Chapter

Part 1. Panorama general

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Qué es el FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) es un organismo mundial integrado por 189 países y creado con el fin de promover la salud de la economía mundial. La institución se dedica a fomentar la cooperación monetaria internacional, afianzar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, estimular un alto nivel de empleo y un crecimiento económico sostenible y luchar contra la pobreza en el mundo entero.

El FMI, que supervisa el sistema monetario internacional a fin de velar por su buen funcionamiento, tiene entre sus objetivos fundamentales promover la estabilidad de los tipos de cambio y facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional. La misión del FMI permite a los países (y a sus ciudadanos) adquirir mutuamente bienes y servicios, y es esencial para lograr el crecimiento económico sostenible y elevar los niveles de vida.

Todos los países miembros del FMI están representados en el Directorio Ejecutivo de la institución, foro en el que se debaten las consecuencias nacionales, regionales y mundiales de las políticas económicas de cada país miembro y se aprueban los préstamos para ayudar a los países miembros a hacer frente a problemas temporales de balanza de pagos, así como las actividades de fortalecimiento de las capacidades. El presente Informe Anual abarca las actividades realizadas por el Directorio Ejecutivo y por la gerencia y el personal técnico del FMI durante el ejercicio que se extiende del 1 de mayo de 2016 al 30 de abril de 2017. El contenido refleja las opiniones y las deliberaciones sobre cuestiones de política en el Directorio Ejecutivo del FMI, que ha participado activamente en la preparación de este Informe Anual.

Mensaje de la Directora Gerente

Todos los años los países miembros del FMI abrigan nuevas esperanzas y enfrentan nuevos retos. El período comprendido entre mayo de 2016 y abril de 2017 —nuestro ejercicio 2017—no fue una excepción.

Tras varios años de crecimiento desalentador, la economía mundial empezó a cobrar ímpetu. Los países avanzados y de mercados emergentes y algunos países en desarrollo de bajo ingreso recibieron el impulso de la aceleración cíclica. Y lo más importante fue que el crecimiento del empleo retornó a algunas economías.

Pero detrás de estas buenas noticias yacen algunas profundas incertidumbres acerca del orden económico y financiero de la posguerra, que son un reflejo de varios retos a los que el FMI y sus países miembros han de enfrentarse en los próximos años.

El primero de estos retos es preservar el impulso de la economía. Los países miembros del FMI continúan avalando la estrategia de tres frentes que describí en el Informe Anual 2016: la combinación—adaptada a las circunstancias específicas de cada país—de apoyo monetario, políticas fiscales favorables al crecimiento y reformas estructurales capaces de generar un empuje crucial para la economía mundial. Esta estrategia está resultando decisiva para desarrollar la capacidad de resistencia necesaria ante las vulnerabilidades que tanto preocupan a nuestros países miembros.

Pero esa es tan solo una de las cuestiones cruciales. En el año transcurrido también se pusieron de manifiesto desafíos que han ido haciéndose más perceptibles desde la crisis financiera de 2008 y que exigen mayor atención. Se trata de problemas que tienen su origen en las pérdidas de empleo y las alteraciones propias de una era caracterizada por rápidos cambios económicos, tecnológicos y sociales, y que se ven reflejados de forma más clara en la inquietud que genera la creciente desigualdad.

La desigualdad tiene implicaciones para todos los países, y en muchos de ellos se ve agravada por una evolución económica frágil en comparación con las tendencias previas a la crisis. Es esencial que la comunidad internacional realice esfuerzos concertados para lograr que el crecimiento sea más vigoroso, más sostenible y más inclusivo. El FMI está profundamente comprometido a hacer lo que le corresponde para construir una economía mundial que beneficie a todos, brindando asesoramiento en materia de políticas, intercambiando conocimientos y prestando apoyo financiero. Un aspecto de este compromiso es la labor fundamental que lleva a cabo en el ámbito de la desigualdad de género.

Un factor central detrás de las tendencias de crecimiento más débil es la apreciable disminución de la productividad en todas las economías. Este fenómeno tiene varias causas: el envejecimiento demográfico en muchas sociedades —incluso algunas economías de mercados emergentes—, la dilución de los beneficios que trae consigo la revolución de la tecnología de la información y un menor ritmo de crecimiento del comercio.

Nuestra labor frente a estos desafíos —desaceleración del comercio, menor productividad, desigualdad de género y crecimiento inclusivo— es el tema central del presente Informe Anual, como se describe en la sección “A destacar”.

Hay otros retos, desde luego. Tenemos que proporcionar a los mercados emergentes asesoramiento sustancial sobre el financiamiento y la gestión de la inversión en infraestructura y la elaboración de marcos fiscales para apoyar sistemas robustos de salud y educación, todos ellos factores esenciales para la continuidad de su buen desempeño económico. En el caso de muchos países en desarrollo de bajo ingreso, esto significa garantizar que sean capaces de sobreponerse al impacto de la desaceleración de los precios de las materias primas a fin de preservar los notables avances de las últimas dos décadas que permitieron sacar de la pobreza a millones de personas. Para todos los países, esto también significa prestar atención a temas cruciales como el cambio climático y la corrupción, que inciden en todos sus devenires económicos.

Dada la multiplicidad de cuestiones acuciantes a las que se enfrentan los países miembros del FMI, los temas tratados por el Directorio Ejecutivo en el último ejercicio—y por extensión en este Informe Anual—revisten especial importancia, y se refieren a actividades tales como el fortalecimiento de la red mundial de seguridad financiera, el examen de cuestiones macrofinancieras en la supervisión, la evaluación del espacio fiscal y la profundización de nuestras funciones de fortalecimiento de las capacidades.

Toda esta labor está encuadrada dentro de un compromiso renovado de cooperación e integración internacional. El bienestar de la economía mundial y de la familia de naciones depende de que exista una voluntad constante para actuar de forma mancomunada ante los desafíos que se nos presentan, reforzando la estabilidad financiera, reduciendo los desequilibrios mundiales y sentando las bases de un crecimiento económico que beneficie a todos.

Labor del FMI en materia de políticas

En la Agenda Mundial de Políticas de la Directora Gerente, de abril de 2017, en la que se hace un seguimiento de la Agenda de octubre de 2016, se describen algunas de las principales labores en materia de políticas que el FMI emprendió durante el ejercicio concluido el 30 de abril de 2017:

Principales exámenes de políticas y estudios analíticos:

  • Se empezó a integrar la evaluación del espacio fiscal disponible como aspecto esencial en los exámenes anuales de la situación económica.

  • Se comenzó a trabajar en herramientas analíticas para intensificar la supervisión de cuestiones estructurales en dichos exámenes económicos anuales.

  • Se analizaron las causas de la desaceleración de la productividad mundial.

  • Se trataron la evolución y las perspectivas macroeconómicas de los países en desarrollo de bajo ingreso.

  • Se publicó un documento sobre políticas estructurales y desigualdad del ingreso en los países en desarrollo de bajo ingreso.

  • En los exámenes de la situación económica siguió haciéndose hincapié en la movilización de ingresos internos y en las cuestiones que plantea la tributación internacional.

  • Se estudiaron los argumentos económicos y de mercado a favor de los instrumentos de deuda soberana condicionados a la capacidad de pago.

  • Se pasó revista a la experiencia en materia de liberalización y gestión de los flujos de capitales.

  • Se pasó revista a la experiencia en materia de integración de las cuestiones financieras como aspecto esencial en los exámenes de la situación económica.

  • Se debatieron cuestiones relacionadas con la estabilidad financiera en países con sistemas de finanzas islámicas.

  • Se analizaron las tendencias recientes en las relaciones de corresponsalía bancaria.

  • Se examinó cómo puede contribuir el FMI a que los Estados pequeños desarrollen mayor resistencia frente a los desastres naturales y el cambio climático.

  • Se estudiaron métodos para reforzar el marco de seguimiento posterior a un programa.

Esfuerzos para que el multilateralismo funcione para todos:

  • Se publicó un documento sobre cómo lograr que el comercio sea un motor del crecimiento.

  • Se concretó la decisión sobre la renovación de los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos hasta 2022 y se obtuvieron compromisos sobre acuerdos de préstamo bilaterales.

  • Se examinó en qué grado la red mundial de seguridad financiera es adecuada, a fin de determinar las reformas que deberían introducirse en las herramientas del FMI.

Apoyo a la Agenda Mundial de Políticas mediante el fortalecimiento de las capacidades:

  • Se continuaron ampliando las actividades, destinándose casi la mitad de la asistencia técnica a países en desarrollo de bajo ingreso y más de la mitad de la capacitación a economías de mercados emergentes y de mediano ingreso.

  • Se continuó ampliando el alcance de la capacitación que brinda el FMI a través del aprendizaje a distancia, que ahora representa alrededor del 30% de la participación total en actividades de capacitación, así como la oferta de cursos en Internet, también en idiomas distintos del inglés.

  • Se reforzó la coordinación de las funciones del FMI en materia de supervisión económica, préstamo e intercambio de conocimientos, en especial a través del nuevo Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional y el rediseño del programa de capacitación y la oferta de cursos.

  • Se siguieron fortaleciendo las capacidades con respecto a cuestiones relacionadas con el sector financiero, sobre todo en África.

  • Se siguió desarrollando un marco de fortalecimiento de las capacidades para los Estados frágiles con el fin de apoyar el desarrollo de las instituciones, afianzar el marco de seguimiento y evaluación de resultados y reforzar la coordinación con otros socios.

  • En colaboración con el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y las Naciones Unidas, se continuó la labor de apoyo en cuestiones de tributación internacional, entre otras formas a través de la Plataforma de Colaboración en materia Tributaria.

  • Se trabajó con socios para abordar las dificultades para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por las Naciones Unidas para 2030, por ejemplo, respaldando la movilización de ingresos; se siguió procurando dar solución a cuestiones relacionadas con los datos y el sector financiero en países en desarrollo de bajo ingreso, entre otras formas mediante nuevos fondos para abordar las deficiencias de los datos y promover la estabilidad financiera; y se siguió brindando apoyo práctico sobre el terreno a través de la red de centros regionales de asistencia técnica del FMI.

Principales funciones del FMI

Las principales funciones del FMI son las siguientes:

Asesorar a los países sobre la adopción de políticas que los ayuden a lograr la estabilidad macroeconómica, y por esa vía a acelerar el crecimiento económico y aliviar la pobreza.

Poner a disposición de los países miembros financiamiento temporal para ayudarlos a resolver problemas de balanza de pagos, que incluyen las circunstancias en que los países carecen de suficientes divisas debido a que los pagos que deben efectuar a otros países superan sus ingresos en moneda extranjera.

Ofrecer asistencia técnica y capacitación a los países que las soliciten, a fin de ayudarlos a desarrollar y fortalecer las instituciones y los conocimientos técnicos necesarios para implementar políticas económicas sólidas.

El FMI tiene su sede en la ciudad de Washington y, en virtud de su alcance mundial y de los vínculos estrechos que mantiene con los países miembros, cuenta con oficinas en todo el mundo.

Puede obtenerse más información sobre el FMI y sus países miembros en la página web de la institución, www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication