Front Matter

Front Matter

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2003
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Una institución global

    El Fondo Monetario Internacional es un organismo especializado del sistema de las Naciones Unidas establecido mediante tratado en 1945 con el fin de contribuir al buen funcionamiento de la economía mundial. El gobierno de la institución, con sede en la ciudad de Washington, son los 184 países miembros, casi la totalidad del mundo.

    El FMI es la institución central del sistema monetario internacional, es decir, el sistema de pagos internacionales y tipos de cambio de las monedas nacionales que permite la actividad económica entre países.

    Los fines del FMI, según su Convenio Constitutivo, incluyen facilitar el crecimiento equilibrado del comercio mundial, fomentar la estabilidad de los tipos de cambio, evitar las devaluaciones cambiarias competitivas y brindar a los países la oportunidad de que corrijan de forma ordenada los problemas de sus balanzas de pagos.

    Con estos fines, el FMI:

    • Efectúa el seguimiento de la evolución y las medidas de política económica y financiera en los países miembros y en el mundo, y ofrece asesoramiento de política a los países miembros basado en los más de 50 años de experiencia acumulada.

    • Concede préstamos a los países miembros que enfrentan problemas de balanza de pagos, como financiamiento temporal en respaldo de las medidas de ajuste y de reforma que contribuyan a corregir los problemas fundamentales.

    • Facilita a los gobiernos y bancos centrales de los países miembros asistencia técnica y capacitación en los ámbitos de especialidad de la institución.

    Mediante la labor que realiza para fortalecer el sistema financiero internacional y acelerar la lucha contra la pobreza, además de promover la aplicación de medidas de política económica apropiadas en todos los países miembros, el FMI contribuye a que la globalización funcione en beneficio de todos.

    El FMI divulga regularmente al público información sobre sus actividades, en particular a través del sitio de la institución en Internet: www.imf.org

    Hitos: Fortalecer el crecimiento de la economía mundial

    La incertidumbre que ha afectado al entorno económico mundial, junto con las dificultades económicas y financieras de muchos países miembros, ha planteado numerosos retos para el FMI durante el ejercicio 2002/03.

    Pese a algunos indicios a comienzos de 2002 de un fortalecimiento del crecimiento económico mundial tras la desaceleración del año anterior, posteriormente la recuperación se tornó vacilante. La demanda y la actividad económica se debilitaron como consecuencia de la incertidumbre geopolítica imperante en los momentos previos a la guerra en Iraq, que afectó tanto a los precios del petróleo como a la confianza de los consumidores y las empresas, y de la caída sostenida de los mercados de acciones durante el período 2000–02. Las políticas monetaria y fiscal adoptadas por varios países brindaron respaldo a la demanda, pero el crecimiento del producto mundial durante el año 2002, aunque fue algo mayor que en 2001, volvió a situarse muy por debajo de la tendencia. El comercio mundial repuntó en 2002 respecto al mínimo de 2001, pero fue el más bajo desde la recesión mundial de los años ochenta.

    En este contexto, el FMI siguió trabajando con los países miembros para fomentar un crecimiento sostenible más sólido con su asesoramiento en materia de políticas y sus actividades de supervisión, brindando asistencia financiera para apoyar a los países miembros en sus esfuerzos por resolver los problemas de balanza de pagos y ayudar a los países de bajo ingreso a promover el crecimiento y la reducción de la pobreza, prestando asistencia técnica y perseverando en su labor en pro de la reforma del sistema monetario internacional y de sus propias operaciones.

    La República Democrática de Timor-Leste (antes Timor Oriental) se convirtió en el país miembro número 184 del FMI en julio de 2002. Horst Köhler, Director Gerente del FMI (der.), da la bienvenida al Excmo. Sr. Mari Alkatiri, Primer Ministro de Timor-Leste, en la ceremonia de ingreso en la institución.

    Supervisión y prevención de crisis

    El FMI supervisa el sistema monetario internacional y las políticas cambiarías de los países miembros. La institución lleva a cabo esta labor consultando con los países sobre las medidas de política económica y financiera y realizando un seguimiento regular de la evolución económica y financiera a escala mundial, regional y nacional.

    Durante el ejercicio 2003, el FMI celebró consultas bilaterales con 136 países miembros y adoptó medidas para aumentar la eficacia de la supervisión y la prevención de crisis. Por ejemplo, siguió desarrollando un sistema para evaluar la vulnerabilidad de los países frente a las crisis de la balanza de pagos. Además, el Directorio propuso mejoras para las evaluaciones realizadas en el marco de las normas y códigos del FMI y del programa de evaluación del sector financiero (PESF) desarrollado conjuntamente con el Banco Mundial, apoyó las propuestas para mejorar la presentación de datos a efectos de la supervisión, adoptó un nuevo marco de evaluación de la viabilidad de la deuda y respaldó nuevas medidas para reforzar la supervisión en los países que aplican programas aprobados por el FMI. El FMI adelantó también su contribución a la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

    Solución de crisis

    La prevención de las crisis ha sido siempre el aspecto más destacado del programa de reformas del FMI, pero como no todas las crisis son evitables, el FMI también se ha esforzado por desarrollar un marco más robusto para su resolución. Concretamente, la institución ha tratado de combinar una política más clara sobre el acceso a sus recursos con una mayor selectividad en sus préstamos reforzando los mecanismos de reestructuración de la deuda soberana.

    En los últimos años, el FMI ha respaldado los esfuerzos desplegados por algunos países miembros para solucionar las crisis de la cuenta de capital proporcionando grandes volúmenes de financiamiento, con frecuencia muy por encima de los límites de acceso normales. Durante el ejercicio 2003, el Directorio examinó esta política y estableció criterios más definidos al respecto para estas situaciones de crisis.

    El Directorio consideró también la experiencia acumulada en la reestructuración de los bonos soberanos y la política de préstamos del FMI a los países con atrasos en sus pagos a los acreedores privados, analizó el diseño y la eficacia de las cláusulas de acción colectiva para facilitar la reestructuración de la deuda y consideró una propuesta sobre un mecanismo de reestructuración de la deuda soberana para resolver situaciones insostenibles de endeudamiento de este tipo.

    Las autoridades de Ghana señalizan proyectos de construcción para destacar los beneficios tangibles de su participación en la Iniciativa conjunta del FMI y del Banco Mundial para los países pobres muy endeudados (HIPC en inglés). Ghana ha publicado su documento de estrategia de lucha contra la pobreza en febrero de 2003.

    Políticas y operaciones de crédito

    El FMI otorga respaldo financiero a los países miembros a través de una amplia gama de políticas e instrumentos de préstamo. En la mayoría de los casos, el financiamiento se condiciona a que el país receptor adopte las medidas oportunas para corregir los problemas de fondo que hayan dado lugar a la necesidad de recursos.

    Durante el ejercicio 2003, el FMI concluyó un examen bianual de la condicionalidad que conllevan los programas respaldados por la institución y aprobó nuevas directrices para el diseño y la implementación de dicha condicionalidad a fin de fomentar una mayor identificación de los países con los programas y aumentar la eficacia de los mismos.

    El Directorio examinó también un interés de situación sobre la intensificación de la colaboración con el Banco Mundial en esta materia y concluyó sus deliberaciones sobre el uso prolongado de los recursos del FMI basándose en un interés elaborado por la Oficina de Evaluación Independiente (véase más adelante).

    Crédito ordinario y concesionario

    (Miles de millones de DEG; ejercicios)

    La lucha contra la pobreza en los países de bajo ingreso

    El principal objetivo que persigue el FMI con los países de bajo ingreso es promover una reducción profunda y duradera de la pobreza, aplicando la estrategia de “dos pilares” respaldada por la comunidad internacional en el Consenso de Monterrey: los propios países de bajo ingreso han de adoptar medidas de política sólidas, incluida la promoción del buen gobierno, y al mismo tiempo la comunidad internacional debe respaldar estos esfuerzos con un mayor volumen de asistencia.

    Coeficiente de liquidez del FMI*

    (Porcentaje: fin del ejercicio)

    *Razón entre los recursos netos utilizables no comprometidos y los pasivos líquidos.

    El FMI complementa su asesoramiento en materia de políticas con respaldo finan ciero a los países miembros más pobres en forma de préstamos a bajas tasas de interés en el marco del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP) y el alivio de la deuda a través de la Iniciativa reforzada para los países pobres muy endeudados (PPME). También brinda asistencia financiera para ayudar a los países a crear capacidad institucional. El Directorio examinó la evolución de los préstamos del SCLP y el proceso de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) en el ejercicio 2002. Durante el ejercicio 2003, el FMI realizó un seguimiento prestando mayor atención en los programas de los países a la creación de un clima propicio para la inversión y el crecimiento, haciendo que, sistemáticamente, los análisis de la pobreza y el impacto social desempeñen un papel más importante para ayudar a los países a formular estrategias de reducción de la pobreza y programas respaldados por el SCLP y mejorando la gestión del gasto público.

    Crédito del FMI pendiente de reembolso

    (Miles de millones de DEG; fin del ejercicio)

    Asimismo, el FMI se mostró favorable a que las exportaciones de los países en desarrollo tengan un mayor acceso a los mercados, recomendando, entre otras medidas, la progresiva eliminación en los países industriales de las subvenciones que distorsionan el comercio. El FMI colaboró con la Organización Mundial del Comercio para buscar fórmulas que permitan una mayor coherencia en las labores que realizan ambas instituciones y se mostró dispuesto a contribuir a las propuestas de los países en desarrollo respecto a un plan de comercio de productos agrícolas para África. Respaldó, además, los llamados a intensificar la asistencia internacional y el seguimiento de las medidas encaminadas a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

    Un equipo de técnicos del FMI se reúne con un alto funcionario de la administración tributaria y su personal en Afganistán. El FMI brindó asistencia técnica equivalente a 356 años-persona en el ejercicio 2003.

    Asistencia técnica y capacitación

    Estas actividades tienen por objeto ayudar a los países a formular mejor sus políticas y a diseñar medidas concretas. Durante el ejercicio 2003, el FMI proporcionó el equivalente a 356 años-persona por concepto de asistencia técnica. En respuesta a las nuevas necesidades, la asistencia técnica aumentó en el ejercicio 2003 para los países en etapa de posguerra, las iniciativas regionales, y la prevención, solución y gestión de crisis. Africa subsahariana siguió recibiendo el porcentaje mayor de la asistencia técnica. El FMI creó dos Centros Regionales de Asistencia Técnica en África (en Tanzania, en octubre de 2002, y en Malí, en mayo de 2003) para aumentar el volumen, alcance y coordinación de la asistencia prestada por varios proveedores dentro de las respectivas regiones. El FMI examinó sus políticas de asistencia técnica en el ejercicio 2003. El Directorio aprobó medidas para adoptar una metodología de seguimiento y evaluación que abarque a toda la institución y para establecer un sistema de contabilidad integral que permita captar en su totalidad el costo de la asistencia técnica.

    El financiamiento externo es una fuente importante de apoyo a la asistencia técnica. En el ejercicio 2003, estos recursos representaron alrededor del 30% de la asistencia técnica total del FMI, siendo Japón el principal donante.

    Transparencia

    Muchas de las reformas introducidas por el FMI en los últimos años se basan en el reconocimiento de que la eficacia aumenta con la transparencia en la formulación y prestación de asesoramiento en materia de políticas, la rendición de cuentas a este respecto, la voluntad de respuesta a lo aprendido con la experiencia, la apertura a las opiniones externas y la cooperación con otros miembros de la comunidad internacional.

    En septiembre de 2002, el Directorio examinó su política de transparencia y consideró los pasos siguientes. Expresó su satisfacción por el aumento en la publicación de documentos sobre países y otro tipo de material, pero subrayó que la transparencia del FMI no debe menoscabar la franqueza de su diálogo con los países miembros ni de los informes que prepara el personal.

    En marzo de 2003, el Directorio consideró la estrategia de comunicaciones externas y reconoció que sus objetivos clave son lograr que el público tenga un conocimiento más cabal de la labor de la institución y respalde sus políticas, y que el FMI se muestre más abierto al análisis y a la crítica del exterior. Los directores coincidieron en que se podría avanzar más focalizando mejor las comunicaciones, por ejemplo, intensificando el contacto con los parlamentarios y los representantes de la sociedad civil en los países miembros.

    En el ejercicio 2003, el FMI colaboró con donantes y países de Africa para crear dos Centros Regionales de Asistencia Técnica en África. El primero de estos centros, ubicado en Dar es Salaam, se inauguró en octubre de 2002.

    Oficina de Evaluación Independiente

    La Oficina de Evaluación Independiente (OEI) se creó en julio de 2001 con el objetivo de evaluar de forma objetiva la labor que realiza el FMI. Durante el ejercicio 2003, la OEI analizó el uso prolongado de los recursos del FMI, el papel de la institución en las tres crisis recientes de la cuenta de capital (Brasil, Corea e Indonesia) y el ajuste fiscal en los programas respaldados por el FMI. Después de que el Directorio aprobara el primer interés en septiembre de 2002, la gerencia creó un grupo de trabajo para estudiar los problemas planteados.

    Operaciones y políticas financieras

    En el ejercicio 2003, destaca el acuerdo de derecho de giro a favor de Brasil, por un monto de DEG 22.800 millones ($31.500 millones), el de mayor cuantía en la historia del FMI. Este acuerdo, junto con otros dos acuerdos importantes a favor de Colombia y Argentina y el aumento de los recursos correspondientes a un acuerdo en vigor a favor de Uruguay, hizo que el nivel de compromisos durante el ejercicio siguiera siendo relativamente alto. Los nuevos compromisos ascendieron a un monto de DEG 29.400 millones ($40.700 millones), suma que representa DEG 10.000 millones menos que en el ejercicio 2002.

    Los funcionarios de la Oficina de Evaluación Independiente presentaron su primer interés—sobre el uso prolongado de los recursos del FMI—en una conferencia de prensa el 20 de septiembre de 2002.

    Durante el ejercicio, el FMI desembolsó DEG 21.800 millones en préstamos con cargo a la Cuenta de Recursos Generales, monto mayor que los reembolsos, que totalizaron DEG 7.800 millones. Por consiguiente, el crédito pendiente de reembolso al 30 de abril ascendió a un nivel sin precedentes de DEG 66.000 millones ($91.300 millones), DEG 13.900 millones más que el nivel registrado un año antes.

    Al mismo tiempo, la situación de liquidez del FMI siguió siendo adecuada para hacer frente a las necesidades de los países miembros. La capacidad de compromiso futura (CCF) a un año ascendía a DEG 61.000 millones al final del ejercicio 2003. (La CCF, una nueva medida de la liquidez introducida en dicho ejercicio, indica el monto de recursos procedentes de las cuotas que pueden prestarse en los 12 meses siguientes.)

    Nuevos compromisos conforme al SCLP*

    (Millones de DEG; ejercicios)

    *Incluye los aumentos menos la disminución aprobada.

    El FMI proporciona asistencia en condiciones concesionarias en el marco del SCLP y de la Iniciativa para los PPME. Durante el ejercicio se aprobaron 10 nuevos acuerdos al amparo del SCLP, comprometiéndose un total de recursos de DEG 1.200 millones, y se incrementaron los recursos de un préstamo ya en vigor. Los desembolsos totales en el marco del SCLP realizados durante el ejercicio ascendieron a DEG 1.200 millones. Al 30 de abril, 36 países estaban recibiendo asistencia para sus programas de ajuste y reforma al amparo del SCLP; los compromisos totales ascendían a DEG 4.500 millones, y los saldos no utilizados, a DEG 2.500 millones. A finales del ejercicio, 8 países habían alcanzado el punto de culminación en el marco de la Iniciativa reforzada para los PPME, mientras que otros 18 países habían superado ya el punto de decisión y habían comenzado a recibir alivio transitorio de la deuda.

    El FMI proporciona también asistencia de emergencia a los países en etapa de posguerra. Al final del ejercicio 2003, siete países donantes habían comprometido DEG 11,5 millones en subvenciones y los desembolsos ascendían a DEG 1,4 millones.

    Asistencia técnica

    (Por función, porcentaje de los recursos totales en años-persona efectivos, ejercicio 2003)

    Países miembros

    La República Democrática de Timor-Leste (antiguo Timor Oriental) ingresó en el FMI el 23 de julio de 2002, convirtiéndose así en el país miembro número 184 de la institución. Su cuota inicial en el FMI se fijó en DEG 8,2 millones (unos $11 millones).

    Reducción de la deuda de los PPME**

    (Valor neto actualizado, en miles de millones de dólares de EE.UU.; en el punto de decisión)

    ** Países que, al 30 de abril de 2003, han alcanzado el punto de decisión.

    Organización, presupuesto y personal

    En el ejercicio 2003 se produjeron varios cambios institucionales. El Departamento de Sistemas Monetarios y Financieros sustituyó al Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios, como consecuencia de la ampliación de sus funciones. El Departamento de Tesorería pasó a denominarse Departamento Financiero. Se anunció que el Subdirector Gerente Eduardo Aninat renunciaría a partir de junio de 2003 y que Kenneth Rogoff, Consejero Económico y Director del Departamento de Estudios, volvería a la Universidad de Harvard después de las Reuniones Anuales. Sus sucesores serán, respectivamente, Agustín Carstens, Subsecretario de Hacienda y Crédito Público de México, y Raghuram Rajan, de la Graduate School of Business de la Universidad de Chicago.

    Mensaje del Director Gerente

    La economía mundial registró un crecimiento moderado en 2002, tras la desaceleración de 2001. Sin embargo, al crecimiento relativamente sólido observado en el primer trimestre del año, siguió un debilitamiento paulatino hasta el final del ejercicio 2002/03. En este contexto de tibia recuperación mundial, las economías avanzadas han debido reorientar su política económica de modo de restablecer la confianza y promover un crecimiento sostenible. El compromiso asumido en este sentido por los principales países industriales en la reunión cumbre del G–8 celebrada en Evian en junio de este año, tras las medidas de estímulo ya adoptadas en varios casos, es un hecho encomiable.

    Director Gerente Horst Köhler

    Uno de los principales objetivos de la labor del FMI en el ejercicio 2003 fue la promoción de políticas para apoyar la recuperación económica y mejorar las perspectivas de crecimiento en todos los países. Fortalecer la supervisión y prevenir las crisis son elementos cruciales de los esfuerzos que despliega la institución. En el ejercicio de la supervisión, en un contexto nacional, mundial o regional, hemos prestado más atención a las repercusiones que las políticas de los países pueden tener a escala internacional. También analizamos con más precisión los factores de vulnerabilidad, concentrándonos en las evaluaciones de la viabilidad de la deuda y de los riesgos de crisis e insistiendo más en la supervisión del sector financiero (por ejemplo, a través del programa de evaluación del sector financiero, que desarrollamos conjuntamente con el Banco Mundial) y en el fortalecimiento institucional (por medio de los informes sobre la observancia de los códigos y normas).

    Cuando, a pesar de estas medidas, estalla una crisis, es necesario contar con mecanismos eficaces para resolverlas y limitar su costo. La propuesta de la gerencia de establecer un mecanismo de reestructuración de la deuda soberana fue el catalizador de un debate en torno a las formas de abordar el problema de la deuda insostenible, y seguimos trabajando a fin de tratar de encontrar una solución más ordenada para este tipo de situaciones dentro del actual marco jurídico. Es alentador observar que cada vez es más frecuente la inclusión de cláusulas de acción colectiva en las recientes emisiones de bonos; por nuestra parte, respaldamos los esfuerzos desplegados por los deudores y los acreedores para formular un código de conducta voluntario para el proceso de reestructuración de la deuda.

    Entretanto, para que las decisiones de préstamo del FMI en momentos de crisis sean más previsibles para los países miembros y los mercados, hemos clarificado los criterios de acceso a los recursos de la institución. También hemos revisado las directrices sobre la condicionalidad asociada a los préstamos del FMI, para que los países se identifiquen más con los programas económicos que respalda el Fondo y lograr que éstos sean más eficaces.

    El FMI se ha comprometido a desempeñar la función que le corresponde en la lucha contra la pobreza en los países de bajo ingreso. Estos países gozan ahora de más estabilidad macroeconómica gracias a la aplicación de políticas sólidas y al mayor respaldo de la comunidad internacional, combinación que se conoce como estrategia de dos pilares. Ha llegado el momento de reorientar el proceso de reforma a fin de incrementar el potencial de crecimiento económico y alcanzar así los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El FMI sigue trabajando a fondo en la consecución de dichos objetivos a través del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP), que permite obtener recursos a tasas de interés muy bajas, y de su participación, junto con el Banco Mundial, en la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados. También estamos compaginando mejor los programas respaldados por préstamos del SCLP con los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza, impulsados por los propios países, actualmente el marco operativo de más amplia aceptación para alcanzar estos objetivos.

    Subdirectores Gerentes

    Al 30 de abril de 2003

    Primera Subdirectora Gerente Anne Krueger

    Subdirector Gerente Shigemitsu Sugisaki

    Subdirector Gerente Eduardo Aninat

    La capacitación y la asistencia técnica ayudan a los países a diseñar y poner en práctica las medidas de política. El año pasado, el FMI inauguró dos Centros Regionales de Asistencia Técnica en África, en Tanzania y Malí, y prestó asistencia a los países que están rehabilitando sus instituciones tras un prolongado conflicto armado, entre ellos, Afganistán, Iraq y Timor-Leste.

    Para estimular la confianza y el crecimiento a escala mundial es prioritario concluir con éxito la ronda de Doha. Los países pueden ayudarse a sí mismos reduciendo las barreras comerciales. Con esta medida, los países industriales ayudarían, además, a los países en desarrollo a integrarse en la economía mundial. Reduciendo las subvenciones que distorsionan el comercio, sobre todo en el sector agrícola de los países industriales, se mejorarían las perspectivas de crecimiento y se elevaría notablemente el nivel de vida de los países en desarrollo. El FMI seguirá colaborando estrechamente con los países miembros y con otros organismos multilaterales, como el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, para promover un crecimiento equilibrado del comercio mundial.

    Durante el ejercicio se consolidaron las reformas del propio FMI: un elemento clave ha sido intensificar nuestra capacidad para escuchar y aprender. Los primeros informes de nuestra Oficina de Evaluación Independiente contribuirán a mejorar la calidad del asesoramiento y el respaldo en materia de políticas que presta el FMI. También hemos seguido fomentando la transparencia de las operaciones y las finanzas de la institución.

    Directorio Ejecutivo

    al 30 de abril de 2003

    Estados Unidos

    Nancy P. Jacklin Meg Lundsager

    Japón

    Ken Yagi Haruyuki Toyama

    Alemania

    Karlheinz Bischofberger Ruediger von Kleist

    Armenia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Croacia, Georgia, Israel, Macedonia (ex República Yugoslava de), Moldova, Países Bajos, Rumania, Ucrania

    Jeroen Kremers Yuriy G. Yakusha

    Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Venezuela (República Bolivariana de)

    Hernán Oyarzábal Mario Beauregard

    Albania, Grecia, Italia, Malta, Portugal, San Marino, Timor Leste

    Pier Carlo Padoan Harilaos Vittas

    Arabia Saudita

    Sulaiman M. Al-Turki Abdallah S. Alazzaz

    Brunei Darussalam, Camboya, Fiji, Indonesia, Malasia, Myanmar, Nepal, República Democrática Popular Lao, Singapur, Tailandia, Tonga, Vietnam

    Sri Mulyani Indrawati Ismail Alowi

    Angola, Botswana, Burundi, Eritrea, Etiopía, Gambia, Kenya, Lesotho, Liberia, Malawi, Mozambique, Namibia, Nigeria, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán, Swazilandia, Tanzania, Uganda, Zambia, Zimbabwe

    Ismaila Usman Peter J. Ngumbullu

    Federación de Rusia

    Aleksei V. Mozhin Andrei Lushin

    Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Haití, Panamá, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tabago

    Murilo Portugal Roberto Steiner

    Afganistán, Argelia, Ghana, Irán (República Islámica del), Marruecos, Pakistán, Túnez

    Abbas Mirakhor Mohammed Daïri

    Francia

    Pierre Duquesne Sébastien Boitreaud

    Reino Unido

    Tom Scholar Martin A. Brooke

    Austria, Belarús, Bélgica, Eslovenia, Hungría, Kazajstán, Luxemburgo, República Checa, República Eslovaca, Turquía

    Willy Kiekens Johann Prader

    Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Dominica, Granada, Irlanda, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía

    Ian E. Bennett Nioclás A. O’Murchú

    Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Lituanie, Noruega, Suecia

    Vilhjálmur Egilsson Benny Andersen

    Australia, Corea, Filipinas, Islas Marshall, Islas Salomón, Kiribati, Micronesia (Estados Federados de), Mongolia, Nueva Zelandia, Palau, Papua Nueva Guinea, Samoa, Seychelles, Vanuatu

    Michael J. Callaghan Michael H. Reddell

    Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Maldivas, Omán, Qatar, República Árabe Siria, Yemen

    A. Shakour Shaalan Oussama T. Kanaan

    China

    WEI Benhua WANG Xiaoyi

    Azerbaiyán, Polonia, República Kirguisa, Serbia y Montenegro Suiza, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán

    Fritz Zurbrügg Wieslaw Szczuka

    Bangladesh, Bhután, India, Sri Lanka

    Yaga V. Reddy R.A. Jayalissa

    Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay

    Guillermo Le Fort A. Guillermo Zoccali

    Benin, Burkina Faso, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Congo (República del), Congo (República Democrática del), Côte d’Ivoire, Djibouti, Gabon, Guinea, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Madagascar, Malí, Mauricio, Mauritania, Niger, República Centroafricana, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Togo

    Damian Ondo Mañe Laurean W. Rutayisire

    Altos Funcionarios

    al 30 de abril de 2003

    Gerd Häusler

    Consejero

    Kenneth S. Rogoff

    Consejero Económico

    Departamentos Regionales

    Abdoulaye Bio-Tchané

    Director, Departamento de África

    David Burton

    Director, Departamento de Asia y el Pacífico

    Michael C. Deppler

    Director, Departamento de Europa I

    John Odling-Smee

    Director, Departamento de Europa II

    Anoop Singh

    Director, Departamento del Hemisferio Occidental

    George T. Abed

    Director, Departamento del Oriente Medio

    Departamentos funcionales y de servicios especiales

    Timothy F. Geithner

    Director, Departamento de Elaboración y Examen de Políticas

    Carol S. Carson

    Directora, Departamento de Estadística

    Kenneth S. Rogoff

    Director, Departamento de Estudios

    Teresa M. Ter-Minassian

    Directora, Departamento de Finanzas Públicas

    Gerd Häusler

    Director, Departamento de Mercados Internacionales de Capital

    Stefan Ingves

    Director, Departamento de Sistemas Monetarios y Financieros*

    Eduard Brau

    Director, Departamento Financiero*

    François P. Gianviti

    Consejero Jurídico, Departamento Jurídico

    Mohsin S. Khan

    Director, Instituto del FMI

    Información y enlace

    Thomas C. Dawson II

    Director, Departamento de Relaciones Externas

    Flemming Larsen

    Director, Oficinas en Europa

    Reinhard Munzberg

    Director y Representante Especial ante las Naciones Unidas, Oficina en las Naciones Unidas

    Hiroyuki Hino

    Director, Oficina Regional para Asia y el Pacífico

    Servicios de apoyo

    Margaret R. Kelly

    Directora, Departamento de Recursos Humanos

    Shailendra J. Anjaria

    Secretario, Departamento de Secretaría

    Brian C. Stuart

    Director, Departamento de Tecnología y Servicios Generales

    Oficinas

    Alain Coune

    Director, Oficina de Auditoría e Inspección Internas

    Montek Singh Ahluwalia

    Director, Oficina de Evaluación Independiente

    Claire Liuksila

    Directora, Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica

    Barry Potter

    Director, Oficina de Presupuesto y Planificación

    Jeanette Morrison

    Jefa, División de Redacción y Publicación

    La Gestión de Gobierno del FMI y el Informe Anual

    En el presente Informe anual del Directorio Ejecutivo del FMI, se pasa revista a las actividades del Directorio durante el ejercicio comprendido entre el 1 de mayo de 2002 y el 30 de abril de 2003. El Informe se compone, en su mayoría, de exámenes de las deliberaciones del Directorio sobre toda la gama de políticas y operaciones de la institución.

    El Directorio Ejecutivo, órgano responsable de la gestión cotidiana de los asuntos del FMI, está integrado por 24 directores ejecutivos, nombrados o elegidos por los países miembros o grupos de países miembros, y el Director Gerente, que actúa como presidente. Normalmente, el Directorio celebra varias reuniones en la semana. En 2002/2003, el Directorio dedicó la mayor parte de su tiempo a cuestiones relativas a los países miembros y, el resto, en su mayoría a la supervisión de alcance mundial y financiera, así como a cuestiones de política económica.

    El Directorio realiza su labor basándose, en gran medida, en los estudios preparados por la gerencia y el personal del FMI. Normalmente, dichos estudios incluyen material de referencia, analítico y de datos, sobre diversos aspectos del tema en cuestión y en ellos se recaba la opinión del Directorio sobre las principales cuestiones tratadas. También pueden presentar propuestas de la gerencia del FMI sobre la dirección que deben seguir el Directorio y la institución respecto a un tema concreto. Si bien en estos documentos se plasma la opinión del personal y de la gerencia, no necesariamente representan la postura del FMI al respecto. El Directorio puede estar o no estar de acuerdo con los análisis o las propuestas. La postura del FMI representa, más bien, la opinión del Directorio reflejada en una decisión o explicada en una declaración en la que se resumen las deliberaciones (lo que en el FMI se denomina normalmente “exposición sumaria”). Muchos de estos resúmenes se publican como notas de información al público en el sitio del FMI en Internet: www.imf.org.

    El Directorio Ejecutivo del FMI está investido de todas las facultades necesarias para dirigir las operaciones de la institución, salvo las que el Convenio Constitutivo reserva a la Junta de Gobernadores, que es el máximo órgano directivo del FMI. Está integrada por un gobernador titular y un suplente por cada país miembro. El gobernador es nombrado por cada país miembro y suele ser el ministro de Hacienda o el gobernador del banco central. Normalmente, la Junta de Gobernadores se reúne una vez al año.

    El Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores (antiguo Comité Provisional sobre el Sistema Monetario Internacional) es un órgano asesor compuesto por 24 gobernadores del FMI—ministros u otras autoridades de rango comparable—que representan a los mismos países o grupos de países que están representados en el Directorio Ejecutivo de la institución. Normalmente, el Comité Monetario y Financiero Internacional se reúne dos veces al año: en abril o mayo y con ocasión de las Reuniones Anuales de la Junta de Gobernadores, que se celebran en septiembre u octubre. Entre otras funciones, este Comité brinda orientación ministerial al Directorio Ejecutivo y asesora e informa a la Junta de Gobernadores con respecto a la gestión y adaptación del sistema monetario y financiero internacional, incluidas las perturbaciones repentinas que puedan amenazar al sistema monetario internacional, y en lo relativo a las propuestas de enmienda del Convenio Constitutivo.

    El Comité para el Desarrollo (Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo) es un órgano del Banco Mundial y del FMI, que se compone de 24 miembros—ministros de Hacienda u otras autoridades de rango comparable—y normalmente celebra sus reuniones el día siguiente a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional.

    Carta de Remisión a la Junta de Gobernadores

    27 de agosto de 2003

    Estimado Sr. Presidente:

    De acuerdo con lo dispuesto en el Artículo XII, Sección 7 a), del Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional, y en la Sección 10 de sus Estatutos, tengo el honor de presentar a la Junta de Gobernadores el Informe anual del Directorio Ejecutivo correspondiente al ejercicio cerrado el 30 de abril de 2003. De conformidad con la Sección 20 de los Estatutos, se presentan en el capítulo 9 los presupuestos administrativo y de capital del FMI aprobados por el Directorio Ejecutivo para el ejercicio que se cierra el 30 de abril de 2004. En el apéndice IX se presentan los estados financieros verificados del ejercicio cerrado el 30 de abril de 2003 correspondientes al Departamento General, el Departamento de DEG y las cuentas administradas por el FMI, junto con los informes pertinentes del despacho de auditoría externa.

    Horst Köhler

    Presidente del Directorio Ejecutivo

    Índice

    El ejercicio financiero del FMI comienza el 1 de mayo de 2002 y termina el 30 de abril de 2003.

    La unidad de cuenta del FMI es el DEG; para comodidad del lector se incluye la conversión aproximada en dólares de EE.UU. en el caso de los datos financieros del FMI. Al 30 de abril de 2003, el tipo de cambio dólar de EE.UU./DEG era de $1 = DEG 0,722589 y el tipo de cambio DEG/dólar de EE.UU. era de DEG 1 = $1,383913. Al cierre del ejercicio anterior (30 de abril de 2002) los tipos de cambio eran $1 = DEG 0,788826 y DEG 1 = $1,267706.

    En el informe se utilizan los siguientes símbolos:

    • … indica que no se dispone de datos,

    • —señala que la cifra es cero menos de la mitad del último dígito indicado, o que no existe la partida,

    • – se usa entre años o meses (por ejemplo, 1999–2000 o enero-junio) a fin de indicar el total de años o meses comprendidos, incluidos los años o meses mencionados,

    • / se emplea entre años o meses (por ejemplo, 1999/2000) para indicar un ejercicio fiscal o financiero.

    • $ significa dólares de EE.UU., salvo indicación en contrario.

    En algunos casos, el total no coincide con la suma de los componentes debido al redondeo de las cifras.

    En el presente Informe, el término “país” se usa no sólo para referirse a entidades territoriales que constituyen un Estado según la acepción de esa palabra en el derecho internacional escrito y consuetudinario, sino también para referirse a entidades territoriales que no son Estados, pero para las cuales se mantienen datos estadísticos en forma separada e independiente.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication