Chapter

Fortalecimiento de las capacidades

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Cuando el gobierno funciona bien, la gente prospera. Las iniciativas del FMI en materia de fortalecimiento de las capacidades permiten que los gobiernos brinden mejores servicios tales como escuelas, carreteras y hospitales. Propician un entorno económico estable, además de ayudar a mejorar el crecimiento y generar empleo.

El FMI constituye un centro mundial de conocimientos sobre asuntos económicos y financieros. A lo largo de los últimos 50 años ha establecido un ámbito de conocimientos especializados de talla mundial y acumulado experiencias colectivas que dan cuenta de qué políticas funcionan, por qué destraban el crecimiento y cómo implementarlas de la mejor manera. El FMI colabora con instituciones gubernamentales, como ministerios de Hacienda y bancos centrales, a través de asesoramiento directo, talleres de aprendizaje entre pares y capacitación orientada a la formulación de políticas. Los países reciben este apoyo a través del asesoramiento que brindan expertos directamente en los países y desde la sede del FMI, en centros regionales de capacitación, así como mediante cursos presenciales o en línea.

La tarea de fortalecimiento de las capacidades que lleva a cabo el FMI es un complemento importante de sus funciones en materia de supervisión y financiamiento. Por ejemplo, la interacción con los gobiernos para mejorar sus políticas y procesos permite al FMI brindar un asesoramiento más útil, mantiene a las instituciones al tanto de las innovaciones y ayuda a hacer frente a los desafíos relacionados con las crisis. Por otra parte, la tarea del FMI en materia de supervisión y financiamiento permite delimitar mejor los ámbitos en que las actividades de fortalecimiento de las capacidades pueden tener mayor impacto en un país.

La labor del FMI en materia de fortalecimiento de las capacidades se focaliza en los siguientes aspectos:

Política fiscal: Asesorar a los gobiernos sobre la movilización del ingreso fiscal y la gestión eficaz del gasto, a través de políticas tributarias y aduaneras, formulación de presupuestos, gestión financiera pública, deuda interna y externa, y redes de protección social. Esto permite a los gobiernos brindar mejores servicios públicos como escuelas, carreteras y hospitales.

Políticas monetarias y financieras: Colaborar con los bancos centrales para modernizar su marco de política monetaria y cambiaria, y con las autoridades de supervisión y regulación para reforzar la supervisión de las instituciones financieras. Esto mejora la estabilidad financiera del país, reactivando el crecimiento interno y el comercio internacional.

Marcos jurídicos: Ayudar a los países a armonizar sus marcos jurídicos y de gobierno con las normas internacionales para que puedan formular reformas fiscales y financieras sólidas, y luchar contra la corrupción, el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Estadísticas: Ayudar a los países a compilar, gestionar y declarar sus estadísticas macroeconómicas y financieras. Esto brinda una comprensión más cabal de sus economías y ayuda a formular políticas más fundamentadas.

El FMI se está preparando para la revisión quinquenal de la estrategia de fortalecimiento de las capacidades, que se llevará a cabo en 2018. En febrero de 2017, el Directorio Ejecutivo formuló comentarios sobre la nota conceptual para dicha revisión (véase el recuadro 2.1).

Recuadro 2.1.Examen quinquenal de 2018 de la estrategia del FMI en materia de fortalecimiento de las capacidades

El Directorio Ejecutivo del FMI examinó por última vez la estrategia de la institución en materia de fortalecimiento de las capacidades en junio de 2013. Dicho examen dio lugar a la primera estrategia integral de fortalecimiento de las capacidades y concluyó con varias recomendaciones para actualizar la estructura de gobierno, establecer mejor las prioridades, clarificar el modelo de financiamiento y reforzar el seguimiento y la evaluación de las actividades de fortalecimiento de las capacidades. Posteriormente, el Directorio Ejecutivo respaldó la declaración sobre políticas y prácticas del FMI para el fortalecimiento de las capacidades formulada en 2014.

Desde 2013 se han logrado avances significativos, en particular en lo concerniente al fortalecimiento de la estructura de gobierno y el sistema para determinar las prioridades de las actividades de fortalecimiento de las capacidades. Por lo tanto, el examen quinquenal de 2018 de las actividades del FMI para el fortalecimiento de las capacidades brinda la oportunidad de realizar un análisis sistemático de los avances logrados desde entonces, identificar los desafíos pendientes y establecer las prioridades de reforma para el futuro. A tal fin, y según se detalla en la nota conceptual examinada por el Directorio Ejecutivo en una sesión informal que tuvo lugar el 24 de febrero de 2017, el examen incluirá componentes retrospectivos y prospectivos:

▪ En el componente retrospectivo se examinará la determinación de prioridades, el financiamiento, el seguimiento y la evaluación, así como la ejecución de la estrategia de fortalecimiento de las capacidades según se establece en la declaración de 2014.

▪ El componente prospectivo permitirá definir las reformas necesarias para que las actividades de fortalecimiento de las capacidades tengan mayor impacto. Se hará hincapié en aumentar la eficacia y eficiencia de las actividades de fortalecimiento de las capacidades perfeccionando aquellos aspectos donde los resultados ya son positivos. Entre otras cosas: 1) se fortalecerá aún más el marco para garantizar que esté orientado a las necesidades más importantes de los países conforme a la opinión tanto de las autoridades nacionales como del FMI; 2) se explorarán métodos innovadores; 3) se intensificará el intercambio de los conocimientos del FMI con los países miembros; 4) se integrarán mejor las actividades de fortalecimiento de las capacidades con la supervisión y el asesoramiento sobre políticas que lleva a cabo el FMI, y 5) se consolidará el enfoque orientado al logro de resultados concretos.

▪ El Directorio Ejecutivo tiene previsto examinar la estrategia de fortalecimiento de las capacidades en mayo de 2018. Las conclusiones de dicho examen se incluirán en una declaración actualizada sobre las políticas y prácticas del FMI en materia de fortalecimiento de las capacidades.

El FMI ha establecido un ámbito de conocimientos especializados de talla mundial y acumulado experiencias colectivas que dan cuenta de qué políticas funcionan, por qué destraban el crecimiento y cómo implementarlas de la mejor manera.

Aspectos Destacados: Fortalecimiento de la Capacidad Fiscal

Movilización de ingresos públicos

Fortalecer la recaudación de ingresos internos es un objetivo clave de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y está incluido entre los ODS de Naciones Unidas. Un sistema tributario sólido constituye una base esencial para fortalecer los ingresos públicos y lograr los ODS. Desde hace tiempo, el FMI ha venido apoyando a sus países miembros para reforzar y modernizar sus instituciones y políticas tributarias. En esta última década, brindó abundante asistencia técnica en materia de política tributaria y administración de ingresos fiscales. Muchos países en desarrollo de bajo ingreso han realizado avances significativos en cuanto a la movilización de ingresos internos: en promedio, la relación impuestos/PIB de los países en desarrollo de bajo ingreso ha aumentado alrededor de 5 puntos porcentuales. No obstante, este logro no se observa en todos los países y persisten desafíos significativos.

