Informe Anual 2001 :

Front Matter

Front Matter

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2001
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Fines del FMI

    i) Fomentar la cooperación monetaria internacional por medio de una institución permanente que sirva de mecanismo de consulta y colaboración en cuestiones monetarias internacionales.

    ii) Facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, contribuyendo así a alcanzar y mantener altos niveles de ocupación y de ingresos reales y a desarrollar los recursos productivos de todos los países miembros como objetivos primordiales de política económica.

    iii) Fomentar la estabilidad cambiaría, procurar que los países miembros mantengan regímenes de cambios ordenados y evitar depreciaciones cambiarías competitivas.

    iv) Coadyuvar a establecer un sistema multilateral de pagos para las transacciones corrientes que se realicen entre los países miembros, y eliminar las restricciones cambiarías que dificulten la expansión del comercio mundial.

    v) Infundir confianza a los países miembros poniendo a su disposición temporalmente y con las garantías adecuadas los recursos generales del Fondo, dándoles así oportunidad de que corrijan los desequilibrios de sus balanzas de pagos sin recurrir a medidas perniciosas para la prosperidad nacional o internacional.

    vi) De acuerdo con lo que antecede, acortar la duración y aminorar el grado de desequilibrio de las balanzas de pagos de los países miembros.

    El Fondo se atendrá en todas sus normas y decisiones a los fines enunciados en este Artículo.

    Artículo I del Convenio Constitutivo del FMI

    ISSN 0250-751X

    ISBN 1-58906-064-4

    Hitos: Avanza la reforma del FMI en el ejercicio 2001

    Durante el ejercicio 2001, el FMI acometió decisivamente las labores de reforma al tiempo que avanzó en el desempeño de sus funciones operativas. El FMI ha conseguido más apertura y transparencia mediante la divulgación de más información al público, y ha alentado activamente a los países miembros a que sean más transparentes en la evolución y las medidas de la política económica. El FMI ha reforzado las funciones de supervisión, sobre todo en el campo de la evaluación del sector financiero, y ha fomentado la divulgación de normas y códigos de buenas prácticas que tienen un reconocimiento internacional. Asimismo, la institución racionalizó y actualizó sus criterios para la concesión de crédito. El FMI ha reenfocado sus actividades en las funciones centrales que se le encomiendan, especialmente en lo que hace al fomento de la estabilidad financiera internacional como bien público, con objeto de conceder más atención a evitar la crisis financieras en los países miembros. También ha agilizado la condicionalidad que entraña el crédito del FMI con el fin de enfocar y prioritizar las condiciones que atañen al núcleo central del área de competencia del FMI.

    Para ayudar a los países de bajo ingreso, el FMI centró su actividad para la concesión de crédito a bajo costo en la implementación de una estrategia reforzada para la lucha contra la pobreza que se inició en 1999. Al 30 de abril de 2001, 22 países pobres muy endeudados habían conseguido paliar el nivel de su endeudamiento en alrededor de $20.000 millones (en valor neto actualizado) facilitados por el FMI, el Banco Mundial y otros acreedores conforme a la iniciativa conjunta del FMI y el Banco Mundial para los países pobres muy endeudados (PPME).

    De este modo y mediante otros medios, el FMI ha desempeñado el papel que le corresponde para contribuir a que la globalización funcione en beneficio de todos.

    Los hitos que marcan la labor del FMI durante el pasado ejercicio son los siguientes:

    • Durante el pasado ejercicio 2001, el crédito ordinario y concesionario registró un aumento tras el fuerte descenso ocurrido en el ejercicio anterior. El FMI desembolsó DEG 9.500 millones1 conforme a mecanismos y servicios ordinarios de crédito, frente a DEG 6.300 millones en el ejercicio 2000. En virtud del servicio de crédito concesionario para los países pobres, los desembolsos efectuados ascendieron a DEG 600 millones frente a DEG 500 millones en el ejercicio 2000.

    • El crédito neto del FMI pendiente de rembolso descendió a DEG 48.600 millones al cierre del ejercicio 2001, frente a DEG 50.300 millones un año antes. El elevado importe de los rembolsos, unido a cuantiosas recompras anticipadas, compensó con creces el mayor volumen de crédito. Al 30 de abril de 2001, el FMI disponía de DEG 78.700 millones en recursos de las cuotas que eran utilizables para la concesión de nuevo financiamiento, en comparación con los DEG 74.800 millones del ejercicio anterior y casi cuatro veces más que el bajo nivel en que se situaban los recursos antes del aumento de cuotas de 1999. El coeficiente de liquidez del FMI al cierre del ejercicio se situó en el 168,4%, es decir, se produjo un incremento frente al 153,0% en que estaba al cierre del ejercicio anterior.

    Praga, sede de las Reuniones Anuales de septiembre de 2000, que se centraron en la labor de procurar que la globalización funcione en beneficio de todos, evitando en lo posible repercusiones desfavorales.

    Horst Köhler, director gerente del FMI, saluda a pequeños alumnos al iniciar una gira por África en febrero de 2001 con James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial.

    • En cuanto al seguimiento de la política económica de los países miembros, el FMI centró su atención especialmente en los factores que inducen vulnerabilidad frente a una crisis financiera, como la situación del sector financiero, la evolución de la cuenta de capital y la gestión de la deuda pública y externa. Para poder fomentar sobre bases más firmes la estabilidad del sistema financiero internacional, el FMI adoptó las medidas siguientes:

      • Incrementó nuevamente la transparencia, en sus propias operaciones y deliberaciones sobre política y en la formulación de la política económica de los países miembros, principalmente al permitir la publicación de los informes sobre los países y la documentación afín con el consentimiento del país miembro interesado.

      • Dejó atrás la fase experimental del programa de evaluación del sector financiero (PESF), lanzado junto con el Banco Mundial en mayo de 1999 para contribuir al fortalecimiento del sector financiero de los países miembros. Esa fase abarcó una docena de países; en reuniones celebradas entre diciembre de 2000 y enero de 2001, los directorios ejecutivos del FMI y del Banco Mundial fijaron como meta la evaluación de aproximadamente 24 países por año.

      • Perfeccionó el marco analítico de la evaluación de la vulnerabilidad externa frente a las crisis financieras, del cual forman parte los sistemas de alerta temprana (SAT). También definió un marco para evaluar la suficiencia de las reservas internacionales y, en colaboración con el Banco Mundial, las pautas para la gestión de la deuda pública.

      • Sentó las bases de un nuevo Departamento de Mercados Internacionales de Capital que ofrecerá una concepción más clara de las corrientes y los mercados financieros.

      • Creó un Grupo Consultivo sobre los Mercados de Capital como vehículo de diálogo constante y oficioso con los representantes del sector financiero privado.

      • Prosiguió con la evaluación de los centros financieros extraterritoriales.

      • Redobló sus esfuerzos en la lucha internacional contra el blanqueo de dinero en colaboración con el Banco Mundial.

      • Avanzó en la labor vinculada a las normas y los códigos de buenas prácticas internacionalmente reconocidos que sirven a los países miembros de guía para la formulación de las medidas de política económica con un beneficio directo para la actividad macroeconómica y el funcionamiento de los mercados financieros. Aplicando los principios básicos de Basilea, el FMI evaluó también la idoneidad de los mecanismos de supervisión bancaria de los países miembros.

      • En las Reuniones Anuales de septiembre de 2000, celebradas en Praga, logró avanzar hacia un acuerdo sobre un marco para la participación del sector privado en la prevención y el control de las crisis. También avanzó en dos temas conexos: la reestructuración de las emisiones internacionales de bonos soberanos y de la deuda del sector empresarial.

    Crédito ordinario y concesionario

    (miles de millones de DEG; ejercicios)

    Crédito del FMI pendiente de rembolso

    (miles de millones de DEG; fin del ejercicio)

    Coeficiente de liquidez del FMI

    (porcentaje; fin del ejercicio)
    • En el transcurso del ejercicio 2001, el FMI actualizó sus criterios de préstamo y volvió a evaluar la condicionalidad de su política de crédito. Concretamente:

      • Reestructuró sus servicios financieros ordinarios para poder respaldar con más firmeza a los países miembros durante la solución de las crisis, evitar su contagio y contribuir a un mejor aprovechamiento de los recursos financieros institucionales. Por ejemplo, modificó las condiciones de la línea de crédito contingente para facilitar su uso y tomó medidas para fomentar un uso más eficiente de los fondos propios. Asimismo, adoptó cambios que alientan la adopción anticipada de medidas prudentes y desalientan el uso excesivamente prolongado e intenso del financiamiento que facilita.

      • Inició la tarea de racionalizar la condicionalidad de su política de crédito para aumentar su eficacia y permitir que los países se identifiquen más profundamente con los programas que respalda, garantizando al mismo tiempo que siguen rigiendo los objetivos fundamentales de esos programas y se mantiene el carácter rotatorio de los recursos financieros del FMI. Las tareas de racionalización continuarán en los próximos meses y se tendrán en cuenta los comentarios recibidos del público, expertos del exterior y países miembros.

      • Aclaró la función que desempeña en la promoción de una buena gestión de gobierno en los países miembros al reafirmar la importancia de ésta y del papel del FMI en aras de la solidez económica. Señaló asimismo que la participación del FMI debe circunscribirse a los aspectos que tengan importantes repercusiones macroeconómicas.

    Una clase en el Instituto del FMI, ubicado en Washington. La asistencia técnica y la capacitación son actividades de creciente importancia para el FMI, que ha publicado pautas para armonizar la asistencia técnica con sus prioridades principales.

    Asistencia técnica por función; ejercicio 2001

    (porcentaje de recursos totales en años-trabajo)

    Reducción de la masa de deuda de 22 PPME1

    (valor neto actualizado en miles de millones de dólares de EE.UU.; en el punto de decisión)

    1Países que, al 30 de abril de 2001, han alcanzado el punto de decisión. Excluye a Chad, que alcanzó el punto de decisión en mayo de 2001.

    Jóvenes estudiantes visitan el Centro del FMI, que abrió sus puertas en Washington en noviembre de 2000 como parte de una campaña de promoción de la transparencia y accesiblidad institucionales.

    • En colaboración con el Banco Mundial, el FMI siguió destacándose en la lucha a la que está abocada la comunidad internacional para reducir la pobreza, aliviando la carga de la deuda de los países pobres muy endeudados y orientando los préstamos concesionarios de manera más explícita hacia la reducción de la pobreza. En abril de 2001, 22 países pobres muy endeudados (PPME) habían alcanzado el “punto de decisión”, lo que con el tiempo les ofrecerá un alivio de alrededor de $20.000 millones, en valor neto actualizado. Todos recibían ya desembolsos provisionales de algunos acreedores. Un país, Uganda, alcanzó el “punto de culminación” conforme a la iniciativa reforzada y comenzó a recibir alivio incondicional de la deuda; se espera que lo propio suceda con varios participantes más para fines de 2001.

    • Al sumar los cauces tradicionales de alivio de la deuda y las promesas de condonación complementaria de la deuda bilateral, el nivel de la deuda externa de los 22 países beneficiarios descenderá prácticamente dos tercios en valor neto actualizado —$33.000 millones—, situándose por debajo del promedio de la totalidad de los países en desarrollo. El ahorro real en los pagos por servicio de la deuda también será sustancial: alrededor de $1.100 millones por año. Los pagos de la deuda expresados como porcentaje de las exportaciones, del PIB y de los ingresos fiscales también experimentarán una reducción drástica. El Directorio Ejecutivo convino en que esta iniciativa ofrece a los países beneficiarios una buena base para garantizar la sostenibilidad de la carga de la deuda a largo plazo, pero también exige una solidez constante en la gestión macroeconómica, reformas estructurales, corrientes adecuadas de financiamiento concesionario externo y acceso más amplio a los mercados de las economías avanzadas.

    • Adelantó satisfactoriamente durante el ejercicio 2001 la preparación y aplicación de documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP), pero aún quedan cuestiones por resolver. La mayoría de los DELP preparados a lo largo del año 2000 tenían carácter “provisional” y se sometieron a los directorios ejecutivos del Banco Mundial y del FMI al alcanzarse los puntos de decisión de la iniciativa reforzada para los PPME antes mencionados. Al 30 de abril de 2001, los directorios habían examinado 32 documentos provisionales y 4 documentos definitivos, provenientes en su mayoría de países africanos. Los países que se preparan para redactar un DELP definitivo deberán superar los obstáculos que plantean la falta de datos adecuados sobre la pobreza, las limitaciones de la capacidad institucional y analítica del gobierno y la sociedad en general, y la necesidad de garantizar que una participación multisectorial no socave la autoridad de los parlamentos nacionales ni los procesos democráticos vigentes.

    • A lo largo del ejercicio 2001, el FMI siguió brindando considerable asistencia técnica a los países miembros. Alrededor de tres cuartas partes de la asistencia están encauzadas hacia países cuyo ingreso es bajo o mediano bajo. En las Reuniones Anuales de septiembre de 2000, celebradas en Praga, el Comité Monetario y Financiero Internacional convino en que la asistencia técnica debería desempeñar una función central de respaldo de la labor del FMI para la prevención y el control de las crisis, el fortalecimiento de la capacidad en los países de bajo ingreso y la estabilización macroeconómica después de una crisis. En el ejercicio 2002, el Directorio Ejecutivo sentó nuevas pautas para la planificación y provisión de servicios que permitirán organizar de manera más eficaz las prioridades de solicitud y prestación.

    Asistencia conforme a la iniciativa para los PPME

    (millones de DEG)

    Compromisos conforme al SCLP1

    (millones de DEG; ejercicio)

    1 Servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza; hasta noviembre de 1999, el servicio reforzado de ajuste estructural.

    • En el ejercicio 2001 se ampliaron determinadas iniciativas, dentro de las limitaciones generales de los recursos institucionales. El Directorio Ejecutivo aprobó la reclasificación de 217 puestos, transformando algunos de los puestos a contrato en permanentes, y racionalizó y consolidó los acuerdos de subcontratación. Además, se adoptaron varias medidas con miras a reducir el estrés del personal, y se instituyeron y publicaron directrices con respecto a normas de ética del personal y del Directorio Ejecutivo.

    • A fin de intensificar la transparencia y la rendición de cuentas en sus actividades, durante el ejercicio 2001 el FMI creó la Oficina de Evaluación Independiente, encargada de preparar revisiones y evaluaciones objetivas de las operaciones de la institución. La Oficina servirá de complemento a las actividades internas y seguramente le permitirá al FMI aprovechar más a fondo la experiencia adquirida e incorporar con mayor celeridad a su cometido las mejoras pertinentes.

    • Poco después del cierre del ejercicio, el 8 de mayo de 2001, el primer subdirector gerente, Stanley Fischer, anunció que dejaría su cargo antes de finales del año. El director gerente hizo pública también la partida de Michael Mussa, consejero económico y director del Departamento de Estudios, y de Jack Boorman, consejero económico y director del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas. El 7 de junio, el director gerente anunció el nombramiento de Anne Krueger al cargo que dejará vacante el Sr. Fischer, así como su intención de nombrar a Gerd Háusler como consejero y director del nuevo Departamento de Mercados Internacionales de Capital, a Kenneth S. Rogoff como consejero económico y director del Departamento de Estudios, en remplazo del Sr. Mussa, y a Timothy Geithner como director del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, en remplazo del Sr. Boorman.

    Director gerente y subdirectores gerentes

    30 de abril de 2001

    Primer subdirector gerente Stanley Fischer

    Subdirector gerente Eduardo Aninat

    Director gerente Horst Köhler

    Subdirector gerente Shigemitsu Sugisaki

    Mensaje del director gerente

    En las Reuniones Anuales de Praga que se celebraron en septiembre de 2000 —las primeras a las que asistí como titular de este cargo— tuve oportunidad de delinear mi visión sobre el futuro de nuestra institución: un FMI que contribuya activamente a lograr que la globalización funcione en beneficio de todos, que ayude a los países a aprovechar las oportunidades que ofrece la economía mundial y que sepa contener los riesgos. Concibo un FMI centrado nuevamente en las responsabilidades básicas de su mandato. En Praga, nuestros 183 países miembros avalaron decididamente una visión del FMI que comprende:

    • el empeño por promover un crecimiento económico sostenido, no inflacionario, que beneficie a todos los pueblos del mundo;

    • un centro competente para la estabilidad del sistema financiero internacional;

    • la concentración en las responsabilidades financieras y macroeconómicas básicas, como complemento de las de otras instituciones encargadas de salvaguardar los bienes públicos mundiales y

    • una institución abierta, que aprenda de la experiencia y el diálogo, y que se adapte continuamente a las nuevas circunstancias.

    Los países miembros son muy conscientes de que la globalización exige medidas de política basadas en la cooperación internacional y que el FMI está idealmente dotado para propiciar esa colaboración de la mano de otras organizaciones con responsabilidades complementarias.

    Nuestros países miembros aspiran a una institución no solo sólida, sino también reformada: un FMI que se centre en fomentar la estabilidad financiera y macroeconómica de los países miembros, en brindar asistencia para el afianzamiento de sectores financieros que sirvan de escudo contra la vulnerabilidad y de motor para la inversión productiva, y en proteger la estabilidad e integridad del sistema financiero internacional en su carácter de bien público mundial. Manteniéndose atento a esas responsabilidades básicas, el FMI puede realizar su aporte más importante a la sustentación del crecimiento y al alivio de la pobreza en los países miembros.

    Como recoge este Informe anual, durante el ejercicio 2001 logramos grandes avances en el campo de las reformas. Hemos consolidado nuestra capacidad de prevención de las crisis al intensificar la transparencia propia y la de nuestros países miembros, seguimos adelante con la aplicación de normas y códigos internacionalmente reconocidos y llevamos a término la fase experimental del programa de evaluación del sector financiero (PESF), en el que colaboramos con el Banco Mundial para diagnosticar los puntos fuertes y débiles del sector financiero de los países miembros. Sumadas, las nuevas evaluaciones de los centros financieros extraterritoriales, la participación en la lucha internacional contra el blanqueo de dinero y las actividades que enmarca el PESF, contribuyen en todos sus aspectos al fortalecimiento de las estructuras financieras de los distintos países miembros y, en consecuencia, del conjunto del sistema financiero internacional. La reforma de los servicios financieros también nos ayudará a evitar las crisis y nos permitirá afinar las aptitudes necesarias para facilitar su solución. Hemos racionalizado la condicionalidad de nuestros mecanismos de crédito, mejorando su eficacia y promoviendo el sentido de identificación de los países. En asociación con el Banco Mundial, hemos incrementado la asistencia destinada a los países pobres de bajo ingreso y hecho avanzar considerablemente la iniciativa reforzada de alivio para los países pobres muy endeudados.

    Animados por los logros obtenidos hasta la fecha, en el ejercicio que comienza redoblaremos nuestros esfuerzos por hacer de la prevención de las crisis y de la dinámica de los mercados financieros el eje de nuestra actividad. Nos será indispensable una sensibilidad más aguda para detectar problemas ante los primeros indicios y poder lanzar sin demora medidas preventivas en los países miembros, sensibilidad a la que contribuirán el perfeccionamiento de los sistemas de alerta temprana y la profundización de nuestros conocimientos sobre los mercados financieros, de la que es ejemplo la creación del nuevo Departamento de Mercados Internacionales de Capital. En líneas más generales, nos empeñaremos en ajustar continuamente nuestras políticas y operaciones para poder cumplir con nuestro cometido dentro de una economía mundial cada vez más integrada y en constante evolución.

    Directorio Ejecutivo

    al 30 de abril de 2001

    Estados Unidos

    (Vacante)*Meg Lundsager

    Japón

    Yukio Yoshimura Haruyuki Toyama

    Alemania

    Bernd Esdar Wolf-Dieter Donecker

    Armenia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Chipre, Croacia, Georgia, Israel, Macedonia (ex Rep. Yugoslava de), Moldova, Países Bajos, Rumania, Ucrania

    J. de Beaufort Wijnholds Yuriy G. Yakusha

    Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Venezuela (Rep. Bolivariana de)

    Hernán Oyarzábal Fernando Varela

    Albania, Grecia, Italia, Malta, Portugal, San Marino

    Riccardo Faini Harilaos Vittas

    Arabia Saudita

    Sulaiman M. Al-Turki Ahmed Saleh Alosaimi

    Angola, Botswana, Burundi, Eritrea, Etiopía, Gambia, Kenya, Lesotho, Liberia, Malawi, Mozambique, Namibia, Nigeria, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán, Swazilandia, Tanzanía, Uganda, Zambia, Zimbabwe

    Cyrus D.R. Rustomjee Ismaila Usman

    Brunei Darussalam, Camboya, Fiji, Indonesia, Malasia, Myanmar, Nepal, República Dem. Pop. Lao, Singapur, Tailandia, Tonga, Vietnam

    Dono Iskandar Djojosubroto Kwok Mun Low

    Azerbaiyán, Polonia, República Kirguisa, Suiza, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán

    Roberto F. Cippa Wieslow Szczuko

    Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Haití, Panamá, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tabago

    Murilo Portugal Roberto Junguito

    Bangladesh, Bhután, India, Sri Lanka

    Vijay L. Kelkar R.A. Jayatissa

    Francia

    Jean-Claude Milleron Gilíes Bauche

    Reino Unido

    Stephen Pickford Stephen P. Collins

    Austria, Belarus, Bélgica, Eslovenia, Hungría, Kazajstán, Luxemburgo, República Checa, República Eslovaca, Turquía

    Willy Kiekens Johann Pradera

    Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Dominica, Grenada, Irlanda, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vincente y las Granadinas

    Thomas A. Bernes Peter Charleton

    Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Lituania, Noruega, Suecia

    Olli-Pekka Lehmussaari Åke Törnqvist

    Australia, Corea, Filipinas, Islas Marshall, Islas Salomón, Kiribati, Micronesia (Estados Federados de), Mongolia, Nueva Zelandia, Palau, Papua Nueva Guinea, Samoa, Seychelles, Vanuatu

    Michael J. Callaghan Diwo Guinigundo

    Bahrein, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Iraq, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Maldivas, Omán, Qatar, República Árabe Siria, Yemen

    A. Shakour Shaalan Abdelrazaq Farís Al-Faris

    China

    WEI Benhua JIN Qi

    Rusia

    Aleksei V. Mozhin Andrei Lushin

    Argelia, Ghana, Irán (República Islámica del), Marruecos, Pakistán, Túnez

    Abbas Mirakhor Mohammed Dáíri

    Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay

    A. Guillermo Zoccali Guillermo Le Fort

    Benin, Burkina Faso, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Congo (República del), Côte d’Ivoire, Djibouti, Gabán, Guinea, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Madagascar, Malí, Mauricio, Mauritania, Níger, República Centroafricana, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Togo

    Alexandre Barro Chambrier Damian Ondo Mañe

    Nota: Los nombres de los directores ejecutivos suplentes se señalan en bastardilla.

    *Karin Lissakers cesó en sus funciones de Directora Ejecutiva por Estados Unidos, con efecto a partir del 15 de abril de 2001.

    Altos funcionarios

    al 30 de abril 2001

    Michael Mussa

    Consejero Económico

    G.E. Gondwe

    Director, Departamento de África

    Yusuke Horiguchi

    Director, Departamento de Asia y el Pacífico

    Michael C. Deppler

    Director, Departamento de Europa I

    John Odling-Smee

    Director, Departamento de Europa II

    Thomas C. Dawson II

    Director, Departamento de Relaciones Exteriores

    Teresa M. Ter-Minassian

    Directora, Departamento de Finanzas Públicas

    Margaret R. Kelly

    Directora, Departamento de Recursos Humanos

    Mohsin S. Khan

    Director, Instituto del FMI

    Francois P. Gianviti

    Consejero Jurídico, Departamento Jurídico

    Paul Chabrier

    Director, Departamento del Oriente Medio

    Stefan Ingves

    Director, Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios

    Jack Boorman

    Director, Departamento de Elaboración y Examen de Políticas

    Michael Mussa

    Director, Departamento de Estudios

    Shailendra Anjaria

    Secretario, Departamento de Secretaría

    Carol S. Carson

    Directora, Departamento de Estadística

    Brian C. Stuart

    Director, Departamento de Tecnología y Servicios Generales

    Eduard Brau

    Tesorero, Departamento de Tesorería

    Claudio M. Loser

    Director, Departamento del Hemisferio Occidental

    Ernst-Albrecht Conrad

    Director, Oficina de Presupuesto y Planificación

    Rafael Muñoz

    Director, Oficina de Auditoría e Inspección Internas

    Kunio Saito

    Director, Oficina Regional para Asia y el Pacífico

    Flemming Larsen

    Director, Oficina en Europa (París)

    Grant B. Taplin

    Director en funciones y Representante Especial para Asuntos

    Comerciales, Oficina en Ginebra

    Reinhard Munzberg

    Director y Representante Especial ante las Naciones Unidas,

    Oficina en las Naciones Unidas

    David M. Cheney

    Jefe, División de Redacción y Publicación

    Carta de remisión a la Junta de Gobernadores

    22 de agosto de 2001

    Estimado Sr. Presidente:

    De acuerdo con lo dispuesto en el Artículo XII, Sección 7 a), del Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional y en la Sección 10 de sus Estatutos, tengo el honor de presentar a la Junta de Gobernadores el Informe anual del Directorio Ejecutivo correspondiente al ejercicio cerrado el 30 de abril de 2001. De conformidad con la Sección 20 de los Estatutos, se presentan en el capítulo 8 los presupuestos administrativos y de capital del FMI aprobados por el Directorio Ejecutivo para el ejercicio que se cierra el 30 de abril de 2002. En el apéndice IX se presentan los estados financieros verificados del ejercicio cerrado el 30 de abril de 2001 correspondientes al Departamento General, el Departamento de DEG y las cuentas administradas por el FMI, junto con los informes pertinentes del despacho de auditoría externa.

    Atentamente,

    Horst Köhler

    Presidente del Directorio Ejecutivo

    Junta de Gobernadores, Directorio Ejecutivo, Comité Monetario y Financiero Internacional y Comité para el Desarrollo

    La Junta de Gobernadores, órgano directivo máximo del FMI, está integrada por un gobernador titular y un suplente por cada país miembro. El gobernador, que es nombrado por cada país miembro, es generalmente el ministro de Hacienda o el gobernador del banco central. La Junta de Gobernadores está investida de la totalidad de las facultades que corresponden al FMI y puede delegar en el Directorio Ejecutivo cualquiera de estas facultades con excepción de las que le están reservadas. Normalmente, la Junta de Gobernadores se reúne una vez al año.

    El Directorio Ejecutivo (el Directorio) se ocupa de la gestión de los asuntos ordinarios. Integran este órgano 24 directores ejecutivos, nombrados o elegidos por los países miembros o grupos de países miembros, y el director gerente, que actúa como presidente. Normalmente, el Directorio celebra varias reuniones en la semana. Realiza su labor basándose en gran medida en los documentos preparados por la gerencia y los funcionarios del FMI. En 2000/2001, el Directorio dedicó más de la mitad de su tiempo a cuestiones relativas a los países miembros (consultas ordinarias con los países y examen y aprobación de acuerdos financieros) y el resto principalmente a la supervisión de alcance mundial y a cuestiones de política económica (estudio de las perspectivas de la economía mundial, evolución de los mercados internacionales de capital, recursos financieros del FMI, la arquitectura del sistema monetario y financiero internacional y el papel del FMI, deuda de los países pobres muy endeudados y cuestiones relacionadas con los servicios financieros del FMI y el diseño de los programas).

    El Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores (antiguo Comité Provisional sobre el Sistema Monetario Internacional) es un órgano asesor compuesto por 24 gobernadores del FMI —ministros u otras autoridades de rango comparable— que representan a los mismos países o grupos de países que están representados en el Directorio Ejecutivo de la institución. Normalmente, el Comité Monetario y Financiero Internacional se reúne dos veces al año, en abril o mayo y con ocasión de las Reuniones Anuales de la Junta de Gobernadores, que se celebran en septiembre u octubre. Entre otras funciones, este Comité asesora e informa a la Junta de Gobernadores con respecto a la gestión y adaptación del sistema monetario internacional, incluidas las perturbaciones repentinas que puedan amenazar al sistema monetario internacional, y en lo relativo a las propuestas de enmienda del Convenio Constitutivo.

    El Comité para el Desarrollo (Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del FMI para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo) se compone de 24 miembros —ministros de Hacienda u otras autoridades de rango comparable— y normalmente celebra sus reuniones el día siguiente a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional. El Comité para el Desarrollo asesora e informa a las Juntas de Gobernadores del Banco Mundial y del FMI sobre todos los aspectos relativos a la transferencia de recursos reales a los países en desarrollo.

    Índice

    Nota

    En el presente Informe anual del Directorio Ejecutivo del FMI se reseña la actividad del Directorio durante el ejercicio que va del 1 de mayo de 2000 al 30 de abril de 2001. El grueso del Informe recoge las deliberaciones en el Directorio sobre la amplia gama de cuestiones englobadas en la política y las operaciones del FMI. Esas deliberaciones se estructuran en torno a la documentación elaborada por el personal de la institución. Por lo general, la documentación comprende estudios analíticos y de las circunstancias que rodean al tema que se esté tratando. Puede también que incluya propuestas de la gerencia del FMI para que el Directorio y la institución actúen de determinada manera. Si bien la documentación presenta la postura del personal y la gerencia, ello no significa necesariamente que el FMI las comparta. El Directorio puede estar de acuerdo o no con el análisis o las propuestas. La postura del FMI es, más bien, la que recoja el Directorio en las decisiones que tome, o la que se exponga en una declaración que resume las deliberaciones (la “exposición sumaria” según el uso establecido en el FMI).

    Muchos de los documentos mencionados en este Informe pueden consultarse en el sitio del FMI en Internet (www.imf.org), o están disponibles en forma impresa solicitándolos al Servicio de Publicaciones del FMI.

    La unidad de cuenta del FMI es el DEG; para comodidad del lector se incluye la conversión aproximada en dólares de EE.UU. en el caso de los datos financieros del FMI. Al 30 de abril de 2001, el tipo de cambio dólar de EE.UU./DEG era de $1 = DEG 0,7900204 y el tipo de cambio DEG/dólar de EE.UU. era de DEG 1 = $1,26579. Al cierre del ejercicio anterior (30 de abril de 2000) los tipos de cambio eran $1 = DEG 0,758030 y DEG 1 = $1,31921.

    • En la redacción de texto y cuadros se utilizan los siguientes símbolos:

    • … indica que no se dispone de datos,

    • — señala que la cifra es cero o menos de la mitad del último dígito indicado, o que no existe la partida,

    • – se usa entre años o meses (por ejemplo, 2000–01 o enero-junio) a fin de indicar el total de años o meses comprendidos, incluidos los años o meses mencionados,

    • / se emplea entre años o meses (por ejemplo, 2000/01) para indicar un ejercicio fiscal o financiero,

    En algunos casos, el total no coincide con la suma de los componentes debido al redondeo de las cifras.

    En el presente Informe, el término “país” se usa no sólo para referirse a entidades territoriales que constituyen un Estado según la acepción de esa palabra en el derecho internacional escrito y consuetudinario, sino también para referirse a entidades territoriales que no son Estados, pero para las cuales se mantienen datos estadísticos en forma separada e independiente.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication