Chapter

Eventos Regionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

África Subsahariana: Los cambios en la economía de China afectan a los exportadores de África subsahariana

China y África han estrechado sus lazos económicos en los últimos 20 años. El rápido crecimiento de China impulsó su demanda de materias primas, muchas de las cuales provienen de África. El comercio entre ambas regiones aumentó más de 40 veces en ese período. La participación de China en las exportaciones de África creció de 1,6% en 1995 a 16,5% en 2015, y su participación en las importaciones africanas aumentó de 2,5% a 23,2% (gráfico 1.9).

Gráfico 1.9África subsahariana, exportaciones e importaciones por socio; 1995–2015

(Miles de millones de dólares de EE.UU.)

Fuente: FMI, Direction of Trade Statistics.

Pero ahora el crecimiento de China se está desacelerando y está dependiendo menos de la inversión y las exportaciones y más del consumo interno: un proceso denominado “reequilibrio”. Un análisis reciente del FMI muestra que esta reorientación afectó particularmente a los países exportadores de materias primas, muchos de los cuales están en África: el valor de las exportaciones africanas a China cayó de USD 105.000 millones en 2014 a USD 48.000 millones en 2015, ejerciendo presión sobre los tipos de cambio y las reservas de divisas. La pronunciada caída de los ingresos públicos en los países que dependen fuertemente de las materias primas ha obligado a recortar el gasto público, incluso en rubros tan necesarios como la infraestructura y los servicios sociales. El sufrimiento a corto plazo es intenso.

Pero no todas son malas noticias. Buscando más oportunidades en el exterior, las empresas e instituciones financieras chinas han incrementado su inversión directa y sus préstamos en África, especialmente en países que no dependen tanto de los recursos naturales y mantienen altas tasas de crecimiento. En el mediano plazo, esta inversión ofrece oportunidades para que África subsahariana forme parte de las cadenas de valor mundiales, dando impulso a una imperiosa transformación estructural en el continente.

“No hay mal que por bien no venga”, dijo Roger Nord, coautor del análisis del FMI. ‘Aunque la caída de los precios de las materias primas perjudica a África en el corto plazo, la reorientación de China hacia un mayor consumo representa una oportunidad para el continente de acelerar su tan imperiosa transformación”.

Roger Nord, coautor de “Una prueba de reequilibrio para China y África: Los efectos del reequilibrio de China en el comercio y el crecimiento de África subsahariana”

África Subsahariana: El ajuste tardío al descenso de precios de las materias primas restringe el crecimiento en África subsahariana

A partir de 2011, y de forma más pronunciada desde mediados de 2014, la caída de los precios de las materias primas ha creado graves tensiones en las 23 economías de África subsahariana que dependen considerablemente de las exportaciones de materias primas. En estos países, la consiguiente disminución de los ingresos por exportaciones e ingresos presupuestarios ha ocasionado un rápido deterioro del saldo externo y el saldo fiscal, en particular en los países exportadores de petróleo.

Como resultado surgieron presiones sobre los tipos de cambio, mermaron las reservas internacionales y aumentaron la deuda pública y los atrasos en los pagos. El crecimiento en los países que dependen fuertemente de los recursos naturales se desaceleró sensiblemente desde 2014, en comparación con el período previo de crecimiento sostenido. Este panorama ofrece un marcado contraste con el resto de los países de la región, donde se mantuvo un vigoroso ímpetu, ya que también recibieron el impulso favorable derivado de los menores costos de importación de energía (gráfico 1.10). En 2016, el crecimiento de África subsahariana en su conjunto alcanzó apenas 1,4%, el peor resultado en más de dos décadas.

Gráfico 1.10África subsahariana, crecimiento del PIB; 2010–16

(Promedio; porcentaje)

Fuente: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial.

“Las autoridades de los países más afectados de África subsahariana han comenzado a ajustar sus políticas, pero como los ajustes son lentos e insuficientes, se ha creado un contexto de incertidumbre, de frenos a la inversión y de riesgo de profundización de las dificultades en el futuro”, según Céline Allard, Jefa de División del Departamento de África, quien supervisó la preparación de la edición de abril de 2017 de Perspectivas económicas regionales para África subsahariana: “Reencender el motor del crecimiento”.

Por eso, dado que se prevé que los precios de las materias primas sigan bajos, los países más afectados deben realizar ajustes urgentes si desean restaurar la estabilidad macroeconómica y reactivar el crecimiento. Cuando sea viable, deben combinar la consolidación fiscal con la flexibilidad del tipo de cambio. Además, este reequilibrio será perdurable solo si al mismo tiempo reactivan la movilización de ingresos internos, promueven la diversificación y hacen frente a las deficiencias de larga data en el ámbito empresarial para atraer inversiones en sectores nuevos.

Integrantes del equipo de Perspectivas económicas regionales para África subsahariana (de izq. a der): Jackie Zhang, Nkunde Mwase, Haris Tsangarides, Jarek Wieczorek, Natasha Minges, Romain Bouis, Mustafa Yenice, Torsten Wezel, Maxwell Opoku-Afari, Monique Newiak, Céline Allard (no aparecen en la foto: Francisco Arizala, Paolo Cavallino, Jesús González-Garcia, Cleary Haines, Charlotte Vazquez)

Oriente Medio y Norte de África: El efecto económico de los conflictos y la ola de refugiados

Los conflictos en la región de Oriente Medio y Norte de África han tenido un trágico efecto humanitario. Un trabajo del FMI sobre su repercusión económica publicado en septiembre de 2016 analizó la función que tienen las políticas económicas en este contexto. El estudio concluyó que, en el corto plazo, estas políticas pueden ayudar a mitigar parcialmente el efecto inmediato de los conflictos, y en el largo plazo, cumplen una importante función al fomentar una recuperación sólida y sostenible y reducir la probabilidad de que se reanude el conflicto.

En medio de un enfrentamiento, la formulación de las políticas está plagada de múltiples desafíos, demandas en pugna y necesidades urgentes (gráfico 1.11). En estas condiciones extremas, los objetivos de desarrollo económico a más largo plazo pueden parecer irrelevantes. Sin embargo, no mantener las buenas prácticas de política económica o no contrarrestar el efecto negativo de los conflictos puede tener consecuencias perjudiciales más profundas y perdurables para las economías de los países que atraviesan un conflicto.

Gráfico 1.11Oriente Medio y Norte de África, variación del PIB relacionada con conflictos; 1970–2014

(Porcentaje; acumulativo)

Fuentes: Center for Systemic Peace y estimaciones del personal técnico del FMI.

Pensar en términos de política económica, aunque resulte difícil por la urgencia de hacer frente al conflicto, puede ayudar a mantener cierta estabilidad económica. Además de atender las necesidades humanitarias inmediatas, las prioridades son tres: proteger la eficacia de las instituciones económicas, priorizar partidas del presupuesto que satisfagan las necesidades básicas de la población y aplicar políticas monetarias y cambiarias que garanticen la estabilidad macroeconómica.

Recuperarse del efecto de los conflictos lleva tiempo y depende de diversos factores, como la intensidad, la duración, el tipo de conflicto y la magnitud del daño a las instituciones. Por ejemplo, durante el período 1970–2014, un amplio grupo de países que mantuvieron la paz durante al menos 10 años posteriores a un conflicto tuvieron, en promedio, una tasa de crecimiento anual relativamente alta, de 4,5%. No obstante, si la lucha armada en Siria hubiera concluido en 2015 y el país creciera a esa tasa, igual le llevaría por lo menos 20 años solamente recuperar el nivel de PIB que tenía en 2010, antes de los enfrentamientos.

Gaélle Pierre, coautora de “El impacto económico de los conflictos y la crisis de los refugiados en Oriente Medio y Norte de África”

Cuando los países comienzan la transición para dejar atrás las políticas económicas aplicadas durante la guerra, el éxito de la reconstrucción requiere de instituciones que funcionen bien y marcos macroeconómicos robustos pero flexibles que guíen la reconstrucción y la recuperación, especialmente para gestionar el apoyo de los donantes, absorber los flujos de capital y mantener la sostenibilidad de la deuda. Un desafío importante en la región de Oriente Medio y Norte de África será atender a las grandes poblaciones de refugiados y formular políticas para facilitar el regreso a sus países de origen o crear oportunidades en los países de acogida para asimilarlos e incorporarlos a la actividad productiva. Esto requiere diseñar políticas no solo para los refugiados, sino también para las comunidades que los reciben, que a menudo ya tienen sus propias dificultades.

Las enseñanzas de la Primavera Árabe y los enfrentamientos posteriores muestran que los países de toda la región deben acelerar reformas que propicien un crecimiento inclusivo y creen mayor igualdad de oportunidades. Si bien se han hecho algunos avances, queda más por hacer para asegurar que la participación en los beneficios del crecimiento sea más igualitaria, un desafío que también enfrentan muchas otras regiones del mundo.

Para ayudar a mitigar los efectos económicos de los conflictos y sus repercusiones, el FMI brinda asesoramiento en materia de política económica que se adapta a las necesidades específicas de los países a fin de:

▪ Establecer marcos macroeconómicos fiables.

▪ Definir las políticas monetarias y cambiarias.

▪ Priorizar los gastos, por ejemplo para proteger el gasto social apremiante, y asegurar la sostenibilidad de la deuda.

▪ Promover un crecimiento inclusivo.

El FMI también comparte sus conocimientos a través del Centro Regional de Asistencia Técnica de Oriente Medio y de fondos fiduciarios para países específicos. Esta asistencia se centra principalmente en reconstituir y fortalecer las instituciones económicas, mejorar la formulación de la política económica, reforzar la gestión financiera pública y establecer regímenes tributarios equitativos, fortalecer la supervisión e intermediación financieras, y elaborar estadísticas.

El FMI ha brindado apoyo financiero a Afganistán, Iraq y jordania tomando en cuenta el impacto que genera la situación de los refugiados y las personas desplazadas internamente. Además, ayuda a obtener recursos adicionales de los donantes y otras instituciones financieras internacionales (Iraq, Jordania, Líbano). También cumple una función fundamental al propiciar el diálogo de la comunidad internacional mediante sus evaluaciones de la evolución económica y la participación en reuniones con los donantes (Libia, Somalia, Cisjordania y Gaza) y en las conferencias de alto nivel de apoyo a Siria y la región, que se celebraron en Londres en 2016 y en Bruselas a principios de abril de 2017.

El cartel de arriba dice: “Cursos actuales de capacitación”.

Oriente Medioy Norte de África: Reforma de los precios de la energía en el mundo árabe

La caída de los precios del petróleo a fines de 2014 tuvo un efecto profundo en los países del mundo árabe: los exportadores de petróleo de la región vieron mermar sus ingresos miles de millones de dólares, mientras que en los importadores de petróleo se redujeron sustancialmente las remesas y las inversiones. Aunque para julio de 2017 los precios del petróleo se habían recuperado levemente y alcanzado un nivel de USD 45 a USD 50 por barril, en los mercados de futuros se esperaba que, a mediano plazo, los precios permanecieran bajos, en el orden de USD 55 el barril.

Los países de todo el mundo árabe están adaptándose a esta nueva realidad. Muchos han tomado importantes medidas de reforma de sus generosas políticas de precios de la energía para poder sanear su posición fiscal. No obstante, un documento del FMI publicado a comienzos del ejercicio de 2018 indica que hay margen para seguir avanzando. En 2015, los países árabes daban cuenta de más de un cuarto de los subsidios mundiales a la energía antes de impuestos, por un monto de USD 117.000 millones, que supera los ingresos de Amazon, Microsoft o Google en ese mismo año (gráfico 1.12). Esta cifra incluye el costo implícito o de oportunidad de los bajos precios de la energía: la pérdida de ingresos derivada de la venta a precios inferiores a los internacionales.

Gráfico 1.12Subsidios a la energía por región; 2015

Fuentes: Agencia Internacional de la Energía y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: MCD = Oriente Medio y Asia Central.

Normalmente, los bajos precios de la energía favorecen a los ricos, que consumen mayor cantidad de energía, y redundan en relativamente pocos beneficios económicos. El dinero gastado en subsidios se podría invertir mejor en sectores con mayor rentabilidad, como infraestructura, salud y educación. Los subsidios también dan origen a distorsiones en la industria y despilfarros en el consumo nacional de energía, con el consiguiente costo ambiental. Además, exacerban los déficits presupuestarios, aumentando el nivel de deuda y consumiendo los ahorros.

Hay muchos obstáculos políticos y sociales para reformar la política de precios de la energía. Pero la experiencia de numerosos países muestra que es posible. Para que tengan éxito, las reformas deben ser de amplio alcance, integrales, graduales y despolitizadas, y debe mantenerse informado al público. Además, se debe compensar a los sectores pobres y vulnerables, para quienes el aumento de los costos de la energía significa una carga.

Ahora que los precios internacionales del petróleo han bajado, se redujo la diferencia entre el precio interno de la energía en los países árabes y los precios internacionales de referencia (gráfico 1.13); por lo tanto, es el momento ideal para llevar a cabo una reforma de los precios de la energía. En 2016, los países árabes gastaron un promedio de 3% de su PIB en subsidios a la energía. Si estos países reorientaran dichos fondos a inversiones más productivas en capital físico o humano, podrían agregar 6 puntos porcentuales al crecimiento en un período de seis años y reducir la deuda pública hasta 20 puntos porcentuales del PIB durante el mismo período.

Para mitigar el efecto de las reformas, los países podrían elegir una combinación de inversión, reducción de la deuda y utilización de los ahorros en la aplicación de medidas compensatorias. En momentos en que el mundo árabe busca incentivar el crecimiento inclusivo y elevar el nivel de vida, aplicar reformas en los precios de la energía podría traer consigo grandes beneficios. “Este es un muy buen momento para avanzar con las reformas”, indicó Olivier Basdevant, coautor del documento del FMI, “no solo porque es necesario, sino también porque resulta más fácil ahora que la diferencia entre los precios internos y mundiales es menor”.

Olivier Basdevant, coautor de “Si no es ahora, ¿cuándo? La reforma de los precios de la energía en los países árabes”

Gráfico 1.13Precios promedio de la gasolina por región; 2004–16

(Dólares de EE.UU. el litro)

Fuentes: Agencia Internacional de la Energía y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC: América Latina y el Caribe.

Asia y el Pacífico: Brunei Darussalam: Tecnologías para adaptar el apoyo del FMI a las necesidades de los países

El FMI celebra consultas con sus 189 países miembros principalmente a través del examen anual de la respectiva situación económica. Durante estas consultas del Artículo IV, las autoridades nacionales suelen solicitar el apoyo del FMI para fortalecer sus instituciones a través de asesoramiento especializado, denominado asistencia técnica, y de la capacitación. Ese fue precisamente el objetivo de anteriores misiones del FMI a Brunei Darussalam: las autoridades de este pequeño país productor de petróleo, situado en la isla de Borneo en Asia sudoriental, solicitaron el apoyo del FMI para fomentar el crecimiento de su economía.

Pero el personal técnico del FMI se topó con algunas dificultades: la información sobre las opciones de asistencia técnica estaba dispersa en varios departamentos del FMI y Brunei Darussalam está ubicado tan lejos de Washington que ni los funcionarios del FMI ni los de Brunei podían viajar frecuentemente, todo esto sumado al limitado cupo en los cursos y el escaso personal. “La solución”, explicó Seng Guan Toh, jefe de la misión, “fue que el personal técnico reuniera un paquete de información consolidada sobre nuestras propuestas de asistencia técnica y recurriera a los instrumentos tecnológicos creados por el FMI, como la capacitación gratuita por Internet y su portal de datos”.

Partiendo de lo ofrecido a otros países productores de petróleo, el equipo preparó una lista individualizada de opciones de asistencia técnica de diferentes departamentos del FMI, con el doble objetivo de mejorar la gestión financiera pública y desarrollar el sector financiero. El equipo identificó cursos específicos para cada uno de los organismos públicos con los cuales se reuniría, y compiló una gama de opciones de asistencia técnica adaptadas a las necesidades de cada uno. Por ejemplo, como Brunei Darussalam es una economía exportadora de petróleo, para su reunión con funcionarios del Ministerio de Hacienda el equipo optó por el curso del FMI “Gestión macroeconómica en países ricos en recursos naturales”.

Durante su misión en Brunei Darussalam en febrero de 2017, al finalizar cada una de las principales reuniones con funcionarios gubernamentales, los integrantes del equipo presentaron una muestra de los cursos relacionados con los principales temas económicos del país, proyectaron un vídeo sobre cómo usar el portal de capacitación a distancia y realizaron una demostración de la base de datos disponible en Internet. Además de reunirse con funcionarios del Ministerio de Hacienda, el equipo también se reunió con funcionarios de la oficina del Primer Ministro, autoridades monetarias, funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio y del Ministerio de Trabajo y con integrantes del Centro de Estudios Estratégicos y de Políticas, un centro de estudios de primera línea.

“A través de esta combinación de tecnología, asistencia técnica y capacitación, los organismos públicos de Brunei pueden aprovechar los servicios que ofrece el FMI para ayudarlos a hacer frente a sus problemas económicos”, señaló Toh. Toh y el resto del equipo esperan que el país saque mayor partido de estos recursos a su disposición y que pueda aplicarse el mismo enfoque en otros países para cumplir más cabalmente con el mandato del FMI de brindar asistencia a sus miembros.

“A través de esta combinación de tecnología, asistencia técnica y capacitación, los organismos públicos de Brunei pueden aprovechar los servicios que ofrece el FMI para ayudarlos a hacer frente a sus problemas económicos”.

Sene Guan Toh, jefe de la misión del FMI

Asia y el Pacífico: El FMI se asocia con India para abrir un nuevo centro de capacitación

El 13 de febrero de 2017, antes de cumplirse un año de la firma de un memorando de entendimiento entre el Gobierno de India y el FMI en marzo de 2016, se inauguró el Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional (SARTTAC) en Nueva Delhi. Para elegir una sede apropiada para el centro, crear un diseño funcional y emprender su construcción fue necesaria la estrecha colaboración entre las autoridades de India, el personal técnico del FMI y los proveedores locales. El resultado es un centro de capacitación de primera línea.

Se trata del centro más nuevo de la red mundial de 14 centros regionales de asistencia técnica y capacitación del FMI. Fue concebido como modelo de las futuras actividades del FMI para el fortalecimiento de las capacidades y reúne bajo un mismo techo la capacitación y la asistencia técnica. Los países de la región aportaron la mayor parte del financiamiento, que fue generosamente complementado con recursos de Australia, Corea, el Reino Unido y la Unión Europea.

El SARTTAC responde a la fuerte demanda de parte de sus miembros (Bangladesh, Bhután, India, Maldivas, Nepal, Sri Lanka) de los servicios que presta el FMI para el fortalecimiento de las capacidades. Asia Meridional es una región de rápido crecimiento que alberga a la quinta parte de la población mundial. Las economías de la región se esfuerzan por superar los desafíos de mejorar la eficiencia del gasto público, robustecer la administración tributaria, fortalecer la regulación y supervisión del sistema financiero, modernizar la política y las operaciones monetarias y mejorar las estadísticas macroeconómicas. A través de cursos de capacitación y de la asistencia técnica proporcionada por expertos residentes, el SARTTAC permitirá que el FMI responda mejor a esta gran demanda de servicios. Al situarse en la región, podrá ser flexible y receptivo a las necesidades de los países y adaptar su apoyo a las distintas circunstancias.

El SARTTAC ha desplegado una intensa actividad desde su apertura. Acorde con su enfoque basado en la demanda, ha dedicado un tiempo considerable a analizar las necesidades de sus miembros. Esto dio origen a un programa inicial que incluye unos 30 cursos que se impartirán durante 2017, y que cubren temas tributarios, monetarios, financieros y estadísticos. Al primer curso, sobre diagnósticos macroeconómicos, para funcionarios de la Oficina de Asuntos Económicos de India, le siguieron cursos regionales sobre análisis fiscal y política monetaria. También se impartirá capacitación en otros países miembros y en diversos estados subnacionales de India, donde hay una fuerte demanda de estos servicios.

El año entrante, además de ofrecer esta capacitación y asistencia técnica práctica adaptada a las necesidades, el SARTTAC reunirá a los países para intercambiar conocimientos, reasignará funcionarios entre los diferentes países y forjará alianzas con instituciones locales de toda Asia Meridional.

El Secretario Shaktikanta Das del Ministerio de Hacienda de India y la Subdirectora Gerente del FMI Carla Grasso inauguran el Centro Regional de Capacitación y Asistencia Técnica de Asia Meridional.

Asia y el Pacífico: Parlamentarios de Myanmar fortalecen la gestión y la supervisión

Tras las históricas elecciones de noviembre de 2015, un nuevo gobierno democrático asumió en Myanmar (antes denominado Burma) en abril de 2016. Después de décadas de aislamiento, la administración priorizó la imperiosa reforma del sector financiero, la mejora de la infraestructura y el fin de lucha armada interna, para reintegrar gradualmente a Myanmar a la economía mundial.

El fortalecimiento de las capacidades es una enorme tarea en Myanmar en el proceso de transición económica del país. La necesidad era aún más apremiante para el parlamento recién electo, dado que la mayoría de los parlamentarios no tenían experiencia previa en el gobierno. Para atender esta necesidad, el personal técnico de varios departamentos del FMI diseñó un seminario de capacitación de alto nivel para el Parlamento de la Unión de Myanmar, en consulta con los líderes parlamentarios.

El seminario se realizó en diciembre de 2016 y se centró en los esfuerzos de Myanmar por fortalecer la gestión macroeconómica y la estabilidad financiera. Más de 60 parlamentarios de las tres principales comisiones de asuntos económicos participaron en las sesiones interactivas celebradas en coordinación con la misión del FMI a cargo de la evaluación anual de la economía. El equipo del FMI estuvo compuesto por funcionarios del Departamento de Asia y el Pacífico (entre otros funcionarios de la Oficina del Representante Residente, la Oficina de Asistencia Técnica para la República Democrática Popular Lao y para la República de la Unión de Myanmar, y la Oficina Regional en Japón); de los Departamentos de Comunicaciones, Finanzas Públicas, Mercados Monetarios y de Capital y de Estadística; y del Instituto de Capacitación Regional de Singapur, con el apoyo financiero del Gobierno de Japón.

Los encuentros entre los parlamentarios y el equipo del FMI ofrecieron una oportunidad única para que los parlamentarios examinaran conjuntamente temas técnicos y de política económica. En particular, los parlamentarios apreciaron la idea de integrar el fortalecimiento de las capacidades con la supervisión económica. Esto los ayudó aplicar mejor las cuestiones técnicas examinadas a los asuntos de política económica que deben afrontar habitualmente durante sus tareas de supervisión. Se programó para mediados de 2017 un seminario sobre gestión financiera pública para la Comisión Parlamentaria Conjunta de Cuentas Públicas.

Yongzheng Yang, jefe de la misión del FMI en Myanmar, resumió la estrategia del FMI en relación al país: “La transmisión de conocimientos es de importancia fundamental para ayudar a las autoridades a aplicar políticas dirigidas a lograr su objetivo de crecimiento sostenible e inclusivo. Seguiremos con nuestras actividades de fortalecimiento de las capacidades en Myanmar, que ya son las más numerosas entre los miembros del FMI. Además, la integración de estas actividades con nuestras revisiones de solidez económica es fundamental para la creación de una alianza eficaz con el país”.

Yongzheng Yang, jefe de la misión del FMI en Myanmar

“Seguiremos con nuestras actividades de fortalecimiento de las capacidades en Myanmar, que ya son las de mayor alcance entre los miembros del FMI”.

Las Américas: México: Una Línea de Crédito Flexible sirve como mecanismo de respaldo en un mundo volátil

Durante la última década, México ha profundizado su integración en la economía mundial mediante canales tanto comerciales como financieros. Ello ha contribuido a elevar la productividad, mejorar la competitividad, reducir los costos de financiamiento y diversificar la base de inversionistas. En 2016, los flujos totales de inversión extranjera de cartera hacia México alcanzaron USD 26.700 millones (2,6% del PIB), y 35% de los bonos soberanos denominados en moneda local estaban en manos de no residentes (gráfico 1.14). La fuerte presencia de inversionistas extranjeros en México refleja su confianza en la solidez del marco de políticas económicas y la profundidad y liquidez de los mercados de divisas y de bonos del país.

Gráfico 1.14México, pasivos por inversión extranjera directa e inversión de cartera; 2007 y 2016

(Porcentaje del PIB)

Fuentes: Autoridades nacionales y estimaciones del personal técnico del FMI.

Nota: IED: inversión extranjera directa.

El peso mexicano es la segunda moneda de mercado emergente más activamente negociada en el mundo, con un volumen diario negociado de USD 97.000 millones a nivel mundial. La gran solidez de las políticas macroeconómicas y los marcos de políticas de México le han permitido al país atravesar un entorno de complejas circunstancias externas caracterizado por la volatilidad del mercado financiero. La política monetaria está guiada por un régimen de metas de inflación en un contexto de un tipo de cambio flexible. La política fiscal está sustentada por la ley de responsabilidad fiscal, y las autoridades están comprometidas a reducir la relación deuda pública-PIB en el mediano plazo. El sistema financiero está sujeto a un sólido marco de regulación y supervisión.

Para respaldar la estrategia macroeconómica general de las autoridades mexicanas y brindar protección ante los riesgos, en mayo de 2016 el Directorio Ejecutivo del FMI aprobó un acuerdo de dos años para México en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF) por un monto de alrededor de USD 85.000 millones. La LCF demostró ser eficaz durante el ejercicio 2017, cuando el peso se vio sometido a presiones temporales. Este es el sexto acuerdo de este tipo con México, y las autoridades nuevamente tienen la intención de considerarlo como precautorio. Los acuerdos anteriores sirvieron como un importante seguro contra riesgos extremos inmediatamente después de la crisis financiera mundial de 2008, durante la crisis de la zona del euro y durante el período de turbulencia previo al comienzo de la normalización de la política monetaria de Estados Unidos.

La Línea de Crédito Flexible fue creada para atender la demanda de préstamos para la prevención y mitigación de crisis proveniente de países con un marco e historial de política económica muy sólido que se vean ante una compresión de la liquidez. Otros dos países, Colombia y Polonia, también han utilizado las LCF. Si bien hasta ahora ninguno de estos tres países ha efectuado un giro en el marco de este servicio, la LCF ofrece a los países un valioso mecanismo de respaldo y ayuda a reforzar la confianza del mercado en períodos de intensificación de los riesgos.

“...claramente, la LCF, de la cual México se ha beneficiado en los últimos años, da testimonio de las acertadas políticas macroeconómicas vigentes, adoptadas por la dirigencia del país, tanto a nivel del banco central como del ministerio de Hacienda”.

Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI, conferencia de prensa del Comité Monetario y Financiero Internacional, 22 de abril de 2017

Las Américas: Argentina aplica enérgicas medidas para evitar una crisis

Al entrar en funciones en diciembre de 2015, el nuevo gobierno argentino se enfrentó a desequilibrios macroeconómicos generalizados, distorsiones microeconómicas y un marco institucional debilitado. Los niveles de consumo eran insosteniblemente elevados, la inversión había llegado a niveles históricamente bajos y los profundos déficits fiscales se financiaban mediante la creación de dinero y la inflación. Entre las distorsiones microeconómicas se encontraban una extensa red de controles administrativos (por ejemplo, barreras comerciales, restricciones cambiarias y controles de precios) y un clima empresarial que erosionaba la competitividad y socavaba el crecimiento a mediano plazo. Era inminente una grave crisis financiera.

El gobierno “está ahora mirando de frente sus problemas y abordándolos con determinación”, dijo el jefe de la misión del FMI, Roberto Cardarelli, en noviembre de 2016, al publicarse el primer examen de la economía del país (la denominada “consulta del Artículo IV”) realizado por el FMI desde 2006. Las autoridades tomaron enérgicas medidas para corregir los desequilibrios y evitar una crisis, explicó Cardarelli, desarticulando los controles cambiarios, dejando flotar el tipo de cambio, retirando las restricciones de acceso a la moneda extranjera, eliminando impuestos a las exportaciones (excepto los aplicables a la soja, que se rebajaron) y resolviendo litigios pendientes con acreedores que le impedían a Argentina reestructurar su deuda, recuperando así el acceso a los mercados de crédito.

Las autoridades fijaron metas fiscales y de inflación, y comenzaron a eliminar gradualmente los ineficaces subsidios a la energía. Se está reconstruyendo el instituto nacional de estadística, y a mediados de 2016 comenzaron a publicarse nuevas estadísticas oficiales de acuerdo con las normas internacionales.

Aunque necesarias para sentar las bases de un robusto crecimiento futuro, estas medidas orientadas a revertir los graves desequilibrios y las distorsiones inevitablemente tuvieron un impacto desfavorable sobre la economía argentina en el corto plazo. Cuando la misión del FMI se reunió con altos funcionarios, junto con representantes del sector privado y la sociedad civil, el tema central de las discusiones fue entonces cómo sostener la recuperación económica y proteger a los pobres de los costos del proceso de reestabilización macroeconómica. La consulta incluyó la ambiciosa agenda de reformas del país orientada a crear un entorno más conducente a la inversión privada y a sentar las bases de un crecimiento vigoroso, sostenido y equitativo.

Debido a que alrededor de un tercio de la población se encuentra por debajo de la línea de pobreza, reducir el número de pobres es la prioridad absoluta del gobierno. Las autoridades saben que una economía pujante es el mejor camino para generar empleo y sacar a la gente de la pobreza. Se prevé que, después de contraerse en 2016, la actividad económica crezca 2,2% en 2017 en Argentina, gracias a un aumento del consumo y de la inversión pública, y 2,3% en 2018, como reflejo del repunte gradual de la inversión privada y las exportaciones (cuadro 1.1).

Cuadro 1.1Argentina, crecimiento del PIB real, precios al consumidor, saldo en cuenta corriente y desempleo; 2016 y proyecciones para 2017–18
20162017 (proyección)2018 (proyección)
PIB real−2,32,22,3
Precios al consumidor (interanual)21,617,2
Saldo en cuenta corriente−2,6−2,9−3,4
Desempleo8,57,47,3
Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial, abril de 2017.

Roberto Cardarelli, jefe del equipo del FMI para Argentina

Europa: Las reformas de Albania dan resultado

En 2013, el crecimiento económico de Albania casi se detuvo, ya que la crisis económica de 2008 interrumpió la demanda proveniente de Grecia e Italia, sus principales socios comerciales. Al mismo tiempo, la deuda pública se disparó y se acumularon préstamos en mora debido a despilfarros en tiempo de elecciones, un sistema jubilatorio insostenible y la inviabilidad del sector de energía eléctrica. El sistema bancario, una importante fuente de crédito para el Gobierno, se había deteriorado debido al alto nivel de morosidad de sus carteras, lo que aumentó las presiones financieras.

Para ayudar a hacer frente a estos retos fiscales y financieros y reactivar el crecimiento económico, el país solicitó un préstamo al FMI, que el Directorio Ejecutivo aprobó en febrero de 2014. Este acuerdo de 36 meses se celebró en el marco del Servicio Ampliado del FMI. Su objetivo era reactivar el crecimiento económico y controlar el rápido aumento de la deuda pública que amenazaba la estabilidad económica, fortaleciendo las finanzas públicas, manteniendo la estabilidad financiera y aplicando reformas estructurales centradas en mejorar el sector de la energía y el clima de negocios.

El programa concluyó de forma satisfactoria en febrero de 2017 y Albania ingresó en la etapa de seguimiento posterior a un programa. Al finalizar la última misión, Arben Ahmetaj, ex Ministro de Hacienda de Albania, informó en una conferencia de prensa que el crecimiento económico se había recuperado y que se esperaba que en 2017 alcanzara entre 3,7% y 3,8%, frente al 3,4% del año anterior(cuadro 1.2). Adjudicó los buenos resultados a las reformas macroeconómicas y fiscales realizadas que, según dijo, “también están estrechamente vinculadas a todas las demás reformas que implementó el Gobierno en los últimos tres años, como la reforma del sistema jubilatorio, del sector energético, de la gestión financiera pública y de la administración tributaria”, entre otras.

Cuadro 1.2Albania: Principales indicadores económicos; 2013 y 2016
20132016
Crecimiento del PIB (porcentaje)1,03,4
Saldo primario (porcentaje del PIB)−2,00,2
Saldo global (porcentaje del PIB)−5,2−2,2
Ingresos tributarios (porcentaje del PIB)22,024,9
Préstamos en mora (porcentaje)23,518,3
Fuentes: Autoridades nacionales y cálculos del personal técnico del FMI.

Las reformas también produjeron aumentos de los salarios y las jubilaciones, el empleo, el número de empresas y la inversión extranjera directa, indicó Ahmetaj. Anita Tuladhar, jefa del equipo del FMI, coincidió en que el programa ha logrado que Albania retome el camino de la recuperación con sólidas finanzas públicas y agregó que “gracias al compromiso de las autoridades albanesas, pudimos respaldar reformas que son fundamentales para el crecimiento. El programa fortaleció el marco institucional, redujo las vulnerabilidades de la economía y ayudó a mantener la estabilidad económica pese a las difíciles condiciones externas”.

Albania continúa con las reformas dirigidas a respaldar el crecimiento y fortalecer el sector financiero, al tiempo que mantiene la consolidación fiscal a fin de reducir la deuda a menos del 60% del PIB. Con el respaldo de la Unión Europea puso en marcha un proyecto de reforma del sistema judicial para hacer frente a los problemas de gobernabilidad e ineficiencia del sistema. Con la condición de que se realicen avances tangibles en el proceso de reforma judicial, la Comisión Europea recomendó que se inicien negociaciones para la adhesión de Albania a la Unión Europea.

Anita Tuladhar, jefa del equipo del FMI para Albania

Europa: España: Se mantiene una notable recuperación

España, uno de los países más afectados por la crisis financiera mundial en la zona del euro, ha tenido una recuperación extraordinaria. La economía creció más de 3% tanto en 2015 como en 2016, y se espera que en 2017 recupere el nivel de crecimiento del PIB previo a la crisis (gráfico 1.15). Desde el punto máximo de la crisis, han encontrado trabajo más de 1,5 millones de personas que estaban desempleadas. Las reformas decisivas realizadas entre 2011 y 2013, que incluyeron medidas dirigidas a flexibilizar el mercado laboral, ayudaron a que la economía española recuperara la competitividad y contribuyeron a la vigorosa creación de empleo, en tanto que las reformas bancarias reforzaron la resiliencia del sector. Los bajos precios del petróleo y las tasas de interés, junto con las medidas de estímulo fiscal adoptadas en 2015 y 2016, también favorecieron el crecimiento.

Gráfico 1.15España, Italia, Francia y Alemania: Crecimiento real del PIB; 2007–21

(Índice, 2007 = 100)

Fuentes: FMI, Perspectivas de la economía mundial, y estimaciones del personal técnico del FMI.

Gracias al auge de las exportaciones, España ha registrado cuatro años de superávits en cuenta corriente. Muchas empresas han hecho grandes avances para sanear sus balances, y la deuda de los hogares disminuyó hasta alcanzar la mediana de la zona del euro, aunque aún es elevada en términos absolutos. Los bancos españoles aumentaron su nivel de capitalización y redujeron el nivel de morosidad de sus carteras, a pesar de la reducción del crédito.

Sin embargo, el desempleo, del orden del 18%, sigue siendo muy alto y el desempleo juvenil es aún más alto, 42%, casi el doble del promedio en la zona del euro. Muchas de estas personas llevan años desempleadas. La fragmentación del mercado laboral en dos niveles, con un gran porcentaje de trabajadores en empleos de baja remuneración y con contratos temporales, sigue siendo la norma, y el crecimiento de la productividad es bajo.

La deuda pública se duplicó con creces desde el comienzo de la crisis, hasta alcanzar el 100% del PIB, lo que limitó el margen de maniobra del Gobierno. La deuda, junto con algunos sectores privados sobreendeudados y el nivel aún muy negativo de la posición neta de inversión internacional, hacen que la economía sea vulnerable a los shocks.

El equipo del FMI encargado del país, dirigido por Andrea Schaechter, recomendó que España consolide los logros obtenidos gracias a las reformas a través de las siguientes medidas:

  • Continuar el ajuste fiscal para reducir el déficit y la deuda pública.

  • Reforzar las políticas del mercado laboral, centrándolas más eficazmente en los jóvenes y los afectados por el desempleo de larga duración, y reduciendo la fragmentación en dos niveles, a fin de promover la creación de empleo y la equidad.

  • Fomentar la investigación y el desarrollo y la competencia en los mercados de productos y servicios, para incentivar la productividad y el ingreso.

  • Fortalecer los balances de los bancos y mejorar la supervisión y la gestión de riesgos sistémicos.

La Evaluación del Sector Financiero de España para 2017 del FMI propondrá opciones de política económica para preservar la estabilidad financiera del país.

    Other Resources Citing This Publication