

    Con todo, una disposición, que nunca se invocó, del acuerdo de adhesión de junio de 1964 preveía que Suiza y un participante de los AGP con el cual Suiza tuviera concertado un convenio de ejecución “se proporcionaran recursos mutuamente,… sobre una base de reciprocidad siempre que se requiera”. (Véase la carta del Embajador de Suiza en Estados Unidos al Director Gerente del Fondo, de 11 de junio de 1964, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 156.)

    Véase la secctón 2, “Principios y prácticas”.

    En 1964, 1965 y 1966, por ejemplo, como las tenencias del Fondo en dólares eran superiores al 75 por ciento de la cuota, el Fondo no pudo aceptar rembolsos en dólares de otros países miembros. Estados Unidos, por lo tanto, efectuó giros en monedas que el Fondo pudiera aceptar por concepto de rembolso y puso estas monedas a disposición de los países con tenencias en dólares que deseaban efectuar rembolsos al Fondo. En 1966, Estados Unidos giró también $250 millones en liras italianas a fin de poder recomprar a Italia un importe equivalente de tenencias en dólares. Debido a que sus tenencias en liras eran bajas, el Fondo tomó préstamos en liras bilateralmente de Italia, fuera de los AGP, siendo ésta la única oportunidad, antes de 1974, en que el Fondo contrajo un préstamo bilateral. Estados Unidos volvió a girar en 1968 y 1970, cuando necesitó monedas específicas para rescatar tenencias oficiales en dólares en el extranjero, y efectuó sus mayores giros, siempre dentro del tramo de oro, en el primer semestre de 1971 ($1.362 millones), poco antes de suspenderse la convertibilidad dólar/oro.

    Para una descripción completa de los giros de Italia y el Reino Unido, véase de Vries (de próxima publicación), vol. 1, caps. 23 y 24, respectivamente.

    Para una descripción completa del giro de Estados Unidos, véase de Vries (de próxima publicación), vol. 2, cap. 44.

    Véase el capítulo III. Como se explicó anteriormente, los participantes confirmaron a mediados de 1968 que los AGP se podrían utilizar para solventar giros, incluso en el tramo de oro, de todos los participantes. El Fondo solicitó la confirmación en esa oportunidad debido a la inestabilidad que había en los mercados cambiarlos y a que sus tenencias ordinarias en las monedas utilizables de los participantes eran reducidas. Esta circunstancia se describe en de Vries (1976), vol. 1, cap. 19, págs. 370–72.

    Este grupo de altos funcionarios del Grupo de los Diez comenzó a ejercer una influencia creciente en las políticas y la condicionalidad del Fondo, en particular a partir de mediados del decenio de 1960.

    Véase Gold (1984), vol. 2, cap. 6, pág. 491.

    El Fondo había vendido oro a Estados Unidos en el decenio de 1950 para reponer sus existencias de dólares, y a los principales países industriales en 1961 para financiar una parte del elevado giro del Reino Unido.

    Véase el cuadro 6 en el apéndice V.

    Véanse Jacobsson (1979), págs. 383–84, respectivamente, y Horsefield (1969), vol. 1, cap. 19, págs. 495–522.

    Véase Gold (1984), vol. 2, cap. 6, págs. 496–98 y 508–509. Gold observa que la reacción ante la formación (aparentemente divisiva) de dos grupos de países miembros del Fondo fue que los problemas que afectaban a todo el sistema se debían considerar en órganos que representaran a toda la comunidad. Ello se pone de manifiesto en la amplia composición de dos órganos del Fondo, el Comité de los Veinte y su sucesor, el Comité Provisional. Muchos países en desarrollo, con todo, suscribirían todavía la tesis de que el Grupo de los Diez o, mejor dicho, sus principales países miembros con Estados Unidos a la cabeza, es el que adopta o bloquea las decisiones clave y orienta al Fondo en la dirección que el Grupo de los Diez desea, con prescindcncia del ámbito en el cual se lleven a cabo las deliberaciones.

    Véase el capítulo III.

    Véase el capítulo III.

    Esta opinión fue congruente con el fundamento original de denominar los acuerdos de crédito en la moneda nacional de los participantes. Véase el capítulo III.

    Véase el capítulo III.

    Con todo, debe mencionarse que en 1978 los países de la Comunidad Europea establecieron el Sistema Monetario Europeo.

    Fondo Monetario Internacional, Informe Anual del Directorio Ejecutivo correspondiente al ejercicio cerrado el 30 de abril de 1983 (1983), pág. 31.

    Un factor político que acaso se haya tenido en cuenta en ese momento fueron las diferentes actitudes de Estados Unidos y de ciertos países de América Latina respecto de la crisis del Atlántico sur en mayo de 1982.

    Exposición de Donald T. Regan, Gobernador del Fondo y del Banco por Estados Unidos, en las Reuniones Anuales del Fondo y el Banco celebradas en Toronto, Canadá, en la segunda sesión conjunta, el 6 de septiembre de 1982. Véase Fondo Monetario Internacional, Summary Proceedings (1982), pág. 51,

    Como orientación general, puede decirse que sólo alrededor de la mitad de los recursos de un aumento general de cuotas proviene de países que se encuentran en una posición suficientemente fuerte como para prestar su moneda al Fondo.

    Véase el párrafo 5 de la Decisión No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 141.

    Ibíd., párr. 3, pág. 140.

    Suiza se adhirió oficialmente a los AGP ampliados en abril de 1984, luego de cumplidos sus requisitos legislativos internos.

    Veáse el párrafo 23 de la Decisión No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 151–52.

    Véase la Decisión No. 7403-(83/73) del Directorio Ejecutivo, de 20 de mayo de 1983, en Fondo Monetario Internacional, Informe Anual (1983), págs. 160–63.

    Véase el capítulo III.

    Véase el párrafo 21 de la Decisión No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada. 10a. (1983), págs. 149–50.

    Ibíd.

    Ibíd., pág. 138. Véase también el capítulo III de este folleto.

    Véase Gold (1984), vol. 2, cap. VI, págs. 486 y 501. Agradezco a Gold la explicación de este importante punto.

    Ibíd., pág. 502.

    Véase el párrafo 10 de la Decisión No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada, 10a (1983), pág, 143.

    Véase el capítulo III.

    Véase el párrafo 9 de la Decision No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), pág. 143. El párrafo dispone, entre otras cosas, que la modificación del método para calcular el tipo de interés combinado se aplicará a los préstamos de los AGP (tanto insolutos como otorgados posteriormente) sólo con el acuerdo del Fondo y “por lo menos dos terceras partes de los participantes que cuenten con tres quintas partes del importe total de los acuerdos de crédito”, con la salvaguardia adicional de que un acredor de los AGP, al tiempo de concertarse dicho acuerdo, podrá optar por que no se aplique el nuevo método a sus títulos de crédito pendientes.

    Véase el capítulo IV.

    Conforme a las actuales prácticas del Fondo, son monedas “libremente utilizables” el dóiar de EE.UU., la libra esterlina, el marco alemán, el franco francés y el yen.

    Véase el capítulo III.

    El párrafo 11 c) de la decisión revisada dice, entre otras cosas, que:

    Si el Fondo ha quedado endeudado con un participante como resultado de transferencias para financiar una compra en el tramo de reserva por un girador y las tenencias del Fondo en la moneda del girador que no estén sujetas a recompra se han reducido como resultado de las ventas netas de dicha moneda durante un trimestre cubierto por un presupuesto operativo, el Fondo rembolsará al principio del trimestre siguiente una cantidad equivalente a dicha reducción, hasta la cuantía del endeudamiento ante el participante.

    Decisión No. 7337-(83/37) del Directorio Ejecutivo, de 24 de febrero de 1983, en Recopilación seleccionada, 10a. (1983), págs. 144–45.

    Véase la Decisión No. 7628-(84/25) del Directorio Ejecutivo, de 15 de febrero de 1984, que entró en vigor el 10 de abril de 1984, en Fondo Monetario Internacional. Informe Anual (1984), pág. 146. Todo participante podrá transferir, como antes, un título de crédito derivado de los AGP en cualquier momento a otro participante, pero se ha eliminado el requisito anterior de que el cesionario sea acreedor neto del Fondo. El único requisito, para proteger la liquidez del Fondo, es que el cesionario adquirirá el derecho de rembolso anticipado del título transferido, por razones de balanza de pagos, únicamente si al efectuarse la transferencia su posición externa es suficientemente sólida como para que su moneda pueda ser utilizada por el Fondo en ventas netas en el presupuesto de operaciones.

    Véase la Decisión No. 7629-(84/25) del Directorio Ejecutivo, de 15 de febrero de 1984, que entró en vigor el 10 de abril de 1984, en Fondo Monetario Internacional, Informe Anual (1984), pág. 147.

    Véanse las secciones d) y e)—“Acuerdos paralelos para la obtención de préstamos” y “Acuerdo paralelo con Arabia Saudita”—respectivamente.

    Véase el capítulo III.

    El objeto de este préstamo, que se acordó en abril de 1984, es proveer los recursos que el Fondo necesita para cumplir las obligaciones asumidas en virtud de la política de mayor acceso.

    La cifra de DEG 23.000 millones de nuevos recursos utilizables se basa en la hipótesis de trabajo del Fondo de que la mitad del aumento de cuotas (DEG 15,000 millones) y dos terceras partes del aumento de los AGP y el acuerdo paralelo con Arabia Saudita (DEG 8.000 millones) estarán disponibles para ser represtados por el Fondo.

    A partir de 1981 y hasta 1983, las directrices del Fondo aplicables a los giros en virtud de la política de mayor acceso autorizaron un acceso anual de hasta 150 por ciento de la cuota, hasta 450 por ciento en tres años, y un acceso acumulativo de hasta 600 por ciento, excluidos los servicios especiales y las recompras programadas. En 1984, estos límites fueron remplazados por un sistema de doble acceso, acordado por el Comité Provisional en septiembre de 1983, que estableció límites anuales máximos de 102 por ciento ó 125 por ciento de la cuota, límites trienales de 306 por ciento ó 375 por ciento, y límites acumulativos de 408 por ciento ó 500 por ciento, según la gravedad de las necesidades de balanza de pagos de los países miembros y la intensidad de sus esfuerzos de ajuste. En 1985, los límites máximos volverán a reducirse, en virtud de un acuerdo del Comité Provisional de septiembre de 1984, a 95 por ciento ó 115 por ciento por año, 280 por ciento ó 345 por ciento en tres años y 408 por ciento ó 450 por ciento para el acceso acumulativo, dependiendo también de las necesidades de balanza de pagos de los países miembros y de sus esfuerzos de ajuste. El Fondo, con todo, retiene la flexibilidad de autorizar el acceso en niveles superiores a los límites convenidos en circunstancias excepcionales.

    Véase el capítulo V.

    Con posterioridad a la octava revisión de cuotas e incluyendo a Arabia Saudita. Véase Fondo Monetario Internacional, Estadísticas financieras internacionales (Washington), varios números.

    Porcentaje de las reservas totales de los participantes, incluidas Arabia Saudita y Suiza, valoradas en DEG, con el oro a DEG 35 por onza. Véase Fondo Monetario Internacional, Estadísticas financieras internacionales (Washington), varios números.

    Véase el capítulo V.

    Véase el capítulo VI.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication