Front Matter

Front Matter

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2002
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Fotos de portada

    Desde arriba, en el sentido de las agujas del reloj.

    1) Abbas Mirakhor (izq.), decano del Directorio Ejecutivo del FMI, junto a Horst Köhler, Director Gerente del FMI.

    2) Wei Benhua, Ian Bennett, A. Shakour Shaalan y Alexandre Barro Chambrier (de izq. a der.), directores ejecutivos del FMI, en una sesión de trabajo en la sala del Directorio de la sede del FMI, en Washington.

    3) Lei Lei Myaing (izq.), Oficial Principal de Investigación en el Instituto del FMI, junto a un participante en uno de los cursos de capacitación del FMI. El Instituto del FMI organiza cursos sobre análisis y políticas económicas para funcionarios de los países miembros.

    4) Teresa Ter-Minassian (centro), Directora del Departamento de Finanzas Públicas, pasa revista al trabajo de una misión de asistencia técnica junto con George Tsibouris y Elena Frolia, integrantes del equipo. (El capítulo 7 está dedicado a la asistencia técnica que brinda el FMI.)

    5) Anne Krueger, Primera Subdirectora Gerente del FMI, junto a J. de Beaufort Wijnholds, director ejecutivo. Los directores ejecutivos del FMI representan a países o grupos de países. (Véanse las págs. viii-ix.)

    Hitos: El resguardo de la estabilidad en medio de la incertidumbre

    A lo largo del ejercicio 2002, el FMI tuvo que hacer frente a nuevos desafíos importantes —en condiciones mundiales ya excepcionalmente turbulentas—que sometieron a la institución a una presión mayor en dos de sus principales esferas de competencia: el resguardo de la estabilidad económica y financiera internacional y el aporte a la lucha mundial contra la pobreza.

    Las autoridades financieras mundiales se reunieron en Ottawa en noviembre de 2001 para coordinar la aplicación de medidas orientadas a estimular la economía mundial tras el ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York. El Presidente del Comité para el Desarrollo, Yashwant Sinha (der.), conversa con (de izq. a der.) el Presidente del Grupo de los Veinte, Paul Martin, de Canadá, el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Paul O’Neill, y el Presidente del Comité Monetario y Financiero Internacional, Gordon Brown.

    Tras una fuerte expansión, la economía mundial experimentó una desaceleración en 2001, en la que influyeron nuevas correcciones a la baja de los precios bursátiles, el encarecimiento de la energía y el endurecimiento de la política monetaria por el que habían optado los países industriales en el año 2000. A una economía internacional de por sí frágil, se sumó el agravante de los atentados terroristas ocurridos en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, que tuvieron repercusiones sustanciales —aunque en su mayoría pasajeras— en las condiciones económicas. Con todo, para principios de 2002 y en gran medida gracias a los recortes de las tasas de interés instituidos por los bancos centrales de mayor peso, habían aparecido indicios alentadores de un repunte del crecimiento, pese a las graves preocupaciones que subsistían en varios países.

    En vista de la incertidumbre reinante, el FMI siguió dedicado a la reforma del sistema monetario internacional y a sus responsabilidades fundamentales; entre ellas, la de contribuir a evitar crisis financieras.

    A continuación figuran algunos de los hitos del ejercicio 2002.

    Financiamiento otorgado por el FMI

    El volumen de préstamos que concede el FMI —en condiciones ordinarias y concesionarias— experimentó un fuerte aumento, ya que el enfriamiento de la economía mundial contribuyó al recrudecimiento de los problemas de balanza de pagos de varios países miembros que han tenido un menor acceso a los mercados internacionales de capital.

    • Los recursos comprometidos en el marco de los servicios ordinarios de crédito—los acuerdos de derecho de giro y el servicio ampliado del FMI— se triplicaron, de DEG 13.100 millones (casi $17.000 millones) en el ejercicio 2001 a DEG 39.400 millones1 (casi $50.000 millones) en el 2002. Los compromisos más cuantiosos fueron los acuerdos de derecho de giro a favor de Brasil y Turquía, por DEG 12.100 millones y DEG 12.800 millones, respectivamente. En el caso de Brasil, se otorgaron DEG 10.000 millones en el marco del servicio de complementación de reservas. Un volumen creciente del financiamiento comprometido por la institución se ha establecido con carácter precautorio, y los prestatarios han manifestado su intención de no utilizar los fondos comprometidos a su favor por el FMI. Se utilizaron recursos en sólo 16 de los 34 acuerdos de derecho de giro y acuerdos ampliados en vigor durante el ejercicio. Al 30 de abril de 2002, el saldo no utilizado ascendía a DEG 26.900 millones.