En el marco del compromiso asumido en 2015 con el Plan de Acción de Addis Abeba, el FMI ha potenciado significativamente su labor en esta materia y ha celebrado nuevos acuerdos de financiamiento externo con sus socios. En agosto de 2016, el FMI lanzó el Fondo Fiduciario para la Movilización de Ingresos Públicos (RMTF, por sus siglas en inglés) como sucesor del exitoso Fondo Fiduciario Específico para Política y Administración Tributaria, que duplicó los recursos disponibles para ayudar a los países de bajo ingreso a desarrollar su capacidad tributaria. El RMTF ayudará a integrar nuevas herramientas de evaluación fiscal (véase el recuadro 2.2), brindar asesoramiento en cuestiones de prioridad mundial, tales como la tributación internacional y los impuestos sobre el carbono, y apoyar el desarrollo de actividades de capacitación necesarias para lograr avances sostenibles. En el transcurso del año, también se puso en marcha una nueva fase quinquenal del Fondo Fiduciario para la Gestión de la Riqueza de los Recursos Naturales. Este fondo apoya el fortalecimiento de las capacidades en países con actividades mineras y petroleras para ayudarlos a gestionar mejor estos recursos, por ejemplo, mediante el diseño, la recaudación y la gestión macroeconómica de los impuestos.

El FMI está trabajando con los países miembros para lograr mayores niveles de ingresos integrando más firmemente esta prioridad en su función de supervisión. En alrededor de dos docenas de países en los que la movilización de ingresos se considera crucial desde el punto de vista macroeconómico, el FMI ha brindado asesoramiento adicional en esta materia en el marco de las consultas del Artículo IV. El FMI también ha ampliado su labor sobre política tributaria internacional en el contexto de su función de supervisión, llevando a cabo análisis y proporcionando asesoramiento para ayudar a un conjunto heterogéneo de países miembros a abordar las estrategias de elusión fiscal (es decir, la erosión de la base tributaria y el traslado de beneficios).

El FMI también está trabajando en una nueva iniciativa sobre estrategias de mediano plazo para los ingresos fiscales, conjuntamente con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el Banco Mundial y las Naciones Unidas, para ayudar a los países a formular e implementar estrategias integrales de reforma que abarquen la política tributaria, la legislación tributaria y la administración tributaria.

Entre las iniciativas del FMI en materia de movilización de ingresos cabe señalar los siguientes ejemplos:

▪ En 2011, tras décadas de guerra civil, Liberia asumió el desafío de reformar su código tributario y establecer una administración de ingresos moderna para ayudar a financiar servicios públicos muy necesarios. En consulta con el FMI, las autoridades de Liberia elaboraron un amplio programa de reformas centrado en mejorar el marco de política tributaria, establecer una estructura organizativa robusta, fortalecer las funciones esenciales, tales como auditorías y servicios al contribuyente, y fortalecer las capacidades mediante capacitación y orientación.

Estas iniciativas ayudaron a sentar las bases para establecer con éxito la autoridad de ingresos públicos de Liberia e instalar sistemas de gestión de contribuyentes más eficaces y centrados en el riesgo. En 2015, la relación impuestos/PIB de Liberia llegó a 19¼%, un desempeño correcto al compararlo con sus pares y, actualmente, la autoridad de ingresos públicos juega un papel protagónico apoyando la meta del gobierno de pasar a ser un país de ingreso mediano hacia 2030.

▪ En Mongolia, el FMI ha trabajado con las autoridades desde 2010 para ayudar a fortalecer su oficina de grandes contribuyentes, que atiende a unas 400 empresas que representan aproximadamente entre 50% y 60% del total de los ingresos internos. El FMI organizó una misión de diagnóstico para determinar los aspectos de la estructura, personal, marco jurídico, sus procesos de administración tributaria y sistemas de computación que podrían mejorarse.

En la última década, el FMI intensificó considerablemente sus actividades para ayudar a los países a movilizar ingresos internos.

El Gobierno de Mongolia y el FMI unieron esfuerzos para reorganizar la oficina de contribuyentes y convertirla en unidades basadas en las funciones de la administración tributaria (triplicando el personal y creando una unidad especial de auditoría del sector minero), expedir directrices administrativas sobre la aplicación práctica de la legislación tributaria, diseñar métodos de auditoría específicos para cada sector y adquirir un nuevo sistema de computación. El éxito de las reformas resultó evidente por el alto porcentaje de declaraciones de impuestos presentadas electrónicamente dentro de los plazos establecidos y la marcada reducción de la morosidad tributaria.

Gestión financiera pública

El FMI trabaja con sus países miembros para brindar apoyo en materia de gestión financiera pública y de gestión de la inversión pública a fin de asegurar que los países utilicen sus recursos fiscales en forma eficaz y en respaldo del desarrollo sostenible. Por ejemplo, en Senegal, el FMI colaboró en la actual modernización del Ministerio de Economía, Finanzas y Planificación y la implementación del plan nacional de reforma de la gestión financiera pública para asegurar una transición sin tropiezos y cambios acertados en la Dirección General de Presupuesto.

En Nigeria, el FMI ayudó al gobierno a implementar una cuenta única de tesorería, que ahora incluye a la mayoría de los ministerios, departamentos y agencias, lo que representa alrededor de 98% del gasto presupuestario. Se transfirieron sustanciales fondos inactivos de las cuentas bancarias de ministerios, departamentos y agencias a la cuenta única de tesorería (por un monto de alrededor de 2% del PIB entre agosto de 2015 y enero de 2016). Actualmente, Nigeria tiene una de las cuentas únicas de tesorería más completas del mundo.

El lanzamiento del nuevo programa de Evaluación de la Gestión de la Inversión Pública ha sido fundamental para permitirle al FMI ayudar a los países a identificar los puntos fuertes y débiles de su gestión de la inversión pública. Actualmente, estas evaluaciones se están utilizando para identificar prioridades de reformas, para ayudar al FMI y otros proveedores a diseñar nuevos servicios para fortalecer las capacidades y para conseguir financiamiento de donantes. En Togo, por ejemplo, sobre la base de los resultados y recomendaciones de la evaluación, el Banco Mundial ha finalizado, con el apoyo financiero de la Unión Europea (UE), un proyecto de USD 15 millones dirigido principalmente a reforzar la evaluación, selección y aprovisionamiento de proyectos.

Asimismo, el FMI reconoce cada vez más la importancia del intercambio de conocimientos entre pares para facilitar y estimular las reformas de la gestión financiera pública. Por ejemplo, el FMI ha apoyado al Foro de Tesorerías Gubernamentales de América Latina (FOTEGAL) por considerarlo un instrumento útil para intercambiar experiencias dentro de la región y una plataforma para desarrollar cursos de capacitación y talleres prácticos. Estas iniciativas han ayudado a los países de la región a mejorar sustancialmente el diseño y funcionamiento de las cuentas únicas de tesorería, implementar una gestión de caja más activa, elaborar planes de continuidad de las operaciones y expandir el empleo de medios de pago electrónico.

Apoyo a los Estados frágiles

Para el FMI, un aspecto crítico del fortalecimiento de la capacidad fiscal sigue siendo el apoyo a los países miembros cuya capacidad institucional y de formulación de políticas se ha visto afectada por conflictos u otros shocks. Por ejemplo, en Haití, el FMI ayudó a lograr mejoras significativas en materia de capacidad institucional, mediante el establecimiento de una unidad macrofiscal en el Ministerio de Hacienda y funciones contables en todo el gobierno. En 2017, se amplió la operatividad de la cuenta única de tesorería para abarcar el gobierno central presupuestario.

En Malí, a partir del acuerdo de paz de 2015, el FMI ha centrado sus actividades de fortalecimiento de las capacidades en los procesos de gasto clave, la gestión de caja y la descentralización fiscal, siendo esta última una disposición crucial del acuerdo de paz. Durante el período 2016–17, con la asistencia del FMI, las autoridades de Malí realizaron notorios avances para actualizar y poner en marcha el sistema computarizado de contabilidad de la Tesorería para integrar la caja del gobierno general con la cuenta única de tesorería y mejorar instituciones que son esenciales para la gestión de la inversión pública.

Recuadro 2.2.Herramientas de evaluación fiscal

El FMI ha venido aplicando con eficacia herramientas de evaluación fiscal que refuerzan las bases analíticas para diseñar programas de capacitación eficaces y orientados a lograr resultados en los países miembros.

▪ Durante el ejercicio 2017, la Herramienta de Evaluación Diagnóstica de la Administración Tributaria (TADAT, por sus siglas en inglés) se aplicó en 19 países, donde permitió identificar las prioridades de reforma de sus respectivas administraciones tributarias.

La Herramienta de Información Fiscal para Administraciones de Ingresos Públicos (HIF-AIP) cobró impulso tras emprenderse la Encuesta Internacional sobre Administraciones de Ingresos Públicos (ISORA, por sus siglas en inglés) en mayo de 2016. Esta encuesta constituye una plataforma útil para recopilar indicadores de desempeño de las administraciones aduaneras y tributarias. A la fecha más de 140 administraciones han completado la encuesta.

Con el Programa de Análisis de Brechas en la Administración de Ingresos Públicos (PAB-AIP) se establece una base de análisis que permite estimar la brecha entre la recaudación real y la potencial. En el último año se ha ampliado el ámbito de aplicación de la herramienta a fin de estimar la brecha de cumplimiento del impuesto sobre la renta de sociedades.

▪ La herramienta de Análisis fiscal de las industrias de extracción de recursos (FARI, por sus siglas en inglés), que consta de un marco basado en modelos, fue diseñada inicialmente para posibilitar la reforma de los regímenes fiscales de los sectores petrolero y minero. Más recientemente, algunas administraciones tributarias han comenzado a utilizar una aplicación de esta herramienta para evaluar los riesgos y el cumplimiento de los contribuyentes.

▪ Las Evaluaciones de Transparencia Fiscal (ETF) se utilizan para medir si los países cumplen con el Código de Transparencia Fiscal del FMI. En el ejercicio 2017, el FMI realizó cinco evaluaciones de transparencia fiscal que constituyeron un importante punto de partida para el proceso de reforma en los cinco países miembros que participaron. Por ejemplo, las recomendaciones incluidas en la ETF de Brasil se tuvieron en cuenta en el debate de diciembre de 2016 sobre la creación de una institución fiscal independiente dentro de la órbita del Senado. Esta institución tendría amplias potestades para valorar las metas fiscales del gobierno y evaluar su impacto fiscal. En el Reino Unido, el Ministro de Hacienda, en su declaración de otoño de 2016, atribuyó a la ETF del Reino Unido, publicada en noviembre de 2016, la decisión de reemplazar los dos presupuestos semestrales de primavera y otoño por un único presupuesto en otoño. En palabras del Ministro, la utilización de un único acto fiscal, con gran antelación al inicio del ejercicio, permitiría un mayor control parlamentario de las medidas presupuestarias.

▪ El diseño y la publicación de la prueba de tensión fiscal fue parte del documento del Directorio titulado “Prácticas óptimas de análisis y gestión de los riesgos fiscales”, que aplicó pruebas de tensión fiscal a Islandia y Perú. Algunas economías avanzadas ya han comenzado a usar la prueba de tensión internamente para evaluar su exposición al riesgo.

▪ La herramienta de Evaluación de la Gestión de la Inversión Pública (PIMA, por sus siglas en inglés) es una herramienta integral de diagnóstico mediante la cual los países pueden evaluar la solidez de sus prácticas de gestión de la inversión pública desde una perspectiva macrofiscal. Este programa, que se lanzó en el segundo semestre de 2015, se ha aplicado en 21 países con distintos niveles de ingreso y de desarrollo. Durante el ejercicio 2017, PIMA se aplicó en seis economías de mercados emergentes y en seis países de bajo ingreso.

▪ El Modelo de evaluación de riesgos fiscales de las asociaciones público-privadas (PFRAM, por sus siglas en inglés) fue formulado por el FMI y el Banco Mundial. Se trata de una herramienta analítica que determina los costos y riesgos fiscales potenciales derivados de proyectos que llevan a cabo asociaciones público-privadas. Este modelo se lanzó en abril de 2016, y durante el ejercicio 2017 se ha aplicado a las misiones de asistencia técnica del FMI y del Banco Mundial en economías de mercados emergentes y países en desarrollo de bajo ingreso.

Aspectos Destacados: Fortalecimiento de las Capacidades Monetarias y Financieras

En un momento caracterizado por vulnerabilidades y riesgos económicos significativos en el mundo, las iniciativas del FMI de fortalecimiento de las capacidades en el sector monetario y financiero pretenden dar respuesta a necesidades críticas de los países miembros: fomento de la estabilidad monetaria y financiera y prevención y gestión de crisis, apoyando a los países miembros en áreas centrales de la regulación y supervisión financieras, la política monetaria y la banca central, la gestión de la deuda, y otros aspectos de la estabilidad financiera.

El FMI está atendiendo las nuevas necesidades de sus miembros, entre las que se incluyen amortiguar el impacto de la caída de precios de las materias primas en las políticas cambiarias, contribuir a desarrollar la capacidad de gestión de la deuda en los países exportadores de petróleo, ayudar a los países miembros a pasar de una supervisión financiera basada en el cumplimiento a un modelo basado en los riesgos, apoyar a los países para implementar la normativa de Basilea II/III, y adaptar las políticas macroprudenciales a las necesidades de las economías de mercados emergentes.

Mediante su Fondo Fiduciario para la Gestión de la Riqueza de los Recursos Naturales, el FMI ha ampliado las actividades de fortalecimiento de las capacidades en los países que dependen de la exportación de recursos naturales. Recientemente, estos países han sufrido grandes fluctuaciones en sus términos de intercambio lo que ha generado presión sobre su marco de política monetaria, que normalmente consiste en un régimen de tipos de cambio dirigidos (si no una paridad fija), y sobre la estabilidad de su sistema financiero. El FMI está dedicando mayores recursos a países ricos en recursos naturales en el área de las políticas monetarias y macroprudenciales.

En noviembre de 2016, el FMI y la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC por sus siglas en inglés) firmaron un acuerdo para incrementar la cooperación técnica en apoyo de las reformas del sector financiero que está realizando dicha Comisión. La cooperación se centrará en la regulación y la supervisión de los mercados de valores, el seguimiento y la prevención del riesgo sistémico, y la comunicación con los grupos interesados.

A continuación, se incluyen algunos ejemplos de la labor realizada por el FMI para fortalecer la capacidad en el sector monetario y financiero:

Modernización de la política monetaria en África Central: El FMI está intensificando sus actividades de desarrollo de las capacidades en la Comunidad Económica y Monetaria de África Central para ayudar a las autoridades a hacer frente al difícil contexto externo que enfrentan actualmente. Un asesor residente del FMI en el Centro Regional de Asistencia Técnica de África Central está en contacto continuo con los supervisores regionales a fin de realizar sesiones y talleres de capacitación. Desde la sede, el personal técnico del FMI impartió intensas sesiones prácticas sobre implementación de políticas monetarias y mecanismos de liquidez de emergencia, dirigidas a funcionarios del Banco de los Estados de África Central (BEAC). Tras varios años de actividades de fortalecimiento de las capacidades que hoy dan fruto, el BEAC ha demostrado un sólido compromiso con la modernización de su marco de política monetaria. El FMI prevé asignar un asesor a largo plazo para que asista al BEAC durante la implementación de las reformas.

Establecimiento de marcos de estabilidad financiera en Asia: A lo largo de los últimos 20 años, a medida que sectores financieros asiáticos han ido creciendo y conectándose estrechamente, ha pasado a ser crucial consolidar las tareas de seguimiento y supervisión de estos conglomerados financieros para detectar riesgos que pudieran amenazar la estabilidad financiera. Recientemente, países como Indonesia, Filipinas, y Tailandia han trabajado con el FMI a fin de instituir un método sistemático de seguimiento de la estabilidad financiera y fortalecimiento del marco de supervisión sistémica y análisis de riesgos. El Banco de Tailandia inauguró su propia Unidad de Estabilidad Financiera en 2016. Por su parte, el Banco Central de Filipinas también ha establecido una función especializada en estabilidad financiera. El Banco de Indonesia está desarrollando la capacidad de evaluación del riesgo sistémico, la supervisión macroprudencial y las pruebas de tensión.

Reestructuración de bancos en la Unión Monetaria del Caribe Oriental: Tras la crisis financiera mundial de 2008, la Unión Monetaria del Caribe Oriental (ECCU) experimentó un aumento de la deuda pública y presiones sobre las finanzas públicas, lo que llevó al Banco Central del Caribe Oriental (ECCB) a intervenir tres bancos locales. Con el objetivo de fortalecer su sistema financiero mediante mejoras en la regulación y la supervisión, el ECCB trabajó con el FMI para modificar el marco jurídico del sector bancario y fortalecer la capacidad del banco central para supervisar los avances realizados por los bancos intervenidos. Desde que se puso en marcha esta iniciativa, se ha modernizado la legislación bancaria en toda la región de la ECCU, lo que permitió mejorar la supervisión e introducir cambios en el marco fiscal a mediano plazo de la región. Para abril de 2016, las tres intervenciones se habían resuelto. Gracias a esta iniciativa se adoptaron una nueva ley bancaria y la ley de sociedades de gestión de activos del Caribe Oriental, que fueron aprobadas por todas las jurisdicciones que integran la ECCU.

Modernización de la supervisión bancaria en la República Kirguisa: En la evaluación del sector financiero realizada por el FMI en 2013 se detectaron debilidades en la supervisión bancaria en la República Kirguisa en relación con su marco jurídico. El FMI comenzó a trabajar con el Banco Nacional de la República Kirguisa con miras a establecer un proceso de supervisión basada en el riesgo y a capacitar al personal del banco a cargo de las funciones de supervisión. El marco regulatorio modificado se adaptará a las normas internacionales que promueven una supervisión consolidada basada en el riesgo. Como parte del proceso, también se fortalecerán las directrices prudenciales y el marco operativo. Este proyecto está actualmente en curso y se prevé su plena implementación, lo que incluye la modernización de las resoluciones, directrices y normas del banco.

Supervisión de bancos y compañías de seguros en Montenegro: Este proyecto, emprendido en marzo de 2017, se centra en entender y evaluar los riesgos consolidados, mejorar el marco prudencial y la evaluación de la calidad de los activos, además de lograr mayor eficacia en la gestión del riesgo crediticio, incluida la capacidad del banco central de supervisar dicho riesgo. Esto contribuirá a que la Superintendencia de Seguros adopte un marco de supervisión basada en el riesgo como antesala a la aplicación del régimen de Solvencia II. El proyecto también ayudará a la Superintendencia de Seguros a establecer directrices sobre gobierno corporativo y requisitos en cuanto a los controles internos y la gestión de riesgos.

Aspectos Destacados: Desarrollo de la Capacidad Estadística

En materia económica, las decisiones deben estar fundadas en datos macroeconómicos oportunos y de alta calidad. El FMI ayuda a los países en la compilación, gestión y declaración de datos en materia de estadísticas macroeconómicas y financieras. Esto permite tener una comprensión más cabal de su economía, incluidas las vulnerabilidades y riesgos económicos, de modo que los funcionarios de gobierno cuenten con la información necesaria para diseñar las políticas. Por otra parte, cuando un país cuenta con datos económicos sólidos muestra que hay transparencia en el gobierno e infunde confianza en sus políticas, atrayendo así a inversionistas que utilizan dichos datos para determinar el grado de estabilidad macroeconómica.

En los últimos cinco años, la labor del FMI para fortalecer las capacidades estadísticas ha crecido más de un 20%. Esta labor, que cuenta con el financiamiento de socios bilaterales y multilaterales, se centra en gran parte en los países de mediano y bajo ingreso y en las economías frágiles. El FMI canaliza una parte significativa de este esfuerzo a través de sus 14 centros regionales de capacitación, seis de los cuales tienen su sede en África. En las tareas de fortalecimiento de las capacidades estadísticas participan asesores residentes a largo plazo, quienes reciben apoyo de expertos y misiones de corto plazo desde la sede del FMI.

El apoyo del FMI se centra principalmente en las estadísticas del sector real y de finanzas públicas, e incluye asimismo las estadísticas del sector externo. Por ejemplo, a través de su Centro Regional de Asistencia Técnica de África meridional (AFRITAC) —que incluye a Angola, Botswana, Comoras, Lesoto, Madagascar, Mauricio, Mozambique, Namibia, Seychelles, Sudáfrica, Suazilandia, Zambia y Zimbabwe— el FMI ha asistido a varios países a cambiar el año base de sus estadísticas de cuentas nacionales para actualizar la información sobre la estructura de la economía y elaborar índices de precios, en especial el índice de precios al consumidor. De esta forma, los países están en condiciones de proporcionar información más precisa sobre las tendencias de la inflación y los precios.

En Albania, el FMI colaboró con el gobierno en materia de estadísticas financieras para ayudar al país a cumplir con los requisitos de información exigidos por la Unión Europea.

Se encuentra en curso la segunda fase de ejecución de un importante proyecto, la Iniciativa para Mejorar la Divulgación de Datos, cuyo objetivo es mejorar las estadísticas macroeconómicas en 45 países de África, Oriente Medio y Asia Central. El proyecto, financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, ha contribuido a identificar y desarrollar nuevas fuentes de datos, tales como registros administrativos de impuestos, en especial para las estadísticas de cuentas nacionales. Tras intensificarse la aplicación del Sistema General de Divulgación de Datos reforzado (e-GDDS, por sus siglas en inglés), varios países difunden ahora sus datos mediante una plataforma de datos abierta.

Por su parte, a medida que los miembros de la Comunidad del África Oriental (CAO), Burundi, Kenya, Rwanda, Sudán del Sur, Tanzanía y Uganda, se preparan para una unión monetaria, necesitan armonizar sus datos; es decir, contar con un conjunto común de estadísticas de finanzas públicas comparables y coherentes. Desde 2013, gracias al apoyo del FMI para el fortalecimiento de las capacidades estadísticas y al financiamiento del gobierno japonés, los países han ampliado la cobertura de sus estadísticas monetarias y financieras, han tomado medidas para armonizar los datos fuente, han mejorado las clasificaciones en toda la CAO, y han avanzado notablemente en la recopilación de datos sobre posiciones internas dentro de la CAO, un componente fundamental para poder compilar estadísticas monetarias de toda la unión.

Asimismo, todos los Estados miembros de la CAO compilarán y difundirán sus indicadores de solidez financiera (ISF) tan pronto como Sudán del Sur comience a difundir los datos compilados (previsto para 2017). Juntos, el Reino Unido y Japón han financiado tareas en todo el mundo que posibilitaron la incorporación de 30 nuevos países que aportan datos a la base de datos de ISF desde 2013.

El FMI, con el apoyo financiero de Suiza, también trabajó con cinco países de Europa sudoriental —Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, la ex República Yugoslava de Macedonia y Serbia— en el área de estadísticas de finanzas públicas para mejorar la formulación y el análisis de las políticas fiscales y así ayudarlos a cumplir con los requisitos de información exigidos por la Unión Europea. En la segunda etapa de este trabajo que se inició en junio de 2016, los países han comenzado a analizar la evolución de las economías y las posiciones fiscales subyacentes a fin de formular y ejecutar las políticas macroeconómicas, detectar y evaluar los riesgos fiscales, promover la transparencia fiscal, y trabajar con miras a mejorar el cumplimiento de los procedimientos que establece la UE para corregir los niveles excesivos de déficit o endeudamiento.

Se están realizando otras tareas en el área de estadísticas del sector real, el sector externo, finanzas públicas, monetarias y financieras, además de la divulgación de datos, en Europa oriental, Asia central, Asia sudoriental y América del Sur, con financiamiento de Japón, Suiza y los Países Bajos. Este trabajo se complementará con dos fondos fiduciarios específicos para el fortalecimiento de las capacidades en el mundo: el Fondo para la Estabilidad del Sector Financiero en lo atinente a las estadísticas del sector financiero, y el Fondo de Datos para la Toma de Decisiones en lo que respecta a estadísticas importantes para la formulación de políticas. Ambos fondos se proponen aportar una mayor cantidad de datos de mejor calidad a las autoridades económicas y ayudar a desarrollar los sistemas estadísticos nacionales para respaldar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Aspectos Destacados: Fortalecimiento de Las Capacidades en Temas Jurídicos

En el ejercicio 2017, continuó la demanda de asistencia técnica sobre temas jurídicos proveniente de países con y sin programas del FMI en relación con la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT), la legislación financiera y fiscal, insolvencias y ejecución de títulos de crédito.

El FMI continuó su labor en materia de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo con el Grupo de Acción Financiera (GAFI), el Banco Mundial, el Grupo Egmont de Unidades de Inteligencia Financiera y organismos regionales similares al GAFI. El FMI dirigió la evaluación de México conforme a la normativa internacional revisada. Prosiguió con el exitoso programa mundial de asistencia técnica en el marco del Fondo Fiduciario Específico para ALD/LFT; suministró asistencia técnica sobre ALD/LFT en Myanmar (financiada por Japón) y Panamá, y sobre iniciativas contra la corrupción en Ucrania (financiada por Canadá) y en Qatar, Kuwait y Arabia Saudita (financiada por los propios países en los tres casos); emprendió un proyecto regional de redacción jurídica relativo a LFT en Oriente Medio y Norte de África, y siguió coordinando su trabajo tanto internamente como con muchos proveedores de asistencia internacional.

En lo que se refiere a la legislación financiera y fiscal, se mantuvieron los niveles previos de asistencia técnica sobre bancos centrales, marcos de regulación y supervisión y resolución de bancos y gestión de crisis. En cambio, la asistencia técnica sobre infraestructura de mercado (sistemas de pagos) fue mínima, pero la relativa a los marcos jurídicos para la gestión financiera pública siguió aumentando, al igual que en ejercicios anteriores.

También continuó creciendo enérgicamente la demanda de asistencia técnica sobre legislación tributaria en las áreas principales del impuesto sobre la renta, el impuesto al valor agregado y los procedimientos tributarios, con especial interés en los aspectos internacionales, a tono con la creciente atención que están concitando a escala mundial las cuestiones tributarias internacionales. Asimismo, las cuestiones relativas al diseño de las leyes de tributación internacional fueron el tema central de un seminario organizado en la sede y de una sesión de formación llevada a cabo en Kuwait, la cual se enfocó específicamente en cuestiones regionales.

El FMI continuó brindando asistencia técnica a los países miembros en cuanto a la insolvencia de empresas y hogares y la ejecución de títulos de crédito, para ayudar a garantizar la rehabilitación temprana y rápida de las empresas viables y la liquidación de las no viables, ofrecer a los hogares sobreendeudados la posibilidad de recomponer su situación y mejorar el proceso de ejecución de créditos. El FMI también organizó un taller para funcionarios de alto nivel en el Instituto Multilateral de Viena sobre insolvencia de empresas y hogares.

Aspectos Destacados: Cursos de Capacitación

El programa de capacitación del FMI es un elemento fundamental de su mandato en lo que respecta al fortalecimiento de las capacidades. El FMI ayuda a capacitar a funcionarios públicos a fin de fortalecer sus habilidades para analizar la evolución económica; desarrollar herramientas de diagnóstico, pronóstico y modelización, y formular y adoptar políticas macroeconómicas y financieras sólidas. El FMI dictó 355 cursos de capacitación presenciales en el ejercicio 2017, a través de conferencias, herramientas analíticas y talleres prácticos, además de 19 cursos ofrecidos en línea.

Análisis del plan de estudios: Tras un análisis y evaluación de dos años, en 2017 el FMI concluyó una renovación integral de su plan de cursos externo, basada en sus raíces en la macroeconomía orientada a las políticas y que incorpora temas que satisfacen las necesidades cambiantes de los países miembros y de la evolución del mandato del FMI. Durante el año se diseñaron, desarrollaron y lanzaron 19 cursos nuevos que abarcan cinco áreas: macroeconomía general, cuestiones fiscales, cuestiones monetarias, sector externo y finanzas, junto con temas especiales tales como el crecimiento inclusivo. Un elemento que todos comparten es el atribuir particular importancia a la capacitación práctica, los estudios de casos nacionales, las experiencias transnacionales y las implicaciones de las políticas.

Capacitación en línea: Cada vez más cursos del FMI se dictan en línea. Ofrecidos como cursos en línea masivos y abiertos (MOOC, por sus siglas en inglés) en la plataforma edX, estos cursos se ponen a disposición de funcionaros públicos y del público en general. Complementan la tradicional capacitación presencial del FMI: la capacitación en línea se centra en cursos introductorios para expandir el alcance de la capacitación que brinda la institución y preparar a los participantes para los cursos presenciales.

Capacitación individualizada: Una mayor demanda de parte de los países miembros de material de capacitación que se adapte a sus necesidades ha llevado al FMI a responder con mayor flexibilidad ante estas necesidades cambiantes mediante la oferta de nuevos cursos modulares, que pueden ser adaptados según las circunstancias. En ciertos casos, el FMI está trabajando con instituciones específicas de los países miembros sobre tal adaptación. Por ejemplo, el FMI ha colaborado con los bancos centrales de Ghana, Mozambique, la región de la Comunidad del África Oriental y Sri Lanka para desarrollar un sistema de pronóstico y análisis de políticas para fortalecer sus marcos de política monetaria. Otras iniciativas de capacitación a medida incluyen un curso de estadísticas sobre posiciones transfronterizas para funcionarios chinos, dictado en la sede del FMI, proyectos sobre el modelo dinámico estocástico de equilibrio general para el análisis de políticas en China y Bolivia, y capacitación relativa a la programación y política financieras en la Comunidad Económica y Monetaria de África Central.

Actividades de Fortalecimiento de las capacidades en Números

A solicitud de los países miembros, el apoyo del FMI para el fortalecimiento de las capacidades, que incluye tanto el desarrollo de las instituciones y las políticas (asistencia técnica) como el perfeccionamiento del personal (capacitación), ha beneficiado a los 189 miembros en su totalidad. El fortalecimiento de las capacidades representó más de una cuarta parte del gasto administrativo del FMI en el ejercicio 2017. La mayor parte de este gasto se destinó a asistencia técnica, que representa un 23% del gasto administrativo total, en tanto que los cursos de formación absorbieron un 5% (véase el gráfico 2.5).

Gráfico 2.5Proporción de los costos de las principales actividades del FMI; ejercicio 2017

Fuente: Oficina de Presupuesto y Planificación del FMI, Sistema de estimación y cálculo de costos (Sistema ACES).

Las actividades de fortalecimiento de las capacidades del FMI siguieron creciendo en el ejercicio 2017, debido sobre todo a un aumento de dichas actividades en África subsahariana, Oriente Medio y Asia Central, y Europa. El suministro de asistencia técnica sobre temas fiscales y jurídicos aumentó. El gasto directo en actividades de fortalecimiento de las capacidades (financiadas con recursos externos y con recursos propios del FMI) totalizó USD 267 millones en el ejercicio 2017, en comparación con USD 256 millones en el ejercicio 2016, lo que representa un aumento de 4% (gráfico 2.6). El componente financiado con recursos externos ascendió a USD 134 millones, o 50% del total, y creció casi un 6% en el ejercicio 2017.

Gráfico 2.6Gasto en fortalecimiento de las capacidades; ejercicio 2017

(Millones de dólares de EE.UU.)

Fuentes: Oficina de Presupuesto y Planificación del FMI, Sistema de estimación y cálculo de costos (Sistema ACES).

Asistencia técnica

El suministro de asistencia técnica disminuyó levemente en el ejercicio 2017. El aumento de la actividad en África subsahariana, Oriente Medio y Asia Central, y Europa se compensó ampliamente con la disminución observada en el Hemisferio Occidental y Asia y el Pacífico (gráfico 2.7). Casi la mitad de toda la asistencia técnica del FMI sigue destinándose a países en desarrollo de bajo ingreso (gráfico 2.8).

Gráfico 2.7Prestación de asistencia técnica por región; ejercicios 2013–17

(Años-persona de capacitación en el campo)

Fuente: Sistema de Gestión de Información de Viajes del FMI (Sistema TIMS).

Gráfico 2.8Prestación de asistencia técnica por grupo de ingreso; ejercicios 2013–17

(Años-persona de capacitación en el campo)

Fuente: Sistema de Gestión de Información de Viajes del FMI (Sistema TIMS).

En el ejercicio 2017, debido a la gran cantidad de países en desarrollo de bajo ingreso de África subsahariana, la región recibió la mayor proporción de asistencia técnica. El suministro de asistencia técnica en materia fiscal aumentó, en respuesta a la demanda de los países miembros (gráfico 2.9). Los temas fiscales siguieron constituyendo poco más de la mitad de la asistencia técnica brindada por el FMI.

Gráfico 2.9Prestación de asistencia técnica por tema

(Años-persona de asistencia técnica en el campo)

Fuente: Sistema de Gestión de Información de Viajes del FMI (Sistema TIMS).

Gráfico 2.10Participación en la capacitación de ICD por grupo de ingreso; ejercicios 2013–17

(Número de participantes)

Fuente: Sistema de Información sobre Postulantes y Participantes (Sistema PATS).

Nota: ICD: Instituto de Capacitación del FMI.

Capacitación

Durante el ejercicio 2017, el FMI organizó 225 actividades de capacitación a través del programa de cursos del Instituto de Capacitación (ICD, por sus siglas en inglés), en las que participaron 9.517 funcionarios de 183 países miembros. La mayoría de estas actividades se organizaron a través de la red de centros y programas de capacitación regionales y cursos en línea del FMI, y el resto se ofreció en la sede de la institución o en otros sitios en el extranjero. La amplia gama de temas satisface distintas necesidades e incluye políticas macroeconómicas, pronósticos y modelos macroeconómicos, programación y políticas financieras, temas del sector financiero, cursos fiscales especializados, estadísticas macroeconómicas, evaluaciones de las salvaguardias y temas jurídicos. Las economías de mercados emergentes y de mediano ingreso fueron las beneficiarías del grueso del programa de capacitación del ICD, con el 57% del total anual (gráfico 2.10). A escala regional, Oriente Medio y Asia Central absorbió la mayor proporción, con el 27%, seguida por las regiones de África subsahariana y Asia y el Pacífico (gráfico 2.11).

Gráfico 2.11Participación en el programa de capacitación de ICD por región de origen; ejercicios 2013–17

(Número de participantes)

Fuente: Sistema de Información sobre Postulantes y Participantes (Sistema PATS).

Nota: ICD: Instituto de Capacitación del FMI.

Los cursos en línea masivos y abiertos del FMI, que son gratuitos, siguieron aumentando con el agregado de un curso sobre diagnóstico macroeconómico y la versión en árabe del curso “Programación y políticas financieras, Parte 1”. Con 19 cursos cursos impartidos en línea en cinco idiomas, la participación en estos cursos continuó siendo elevada en el ejercicio 2017. La mayor proporción de usuarios provino de África subsahariana, que representa el 28% de la capacitación en línea. Desde el lanzamiento del programa a fines de 2013, más de 34.000 participantes activos se han inscripto en los cursos en línea del FMI. De estos, alrededor de 9.400 funcionarios públicos y 9.800 miembros del público en general de 186 países han completado con éxito un curso en línea.

Alianzas para el fortalecimiento de las capacidades

Las actividades de fortalecimiento de las capacidades del FMI están apuntaladas por sólidas alianzas mundiales. Las contribuciones financieras de los socios, unidas a los propios recursos del FMI, permitieron prestar servicios de fortalecimiento de las capacidades de gran calidad, en sintonía con las necesidades de los países miembros y con las prioridades del mundo y del FMI (véase el cuadro 2.5).

Cuadro 2.5Socios del FMI para el desarrollo de las capacidades
Fondo para el desarrollo de las capacidadesSocios
Fondo para la Movilización de Ingresos PúblicosAlemania, Australia, Bélgica, Corea, Japón, Kuwait, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Suiza, Unión Europea
Lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT)Arabia Saudita, Francia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Qatar, Reino Unido, Suiza
Fondo Fiduciario para la Gestión de la Riqueza de los Recursos NaturalesAustralia, Kuwait, Noruega, Omán, Países Bajos, Suiza, Unión Europea
Fondo de Gestión de Deuda II (DMF II)Alemania, Austria, Países Bajos, Noruega, Rusia, Suiza (juntamente con el Banco Mundial)
Iniciativa para la reforma y el fortalecimiento del sector financiero (FIRST)Alemania, Austria, Noruega, Países Bajos, Rusia, Suiza (juntamente con el Banco Mundial)
Herramienta de evaluación de diagnóstico de la administración tributaria (TADAT)Alemania, Banco Mundial, Japón, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suiza, Unión Europea
Datos para la Toma de Decisionesr (D4D)Se activará próximamente
Fondo para la Estabilidad del Sector Financiero (FSSF)Activado en abril de 2017
Fuente: Compilación del personal técnico del FMI.

En el ejercicio 2017, se recibieron nuevas contribuciones para actividades del FMI en pro del fortalecimiento de las capacidades, por un monto de USD 126 millones, y las actividades financiadas por socios ascendieron a aproximadamente USD 150 millones (alrededor de la mitad del total de las actividades de fortalecimiento de las capacidades). Durante los últimos cinco años, Japón, la Unión Europea, el Reino Unido, Suiza y Canadá han sido los que más han contribuido a la labor de fortalecimiento de las capacidades que realiza el FMI. En el ejercicio 2017, el FMI profundizó alianzas existentes con la Unión Europea, Japón, el Reino Unido, Alemania, Suiza, los Países Bajos, Australia, Bélgica y Luxemburgo.

Los siguientes son los eventos destacados en relación con estas alianzas:

Japón, el país que más contribuyó a la labor de fortalecimiento de las capacidades del FMI, desembolsó USD 29 millones en el ejercicio 2017, y suscribió un acuerdo en abril de 2017 para expandir el programa de cursos en línea del FMI.

▪ La Comisión Europea, mediante su Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo, suscribió un nuevo Marco de Alianza Estratégica con el FMI en diciembre de 2016 para los países en desarrollo, orientado a alcanzar los ODS de la ONU.

▪ Otro Marco de Alianza Estratégica con el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido mejorará la comunicación y la coherencia, y facilitará las decisiones de financiamiento.

▪ En el contexto del Pacto del G-20 con África, en abril de 2017 Alemania incrementó el apoyo que brinda al fortalecimiento de las capacidades del FMI con una contribución de € 15 millones para todos los centros regionales de capacitación en el continente (véase el recuadro 2.3).

▪ El FMI adoptó importantes medidas a fin de expandir su red de socios, incluida la firma de un acuerdo por parte de India por aproximadamente USD 33 millones para solventar actividades relativas al nuevo Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional (véase Eventos regionales en Asia).

▪ Prosiguió la estrecha labor con varias fundaciones privadas, incluidas las Fundaciones Bill y Melinda Gates, y Hewlett.

Recuadro 2.3.El Pacto del G-20 con África

Desde 2014, a raíz de la reciente caída de los precios de las materias primas, el crecimiento en África se ha desacelerado, si bien sus perspectivas a mediano plazo siguen siendo buenas. África solo podrá alcanzar su potencial con un esfuerzo sostenido para aprovechar su dividendo demográfico, impulsar la entrada de capitales privados y movilizar el financiamiento interno, y beneficiarse de las oportunidades de transformación económica y creación de empleo productivo que ofrece la globallzaclón.

Para acelerar el crecimiento, es necesario incrementar los índices de inversión y la eficiencia. Debe priorizarse la inversión en infraestructura, factor fundamental para atraer inversión privada, conectar los mercados regionales africanos y lograr una mejor integración de estos mercados a las cadenas internacionales de valor. Se estima que el déficit regional en infraestructura física reduce el crecimiento en 2 puntos porcentuales por año. De los aproximadamente USD 100.000 millones anuales que África requiere para cubrir su déficit de infraestructura, poco menos de la mitad cuenta con financiamiento.

El Pacto con África lanzado por el G-20 presenta una amplia gama de posibles compromisos mutuos entre países africanos interesados, el G-20 y países socios —con el respaldo de organismos internacionales— para aumentar la inversión privada e incrementar la eficiencia de la inversión pública en infraestructura. Los compromisos se encuentran detallados en un informe encargado por los viceministros de Hacienda del G-20 para la Reunión de Ministros de Hacienda y Gobernadores de Bancos Centrales del G-20 en Baden-Baden, Alemania, en marzo de 2017, y preparado conjuntamente por el FMI, el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo.

La participación en el Pacto con África transmitirá una poderosa señal a los inversionistas privados sobre el interés de los países africanos en atraer inversiones y sobre su compromiso respecto de adoptar reformas fundamentales. El G-20 garantizará una visibilidad política de alto nivel y aumentará la conciencia y confianza de los inversionistas. Los países se beneficiarán de un enfoque integral que, no obstante, será modular, y de la labor coordinada del FMI, el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo para apuntalar las iniciativas nacionales de diseño y adopción de programas de reforma con vistas a impulsar la inversión del sector privado.

Los miembros del G-20 y otros países socios alentarán a sus Inversionistas nacionales a responder a las oportunidades de Inversión en los países africanos participantes, y el Intercambio de conocimientos entre socios mejorará la labor con estos países. Los países africanos procurarán generar un contexto más conducente a la Inversión privada, lograr una mejor movilización de Ingresos y financiamiento Internos, y crear el espacio para aumentar la tan necesaria Inversión pública en Infraestruc-tura a la vez que se garantiza la sostenibilidad de la deuda.

El FMI compartirá su experiencia en las áreas de gestión de deuda, transparencia fiscal, administración y reforma tributarias, gestión de recursos, gestión de la inversión pública y normas sobre datos a través de su red de centros regionales de asistencia técnica en África.

Las alianzas del FMI relativas a fondos mundiales temáticos, que responden directamente a la Agenda sobre Financiación para el Desarrollo, garantizan que las economías menos desarrolladas cuenten con las herramientas necesarias para alcanzar los ODS posteriores a 2015.

Entre los eventos recientes cabe mencionar los siguientes:

▪ En julio de 2016 se lanzaron las nuevas fases del Fondo Fiduciario para la Movilización de Ingresos Públicos (RM, por sus siglas en inglés) —con el apoyo de Australia, Bélgica, la Unión Europea, Alemania, Japón, Luxemburgo, los Países Bajos y Suiza— y el Fondo Fiduciario para la Gestión de la Riqueza de los Recursos Naturales (MNRW, por sus siglas en inglés) —con el apoyo de Australia, la Unión Europea, los Países Bajos, Noruega y Suiza— para garantizar el respaldo continuo a los países a fin de fortalecer la capacidad tributaria y movilizar eficazmente la riqueza de los recursos naturales.

▪ En marzo de 2017, la Gerencia del FMI respaldó el Fondo de Datos para la Toma de Decisiones (D4D, por su nombre en inglés), que mejorará la calidad, cobertura, puntualidad y divulgación de las estadísticas macroeconómicas de las autoridades beneficiarias. Este Fondo también se empleará para la

Encuesta sobre Acceso a Servicios Financieros, partes de la cual se emplean para medir indicadores de los ODS de las Naciones Unidas.

En abril de 2017, el Fondo Fiduciario para la Estabilidad del Sector Financiero (FSSF, por sus siglas en inglés) tuvo su lanzamiento oficial, en apoyo del objetivo de que la inclusión y el desarrollo financieros deben ir de la mano de la estabilidad financiera. Italia y Luxemburgo fueron los primeros países en comprometer recursos.

Los centros regionales de capacitación siguen siendo la piedra angular de la infraestructura del FMI para el fortalecimiento de las capacidades y llevan adelante aproximadamente la mitad de estas actividades. Estos centros hacen posible que el FMI esté en mejores condiciones de responder rápidamente a las nuevas necesidades de los países, y facilitan una coordinación más estrecha con otros socios para el desarrollo en el terreno.

Estos centros regionales ofrecen una base sólida local al respaldo del FMI para el intercambio de conocimientos, y están financiados conjuntamente por el FMI, socios externos para el desarrollo y países miembros. El cuadro 2.6 presenta un listado de los principales centros.

Cuadro 2.6Centros regionales del FMI para el intercambio de conocimientos
CentroSociosPaíses miembros
Instituto de Capacitación de África (ATI)Australia, China, Corea, Mauricio45 países de África subsahariana
AFRITAC Central (AFC)Alemania, Australia, Banco Africano de Desarrollo, Banco Europeo de Inversiones, Canadá, China, Francia, Unión EuropeaGrupo de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central más Burundi y la República Democrática del Congo
AFRITAC Oriental (AFE)Países Bajos, Reino Unido, Suiza, Unión EuropeaEritrea, Etiopía, Kenya, Malawi, Rwanda, Tanzanía, Uganda
AFRITAC Meridional (AFS)Alemania, Australia, Banco Africano de Desarrollo, Banco Europeo de Inversiones, Brasil, Canadá, Reino Unido, Suiza, Unión EuropeaAngola, Botswana, Comoras, Lesotho, Madagascar, Mauricio, Mozambique, Namibia, Seychelles, Sudáfrica, Swazilandia, Zambia, Zimbabwe
AFRITAC Occidental (AFW)Alemania, Australia, Banco Africano de Desarrollo, Banco Europeo de Inversiones, Canadá, Francia, Italia, Kuwait, Luxemburgo, Países Bajos, Suiza, Unión EuropeaUnión Económica y Monetaria del África Occidental más Guinea y Mauritania
AFRITAC Occidental 2 (AFW2)Australia, Banco Africano de Desarrollo, Banco Europeo de Inversiones, Canadá, China, Reino Unido, Suiza, Unión EuropeaCabo Verde, Gambia, Ghana, Liberia, Nigeria, Sierra Leona
Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe (CARTAC)Australia, Banco de Desarrollo del Caribe, Canadá, Reino Unido, Unión EuropeaMiembros y miembros asociados de la Comunidad del Caribe
Centro Regional de Asistencia Técnica para Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPTAC-DR)Canadá, Luxemburgo, México, Unión EuropeaCosta Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana
Instituto Multilateral de Viena (IMV)Austria (miembro primario) y asociados/donantes internacionales30 países de Europa central y sudoriental, el Cáucaso y Asia central
Centro de Economía y Finanzas de Oriente Medio (CEF)KuwaitPaíses miembros de la Liga Árabe
Centro Regional de Asistencia Técnica de Oriente Medio (METAC)Alemania, Francia, Países Bajos, Suiza, Unión EuropeaAfganistán, Argelia, Djibouti, Egipto, Iraq, Jordania, Líbano, Libia, Marruecos, Ribera Occidental y Gaza, Siria, Sudán, Túnez, Yemen
Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico (PFTAC)Australia, Banco Asiático de Desarrollo, Corea, Nueva Zelandia, Unión EuropeaForo de las Islas del Pacífico (menos Australia y Nueva Zelandia) más Timor-Leste yTokelau
Instituto de Capacitación de Singapur (STI)Australia, Japón, Singapur37 países de la región de Asia y el Pacífico
Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional (SARTTAC)Australia, Corea, Reino Unido, Unión EuropeaBangladesh, Bhután, India, Maldivas, Nepal, Sri Lanka
Fuente: Compilación del personal técnico del FMI.

Entre los eventos del ejercicio 2017 cabe mencionar los siguientes:

▪ La Unión Europea siguió siendo el principal socio del FMI en los centros regionales; solamente en el ejercicio 2017 firmó acuerdos en apoyo del Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional, el Centro Regional de Asistencia Técnica del Caribe y el Centro Regional de Asistencia Técnica de África Central.

▪ El Centro Regional de Asistencia Técnica de Oriente Medio acogió cuatro nuevos miembros —Argelia, Djibouti, Marruecos y Túnez— al iniciarse la nueva etapa de su programa en mayo de 2016, y el año próximo intensificará sus operaciones.

▪ El centro del FMI más antiguo, el Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico, inició su nueva etapa de operaciones en noviembre de 2016; sus 16 países y territorios miembros contribuyen aproximadamente el 10% del presupuesto del centro; los fondos adicionales aportados por Nueva Zelandia, Australia, Unión Europea, el Banco Asiático de Desarrollo y Corea contribuyeron a que la nueva etapa se iniciara con gran impulso.

▪ La nueva fase del programa del Centro Regional de Asistencia Técnica del Caribe comenzó en enero de 2017 con una contribución de USD 11 millones (CAD 15 millones) de Canadá y con un nuevo miembro, Curazao. Otros dos países, Aruba y San Martín, están considerando incorporarse al centro.

▪ Gracias a contribuciones adicionales de Luxemburgo al Centro Regional de Asistencia Técnica para Centroamérica, Panamá y la República Dominicana, el Centro cuenta con todo el financiamiento necesario para lo que resta de su actual fase de su programa, hasta abril de 2019.

▪ La red mundial de centros regionales de capacitación del FMI recibió un impulso adicional con la inauguración oficial del Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional en febrero de 2017. Los países miembros —en particular, India— financiaron dos tercios del presupuesto del centro.

El Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional

El Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional es el componente más reciente de la red mundial de 14 centros regionales del FMI y comenzó a funcionar en enero de 2017. Este es el primer centro en integrar plenamente la capacitación y el asesoramiento técnico y es un modelo a seguir en la futura labor del FMI en cuanto al fortalecimiento de las capacidades (véase Eventos regionales en Asia, en la parte 1).

Marco de Evaluación Común

En el ejercicio 2017 se lanzó un nuevo marco de evaluación común. Los elementos fundamentales de este marco se agrupan en torno a los siguientes objetivos:

▪ Producir evaluaciones más breves, más focalizadas y más comparables

▪ Mejorar la información que respalda las evaluaciones

▪ Utilizar la misma cantidad de recursos en la evaluación, pero con una asignación más eficaz de estos recursos escasos

▪ Emplear la información de las evaluaciones para modificar prácticas o reorientar los recursos dedicados al fortalecimiento de las capacidades

Con el marco de evaluación común se pretende obtener comparabilidad a través de las actividades y a través del FMI, permitir la agregación y facilitar un análisis global de los resultados. Más allá de los elementos fundamentales del enfoque común, el marco permite cierta flexibilidad para adaptar las evaluaciones a fin de reflejar la amplia gama de actividades de fortalecimiento de las capacidades del FMI.

    Other Resources Citing This Publication