    • Los recursos utilizables no comprometidos del FMI ascendían a un total neto de DEG 64.700 millones ($82.000 millones) al 30 de abril de 2002. El coeficiente de liquidez fue del 117%; es decir, considerablemente inferior al 168% del año anterior, pero más de tres veces y media el mínimo registrado antes del aumento de las cuotas del FMI en 1999.

    • Durante el ejercicio 2002, los préstamos para la lucha contra la pobreza que el FMI otorga en condiciones concesionarias siguieron encauzándose a través del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP) y la Iniciativa conjunta del FMI y del Banco Mundial para los países pobres muy endeudados (PPME). En el curso del ejercicio, el Directorio Ejecutivo aprobó nueve acuerdos nuevos en el marco del SCLP por un total de DEG 1.800 millones, con un total de desembolsos de DEG 1.000 millones, en comparación con DEG 600 millones en el ejercicio 2001. Al 30 de abril de 2002, 26 países miembros que reunían las condiciones de uso del servicio habían llegado al punto de decisión en el marco de la Iniciativa reforzada, y otro había hecho lo propio en el marco de la Iniciativa original; el FMI, por su parte, había comprometido DEG 1.600 millones en donaciones y desembolsado aproximadamente DEG 700 millones.

    Supervisión

    El FMI lleva a cabo una labor de supervisión de las políticas cambiarias de los países miembros a fin de que el sistema monetario internacional pueda funcionar con eficacia. Centrado en ese objetivo, mantiene un diálogo regular con los países miembros sobre las medidas de política económica y financiera y lleva a cabo un seguimiento de la evolución en ambos campos a nivel nacional, regional y mundial.

    • En abril de 2002, el Directorio Ejecutivo finalizó gran parte del examen bienal de los principios de la labor de supervisión del FMI y su ejecución, y concluyó que el sistema actual funciona bien, pero que hay una serie de facetas que exigen más atención, como la ampliación de la cobertura de las cuestiones institucionales y estructurales.

    • En septiembre de 2001, el Directorio Ejecutivo deliberó sobre el papel que le corresponde al FMI en la liberalization y la promoción de un sistema de comercio internacional abierto, y convino en que la institución debe seguir abordando temas vinculados al comercio exterior como parte de la supervisión que efectúa; sentar las bases para la liberalización del comercio mediante la asistencia técnica, y colaborar con la Organización Mundial del Comercio y el Banco Mundial.

    Fortalecimiento del sistema financiero internacional

    Desde las crisis que sacudieron a México en 1994–95 y a Asia en 1997–98, se ha hecho mucho para robustecer tanto el sistema financiero internacional como la capacidad del FMI y los países miembros en materia de prevención de crisis. Aun así, como no sería realista presumir que todos los países podrán evitar perpetuamente las crisis, también se ha puesto empeño en ayudarlos a resolverlas.

    Durante el año, una de las principales iniciativas del FMI fue la propuesta de la Primera Subdirectora Gerente, Anne Krueger, de establecer un mecanismo de reestructuración de la deuda soberana.

    Crédito ordinario y concesionario

    (Miles de millones de DEG; ejercicios)

    Coeficiente de liquidez del FMI

    (Porcentaje, fin del ejercicio)

    Crédito del FMI pendiente de rembolso

    (Miles de millones de DEG; fin del ejercicio)
    • El FMI ha intensificado el seguimiento de la vulnerabilidad a las crisis externas en los países miembros, recurriendo a la actualización de las proyecciones de Perspectivas de la economía mundial, modelos de sistemas de alerta anticipada, minuciosos análisis de las necesidades de financiamiento de los países, datos sobre los mercados y evaluaciones de la vulnerabilidad del sector financiero y los riesgos de contagio.

    • En los últimos años, el FMI ha instado vigorosamente a los países miembros a imprimir mayor transparencia a sus políticas, ha actuado con ánimo de brindar al público una concepción más clara de sus propias políticas y operaciones y ha promovido la expresión de las opiniones de las autoridades nacionales y la ciudadanía.

    • En el curso del ejercicio 2002, el FMI pasó revista a sus iniciativas sobre normas para la divulgación de datos y aprobó un marco de evaluación de la calidad de los datos, que se incluirá en los informes sobre la observancia de los códigos y normas.

    • Consciente de la importancia crítica de una actuación concertada en pro del afianzamiento de los sistemas financieros, el FMI siguió adelante con el programa de evaluación del sector financiero (PESF), proyecto mancomunado con el Banco Mundial. Para abril de 2002, 27 países habían llevado a término su participación en el PESF y otros 50 se habían comprometido a sumarse al programa.

    • Durante el ejercicio continuaron los debates sobre de la solución de crisis financieras y la participación del sector privado. Como parte de un plan de trabajo se esbozó un programa que abarca cuatro ámbitos: incrementar la capacidad del FMI para evaluar la sostenibilidad de la deuda; aclarar la política de acceso a los recursos de la institución; fortalecer los instrumentos disponibles para asegurar la participación del sector privado en la solución de las crisis financieras, y examinar un contexto jurídico más ordenado y transparente para la reestructuración de la deuda soberana. A fines de 2001 y comienzos de 2002, Anne O. Krueger, Primera Subdirectora Gerente del FMI, presentó varias propuestas sobre un nuevo mecanismo de reestructuración de la deuda soberana.

    • Los atentados del 11 de septiembre realzaron la importancia de la labor antilavado de dinero que realiza el FMI, a la que se suma desde entonces la lucha contra el financiamiento del terrorismo.

    El Director Gerente del FMI, Horst Köhler (der.), se reunió con el Presidente de la Autoridad Provisional de Afganistán, Hamid Karzai, el 29 de enero de 2002. El FMI ha ofrecido asistencia técnica a Afganistán en cuestiones bancarias, monetarias y fiscales.

    Política de crédito y condicionalidad del FMI

    El FMI evalúa periódicamente las condiciones a las que está sujeta la asistencia financiera que otorga la institución y pasa revista a la política de acceso a los recursos financieros institucionales.

    • El último examen de la condicionalidad—aún en curso al concluir el ejercicio 2002— hizo hincapié en la necesidad de que la condicionalidad se aplique de modo que refuerce la identificación de los países con los programas, se centre en políticas esenciales para alcanzar los objetivos macroeconómicos de los programas, y establezca una división de trabajo más clara entre el FMI y otras instituciones, sobre todo el Banco Mundial.

    • Tras examinar la política que rige el acceso de los países miembros a los recursos institucionales, el FMI decidió mantener los actuales límites anuales y acumulativos de acceso, pero convino en que posteriormente deberá replantearse la política con respecto al uso de montos considerables de recursos.

    Lucha contra la pobreza

    El alivio de la pobreza en los países de bajo ingreso es una importante tarea internacional a la que sigue contribuyendo el FMI. Además de otorgar financiamiento en el ejercicio 2002, el FMI adoptó una serie de medidas encaminadas a robustecer el respaldo que ofrece a los países de bajo ingreso para la reforma y el desarrollo.

    • El FMI recibió alrededor de DEG 7 millones en aportaciones de cinco países miembros para subvencionar la tasa de cargos aplicada a la asistencia de emergencia a países en etapa de posguerra.

    • El FMI y el Banco Mundial examinaron conjuntamente el proceso de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP), que, aunado a políticas sólidas, debería de permitir a los países emprender una trayectoria de crecimiento sostenible y reducción de la pobreza y avanzar en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

    • El FMI patrocinó, en colaboración con el Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, una iniciativa para ayudar a los siete países de bajo ingreso de la Comunidad de Estados Independientes a acelerar el crecimiento y la reducción de la pobreza.

    • La evaluación del SCLP efectuada en marzo de 2002 destacó la necesidad de aprovechar los avances logrados en varios campos concretos: la formulación de políticas propicias a un crecimiento económico que favorezca a los pobres, la mejora de la calidad y eficiencia del gasto público, la coordinación de la concepción de programas con el Banco Mundial y la pro fundización del diálogo con las autoridades, los donantes y la sociedad civil de los países participantes.

    • El FMI pasó revista a la Iniciativa para los PPME y a los esfuerzos en pro de la sostenibilidad a largo plazo de la deuda externa. Para entonces, los países participantes habían recibido compromisos de alivio de la deuda de $40.000 millones (en términos nominales).

    Asistencia técnica y capacitación

    La asistencia técnica del FMI sirve de respaldo a la labor de supervisión e implementación de los programas, y no ha dejado de adquirir importancia en los últimos años. Las recomendaciones relacionadas con el PESF, la adopción de normas internacionales, los indicadores de seguimiento utilizados en la Iniciativa para los PPME, y la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo han engrosado el caudal de solicitudes de asistencia técnica de los países miembros.

    • En el transcurso del año, el FMI inauguró el Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe; a fines de 2002, abrirán las puertas dos centros en África oriental y occidental, en el marco de la Iniciativa para el Fortalecimiento de las Capacidades en África.

    • El Instituto del FMI incrementó su labor de capacitación alrededor del 9% desde el ejercicio 2001. El nuevo Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina se sumó a otras cuatro instituciones regionales en funcionamiento.

    Organización, presupuesto y personal

    En el ejercicio 2002 se produjeron profundos cambios en la institución.

    • El FMI se despidió de Stanley Fischer, Primer Subdirector Gerente, y de Michael Mussa, Consejero Económico y Director del Departamento de Estudios, y recibió en esos puestos, respectivamente, a Anne Krueger y Kenneth Rogoff. Jack Boorman, quien dejó su puesto de Director del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, pasó a ocupar el cargo de Asesor Especial del Director Gerente, manteniendo el de Consejero. Lo sucedió como Director de dicho departamento Timothy Geithner. Gerd Häusler se incorporó al FMI como Consejero y Director del nuevo Departamento de Mercados Internacionales de Capital, creado durante el ejercicio 2002.

    • Comenzó a funcionar la Oficina de Evaluación Independiente.

    • Un grupo de expertos externos evaluó el sistema de presupuestación interna y formuló recomendaciones; algunas ya han quedado incorporadas y otras se pondrán en práctica en los ejercicios 2003 y 2004.

    * * *

    El 23 de julio de 2002, después del cierre del ejercicio, Timor Oriental ingresó en el FMI, por lo que el número actual de países miembros asciende a 184.

    Stanley Fischer recibe un caluroso aplauso del Directorio Ejecutivo. Fischer ocupó el cargo de Primer Subdirector Gerente del FMI de septiembre de 1994 a agosto de 2001 y posteriormente el de Asesor Especial del Director Gerente hasta el 31 de enero de 2002.

    Nuevos compromisos conforme al SCLP*

    (Millones de DEG; ejercicios)

    * Servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza; hasta noviembre de 1999, el servicio reforzado de ajuste estructural.

    Asistencia técnica

    (Por función, porcentaje de recursos totales en años-trabajo, ejercicio 2002)

    Reducción de la deuda de los PPME**

    (Valor neto actualizado en miles de millones de dólares de EE.UU.; en el punto de decisión)

    ** Países que, al 30 de abril de 2002, han alcanzado el punto de decisión.

    Director Gerente y Subdirectores Gerentes

    Al 30 de abril de 2002

    El Director Gerente Horst Köhler (centro), con los integrantes del grupo gerencial Anne Krueger (izq.). Primera Subdirectora Gerente, Eduardo Aninat (sentado). Subdirector Gerente, y Shigemitsu Sugisaki, Subdirector Gerente.

    Mensaje del Director Gerente

    Durante este último año, frente a una fuerte desaceleración del crecimiento económico mundial, una reevaluación radical de la operatoria bursátil del sector de la tecnología y el de las telecomunicaciones, y los atentados terroristas en Estados Unidos, el sistema financiero internacional dio muestras de una adaptabilidad notable. Ésta puede atribuirse principalmente a la actuación decisiva de Estados Unidos y otros países industriales, así como a las medidas concertadas que adoptaron los bancos centrales, órganos de supervisión e instituciones financieras privadas para proteger a la banca y los sistemas de pagos tras los sucesos del 11 de septiembre. Sumándose a esos esfuerzos, los países miembros del FMI se reunieron en Ottawa en noviembre para definir su colaboración en pro del robustecimiento de la economía mundial.

    Pese a que la economía ya ha comenzado a recuperarse, persisten la incertidumbre y los riesgos. Para que la reactivación se mantenga en curso, les corresponderá a los países industriales avanzados marcar el paso, afianzando las perspectivas internas de crecimiento sostenido y dando el ejemplo en el empeño por lograr que la globalización beneficie a todos.

    La crisis asiática de 1997-98 encendió un debate crítico sobre la globalización y la reforma de la arquitectura financiera internacional. El debate no ha concluido, pero ya ha provocado profundos cambios en el FMI. Somos una institución más abierta y transparente. Hemos racionalizado la condicionalidad y promovido el sentido de identificación de los países con las reformas. Estamos dedicados a mejorar nuestra capacidad de prevención y control de las crisis; y para afinar los instrumentos que contribuyen a resolverlas, alentamos el uso de cláusulas de acción colectiva en los acuerdos de obtención de préstamos y propusimos la creación de un mecanismo de reestructuración de la deuda soberana. También estamos estrechando la cooperación con el Banco Mundial y otras instituciones internacionales a fin de acordar una división de trabajo acertada. En colaboración con el Banco Mundial, pusimos en marcha un programa integral de evaluación de la solidez y la debilidad del sector financiero de los países miembros. Durante este último año, nos aunamos con otras organizaciones internacionales para intensificar la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

    A la supervisión de los mercados de capital y al análisis de la vulnerabilidad sistémica contribuye nuestro nuevo Departamento de Mercados Internacionales de Capital, con sus informes trimestrales sobre la estabilidad finan ciera mundial. Los escándalos contables y de gestión empresarial que han estallado recientemente subrayan la necesidad de prestar cuidadosa atención a los focos de riesgo y vulnerabilidad en las economías avanzadas y de examinar la idoneidad de los sistemas regulatorios actuales. A eso apunta nuestro trabajo sobre normas y códigos internacionalmente reconocidos, con el que ayudamos a fijar nuevas reglas de juego para la economía mundial.

    El FMI está empeñado en que los Objetivos de Desarrollo del Milenio se hagan realidad. En mis conversaciones con dirigentes políticos, empresarios y representantes de la sociedad civil de países de bajo ingreso, me ha impresionado la voluntad de asumir la responsabilidad para afrontar las causas locales de la pobreza. Resulta alentador que como fundamentos de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África los dirigentes del continente hayan seleccionado una buena gestión de gobierno, políticas sólidas y la intensificación de la inversión y el comercio exterior. Las actividades de extensión y evaluación a escala mundial han demostrado que el sistema de documentos de estrategia de lucha contra la pobreza ha sido aceptado como un medio para dar a ese enfoque una dimensión práctica. El FMI sigue comprometido a brindar ayuda a los países de bajo ingreso mediante asesoramiento en materia de política económica, asistencia financiera, alivio de la deuda para los PPME y asistencia técnica encauzada, por ejemplo, a través de los centros regionales que respaldan el fortalecimiento institucional.

    Aunque no podemos descuidar ningún elemento si pretendemos dar respaldo a la lucha contra la pobreza, la creación de nuevas oportunidades de comercio exterior es la mejor expresión de ayuda para la autoayuda, no solo porque propicia la autosuficiencia sino también porque beneficia a todos los países por igual. La eliminación de los subsidios que distorsionan el comercio y la apertura de los mercados son cruciales para afianzar la confianza en las perspectivas de crecimiento vigoroso y prosperidad común.

    Directorio Ejecutivo al 30 de abril de 2002

    Estados Unidos

    (Vacante)*

    Meg Lundsager

    Japón

    Ken Yagi

    Haruyuki Toyama

    Alemania

    Karlheinz Bischofberger

    Ruediger von Kleist

    Armenia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Croacia, Georgia, Israel, Macedonia (ex Rep. Yugoslava de), Moldova, países Bajos, Rumania, Ucrania

    J. de Beaufort

    Wijnholds

    Yuriy G. Yokusho

    Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Venezuela (Rep. Bolivariana de)

    Fernando Varela

    Herman Oyorzabal

    Albania, Grecia, Italia, Malta, Portugal, San Marino

    Pier Carlo Padoan

    Hariloos Viftas

    Arabia Saudita

    Sulaiman M Al-Turki

    Ahmed Saieh Alosaimi

    Angola, Botswana, Burundi, Eritrea, Etiopia, Gambia, Kenya, Lesotho, Liberia, Malawi, Mozambique, Namibia, Nigeria, Sierra Leona, Sudafrica, Sudan, Swazilandia, Tanzanía, Uganda, Zambia, Zimbabwe

    Cyrus DR. Rustomjee

    Ismaila Usman

    Brunei Darussalam, Camboya, Fiji, Indonesia, Malasia, Myanmar, Nepal, Republica Dem. Pop. Lao, Singapur, Tailandia, Tonga, Vietnam

    Dono Iskandar

    Djojosubroto

    Kwok Mun Low

    Azerbaiyan, Polonia, Republica Kirguisa, Suiza, Tayikistdn, Turkmenistan Uzbekistan

    Roberto F. Cippa

    Wieslaw Szczuko

    Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Haiti, Panamá, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tabago

    Murilo Portugal

    Roberto Junguito

    Bangladesh, Bhután, India, Sri Lanka

    Vijay L. Kelkar

    R. A. Jayatisso

    Francia

    Pierre Duquesne

    Sébastien Boitreaud

    Reino Unido

    Tom Scholar

    Martin A. Brooke

    Austria, Belarús, Bélgica, Eslovenia, Hungria, Kazajstán, Luxemburgo, Republica Checa, República Eslovaca, Turquía

    Willy Kiekens

    Johonn Procter

    Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Canada, Dominica, Granada, Irlanda, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas

    Ian E. Bennett

    Nioclás A. O’Murchu

    Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Lituania, Noruega, Suecia

    Ólafur Isleifsson

    Benny Andersen

    Australia, Corea, Filipinos, Islas Marshall, Islas Salomón, Kiribati, Micronesia (Estados Federados de), Mongolia, Nueva Zeiandia, Palau, Papua Nueva Guinea, Samoa, Seychelles, Vanuatu

    Michael J. Callaghan

    Diwa Guinigundo

    Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Jordania, Kuwait, Libano, Libia, Maidivas, Oman, Qatar, Republica Árabe Siria, Yemen

    A. Shakour Shaalan

    Mohamad B. Chatah

    China

    WEI Benhua

    Wang Xiaoyi

    Rusia

    Aleksei V. Mozhin

    Andrei Lushin

    Argelia, Ghana, Irán (República Islámica del), Marruecos, Pakistan, Tunez

    Abbas Mirakhor

    Mohammed Daïfri

    Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Peru, Uruguay

    A. Guillermo Zoccali

    Guiilermo Le Fort

    Benin, Burkina Faso, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Congo (Republica del), Côte d’lvoire, Djibouti, Gabón, Guinea, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Madagascar, Malí, Mauricio, Mauritania, Níger, Republica Centroafricana, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Togo

    Alexandre Barro

    Chambrier

    Damian Ondo Mane

    Nota: Los nombres de ios directores eiecutivos suplentes se senalan en bastardilla.

    *Randal Queries ceso en sus funciones de Director Ejecutivo por Estados Unidos, con efecto a partir del 2 de abril de 2002.

    Altos funcionarios al 30 de abril de 2002

    Jack Boorman*

    Consejero y Asesor Especial del Director Gerente

    Gerd Häusler*

    Consejero

    Kenneth S. Rogoff*

    Consejero Económico

    Abdoulaye Bio-Tchané

    Director, Departamento de África

    Yusuke Horiguchi

    Director, Departamento de Asia y el Pacífico

    Stefan Ingves

    Director, Departamento de Asuntos Monetarios y Cambíanos

    Timothy F. Geithner

    Director, Departamento de Elaboración y Examen de Políticas

    Carol S. Carson

    Directora, Departamento de Estadística

    Kenneth S. Rogoff

    Director, Departamento de Estudios

    Michael C. Deppler

    Director, Departamento de Europa I

    John Odling-Smee

    Director, Departamento de Europa II

    Teresa M. Ter-Minassian

    Directora, Departamento de Finanzas Públicas

    Gerd Häusler

    Director, Departamento de Mercados Internacionales de Capital

    Margaret R. Kelly

    Directora, Departamento de Recursos Humanos

    Thomas C. Dawson II

    Director, Departamento de Relaciones Externas

    Shailendra J. Anjaria

    Secretario, Departamento de Secretaría

    Brian C. Stuart

    Director, Departamento de Tecnología y Servicios Generales

    Eduard Brau

    Tesorero, Departamento de Tesorería

    Claudio M. Loser

    Director, Departamento del Hemisferio Occidental

    Paul Chabrier

    Director, Departamento del Oriente Medio

    François P. Gianviti

    Consejero Jurídico, Departamento Jurídico

    Mohsin S. Khan

    Director, Instituto del FMI

    Barry Potter

    Director, Oficina de Presupuesto y Planificación

    Rafael Muñoz

    Director, Oficina de Auditoría e Inspección Internas

    Claire Liuksila

    Directora, Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica

    Kunio Saito

    Director, Oficina Regional para Asia y el Pacífico

    Flemming Larsen

    Director, Oficina en Europa (París)

    Grant B. Taplin

    Director en funciones y Representante Especial para Asuntos Comerciales, Oficina en Ginebra

    Reinhard Munzberg

    Director y Representante Especial ante las Naciones Unidas, Oficina en las Naciones Unidas

    Montek Singh Ahluwalia

    Director, Oficina de Evaluación Independiente

    Jeanette Morrison

    Jefa, División de Redacción y Publicación

    Carta de remisión a la Junta de Gobernadores

    28 de agosto de 2002

    Estimado Sr. Presidente:

    De acuerdo con lo dispuesto en el Artículo XII, Sección 7 a), del Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional y en la Sección 10 de sus Estatutos, tengo el honor de presentar a la Junta de Gobernadores el Informe anual del Directorio Ejecutivo correspondiente al ejercicio cerrado el 30 de abril de 2002. De conformidad con la Sección 20 de los Estatutos, se presentan en el capítulo 8 los presupuestos administrativo y de capital del FMI aprobados por el Directorio Ejecutivo para el ejercicio que se cierra el 30 de abril de 2003. En el apéndice IX se presentan los estados financieros verificados del ejercicio cerrado el 30 de abril de 2002 correspondientes al Departamento General, el Departamento de DEG y las cuentas administradas por el FMI, junto con los informes pertinentes del despacho de auditoría externa.

    Horst Köhler

    Presidente del Directorio Ejecutivo

    Junta de Gobernadores, Directorio Ejecutivo, Comité Monetario y Financiero Internacional y Comité para el Desarrollo

    La Junta de Gobernadores, órgano directivo máximo del FMI, está integrada por un gobernador titular y un suplente por cada país miembro. El gobernador, que es nombrado por cada país miembro, es generalmente el ministro de Hacienda o el gobernador del banco central. La Junta de Gobernadores está investida de la totalidad de las facultades que corresponden al FMI y puede delegar en el Directorio Ejecutivo cualquiera de estas facultades con excepción de las que le están reservadas. Normalmente, la Junta de Gobernadores se reúne una vez al año.

    El Directorio Ejecutivo (el Directorio) se ocupa de la gestión de los asuntos ordinarios. Integran este órgano 24 directores ejecutivos, nombrados o elegidos por los países miembros o grupos de países miembros, y el Director Gerente, que actúa como Presidente. Normalmente, el Directorio celebra varias reuniones en la semana. Realiza su labor basándose en gran medida en los documentos preparados por la gerencia y los funcionarios del FMI. En 2001/2002, el Directorio dedicó alrededor del 70% de su tiempo a cuestiones relativas a los países miembros (consultas ordinarias con los países y examen y aprobación de acuerdos financieros) y gran parte del resto a la supervisión de alcance mundial y a cuestiones de política económica (estudio de las perspectivas de la economía mundial, evolución de los mercados internacionales de capital, recursos financieros del FMI, arquitectura del sistema monetario y financiero internacional y función del FMI, deuda de los países muy endeudados y cuestiones relacionadas con los servicios financieros del FMI y el diseño de los programas).

    El Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores (antiguo Comité Provisional sobre el Sistema Monetario Internacional) es un órgano asesor compuesto por 24 gobernadores del FMI —ministros u otras autoridades de rango comparable— que representan a los mismos países o grupos de países que están representados en el Directorio Ejecutivo de la institución. Normalmente, el Comité Monetario y Financiero Internacional se reúne dos veces al año: en abril o mayo y con ocasión de las Reuniones Anuales de la Junta de Gobernadores, que se celebran en septiembre u octubre. Entre otras funciones, este Comité asesora e informa a la Junta de Gobernadores con respecto a la gestión y adaptación del sistema monetario y financiero internacional, incluidas las perturbaciones repentinas que puedan amenazar al sistema monetario internacional, y en lo relativo a las propuestas de enmienda del Convenio Constitutivo.

    El Comité para el Desarrollo (Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo) se compone de 24 miembros —ministros de Hacienda u otras autoridades de rango comparable— y normalmente celebra sus reuniones el día siguiente a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional. El Comité para el Desarrollo asesora e informa a las Juntas de Gobernadores del Banco Mundial y del FMI sobre todos los aspectos relativos a la transferencia de recursos reales a los países en desarrollo.

    Índice

    Nota

    En el presente Informe anual del Directorio Ejecutivo del IMI se reseña la actividad del Directorio Ejecutivo durante el ejercicio que va del 1 de mayo de 2001 al 30 de abril de 2002. El grueso del Informe recoge las deliberaciones en el Directorio Ejecutivo sobre la amplia gama de cuestiones englobadas en la política y las operaciones del FMI. Esas deliberaciones se estructuran en torno a la documentación elaborada por el personal de la institución. Por lo general, la documentación comprende estudios analíticos y de las circunstancias que rodean al tema que se esté tratando y solicita las opiniones del Directorio Ejecutivo sobre la temática central. Puede también que incluya propuestas de la gerencia del FMI para que el Directorio y la institución actúen de determinada manera. Si bien la documentación presenta la postura del personal y la gerencia, ello no significa necesariamente que el FMI las comparta. El Directorio puede estar de acuerdo o no con el análisis o las propuestas. La postura del FMI es, más bien, la que recoja el Directorio en las decisiones que tome, o la que se exponga en una declaración que resume las deliberaciones (la “exposición sumaria” según el uso establecido en el FMI).

    La unidad de cuenta del FMI es el DEG; para comodidad del lector se incluye la conversión aproximada en dólares de EE.UU. en el caso de los datos financieros del FMI. Al 30 de abril de 2002, el tipo de cambio dólar de EE.UU./DEG era de $1 = DEG 0,788826 y el tipo de cambio DEG/dólar de EE.UU. era de DEG 1 = $1,267706. Al cierre del ejercicio anterior (30 de abril de 2001) los tipos de cambio eran $1 = DEG 0,7900204 y DEG 1 = $1,26579.

    En la redacción de texto y cuadros se utilizan los siguientes símbolos:

    … indica que no se dispone de datos,

    — señala que la cifra es cero o menos de la mitad del último dígito indicado, o que no existe la partida,

    – se usa entre años o meses (por ejemplo, 1999-2000 o enero-junio) a fin de indicar el total de años o meses comprendidos, incluidos los años o meses mencionados,

    / se emplea entre años o meses (por ejemplo, 1999/2000) para indicar un ejercicio fiscal o financiero.

    $ significa dólares de EE.UU., salvo indicación en contrario.

    En algunos casos, el total no coincide con la suma de los componentes debido al redondeo de las cifras.

    En el presente Informe, el término “país” se usa no sólo para referirse a entidades territoriales que constituyen un Estado según la acepción de esa palabra en el derecho internacional escrito y consuetudinario, sino también para referirse a entidades territoriales que no son Estados, pero para las cuales se mantienen datos estadísticos en forma separada e independiente.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication